Lunes, 22 de marzo de 2010
LA SEÑALES DEL COMIENZO DE LOS DOLORES

El descubrimiento de una erupción volcánica subglacial bajo la capa de hielo antártica es único por sí mismo. Pero nuestras técnicas también nos han permitido datar la erupción, determinar cuán potente fue y trazar un mapa del área donde la ceniza cayó. Creemos que ésta fue la erupción más grande en la Antártida durante los últimos 10.000 años. Produjo un agujero de importancia en la capa de hielo y generó una columna de ceniza y gases que se alzó unos 12 kilómetros en el aire", explica el autor principal de la investigación, Hugh Corr del British Antarctic Survey.

El descubrimiento es otra evidencia vital que ayudará a pronosticar el futuro de la capa de hielo antártica occidental y a precisar las predicciones sobre el futuro aumento del nivel del mar.

Esta erupción se produjo cerca del glaciar Pine Island en la capa de hielo occidental antártica. "El flujo de este glaciar hacia la costa se ha acelerado en las décadas recientes y es posible que el calor del volcán haya influido en esa aceleración", explica el profesor David Vaughan del British Antarctic Survey, coautor del estudio. "Sin embargo, esto no explica la más extendida reducción de la masa de los glaciares del sector occidental de la Antártida que han estado contribuyendo aproximadamente en 0,2 milímetros anuales al aumento del nivel del mar. Este gran cambio tiene probablemente su origen en el calentamiento de las aguas oceánicas".

El hallazgo del volcán fue casual. Se estaban estudiando las razones por las que una masiva placa de hielo llamada Larsen B se derrumbó y cayó al agua hace varios años (los científicos quieren saber si este fenómeno fue una situación única o si forma parte de un ciclo que se extiende a lo largo de cientos de miles de años). Ya hacía tiempo, además, que los marineros de diversas expediciones habían informado de que las aguas en la zona tenían un color peculiar.

Después de la exploración preliminar, Eugene Domack, el científico jefe de la última expedición, ha manifestado que la información obtenida permite afirmar que el volcán se eleva unos 700 metros por encima del fondo marino, hasta unos 275 metros por debajo del nivel del mar. Según las estimaciones, el cono volcánico poseería al menos 1,5 kilómetros cúbicos de roca volcánica. Sirva como comparación el Monte Erebus, un volcán activo situado en la isla de Ross, cerca de la McMurdo Station, que tienen unos 3.800 metros de altitud sobre el nivel del mar. El mayor volcán de la Tierra, el Mauna Loa hawaiano, se eleva aproximadamente 4.100 metros, mientras que el más pequeño, el Cuexcomate, de México, mide apenas 13 metros de alto.

Hasta ahora no se tenía constancia de la existencia de volcanes activos en la región llamada Antarctic Sound, en la punta más al norte de la Antártida. De hecho, el pico recién descubierto está al norte del límite debajo del cual sí se sabía que existía actividad.

Los mapas levantados por el sónar en enero de 2002 dieron las primeras pistas de la existencia del volcán. Ponían de manifiesto una gran estructura concéntrica y simétrica que no había sido afectada por el avance o retroceso de los glaciares. Ello hace sospechar que se trata de un ejemplar joven, geológicamente hablando.

Fue en abril de 2004 cuando los científicos pudieron regresar para obtener más evidencias. Así, se emplearon cámaras de video, sondas de temperatura y sistemas para dragar rocas. Las imágenes muestran que la superficie está altamente colonizada por organismos, excepto en algunas zonas donde la negra roca indica que la lava ha fluido recientemente por ahí. Las operaciones de dragado, además, permitieron capturar numerosas muestras de roca basáltica. Las sondas de temperatura, por su parte, detectaron puntos calientes cerca de los lugares en los que la roca es más joven.

Fdo. Cristobal Aguilar.

Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti