Mi?rcoles, 24 de marzo de 2010
EL MONASTERIO DE LA RÁBIDA

El Monasterio de Santa María de la Rábida, comúnmente denominado Monasterio de La Rábida, es un monasterio franciscano en el término municipal de Palos de la Frontera, en la provincia andaluza de Huelva (España).

Erigido en los siglos XIV-XV, sobresalen por su interés artístico la iglesia gótico-mudéjar, las estancias decoradas con frescos de Daniel Vázquez Díaz, el claustro y el museo, donde se conservan numerosos objetos conmemorativos del Descubrimiento de América y una escultura de la advocación mariana bajo la que se encuentra el convento, Nª Sª de los Milagros o Santa María de la Rábida, imagen de estilo gótico del siglo XIII aproximadamente, realizada en alabastro.

El monasterio tiene 2.000 m² de extensión y es de planta irregular. A lo largo de sus más de quinientos años de historia ha sufrido modificaciones, sobre todo a raíz del terremoto de Lisboa de 1755. En él se hospedó Cristóbal Colón años antes de partir hacia el Nuevo Mundo, cuando aún se encontraba preparando su proyecto. En este monasterio se encuentra enterrado Martín Alonso Pinzón, que falleció a los pocos días del regreso del primer viaje colombino. Asimismo, al regreso de alguna de sus expediciones de conquista, llegaron a este cenobio franciscano Hernán Cortés, Gonzalo de Sandoval y Francisco Pizarro. Por estas razones forma parte destacada del itinerario histórico artístico conocido como los Lugares colombinos.

El Monasterio fue declarado Monumento Nacional en 1856. Mereció además la declaración de Primer Monumento histórico de los pueblos Hispánicos en 1949. El 28 de febrero de 1992 le fue otorgada por parte de la Junta de Andalucía la "Medalla de Oro de Andalucía". En la declaración de la IX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Presidentes de Gobierno en La Habana, se reconoció a La Rábida como lugar de encuentro de la Comunidad Iberoamericana de Naciones

Este monasterio ha mantenido siempre fuertes vínculos con los pueblos iberoamericanos.

Los orígenes: fundación, tradición y realidad

El monasterio se eleva sobre un alcor, que domina la confluencia de los ríos Tinto y Odiel, conocido desde antiguo como Peña de Saturno.

Sobre los orígenes de "La Rábida" existe una serie de leyendas recogidas en un antiguo códice de fray Felipe de Santiago, en las que se le atribuye unos orígenes legendarios. Según estas leyendas, en tiempos de los fenicios habría existido un altar dedicado a su dios Baal (posteriormente equiparado con Hércules) y más tarde los romanos habrían elegido este mismo lugar para venerar a su diosa Proserpina. Los árabes levantarían aquí un pequeño monasterio con monjes-caballeros similares a los de las órdenes cristianas. Este tipo de monasterio musulmán solía estar en la costa fronteriza y tomaba el nombre de rábida o rápita (del árabe رباط ribat), de donde le vendría la denominación. Los ascetas musulmanes se perfeccionaban espiritualmente al tiempo que defendían el lugar fronterizo. En el siglo XIII, tras la conquista cristiana, pertenecería ya a los Caballeros Templarios, bajo la advocación de Nuestra Señora de los Milagros. Esta misma tradición cuenta que el propio san Francisco de Asís llegó a este lugar en compañía de doce discípulos para fundar un pequeño y humilde monasterio franciscano.

El religioso fray Francisco de Gonzaga, historiador de la orden franciscana (siglo XVI), fijó el origen de la fundación de La Rábida en 1261. Sin embargo, documentalmente, la carta fundacional del convento es una bula del Papa Benedicto XIII,que data del 7 de diciembre de 1412, y que concede a fray Juan Rodríguez y sus compañeros religiosos, moradores del eremitorio de Santa María de La Rábida desde 1403, el permiso pontificio para establecerse en comunidad.

Dado el enclave que ocupaba, el lugar fue desde el principio un refugio o fortaleza para defenderse de los ataques frecuentes de los piratas que merodeaban la costa. El papa Eugenio IV otorgó una bula de indulgencias para todo aquel que ayudara en este sitio a los viajeros necesitados. Gran parte de los edificios conventuales fueron construidos en aquellos años (primeros del siglo XV). Los nobles de la comarca y los vecinos del lugar ayudaron y colaboraron en gran medida.

Descubrimiento y evangelización de América 


El monasterio cobró gran importancia en la historia a partir de la llegada de Cristóbal Colón, quien encontró refugio y atención entre los frailes de La Rábida.

En 1485 Colón llegó por primera vez a este cenobio, y en él se hospedó y recibió apoyo para su empresa descubridora. Entre los religiosos de este convento encontró ayuda, tanto científica como espiritual. Hombres como fray Juan Pérez y fray Antonio de Marchena fueron claves para sus intereses, ya que le ayudaron en sus contactos con la corona y con la marinería de la zona. Fueron ellos los que le pusieron en contacto con Martín Alonso Pinzón (codescubridor de América), rico armador y líder natural de la zona, gracias al cual consiguió ayuda económica y reclutar los hombres necesarios para la empresa.


Martín Alonso Pinzón se encuentra enterrado en este monasterio. Llegó a su villa natal, tras el primer viaje colombino, gravemente enfermo. Murió a los quince o veinte días de su vuelta y fue enterrado en la iglesia del monasterio de La Rábida, a los pies de la Virgen de los Milagros y con hábito franciscano como sudario, según su voluntad.

En mayo de 1528 arribó al puerto de Palos Hernán Cortés, tras conseguir la conquista de Nueva España. Se hospedó en el monasterio. Venía acompañado de su amigo y compañero Gonzalo de Sandoval, quien desembarcó gravemente enfermo, muriendo a los pocos días en una fonda de Palos donde estaba hospedado. Se trasladó su cuerpo sin vida al monasterio, donde fue enterrado, cerca del altar de la Virgen de los Milagros. Pocos días después llegó Francisco Pizarro a Palos, dirigiéndose también al convento, donde, aparte de recibir ayuda espiritual, se entrevistó con su pariente Hernán Cortés.

También sirvió de inspiración la vida monástica y contemplativa de este cenobio para los hombres que fueron a evangelizar las tierras recién descubiertas: fray Juan de Palos, fray Juan Izquierdo, y otros franciscanos y religiosos de Palos de la Frontera y los pueblos vecinos que tuvieron especial relevancia en la evangelización de América.

Historia contemporánea 

Después de Guerra de la Independencia Española y de la Desamortización de Mendizábal, el monasterio quedó casi en la ruina hasta que en 1855 se llevó a cabo una restauración por iniciativa de los condes de Motpensier y de la Diputación Provincial.En 1882, el rey Alfonso XII visitó el monasterio y apoyó una segunda iniciativa de rehabilitación y mejora con el fin de conmemorar, años más tarde, el IV Centenario del Descubrimiento de América, cuya organización estuvo a cargo del Gobernador Civil de Huelva, don Mariano Alonso-Castrillo y Bayón, III Marqués de Casa Ximénez, del cual puede verse un retrato en la Sala del Museo Colombino que alberga el monasterio. Dirigió las obras en esta ocasión el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, que supo respetar el ambiente y el espíritu del edificio original.

Ya en el siglo XX, el monasterio es testigo del vuelo del Plus Ultra. Los tripulantes de dicha expedición se hospedaron en el monasterio antes de iniciar el raid Palos de la Frontera-Buenos Aires, celebraron una misa frente a la Virgen de los Milagros, que se encontraba circunstancialmente en la parroquia de Palos de la Frontera, y finalmente, el 22 de enero de 1926, partieron del muelle de la Calzadilla de Palos, elevándose el hidroavión frente al convento. Al regreso de los tripulantes, el rey Alfonso XIII celebró una misa de acción de gracias también ante la patrona de Palos, en la Iglesia de San Jorge, para posteriormente dirigirse al monasterio de La Rábida, a celebrar los actos conmemorativos por el éxito del vuelo.

El 3 de agosto de 1992 se celebró en el interior del monasterio un Consejo de Ministros del gobierno de España, presidido por el Rey de España Juan Carlos I.

El 14 de junio de 1993, el Papa Juan Pablo II visitó el monasterio con motivo de la coronación Real y Pontificia de la imagen de Ntra. Sra. de los Milagros.

Celebraciones de la Real Sociedad Colombina Onubense

La Real Sociedad Colombina Onubense, nacida en 1880, fue creada para poner en valor todos aquellos lugares relacionados con el Descubrimiento de América, por lo que desde entonces ha venido desarrollando diferentes actos en el monasterio, considerado por la Sociedad como “sede espiritual”.

Durante los primeros realizados, y con la colaboración de otras instituciones públicas y privadas, esta sociedad se encargó de fomentar las actividades del 3 de agosto en La Rábida, buscando hacer del monasterio el eje de las celebraciones en honor a la partida de la expedición colombina. Así, todos los años preside los actos conmemorativos de la efeméride, participa en la ceremonia religiosa, realiza una salve a la Virgen de los Milagros y oficia una ceremonia de izado de banderas en el exterior. Todo ello finaliza con una sesión extraordinaria de la Real Sociedad celebrada en el patio mudéjar. Con motivo del día de la Hispanidad, el 12 de octubre, realiza también diversos actos de celebración en el monasterio.

El edificio

El monasterio se encuentra al suroeste del casco urbano de Palos de la Frontera, muy cerca del océano Atlántico. Está situado en un pequeño cerro, cerca de la desembocadura del río Tinto, donde éste se une con el río Odiel conformando la ría de Huelva.

Tiene una superficie de 2.000 m2, es de planta irregular y su conjunto externo es de estructura medieval. A largo de los más de cinco siglos de existencia de este edificio se han ido incorporando diversos elementos nuevos, si bien el conjunto arquitectónico conserva los aspectos más importantes de su construcción original.

Iglesia


No se puede precisar con seguridad la fecha de su construcción. El edificio está compuesto por tres partes principales: la única nave principal, el presbiterio/capilla mayor y la capilla de Santa María de la Rábida o Nª Sª de los Milagros.Uno de los elementos con mayor antigüedad que se conservan es un arco que da entrada a una pequeña capilla. Se pueden ver algunos frescos originales que son piezas de arte de gran valor. El techo está cubierto por un artesonado en madera policromada de influencia mudéjar, del siglo XIX, realizado por Ricardo Velázquez Bosco, que eliminó la anterior bóveda de cañón, construida en el siglo XVIII.Sobre las paredes hay diez cuadros del pintor Juan de Dios Fernández, del siglo XVIII, con representaciones de la vida de san Francisco. Presidiendo el altar mayor está la escultura de Jesucristo crucificado, del siglo XV, que sustituyó a una anterior destruida durante la Guerra Civil Española. En el lado norte del presbiterio hay una puerta que comunica éste con la actual sacristía, que es de planta rectangular, y está presidida por un Crucificado de León Ortega de 1962, el Cristo del Mayor Dolor. En el muro sur hay una pequeña capilla dedicada a la patrona de La Rábida, la Virgen de los Milagros - Santa María de la Rábida. La iglesia está comunicada con el claustro de la portería por medio de unos arcos de clara influencia almohade.

Claustro mudéjar

De estilo mudéjar, data del siglo XV y es el conjunto del monasterio que mejor se conservó tras el terremoto de Lisboa. En el siglo XVII fue ampliado con otro piso construido con almenas para la defensa de las invasiones piratas. En sus cuatro galerías bajas se conservan algunos trozos de la primitiva decoración mudéjar del siglo XV, pintados al fresco, y que fueron completados en restauraciones posteriores al seísmo. En el segundo piso hay una exposición permanente de maquetas a escala de las tres carabelas: La Pinta, La Niña y la Santa María.

En los laterales de este claustro se encuentran la Sala de las Conferencias y el refectorio histórico. La Sala de las Conferencias es el lugar donde la tradición indica que tuvieron lugar los encuentros de Colón con fray Juan Pérez, donde le habría confesado los pormenores y secretos de su proyecto. El refectorio es una sala rectangular con un púlpito encalado para la lectura; en él se encuentra un crucificado de estilo románico, datado a comienzos del siglo XIV, además de varios lienzos de épocas diversas.

Sala capitular

Es una sala rectangular y amplia de aspecto recoleto y sencillo. Popularmente se le ha dado el nombre de “Celda del padre Marchena”. Se trata de la celda más grande del monasterio; algunos colombinistas sostienen que en esta sala podrían haber tenido varias de las conversaciones de la Rábida, tanto con fray Antonio de Marchena como con Pinzón o el físico de Palos Garcí Fernández.Se reconstruyó en el XVII. Tiene un buen artesonado que data del siglo XVIII; asimismo completan la sala varias obras de arte ambientadas en los personajes históricos del descubrimiento: Colón, fray Antonio de Marchena, Martín Alonso Pinzón, Vicente Yáñez Pinzón, y otros.En 1992, durante la Celebración del V Centenario del Descubrimiento de América, fue utilizada como sede de un consejo de ministros presidido por el rey Juan Carlos I.

Otras dependencias 

  • La biblioteca guarda documentos y objetos de valor histórico, como una copia del mapamundi de Juan de la Cosa en el que aparece por primera vez la costa americana.
  • Existe una sala donde se exhiben las banderas de cada uno de los países americanos y una arqueta que contiene tierra procedente de dichos países.
  • Alrededor de un pequeño patio adornado con numerosas plantas y flores, se encuentran unas salas decoradas con frescos en colores pastel, obra del pintor español Daniel Vázquez Díaz, realizadas en 1930.Los temas de estas pinturas discurren en torno a la llegada de Colón a La Rábida, su expedición descubridora, la partida del puerto de Palos y demás hechos históricos. El estilo de las pinturas es de un incipiente cubismo recién aprendido por el autor en París.

Virgen de los Milagros o Santa María de la Rábida 


La Virgen de los Milagros o Santa María de La Rábida, conocida por ambos nombres indistintamente, es la patrona del monasterio y de Palos de la Frontera. La imagen de la Virgen es una escultura de alabastro de pequeño tamaño (unos 54 cm), fechada en el siglo XIV.Es una muestra del gótico-francés, concretamente del manierista y elegante estilo normando, que imprime en la figura una singular curvatura, de manera que cambia de aspecto según se varíe la perspectiva desde donde se contemple.

Según una leyenda sin base histórica, esta imagen fue traída en uno de sus viajes por un marinero de Palos de la Frontera y después, a la llegada de los árabes, fue ocultada en el fondo de la Ría de Huelva. Más tarde la rescataron con sus redes unos pescadores y la devolvieron a la iglesia del monasterio.

Según documentos existentes en la parroquia de San Jorge Mártir de Palos de la Frontera, en una restauración que se hizo en la imagen de la Virgen en el siglo XVIII, encontraron restos de sal y de limo marino, como si hubiera estado sumergida en el mar

Sí corresponde a la historia el hecho de que Colón y parte de su tripulación oraron ante esta imagen horas antes de iniciar el viaje que los llevaría a las costas del Nuevo Continente

A lo largo de su historia se le han atribuido múltiples favores y milagros, tanto de sanaciones como de prodigios en favor de la defensa de las costas de la zona de ataques piráticos. Es por ello que muy pronto se la empezó a denominar "de los Milagros", que comparte con su primigenio y original nombre "de la Rábida".

En 1967 fue ratificado de forma canónica el patronato que ostentaba desde antiguo sobre Palos de la Frontera.

La imagen de la Virgen fue coronada por el Papa Juan Pablo II el 14 de junio de 1993, siendo los Padrinos de la Coronación los Reyes de España, Juan Carlos I y Sofía, representados en su hija la Infanta Cristina. Es la única imagen de la Virgen coronada por el papa polaco en España. Asimismo, recibió el título de "Alcaldesa perpetua de la ciudad".

Cada año, el 4 de agosto, es trasladada a Palos de la Frontera, a la iglesia parroquial de San Jorge Mártir, donde permanece durante el mes estival para recibir los honores que le tributan los fieles de dicha localidad. El 15 de agosto, coincidiendo con la festividad de la Asunción de la Virgen y después de la solemne función religiosa, se realiza una procesión en su honor por las principales calles de la localidad. Y ya el último fin de semana de agosto es trasladada de nuevo a "La Rábida", donde en el entorno del monasterio se realiza una típica romería andaluza, finalizando así los actos que la ciudad palerma realiza en honor de la Virgen de los Milagros.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti