Jueves, 25 de marzo de 2010
LA CARTUJA DE MIRAFLORES

La Cartuja de Miraflores es un conjunto monástico edificado a unos tres kilómetros de la propia ciudad de Burgos, fue fundada en 1441 por el rey Juan II de Castilla, gracias a la donación que el propio monarca realizó de un palacio de caza a la Orden cartuja, donde se instalaron hasta que un incendio producido en 1452 provocó la destrucción del palacio e instancias. En 1453 se decidió construir el nuevo edificio, que se conserva en la actualidad, y pasó a llamarse Cartuja de Santa María de Miraflores. Las obras fueron encargadas a Juan de Colonia, comenzando en 1454, siendo continuadas a su muerte por su hijo, Simón de Colonia. Las obras se completaron en 1484 a instancias de la reina, Isabel la Católica, hija de Juan II.

La Cartuja de Miraflores es un conjunto monástico edificado a unos tres kilómetros de la propia ciudad de Burgos, fue fundada en 1441 por el rey Juan II de Castilla, gracias a la donación que el propio monarca realizó de un palacio de caza a la Orden cartuja, donde se instalaron hasta que un incendio producido en 1452 provocó la destrucción del palacio e instancias. En 1453 se decidió construir el nuevo edificio, que se conserva en la actualidad, y pasó a llamarse Cartuja de Santa María de Miraflores. Las obras fueron encargadas a Juan de Colonia, comenzando en 1454, siendo continuadas a su muerte por su hijo, Simón de Colonia. Las obras se completaron en 1484 a instancias de la reina, Isabel la Católica, hija de Juan II.
 
Retablo mayor y tumba de Juan II de Castilla e Isabel de Portugal.
 
Relieve del retablo mayor donde se representa orante a Isabel de Portugal.

Joya del arte gótico tardío, en su conjunto destaca la iglesia, con portada occidental en gótico isabelino y decorada con los escudos de sus fundadores, consta de una única nave cubierta con bóveda estrellada, con capillas laterales, y rematada por un ábside poligonal.

El Retablo mayor de madera policromada, de gran originalidad, fue tallado en madera por el artista Gil de Siloé y policromado y dorado por Diego de la Cruz.

El impresionante conjunto de sepulcros fue obra del artista Gil de Siloé a encargo de la reina Isabel. Por una parte se encuentra el sepulcro de los reyes Juan II de Castilla e Isabel de Portugal, en el centro de la nave, con forma de estrella de ocho puntas; y el del infante Alfonso, en la pared lateral; ambos en alabastro.

Relevancia tiene así mismo la sillería gótica del Coro de los Padres, obra de Martín Sánchez,vecino de Valladolid, y la renacentista del Coro de los Hermanos, de Simón de Bueras. En una de sus capillas laterales se encuentra expuesta la escultura de San Bruno, fundador de la orden cartuja, realizada por Manuel Pereira. También se puede contemplar una Anunciación, de Pedro Berruguete.

Como consecuencia de la Desamortización desaparece el culto, hasta que el arzobispo de Burgos Anastasio Rodrigo Yusto restableció a los cartujos.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti