Mi?rcoles, 24 de marzo de 2010
EL SALMO 39

Aunque él nos entregó todo al darnos a su Hijo, no poseemos nada y seguimos esperando todo de su misericordia. " Haz que vea qué frágil soy."

2 Había dicho: "Tendré cuidado en lo que diga y no pecaré en palabras."
Mantenía la boca cerrada mientras veía el éxito de los malos.
3 Callaba silencioso y resignado, pero su felicidad avivaba mi dolor.
4 El corazón me ardía por dentro y de mis quejas brotó la llama; entonces me puse a hablar:
5 Señor, hazme saber mi fin y cuánto va a durar mi vida, para que sepa cuan frágil soy.
6 ¡Qué corta hiciste mi vida; y qué poco permanecerá ante ti! ¿Qué es el hombre?
Poco más que un soplo.
7 Como sombra se pasea el mortal; no es más que soplo,
pero se afana y almacena sin saber para quién." Amén.

 

Fdo. Cristóbal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti