Mi?rcoles, 24 de marzo de 2010
EL TERCER CUADERNO DEL DIARIO PERSONAL DE SOR FAUSTINA

Aquí os traigo el comienzo de este tercer diario personal de Sor Faustina. EL AUTOR DEL BLOG













       +

 

(1) JMJ [298

 

 

1001       Te doy gracias, oh Señor, Maestro mío,

            Por haberme transformado toda en Ti

      Y porque me acompañas a través de las adversidades de la vida

               No temo nada cuando estás en mi corazón.

 

                    +

            JMJ

 

1002       La cena del Señor está servida,

               Jesús se sienta a la mesa con los Apóstoles,

               Todo su Ser está transformado en amor,

               Porque tal fue el consejo de la Santísima Trinidad.

 

               Deseo ardientemente cenar con ustedes,

               Antes de sufrir mortalmente,

               Me voy el amor me retiene con ustedes.

               Derrama su sangre, da la vida porque ama inmensamente.

 

               El amor se oculta bajo la apariencia del pan,

               Se va, para quedarse con nosotros.

               No fue necesario tal anonadamiento,

               Pero el amor ardiente lo ocultó bajo esta especie.

 

               Sobre el pan y el vino dice estas palabras:

               Esto es Mi Sangre, esto es Mi Cuerpo.

               A pesar de ser misteriosas, son palabras de amor.

               Y pasó el cáliz a sus discípulos.

 

               Se estremeció Jesús dentro de Si Mismo

               Y dijo:  uno de ustedes traicionará a su Maestro.

               Callaron, un silencio de tumba,

               Y Juan inclinó la cabeza sobre su pecho.

 

               La cena terminada,

               Vamos al Getsemaní,

               El amor saciado,

               Y allí ya está esperando el traidor.

 

                      +

(2)    JMJ

 

1003              Oh, voluntad de Dios, tú eres mi alimento, tú eres mi deleite.  Anticipa, oh Señor, la Fiesta de la Misericordia para que las almas conozcan el manantial de Tu bondad.

                                           Dios y las almas

 

                                                                                                                                     Sor Faustina

                                                                                                                  Del Santísimo Sacramento

 

1004              Cracovia, 1 III 1937

 

Oh voluntad de Dios omnipotente,

Tú eres mi deleite, tú eres mi gozo,

Cualquier cosa que me dé la mano de mi Señor

La aceptaré con alegría, sumisión y amor.

 

Tu santa voluntad, es mi quietud,

En ella se encierra toda mi santidad,

Y toda mi salvación eterna,

Ya que cumplir la voluntad de Dios es la mayor gloria.

 

La voluntad de Dios son sus distintos deseos,

Mi alma los cumple sin reserva,

Porque éstas son sus divinas aspiraciones

En los momentos en que Dios concede sus confidencias.

 

Señor, haz de mi lo que Te agrade,

No Te pongo ningún impedimento ni restricción,

Porque tú eres todo mi deleite y el amor de mi alma,

Y yo, igualmente, derramo ante Ti el torrente de mis confidencias.

 

                     +

                   (3) JMJ                                                                                Cracovia 1 III 1937

 

                                             + Tercer Cuaderno

 

1005                                                        Dios y las almas

 

Gloria y adoración a la Divina Misericordia fluya de cada criatura por todos los siglos de los siglos.

 

1006              + Oh Señor y Dios mío, me haces escribir de las gracias que me concedes.  Oh Jesús mío, si no fuera por una orden clara de los confesores [299] de describir todo lo que sucede en mi alma, yo por mi misma no escribiría ni una sola palabra.  Y si escribo sobre mi, es por una orden clara de la santa obediencia.

 

1007              + Sea gloria y honor a Ti, oh Santísima Trinidad, Dios eterno; que la misericordia que brota de Tus entrañas nos proteja de Tu justa ira.  Que resuene la alabanza a la inconcebible misericordia Tuya; en todas Tus obras está el sello de Tu insondable misericordia, oh Dios.

 

1008              1 III 1937.  El Señor me ha hecho saber cuánto le desagrada un alma que habla mucho.  En tal alma no encuentro descanso.  El ruido continuo Me cansa y en ese ruido el alma no distingue Mi voz.

 

1009              Hoy pedí al Señor Jesús que pueda ver a cierta persona y esto seria para mí una señal de que el Señor la llama a este convento [que ha de fundarse].  Y estuve con ella y comprendí que aquella querida alma tiene la vocación y pedí al Señor que Él Mismo se digne formar su alma.  He hablado con ella de la vocación muchas veces y lo demás lo hará el Señor.

 

1010              (4) + 5 III 1937.  Hoy he sentido en mi cuerpo la Pasión del Señor durante bastante tiempo; es un gran dolor, pero todo por las almas inmortales.

 

1011              Hoy me visitó el Señor Jesús y me estrechó a su Corazón y dijo:  Descansa, niña Mía.  Yo siempre estoy contigo.

 

1012              + 8 III 1937.  Hoy, mientras rezaba según la intención del padre Andrasz, de repente he conocido lo intimas que son las relaciones de esa alma con Dios, y lo agradable que ella es al Señor; me alegré enormemente, porque deseo muchísimo que todas las almas estén unidas a Dios lo mas estrechamente posible.

 

1013              + Mientras rezaba hoy, se adueñó de mi alma un deseo tan grande de ponerme a la obra que no logré frenar ese entusiasmo.  Oh, con qué ardor deseo que las almas de esta Congregación se presenten delante del trono de Dios e impetren continuamente la Divina Misericordia por el mundo entero, adorando y alabando esta inconcebible misericordia de Dios.  Una fuerza misteriosa me empuja a la acción.

 

1014              12 III 1937.  Vi la gran fatiga de cierto sacerdote a quien el Señor ha trazado un camino difícil y duro, pero son vivos los frutos de su trabajo.  Ojala Dios dé muchas almas como ésta que sepan amar a Dios entre los mas grandes tormentos.

 

1015              + Hoy he sentido cuánto deseaba oraciones cierta alma agonizante.  Recé hasta sentir que ya expiró.  Oh, cuánta necesidad de plegarias tienen las almas agonizantes.  Oh Jesús, inspira las almas a rezar frecuentemente por los agonizantes.

 

1016              (5) 15 III 1937.  Hoy he entrado en la amargura de la Pasión del Señor Jesús; sufrí solo espiritualmente, conocí cuán terrible es el pecado.  El Señor me ha revelado toda la aversión al pecado.  Interiormente, en el fondo de mi alma, conocí lo terrible que es el pecado, aunque sea el mas pequeño, y lo mucho que torturó el alma de Jesús.  Preferiría padecer mil infiernos que cometer aun el más pequeño pecado venial.

 

1017              El Señor me dijo:  Deseo darme a las almas y llenarlas de Mi amor, pero son pocas las almas que quieran aceptar todas las gracias que Mi amor les ha destinado.  Mi gracia no se pierde; si el alma para la cual está destinada no la acepta, la recibe otra alma.

 

1018              Siento, muchas veces, que ciertas personas rezan por mi; lo noto de repente en mi alma, pero no siempre sé quién es la persona que intercede por mi; y sé también cuando alguna persona tiene un disgusto por cualquier motivo que proviene de mi; también esto lo conozco dentro de mi, aunque suceda muy lejos [300].

 

1019              18 III 1937.  Conocí cierta gracia que me introduce en una estrecha familiaridad y unión con el Señor.  El Señor me la da a conocer a través de una luz interior, me muestra su grandeza y su santidad, y con cuánta benevolencia se humilla hacia mi; me enseña exclusivamente su amor hacia mi y que es el Dueño de todo absolutamente, y me dice que se da al alma, suspendiendo todas las leyes de la naturaleza.  Él actúa como quiere.

 

1020              Estoy comprendiendo que los desposorios interiores del alma con Dios son sin ninguna manifestación exterior.  Es un puro acto interior del alma con Dios.  Esta gracia me ha atraído hacia el ardor mismo del amor de Dios, he conocido su Trinidad y la absoluta Unidad de su Ser.  Esta gracia difiere de las demás gracias, es tan altamente espiritual que mi imprecisa descripción no logra expresar ni una sombra de ella.

 

1021              (6) + Tengo un gran deseo de esconderme: quisiera vivir como si no existiera en absoluto; siento una inclinación interior a esconderme profundamente de modo que me conozca solamente el Corazón de Jesús.  Deseo ser una pequeña, silenciosa morada de Jesús para que Él pueda descansar en ella.  No dejaré acercarse a ninguna cosa que pueda despertar a mi Amado.  El esconderme me permite tratar continua y exclusivamente con mi Amado.  Me relaciono con las criaturas sólo cuanto eso agrada a mi Amado.  Mi corazón ha amado al Señor con todo el poder del amor y no conozco otro amor, porque desde el principio mi alma se ha sumergido en el Señor como en su único tesoro.

 

1022              + Aunque exteriormente tengo muchos sufrimientos y distintas adversidades, no obstante esto no disminuye mi vida interior ni por un momento, ni turba mi recogimiento interior.  No temo el momento del abandono por parte de las criaturas, porque aunque me abandonaran todos, no estaría sola, porque el Señor está conmigo y aunque el Señor se ocultara también, el amor lo encontraría, porque para el amor no existen ni puertas ni guardias; ni siquiera el lúcido querubín con la espada de fuego logra detener el amor; éste atraviesa selvas y desiertos, se abre paso por entre tempestades, rayos y tinieblas y llega a la fuente de la cual ha salido y allí se quedará por la eternidad.  Todo tiene un fin, pero el amor, nunca.

 

1023              + Hoy he recibido naranjas; cuando la hermana se fue, pensé: en vez de mortificarme y hacer penitencias durante la Santa Cuaresma, ¿comeré naranjitas?  Si ya estoy un poco mejor.  De repente oí una voz en el alma:  Hija Mía, Me agradas más si por obediencia y por amor hacia Mí comes naranjas, que si por tu propia voluntad ayunaras y te mortificaras.  El alma que Me ama mucho, debe, tiene que vivir de Mi voluntad.  Yo conozco tu corazón, sé que no lo satisface nada, sino únicamente Mi amor.

 

1024              (7) + No sabría vivir sin el Señor; en este aislamiento Jesús me visita a menudo, me instruye, me tranquiliza, me reprende y me amonesta.  Él Mismo conforma mi corazón según sus deseos y su complacencia divina, pero siempre lleno de misericordia y de bondad; nuestros corazones están fundidos en uno.

 

1025              19 III 1937.  Hoy me uní a la adoración que se celebra en nuestra casa, sin embargo mi alma estaba llena de tormento y un extraño miedo traspasaba mi corazón, por eso dupliqué mis rezos.  De repente he visto la mirada de Dios dirigida al fondo de mi corazón.

 

1026              Al sentarme para tomar un desayuno muy sabroso, dije al Señor:  Te doy gracias por estos dones, sin embargo mi corazón agoniza por añorarte y nada de lo que proviene de la tierra tiene sabor para mi; deseo el alimento de Tu amor.

 

1027              Hoy una fuerza misteriosa me empujó a actuar [301], tuve que resistir a ese impulso, porque de lo contrario tomaria inmediatamente ese curso.

 

1028              21 III 1937.  Domingo de Ramos.  Durante la Santa misa mi alma fue sumergida en la amargura y los sufrimientos de Jesús.  Jesús me hizo saber cuánto había sufrido en ese cortejo triunfal.  Los “Hosana” resonaban en el Corazón de Jesús con “Crucificalo”.  Jesús me lo hizo sentir de modo singular.

 

1029              El medico no me permitió ir a la Pasion a la capilla [302], a pesar de que lo deseaba ardientemente; pero he rezado en mi propia habitación.  Entonces oí el timbre en la habitación contigua, y entré y atendi a un enfermo grave. (8)  Al regresar a mi habitación aislada, de pronto he visto al Señor Jesús que me ha dicho:  Hija Mia, Me has dado una alegria mas grande haciendome este favor que si hubieras rezado mucho tiempo.  Contesté:  Si no Te he atendido a Ti, oh Jesús mio, sino a este enfermo.  Y el Señor me contestó:  Sí, hija Mia, cualquier cosa que haces al projimo Me la haces a Mí.

 

1030              + Oh Jesús mio, dame la sabiduría, dame una inteligencia grande e iluminada por Tu luz, solamente para que Te conozca mejor, oh Señor, porque cuanto mejor Te conozca, tanto mas ardientemente Te amaré, unico Objeto de mi amor.  En Ti se ahoga mi alma, en Ti se deshace mi corazón; no sé amar a medias, sino con todo el poder de mi alma y con todo el ardor de mi corazón.  Tu Mismo, oh Señor, has incendiado mi amor hacia Ti, en Ti se ha sumergido mi corazón por la eternidad.

 

1031              22 III 1937.  Hoy, mientrs hablaba con cierta persona he conocido que su alma sufria mucho, aunque por fuera fingia que no sufria nada y que estaba alegre.  Y he sentido una inspiración para decirle que lo que la atormentaba era una tentacion.  Cuando le he revelado lo que la atormentaba, ha irrumpido en llanto y ha dicho que precisamente por eso había venido a hablar conmigo, porque sentia que eso la aliviaria.  El sufrimiento consistia en que, por un lado, a esa alma la atraia la gracia de Dios, y por otro, el mundo.  Padecia una lucha tremenda hasta romper a llorar como una nina pequena; se retiró aliviada y en paz.

 

1032              + Durante la Santa Misa vi al Señor Jesús clavado en la cruz, entre grandes sufrimientos.  Un silencioso gemido salia de su Corazón, un momento después dijo:  Deseo, deseo la salvacion de las almas; ayudame, hija Mia, a salvar las almas.  Une tus sufrimientos a Mi Pasion y ofrécelos al Padre Celestial por los pecadores.

 

1033              (9) + Cuando veo que una dificultad sobrepasa mis fuerzas, no pienso en ella ni la analizo ni la penetro, sino que, como una nina, recurro al Corazón de Jesús y le digo una sola palabra:  Tú lo puedes todo.  Y me callo, porque sé que Jesús Mismo interviene en el asunto y yo, en vez de atormentarme, dedico ese tiempo a amarlo.

 

1034              Lunes Santo.  Rogué al Señor que me permitiera participar en su dolorosa Pasion, para que en el alma y en el cuerpo sintiera su dolorosa Pasion en el grado en que una criatura puede participar, a fin de que sienta toda su amargura.  Y el Señor me contestó que me daria esta gracia el jueves, después de la Santa Comunión, de modo singular.

 

1035              + Esta noche estaba muriendo un hombre, todavía joven, pero sufria tremendamente.  Empecé a rezar por él esta coronilla que me ha ensenado el Señor.  La recé toda, sin embargo la agonia se prolongaba.  Queria empezar las Letanias a Todos los Santos, pero de repente oí estas palabras:  Reza esta coronilla.  Comprendi que esa alma necesitaba muchas oraciones y gran misericordia.  Me encerré en mi habitación aislada y me postré en cruz delante de Dios implorando misericordia para esa alma.  Entonces sentí la gran Majestad de Dios y la gran justicia de Dios.  Temblaba del espanto, pero no dejaba de suplicar a Dios la misericordia para esa alma, y me he quitado del pecho la pequena cruz, la cruz de mis votos [303] y la he colocado en el pecho del agonizante y he dicho al Señor:  Jesús, mira a esta alma con el amor con que has mirado mi holocausto el dia de los votos perpetuos y en virtud de la promesa que has hecho para los agonizantes, a mi y a quienes invoquen Tu misericordia para ellos.  Y dejó de sufrir y expiró sereno.  Oh. Cuánto deberiamos rezar por los agonizantes; aprovechemos la misericordia mientras es el tiempo de compasión.

 

1036              (10) + Conozco cada vez mejor cuánto necesita cada alma la Divina Misericordia durante toda la vida, pero especialmente en la hora de la muerte.  Esta coronilla es para aplacar la ira divina, según me ha dicho el [Señor] Mismo.

 

1037              + Me veo tan debil que si no tuviera la Santa Comunión, caeria continuamente; una sola cosa me sostiene y es la Santa Comunión.  De ella tomo fuerza, en ella está mi fortaleza.  Temo la vida si algun dia no recibo la Santa Comunión.  Tengo miedo de mi misma.  Jesús oculto en la Hostia es todo para mi.  Del tabernáculo tomo fuerza, poder, valor, luz; es aquí donde busco alivio en los momentos de tormento.  No sabria cómo glorificar a Dios si no tuviera la Eucaristía en mi corazón.

 

1038              + Polonia, patria mia querida, oh si supieras cuántos sacrificios y cuántas oraciones ofrezco a Dios por ti.  Pero presta atención y rinde gloria a Dios, Dios te enaltece y te trata de manera especial, pero has de ser agradecida.

 

1039              + Experimento un terrible dolor cuando veo los sufrimientos del projimo.  Todos los dolores del projimo repercuten en mi corazón, llevo en mi corazón sus angustias de tal modo que me agotan incluso fisicamente.  Quisiera que todos los dolores cayesen sobre mi para llevar alivio al projimo.

 

1040              En medio de tremendas tribulaciones te miro a Ti, oh Dios, y aunque una tormenta se cierne sobre mi cabeza, sé que el sol no se apaga ni tampoco me extranan las criaturas perversas y acepto con anticipación todos los acontecimientos.  Mi boca calla cuando los oidos están saturados de escarnios.  Entre los mas grandes sufrimientos procuro el silencio de mi corazón y me protejo de cualquier ataque con el escudo de Tu nombre.

 

1041              (11) Un ardiente deseo de esta Fiesta [304] inflama toda mi alma.  En una ardiente oracion por anticipar [la institución de] esta Fiesta encuentro un poco de alivio.  Y empecé una novena según la intencion de ciertos sacerdotes para que Dios les conceda luz e inspiración para tramitar la institución de esta Fiesta y para que el Espiritu de Dios inspiro al Santo Padre en toda esta causa.

 

La novena consiste en una hora de adoración delante del Santisimo Sacramento.  He rogado ardientemente a Dios por anticipar esta Fiesta y he pedido al Espiritu Santo que inspire a ciertas personas en toda esta causa.  Termino esta novena el Jueves Santo.

 

1042              + 23 III 1937.  Hoy es el septimo dia de la novena.  Recibi una gracia grande e inconcebible; Jesús tan misericordioso me prometio de que llegaré a ver la solemne celebración de esta Fiesta.

 

1043              Este dia 23 es el Martes Santo y un dia en el cual Dios me ha concedido muchas gracias.

 

1044              Subitamente me inundó la presencia de Dios y de inmediato me vi en Roma, en la capilla del Santo Padre, pero a la vez estaba en nuestra capilla, y la solmnidad del Santo Padre y de toda la Iglesia estaba estrechamente unida a nuestra capilla, y de manera especial a nuestra Congregación; y participé al mismo tiempo en la solemnidad de Roma y la de aquí.  Esta solemnidad estaba tan estrechamente unida a Roma que, aunque escribo, no alcanzo a distinguir [la diferencia entre una y otra], pero fue asi como lo vi.  Vi al Señor Jesús expuesto en la custodia en el altar mayor, en nuestra capilla.  La capilla estaba adornada solemnemente y aquel dia podian entrar en ella todos, cualquier que quisiera [305].  Hubo tanto gentio que yo no lograba abarcarlo con la vista.  Todos participaban en esa solemnidad con gran alegria y muchso recibieron lo que había deseado. (12) La misma solemnidad tenia lugar en Roma, en un bello templo y el Santo Padre con todo el clero celebraba esta solemnidad.  Y de repente vi a San Pedro que se puso entre el altar y el Santo Padre.  ¿Quédecia San Pedro?  No pude escucharlo, pero vi que el Santo Padre comprendia sus palabras…

 

1045              De pronto, algunos eclesiaticos que desconozco, empezaron a examinarme y a humillarme, o mas bien lo que había escrito, pero veia que Jesús Mismo me defendia y les hacia comprender lo que no sabian.

 

1046              De subito vi que de la Santa Hostia salieron los dos rayos que están pintados en la imagen y se esparcieron sobre el mundo entero.  Eso sucedió en un solo momento, pero fue como si hubiera durado un dia entero y nuestra capilla estuvo repleta de gente durante todo el dia y todo ese dia fue pleno de gozo.

 

1047              Y de pronto vi al Señor Jesús vivo en nuestro altar tal y como está pintado en la imagen.  Sin embargo, sentia que las hermanas y toda la gente no veian a Jesús asi como lo veia yo.  Jesús miró con gran bondad y alegria al Santo Padre, y a ciertos sacerdotes, y a todo el clero, y al pueblo y a nuestra Congregación.

 

1048              De repente fui raptada a la cercania de Jesús y me presenté en el altar junto a Jesús y mi espiritu fue llenado de una felicidad tan grande que no puedo ni comprender ni describir.  Un abismo de serenidad y de descanso inundó mi alma.  Jesús se inclinó hacia mi y me dijo amablemente:  ¿Qué deseas, hija Mia?  Y contesté: Deseo la gloria y el culto de Tu misericordia.  El culto ya lo recibo con la institución y la celebración de esta Fiesta; ¿Qué deseas mas?  Y miré esta gran muchedumbre que veneraba la Divina Misericordia y dije al Señor: Jesús, bendice a todos los que están reunidos para rendirte honor a Tu misericordia infinita.  Jesús trazó con la mano la señal de la santa cruz; la bendicion se reflejó en las almas con un relámpago de luz. (13) Mi espiritu se sumergió en su amor, sentí como si me disolviera en Dios y desapareciera en Él.  Cuando volvi en mi, una profunda paz inundaba mi alma y le fue concedido a mi mente comprender de manera milagrosa muchas cosas que antes habian sido incomprensibles para mi.

 

1049              Soy sumamente feliz a pesar de ser la mas pequena y no quisiera cambiar nada de lo que Dios me ha dado.  Ni siquiera con un serafín quisiera cambiar el conocimiento interior que Dios me da de Si Mismo.  Mi unión interior con Dios es tal que ninguna criatura puede comprenderla y, especialmente, el abismo de su misericordia que me envuelve completamente.  Soy feliz con todo lo que me das.

 

1050              24 III 1937.  Miércoles Santo.  Mi corazón anhela a Dios, deseo unirme a Él; un ligero temor atraviesa mi alma y a la vez una llama de amor incendia mi corazón.  El amor y el sufrimiento están unidos en mi corazón.

 

1051              He experimentado un gran dolor en mi cuerpo, pero siento que el Señor me sostiene, porque de otro modo no lo soportaria.

 

1052              Oh Jesús mio, Te ruego por toda la Iglesia:  concedele amor y luz de Tu Espiritu, da poder a las palabras de los sacerdotes para que los corazones endurecidos se ablanden y vuelvan a Ti, Señor.  Señor, danos sacerdotes santos; Tu Mismo conservalos en la santidad.  Oh Divino y Sumo sacerdote, que el poder de Tu misericordia los acompane en todas partes y los proteja de las trampas y asechanzas del demonio, que están siendo tendidas incesantemente para [atrapar a] las almas de los sacerdotes.  Que el poder de Tu misericordia, oh Senor, destruya y haga fracasar lo que pueda empañar la santidad de los sacerdotes ya que Tú lo puedes todo.

 

1053              (14) 25 III 1937.  Jueves Santo.  Durante la Santa Misa vi al Señor que me dijo:  Apoya tu cabeza sobre Mi pecho y descansa.  El Señor me abrazó a su Corazón y dijo:  Te daré una pequena parte de Mi Pasion, pero no tengas miedo, sino que sé valiente; no busques alivio, sino que acepta todo con sumisión a Mi voluntad.

 

1054              Mientras Jesús se despedia de mi, un dolor tan grande estrechó mi alma que es imposible expresarlo.  Me abandonaron las fuerzas fisicas, Sali rapidamente de la capilla y me acosté en la cama.  Me olvidé de lo que pasaba alrededor de mi, mi alma estaba deseando al Señor y toda la amargura de su Corazón divino se comunicó a mi.  Eso duró no mas de tres horas.  Rogué al Señor que me preservara de la vista de los que me rodeaban.  Aunque traté, no pude tomar ningun alimento durante todo el dia, hasta la noche.

 

Deseaba ardientemente pasar toda la noche en la oscuridad [306] con el Señor Jesús.  Recé hasta las once, a las once el Señor me dijo:  Ve a descansar, te he hecho vivir durante tres horas lo que he sufrido durante toda la noche.  Y en seguida me acosté en la cama.

 

      Estaba completamente sin fuerzas fisicas, la pasion me las quitó del todo.  Todo el tiempo estaba como desmayada, cada latido del Corazón de Jesús repercutia en mi corazón y traspasaba mi alma.  Ciertamente si ese martirio hubiera sido solamente mio, habria sufrido menos, pero cuando miraba a Aquel a quien mi corazón había amado con todas las fuerzas, que Él sufria y yo no le podia dar ningun alivio, mi corazón se despedazaba en el amor y la amargura.  Agonizaba con Él y no podia morir; pero no cambiaria ese martirio por todas las dichas del mundo.  En ese sufrimiento mi amor aumentó de modo indecible.  Sé que el Señor me sostenia con su omnipotencia ya que de otro modo no habria podido resistir ni un momento.  Vivi junto con Él  toda clase de tormentos de modo singular.  El mundo no conoce todavía todo lo que Jesús ha sufrido. (15) Le hice compania en el Huerto de los Olivos y en la oscuridad del calabozo, en los interrogatorios de los tribunales, estuve con Él en cada etapa de su Pasion; no se ha escapado a mi atención ni un solo movimiento, ni una sola mirada Suya, conoci toda la omnipotencia de su amor y de su misericordia hacia las almas.

 

1055              26 III 1937.  Viernes.  Desde por la manana sentia en mi cuerpo el tormento de sus cinco llagas.  El sufrimiento duró hasta las tres.  Aunque por fuera no había ninguna huella, no obstante las torturas no eran menos dolorosas.  Me alegré de que Dios me protegiera de las miradas de la gente.

 

1056              A las once Jesús me dijo:  Hostia mia, tú eres alivio para Mi Corazón martirizado.  Pensé que después de estas palabras mi corazón se quemaria.  Y me introdujo en una muy estrecha unión Consigo y mi corazón se unió a su Corazón de modo amoroso y sentia sus mas debiles latidos y Él los mios.  El fuego de mi amor, creado, fue unido al ardor de su amor eterno.  Esta gracia supera con su grandeza todas las demas.  Su esencia trina me envolvió toda y fui sumergida toda en Él, en cierto sentido mi pequenez chocó contra el Soberano Inmortal.  Estaba sumergida en un amor inconcebible y en un tormento inconcebible a causa de su Pasion.  Todo lo que tenia relacion son su Ser, se comunicaba tambien a mi.

 

1057              Jesus me había dado a conocer y presentir esta gracia y hoy me la concedió.  No me habria atrevido ni siquiera soñar con esta gracia.  Mi corazón está como en un continuo extasis aunque exteriormente nada me impide tratar con el projimo ni solucionar distintos asuntos.  No soy capaz de interrumpir mi extasis ni nadie logra adivinarlo, porque le pedi que se dignara protegerme de las miradas de los hombres.  Y con esta gracia entró en mi alma todo un mar de luz respecto al conocimiento de Dios y de mi misma; y el asombro me envuelve toda e introduce como en un nuevo extasis por saber que Dios se dignó humillarse hasta mi, tan pequeñita.

 

1058              (16) + A las tres, postrandome en curz, rogué por el mundo entero.  Jesús estaba terminando su vida mortal, oí sus siete palabras, después me miro y dijo:  Amadisima hija de Mi Corazón, tú eres Mi alivio entre terribles tormentos.

 

1059              Jesus me ordena hacer una novena antes de la Fiesta de la Misericordia y debo empezarla hoy por la conversión del mundo entero y para que se conozca la Divina Misericordia.  Para que cada alma exalte Mi bondad.  Deseo la confianza de Mis criaturas, invita a las almas a una gran confianza en Mi misericordia insondable.  Que no tema acercarse a Mi el alma debil, pecadora y aunque tuviera mas pecados que granos de arena hay en la tierra, todo se hundirá en el abismo de Mi misericordia.

 

1060              Cuando Jesús dio el ultimo suspiro, mi alma se sumergio en dolor y durante largo tiempo no pude volver en mi.  Encontré algun alivio en lagrimas.  Aquel a quien mi corazón ha amado, está muriendo.  ¿Hay quién pueda comprender mi dolor?

 

1061              Antes de anochecer oí en la radio cantos y precisamente Salmos cantados por sacerdotes [307].  Rompi a llorar y todo el dolor se renovó en mi alma y lloraba sin encontrar consuelo a mi dolor.  De repente oí en el alma una voz:  No llores, no sufro mas.  Y por la fidelidad con la cual Me has acompanado en la Pasion y la muerte, tu muerte será solemne y Yo te haré compania en esa ultima hora.  Amada perla de Mi Corazón, veo tu amor tan puro, mas que el de los ángeles; mas, porque tú luchas.  Por ti bendigo al mundo.  Veo tus esfuerzos por Mi y encantan Mi Corazón.

 

Después de estas palabras no lloré mas, sino que agradeci al Padre celestial por habernos enviado a Su Hijo y por la obra de Redencion del género humano.

 

1062       (17) + Hice una hora de adoración en agradecimiento por todas las gracias que me habian sido concedidas y por toda la enfermedad; la enfermedad tambien es una enorme gracia.  Estuve enferma cuatro meses pero no recuerdo que hubiera perdido por eso un solo minuto.  Todo por Dios y por las almas, deseo serle fiel en todas partes.

 

               En esa adoración conoci todo el cuidado y la bondad con la que Jesús me rodeaba y protegia de todo mal.  Jesús, Te doy gracias especialmente por haberme visitado en la soledad de mi celda y Te agradezco por haber inspirado a mis Superioras para que me enviaran a realizar ese tratamiento.  Concédeles, Jesús, la omnipotencia de Tu bendicion y recompénsales por todas las pérdidas sufridas por mi.

 

1063       Hoy Jesús me ha ordenado consolar y tranquilizar a cierta querida alma que se ha abierto ante mi contandome sus dificultades; esa alma es agradable al Señor, pero ella no lo sabe.  Dios la mantiene en una profunda humildad.  He cumplido la recomendación del Senor.

 

1064              + Oh dulcisimo Maestro mio, oh buen Jesús, Te doy mi corazón y Tú modélalo, fórmalo según Tu agrado.  Oh Amor inconcebible, abro el caliz de mi corazón ante Ti, como un capullo de rosa se abre al frescor del rocio; el perfume de la flor de mi corazón es conocido sólo por Ti.  Oh Esposo mio, que la fragancia de mi sacrificio Te sea agradable, oh Dios inmortal, mi eterna delicia, Tú eres mi cielo ya aquí en la tierra, que cada latido de mi corazón sea un nuevo himno de adoración a Ti, oh Santisima Trinidad.  Su tuviera tantos corazones cuantas gotas de agua hay en el océano, cuantos granos de arena en toda la tierra, Te los ofreceria todos, oh Amor mio, Tesoro de mi corazón.  Con cuántos me encuentre en la vida, deseo atraerlos todos a amarte, oh Jesús mio, mi Belleza, mi Sosiego, mi unico Maestro, Juez, Salvador y Esposo a la vez; sé que un titulo atenúa el otro, he puesto todo en Tu misericordia.

 

1065              (18) + Oh Jesús mio, sostenme cuando vengan los dias difíciles y nublados, los dias de las experiencias, los dias de las pruebas, cuando el sufrimiento y el cansancio empiecen a oprimir mi cuerpo y mi alma.  Sostenme, oh Jesús, dame fuerza para soportar los sufrimientos.  Pon una centinela a mis labios para que no salga ni una sola palabra de queja ante las criaturas.  Toda mi esperanza es Tu Corazón misericordiosisimo, no tengo nada en mi defensa, sólo Tu misericordia, en ella toda mi confianza.

 

1066              27 III 1937.  Hoy he vuelto de Pradnik, después de casi cuatro meses de curacion; agradezco mucho a Dios por todo.  He aprovechado cada momento para alabar a Dios.  Cuando entré por un momento en la capilla, conoci cuánto sufriré y lucharé por toda esta causa.  Oh Jesús, mi fuerza, sólo Tú puedes ayudarme, dame fuerzas.

 

1067              28.  La Resurrección.  Durante la celebración de la resurrección he visto al Señor en la belleza y el resplandor y me dijo:  Hija Mia, la paz sea contigo; me bendijo y desapareció, mi alma se llenó de alegria y de jubilo indescriptibles.  Mi corazón se fortaleció para la lucha y los sufrimientos.

 

1068              Hoy hablé con el Padre [308] que me ha recomendado mucha prudencia en esstas repentinas apariciones de Jesús.  Mientras él hablaba de la Divina Misericordia, en mi corazón ha entrado una fuerza y una fortaleza extranas.  Oh Dios mio, deseo tanto revelarlo todo y, sin embargo, no puedo.  El Padre me dice que “el senor Jesús es muy generoso en darse al alma, pero por otra parte es en cierto modo avaro.  Aunque la generosidad de Dios es grande [me dijo el Padre], no obstante sea prudente, porque este repentino aparecer despierta sospechas.  Aunque todavía no veo en esto nada de malo, ni nada que esté en contradicción con la fe.  Sea un poco mas prudente; cuando venga la Madre Superiora, puede hablar con ella de estas cuestiones.”

 

1069              (19) 29 III 1937.  Hoy, durante la meditación vi al Señor en gran belleza que me dijo:  La paz sea contigo, hija Mia.  Toda mi alma tembló de amor por Él y le dije:  Oh Señor, aunque yo Te quiero de todo mi corazón, Te ruego que no Te me aparezcas, porque el Padre espiritual me ha dicho que Tus repentinas apariciones despiertan sospechas de que Tú eres, quizá, alguna ilusion.  Y aunque yo Te amo mas que mi vida y sé que Tú eres el Señor y Dios mio, que tratas conmigo, no obstante por encima de todo soy obediente al confesor.

 

Jesús escuchó con seriedad y bondad lo que le estaba diciendo y me dijo:  Dile al confesor que trato tan intimamente con tu alma, porque no robas Mis dones y derramo todas las gracias sobre tu alma, porque sé que no te apropiarás de ellas.  Y en señal de que su prudencia Me es agradable, no Me verás y no te apareceré de este modo hasta que le relates lo que te he dicho.

 

1070              + 2 IV 1937.  Por la manana, durante la Santa Misa, oí estas palabras:  Dile a la Superiora que deseo que la adoración se realice aquí según la intencion de impetrar misericordia por el mundo.

 

1071              Oh Jesús mio, sólo Tú sabes lo que está viviendo mi corazón.  Oh Fuerza mia, Tú lo puedes todo; y aunque yo me expongo a grandes sufrimientos, siempre permaneceré fiel a Ti porque me sostiene una particular gracia Tuya.

 

1072              3 IV 1937.  Hoy el Señor me dijo:  Dile al Reverendo Profesor [309] que en la Fiesta de Mi Misericordia diga un sermón sobre Mi insondable misericordia.  Cumpli el deseo de Dios, sin embargo ese sacerdote no ha aceptado el deseo del Señor; al alejarme del confesionario, oí estas palabras:  Haz lo que te mando y quédate tranquila, este asunto está entre él y Yo.  Tú no responderás por esto.

 

1073              (20) 4 IV 1937.  Domingo in Albis, es decir, la Fiesta de la Misericordia.  Por la manana, después de la Santa Comunión mi alma ha sido sumergida en la divinidad; estaba unida a las Tres Personas Divinas en tal modo que cuando estaba unida a Jesús, a la vez [estaba unida] al Padre y al Espiritu Santo.  Mi alma estaba inundada de una alegria inconcebible y el Señor me ha dado a conocer todo el mar y el abismo de su misericordia insondable.

 

Oh, si las almas quisieran comprender cuánto Dios las ama.  Todas las comparaciones asi sean las mas tiernas y las mas fuertes son apenas una palida sombra frente a la realidad.

 

               Cuando estaba unida al Señor, he conocido cuán numerosas son las almas que adoran la Divina Misericordia.

 

1074       Cuando fui a la adoración escuché estas palabras:  Hija Mia amada, apunta estas palabras:  Mi Corazón ha descansado hoy en este convento.  Habla al mundo de Mi misericordia, de Mi amor.

 

               Me queman las llamas de la misericordia, deseo derramarlas sobre las almas de los hombres.  Oh, qué dolor Me dan cuando no quieren aceptarlas.

 

               Hija mia, haz lo que esté en tu poder para difundir la devocion a Mi misericordia.  Yo supliré lo que te falta.  Dile a la humanidad doliente que se abrace a Mi Corazón misericordioso y Yo la llenaré de paz.

 

               Di, hija Mia, que soy el Amor y la Misericordia Mismos.  Cuando un alma se acerca a Mi con confianza, la colmo con tal abundancia de gracias que ella no puede contenerlas en sí misma, sino que las irradia sobre otras almas.

 

1075       A las almas que propagan la devocion a Mi misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa [protege] a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino (21) Salvador misericordioso.  En esta última hora el alma no tiene nada en su defensa fuera de Mi misericordia.  Feliz el alma que durante la vida se ha sumergido en la Fuente de la Misericordia, porque no la alcanzará la justicia.

 

1076              Escribe:  Todo lo que existe está encerrado en las entrañas de Mi misericordia mas profundamente que un niño en el seno de la madre.  Cuán dolosamente Me hiere la desconfianza en Mi bondad.  Los pecados de desconfianza son los que Me hieren mas penosamente.

 

1077              Durante la Santa Misa, la Hermana Maestra [310] tocó un canto hermoso sobre la Divina Misericordia; entonces rogué al Señor que le dé a conocer mas profundamente el abismo de esta misericordia inconcebible.

 

1078              + Mientras me despedia del Señor antes de acostarme, escuché estas palabras:  Hostia querida a Mi Corazón, por ti bendigo la tierra.

 

Fdo. Cristobal Aguilar.



Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti