Viernes, 19 de marzo de 2010
LAS PROFECÍAS Y REVELACIONES DE SANTA BRÍGIDA DE SUECIA

Cada vez vamos acercandonos al final de estas superinteresantes profecías y visiones, que como os dije dejan marcada huella en quién las lee. EL AUTOR DEL BLOG.

Espantosa sentencia y condenación de un hombre y de una mujer que vivían mal amistados, y aclaración que fué hecha de la visión por medio del ángel.

 

                   Capítulo 42

 

Estando en oración vi un hombre que tenía los ojos fuera de las órbitas y pendían de los nervios debajo de las mejillas. Tenía orejas de perro y narices de caballo, boca de lobo hambriento, manos de buey muy grande y pies de buitre. Hallábase junto a él una mujer, cuyos cabellos parecían zarzas; tenía los ojos en la nuca, cortadas las orejas y las narices llenas de sarna y lepra; los labios eran como dientes de serpiente, y en la lengua tenía un aguijón venenoso; las manos eran como dos colas de víbora y los pies como dos escorpiones.

 

Viendo esto, y no en sueños, sino muy despierta, dije para mí: ¿Qué será esto? ; y entonces oí una voz muy suave que me consoló de tal modo, que disipó todo mi temor y me dijo: ¿Qué piensas que es lo que estás viendo? Y respondí: No sé si estos que estoy viendo son demonios, o bestias que las crio Dios con esta fiereza, o si serán hombres formados de este modo por Dios. Y me contestó la voz: No son demonios, porque los demonios carecen de cuerpo, y ves que estos lo tienen; ni tampoco son animales, pues descienden de la estirpe de Adán; ni Dios los creó de esta manera; pero el demonio trae estas almas a la presencia de Dios con toda la fealdad y como si tuvieran cuerpo, para que tú puedas entenderlo y verlo. Además, yo te declararé lo que significan en espíritu.

 

Aquellos dos nervios de que colgaban los ojos de aquel hombre, son dos conocimientos que tuvo: uno, con el cual creyó que Dios vivía para siempre, sin tener principio ni fin; otro, con el que creyó que su alma había de vivir para siempre en pena o en gloria. Los dos ojos significan que debían considerar dos cosas: la una, es cómo debió considerar la manera de evitar el pecado; y la otra, cómo valerse para hacer las buenas obras. Le han sacado estos ojos, porque no hizo buenas obras para ir al cielo, ni evitó pecados para escapar del infierno. Tiene también orejas de perro, porque como el perro vuelve la cabeza a cualquiera que lo llama por su nombre aunque no sea su dueño, así éste, sin atender al nombre y honra de Dios, sólo miraba su nombre y honra. Tiene narices de caballo, porque como el caballo huele el estiercol, así éste después de haber pecado, se deleitaba en pensar en el mal que había hecho.

 

Tiene, igualmente, boca de lobo feroz, porque como el lobo no se contenta con hartarse y llenar su vientre del ganado que mata, sino que después de harto, degüella cuantas ovejas encuentra, y las desea tragar; así éste, aunque hubiese poseído todo cuanto veía, todavía ambicionaría lo que oyera que tenían otros. Tiene manos de buey, porque como el buey o el toro, después que ha vencido a su contrario, lo está pisando con la vehemencia del enojo, hasta que le revienta el vientre y le hace pedazos la carne; así éste, cuando estaba lleno de ira, no le importaba quitar la vida a su enemigo, ni que el alma de éste bajase al infierno, ni que su cuerpo padeciera con la muerte. Tiene, por útltimo, pies de buitre, porque como el buitre cuando tiene entre las uñas algo que le es de gusto, lo aprieta con tanta fuerza, que del gran dolor que recibe, se olvida de lo que tenía entre las manos y lo deja caer; así éste, lo injustamente adquirido, trató de retenerlo hasta la muerte, aun cuando le faltaban todas las fuerzas y se veía en la precisión de dejarlo.

 

Los cabellos sirven en la cabeza para ornato de las mujeres, y significan la voluntad y buenos deseos que deben tener de agradar mucho al Ser Supremo, pues estos deseos son los que delante de Dios adornan el alma. Pero porque el deseo de esa mujer fué agradar al mundo más que a Dios, y tiene por cabellos zarzas y espinas. Tiene los ojos en la nuca, porque apartaba los del alma de las cosas que la bondad de Dios le había hecho en criarla, en redimirla y en darle todo lo necesario; pues ella miraba con afán las cosas perecederas del mundo, de las cuales cada día se va uno apartando, hasta que del todo desaparecen de la vista. Tiene la orejas cortadas, porque no se cuidó de oir sermones ni la doctrina evangélica.

 

Las narices están llenas de lepra y sarna, porque como por ellas suele subir el olor suave al cerebro, para que con él se fortifique; así ésta hizo cuanto pudo para fortalecer y regalar su perecedero cuerpo. Los labios parecen dientes de serpiente, y en su lengua hay un aguijón venenoso; porque como la serpiente tiene muy cerrados los dientes para defender el aguijón, no sea que se le rompa por cualquier evento, y sin embargo, la inmundicia corre de su boca a los dientes, porque están muy separados; así ésta, cerró también la boca y no quiso hacer verdadera confesión, por no perder el deleite que tenía en su venenoso pecado, con el cual mató su alma como con un aguijón; y la inmundicia de su pecado aparece no obstante a Dios y a sus santos.

 

Después le dijeron a la Santa: Ya te hablé de un matrimonio que se había realizado contra los estatutos y leyes de la Iglesia, y ahora te quiero acabar de declarar lo que fué de él: Las manos de aquella mujer que parecían colas de víbora y los pies escorpiones, significan que la mujer que se casó en ese matrimonio, era tan desordenada, que con todos sus ademanes y acciones escandalizaba al hombre y lo hería peor que un escorpión.

En aquel mismo instante apareció un negro que tenía en la mano un tridente y en un pie tres agudas uñas, y principió a dar voces y a decir: Oh Juez, ya llegó mi hora: he estado esperando y callado, pero ya es tiempo.

 

Y al punto estando sentado en su tribunal el Juez con innumerable ejército, vi un hombre y una mujer temblando, a quienes dijo el Juez: Aunque todo lo sé, decid qué es lo que hicisteis. Respondió el hombre: Bien sabíamos los impedimentos de la Iglesia para nuestro matrimonio, pero no se nos dió nada de ellos y los despreciamos. Pues no quisisteis seguir al Señor, dijo el Juez, justo es que sintáis la malicia del verdugo. Y al punto el negro les clavó una uña en el corazón y los apretó de suerte, que parecía tenerlos en una prensa.

 

Y dijo el Juez: Mira, alma, lo que merecen aquellos que a sabiendas se apartan de su Creador por la criatura. Y enseguida dijo el mismo Juez a los dos reos: Yo os di un cuerpo donde reunieseis el honor de mis delicias, ¿qué es lo que traéis ahora. No hemos buscado más que los deleites de nuestra carne y nuestro vientre, y así no traemos más que confusión y vergüenza. Pues dales su pago, dijo el Juez al verdugo, y este les clavó a los dos en el vientre la segunda uña con tanta fuerza, que les atravesó todos los intestinos. Mira alma, dijo el Juez a santa Brígida, el pago de los que no guardan mi Santa ley, y en lugar de medicina anhelan el veneno.

 

¿Dondé está, dijo el Juez a los reos, el tesoro que os presté, para lucrarme con él? Pusímoslo debajo de los pies, respondieron ambos, pues buscábamos tesoro de la tierra y no del cielo. Pues dales lo que sabes y debes, dijo el Juez al verdugo, el cual les clavó la tercera uña en los corazones, vientres y pies de ambos, de modo que los hizo un ovillo, y dijo: Señor, ¿adónde he de ir con ellos? No es para ti el subir ni el gozar, respondió el Juez. Al punto desaparecieron dando gemidos el hombre y la mujer. Y dijo el Juez a la Santa: Alégrate, hija, porque estás alejada de tales cosas.

 

 

Palabras de la Virgen María a santa Brígida, manifestándole cuánto se halla dispuesta y pronta a favorecer en sus tres estados respectivos, a las vírgenes, a las casadas y a las viudas, si en ellos aman y sirven a Dios, y se acogen a la Señora con dovoción.

 

                   Capítulo 43

 

Oye tú, dice la Virgen, que de todo corazón ruegas a Dios que tus hijos le agraden. A la verdad, semejante oración es grata a Dios, porque no hay madre que ame a mi Hijo sobre todas las cosas y pida lo mismo para sus hijos, que al punto no esté yo preparada para ayudarle a conseguir su petición.

 

Tampoco hay viuda alguna, que firmemente pida a Dios auxilio para permanecer en la viudez a honra de Dios hasta la muerte, que al momento no esté yo dispuesta para que lleve a cabo su buen deseo; porque también yo fuí como viuda, porque tuve en la tierra un Hijo, que no tuvo padre carnal. Ni hay doncella alguna que desee consagrar a Dios su virginidad hasta la muerte, que no esté yo preparada para defenderla y animarla, porque yo soy la Virgen por excelencia.

 

Y no debes extrañar que te diga esto, pues está escrito que David deseó la hija de Saúl, cuando era doncella. Casóse con la viuda de Nabal. Después tuvo la mujer de Urias, viviendo su marido. Con todo, la concupiscencia de David, fué con gran pecado. Pero la unión espiritual de mi Hijo, que es Señor de David, es sin rastro ni sombra del menor mal. Por consiguiente, así como agradaron corporalmente a David estos tres géneros de vida: la virginidad, la viudez y el matrimonio, de la misma manera agrada espiritualmente a mi Hijo tenerlas en castísima amistad; y así no es de extrañar, que con mi ayuda, incline toda la voluntad de ellas a la de mi Hijo, pues esto es lo que Él mismo desea.

 

 

Excelencia del sacerdocio, cuánto es su poder, y cuán grande es a los ojos de Jesucrísto.

 

                   Capítulo 44

 

Yo soy, esposa mía, dice Jesucristo a santa Brígida, semejante al señor que, después de pelear fielmente en la tierra de su peregrinación, se volvía con gozo a su patria. Tenía este señor un tesoro muy precioso, que con sólo mirarlo, se alegraban los ojos llorosos; los tristes se consolaban, los enfermos sanaban, y los muertos resucitaban; y para guardar este tesoro de una manera decorosa y segura, construyó una magnífica casa de proporcionada altura, con siete escalones para subir a ella y al tesoro.

 

Entregó el señor este tesoro a sus criados para que lo viesen y manejasen, y los custodiasen con mucha fidelidad y limpieza.

Así también, yo soy, añadió Jesucristo, esté señor, que peregrino aparecí con mi Humanidad en la tierra, siendo no obstante poderoso en el cielo y en la tierra según mi Divinidad. Tuve en la tierra tan fuerte lucha, que por la salud de las almas se rompieron los nervios de mis manos y pies, y estando para dejar el mundo y subir al cielo, del que nunca falté, según mi Divinidad, dejé en la tierra un monumento dignísimo, que fué mi santísimo cuerpo, para que como la ley antigua se preciaba de tener el arca con el maná y con las tablas del Testamento, y de otras ceremonias, así el hombre nuevo, gozara y se alegrase con la nueva ley; y no como en otro tiempo con las sombras, sino con la verdad de mi cuerpo crucificado, que se representaba en la misma ley.

 

Y para que mi cuerpo estuviese con gloria y honor, construí la casa de la santa Iglesia, donde fuese tratado y conservado, y a los sacerdotes los instituí por sus especiales custodios, los cuales en cierta manera son superiores en dignidad a los ángeles, porque al Señor que los mismos ángeles temen llegar con reverencia, los sacerdotes lo tratan con sus manos y lo reciben con su boca.

 

Honré a los sacerdotes con siete excelencias y honores, como con siete grados. Por el primer grado y excelencia deben ser especiales capitanes y amigos míos por la limpieza de alma y cuerpo, porque la limpieza es el primer puesto para llegar a Dios, a quien no debe tocar cosa alguna que esté manchada; pues si a los sacerdotes de la ley antigua se les permitía vivir con sus mujeres, cuando no estaban de servicio en el templo, no fué esto extraño, porque llevaban la cáscara, no la substancia, mas en la ley nueva, con la venida de la verdad, huyó la sombra y figura, y es necesario que haya tanta más pureza, cuanto más dulce es la substancia interior que la cáscara. Y en señal de esta continencia mandé que se cortasen los cabellos, a fin de que el placer superfluo no dominase en el alma o en la carne.

 

Por el segundo grado y excelencia, están constituidos los sacerdotes como varones angélicos, dotados de la mayor humildad, porque con la humildad de alma y cuerpo se entra en el cielo y se vence la soberbia del demonio; y en señal de este grado se hallan autorizados los sacerdotes para espeler los demonios, porque el hombre humilde es elevado hasta el cielo, de donde por su sabiduría cayó el orgulloso demonio.

 

Por el tercer grado se hallan elevados los sacerdotes como discípulos de Dios, para leer constantemente las Sagradas Escrituras; y por esto les entregó en su día el obispo un libro, como al soldado se le da la espada, para que sepan lo que deben hacer y procuren aplacar la ira de Dios para con su pueblo, por medio de la continua meditación y enseñanza.

 

Por la cuarta excelencia y grado, son los sacerdotes custodios del templo de Dios y exploradores de las almas, a quienes entregó el obispo las llaves del templo, para que sean cuidadosos de la salvación de sus hermanos y los animen, así de palabra como con ejemplos, y estimulen a mayor perfección a los débiles.

Por la quinta excelencia, mis sacerdotes administran y cuidan del altar, y desprecian todas las cosas del mundo, a fin de que mientras sirven al altar, vivan del altar y no se ocupen en nada de la tierra, sino en lo que corresponde a su alta dignidad y cargo.

 

Por la sexta excelencia y cargo, son los sacerdotes, mis Apóstoles para predicar la verdad evangélica, y conformar sus costumbres con su doctrina y palabras.

Por el séptimo grado y excelencia, son los sacerdotes, mediadores entre Dios y los hombres, ofreciendo el sacrificio de mi Cuerpo y Sangre, en cuyo oficio los sacerdotes son, en cierto modo, superiores en dignidad y grandeza a los mismos ángeles.

Yo le enseñé en el monte a Moisés, las vestiduras que habían de usar los sacerdotes de la ley, no porque haya nada material en la celestial habitación de Dios, sino porque las cosas espirituales, se comprenden mejor por semejanzas corporales; y así, mostré lo espiritual por lo corporal, para que sepan los hombres, cuánta reverencia y pureza necesitan los que tratan ahora la misma verdad, que es mi Cuerpo, si tanta reverencia y pureza tenían los que trataban la sombra y figura.

 

Mas, ¿para qué mostré a Moisés tanta hermosura de los vestidos materiales, sino para enseñar y significar por ellos los ornatos y hermosura del alma? Pues al modo que las vestiduras del sacerdote son siete, así también deben ser siete las virtudes del alma, que llega a consagrar y recibir el cuerpo de Dios, y sin ellas, es de temer la condenación. La primera es contrición y confesión de los pecados; la segunda es amor a Dios y a la castidad; la tercera es trabajar por la honra de Dios, y tener paciencia en las adversidades; la cuarta es no atender a las alabanzas o vituperios de los hombres, sino solamente a la honra de Dios; la quinta es continencia con verdadera humildad; la sexta es meditar los beneficios de Dios, y temer sus castigos; la séptima es amar a Dios sobre todas las cosas, y perseverar en las buenas obras comenzadas.

 

Pero puedes preguntarme: ¿qué ha de hacer el sacerdote, si no tiene parroquia, porque no es cura? A lo cual te respondo, que el sacerdote que desea aprovechar a todos, y predicar por amor de Dios, tiene una parroquia tan grande, como si tuviese todo el mundo, porque si pudiera hablar a todo él, no economizaría su trabajo, Así, pues, el buen deseo se le cuenta como trabajo, porque muchas veces, a causa de la ingratitud de los hombres, dispensa Dios a sus escogidos el trabajo de predicar; pero éstos no pierden la recompensa debida a su buen deseo.

 

En verdad te digo, hija, que es grande la dignidad del sacerdote, porque es ángel del Señor, y mediador entre Dios y los hombres; y aun excede a los ángeles, porque toca al mismo Dios incomprensible, y en sus manos se juntan las cosas de la tierra con las del cielo.

 

 

Real presencia de Jesucristo en el Santísimo Sacramento del altar.

 

                   Capítulo 45

 

Viendo santa Brígida alzar el Santísimo Sacramento, se le apareció un demonio muy feo, y le dijo: ¿Crees tú, que esa cortecita de pan es Dios? Mucho tiempo hace, que estaría consumido, aunque hubiese sido el mayor de los montes. No creyó semejante cosa, ninguno de los sabios judíos, a quienes Dios comunicó su sabiduría.

Apareciósele enseguida el ángel bueno y le dijo: Hija, no respondas al necio según su necedad, pues el que se te ha aparecido es el padre de la mentira; pero disponte, porque ya está cerca nuestro esposo.

Y en esto aparecióse nuestro Señor Jesucristo y dijo al demonio: ¿Por qué inquietas a esta hija y esposa mía? Llámola hija, porque la crié; y es mi esposa porque la redimí y la junte conmigo por mi amor.

 

Hablo, dijo el demonio, porque tengo de ti permiso para ello, y deseando que se resfríe en tu servicio.

Dime, demonio, le dice el Señor, cuando la vara se convirtió en serpiente, ¿se verificó esto por orden de Moisés, o por mandato de Dios, o porque Moisés fué santo, o porque así lo dispuso la palabra de Dios?

¿Quién era Moisés, respondió el demonio, sino un hombre flaco por sí, aunque justo por Dios, con cuya palabra mandada y proferida por Dios, la vara se convirtió en serpiente, por mandato de Dios, y siendo Moisés un ministro obediente? Porque antes del mandato y palabra de Dios, la vara era vara; mas cuando Dios lo ordenó, la vara se convirtió en verdadera serpiente, de tal modo, que hasta se llenó de terror el mismo Moisés.

 

De este manera, esposa mía, dijo el Señor a santa Brígida, sucede en el altar; pues antes de las palabras de la consagración, la hostia puesta en el altar es pan; pero dichas por el sacerdote las palabras: Este es mi cuerpo, se hace Cuerpo de Jesucristo, el cual toman en sus manos y reciben, así los buenos como los malos, así uno como mil, con la misma verdad, pero no con el mismo efecto; porque a los buenos les sirve para su salvación, y a los malos para su condención.

 

Tocante a lo que el diablo dijo de que ningún sabio de los judíos creyó esto, te respondo que los infelices están como los que han perdido los dos ojos; y carecen de ambos pies espirituales, por lo cual son ignorantes, y lo serán hasta que se reconozcan. Por esto no hay que extrañar que el demonio ciegue y endurezca sus corazones y les persuada cosas impúdicas, y las que son contra la fe.

Por tanto, siempre que se te viniere a la mente algún pensamiento de esa clase acerca de mi Cuerpo, refiérelo a tus amigos espirituales, y permanece firme en la fe, teniendo por ciertísimo que este Cuerpo mío que tomé de la Virgen mi Madre, y fué crucificado y ahora reina en el cielo, este mismo está en el altar, y lo reciben buenos y malos.

Y como me aparecí en forma extraña a mis discípulos que iban a Emmaus, siendo no obstante verdadero Dios y verdadero hombre, y como entré donde estaban mis discípulos con las puertas cerradas; del mismo modo me muestro en una forma extraña a los sacerdotes, para que tenga mérito su fe y se haga más patente la ingratitud de los hombres.

 

Mas no hay que admirarse de esto, porque yo soy ahora el mismo que con terribles señales manifesté el poder de mi divinidad, y sin embargo, dijeron entonces los hombres: Hagamos dioses que nos dirijan. Yo también manifesté a los judíos mi verdadera Humanidad, y la crucificaron. Cada día estoy en el altar, y dicen los malos: Náuseas y tentación nos causa este manjar.

¿Qué mayor ingratitud puede haber que querer comprender a Dios por la razón, y atreverse a juzgar los ocultos juicios y misterios que tiene encerrados en su propia mano? Así, pues, con un efecto invisible y con forma visible quiero manifestar a los ignorantes y a los humildes, qué sea la forma visible del pan sin pan y sin substancia, ó por qué sufro en mi cuerpo tan indignos y tan indecorosos tratamientos, para ensalzar a los humildes y confundir a los soberbios.

 

 

Admirable sobre el Santísimo Sacramento. Digna de leerse muchas veces.

 

                   Capítulo 46

 

Apareciósele a la Santa un demonio con mucho vientre, y díjole: ¿Qué crees tú, mujer, y qué motivos tienes para pensar cosas grandes? Yo también sé muchas cosas, y te quiero probar mis dichos con la luz de la razón, mas antes te aconsejo que no pienses cosas increibles, y que des crédito a tus sentidos. ¿No ves con tus propios ojos, y no oyes con tus oídos corporales, el sonido del romper la hostia del pan material? No has visto escupirla, cogerla con las manos, arrojarla indecorosamente al suelo, y hacer con ella muchos desacatos, que yo no toleraría se hiciesen conmigo? Y si aún fuera posible que Dios estuviese en la boca del justo, ¿cómo ha de descender hasta los injustos, cuya avaricia no conoce término ni medida?

 

Señor mío Jesucristo, dijo la santa al Señor, que se le apareció en el momento en que terminó la tentación, os doy gracias por todas vuestras mercedes, y en particular, por tres. La primera, porque vestís mi alma, inspirándome dolor y contrición, con la cual se perdonan todos mis pecados, por grandes que sean; la segunda, porque sustentáis mi alma, infundiéndole vuestro amor y la memoria de vuestra Pasión, con la que se deleita como con un suavísimo manjar; y la tercera, porque consoláis a todos los que en la tribulación os invocan. Tened, Señor, misericordia de mí, y ayudad mi fe; porque aunque soy digna de ser entregada a las ilusiones del demonio, creo, no obstante, que sin vuestro permiso no puede él nada, ni tampoco se lo permitís sin dar algún consuelo al tentado.

 

Entonces dijo Jesucristo al demonio: ¿Por qué hablas a esta nueva esposa mía? Y respondió el demonio: Porque la tuve en mis redes, y todavía espero volverla a coger en ellas. Me estaba obligada, cuando consintiendo conmigo, me agradó a mí más, y quiso más seguir mis consejos, que a ti que eres su Creador. Aceché todos sus pasos, y los conservo en la memoria.

Luego tú eres negociante y explorador de todos los camínos?, le dijo Jesucristo. Lo soy, respondió el demonio, pero en las tinieblas, porque me has dejado sin luz.

 

¿Cuándo viste y cuándo te quedaste en las tineblas?, le preguntó Jesucristo.

Vi, contestó el demonio, cuando me creaste hermosísimo; mas porque incautamente me arrojé sobre tu esplendor, quedé de él ciego como un basilisco. Te vi cuando envidiaba tu hermosura; te vi en mi conciencia, y te conocí cuando me arrojaste del cielo; te vi también, cuando tomaste carne, e hice lo que me permitiste; te conocí, cuando al resucitar, me despojaste de los cautivos; y cada día conozco tu poder, con que haces burla de mí y me avergüenzas.

Pues si sabes la verdad de mi poder, y quién soy yo, dice el Señor, ¿por qué mientes a mis escogidos? ¿No dije yo, que el que come mi carne, vivirá para siempre? Y tú, dices que es mentira, y que nadie come mi carne. En este caso, mi pueblo sería más idólatra que los que adoran piedras y maderos.

 

Ahora, aunque todo lo sé, respóndeme, para que ésta lo oiga, que no puede entender, sino por semejanza, las cosas espirituales. Tomás, mi Apóstol, me tóco y palpó después de mi resurrección. ¿Era espiritual lo que tocaba, o corporal? Si era corporal, ¿cómo había entrado, estando las puertas cerradas? Y si era espiritual, ¿cómo pudo ver con los ojos corporales?

Fuerte cosa es, respondió el demonio, tener uno que hablar donde es sospechoso a todos, y a la fuerza se ve obligado a decir la verdad. Pero precisado por tu mandato, digo; que cuando resucitaste, eras espiritual y corporal; y así, por la eterna virtud de tu Divinidad, y por la espiritual prerrogativa de la carne glorificada, entras y puedes estar donde quieras.

 

¿Cuando la vara de Moisés se convirtió en serpiente, volvió el Señor a decirle, era verdadera serpiente por dentro y fuera, ó sólo una figura y semejanza de serpiente? ¿Aquellas espuertas de pan ó fragmentos de panes, que recogieron mis discípulos, era verdadero pan, o sólo semejanza de panes?

Todo la vara, respondió el demonio, se convirtió en verdadera serpiente, y todo lo que había en las espuertas era verdadero pan, y todo eso lo hizo tu poder.

Y por ventura, ¿me será a mí ahora más dificultoso que entonces, dijo Jesucristo, hacer milagros iguales a aquellos, o mayores, si así es mi voluntad? Y puesto que la carne glorificada pudo entrar entonces donde estaban los apóstoles con las puertas cerradas, ¿por qué no puede estar ahora en manos de los sacerdotes?

 

¿Acaso le cuesta algún trabajo a mi divinidad juntar lo alto con lo bajo, las cosas del cielo con las de la tierra? No por cierto; sino que al fin tú eres el padre de la mentira; pero si tu malicia es grande, mayor es el amor que yo tengo y tendré siempre a los hombres. Y aunque pareciera que uno quemaba ese Santísimo Sacramento, y otro lo pisara, yo sólo conozco la fe que tienen todos y dispongo todas las cosas con medida y paciencia: y de lo que es nada hago alguna cosa, y de lo invisible, lo visible, y en la señal y forma presento una cosa a la vista, que en realidad es otra cosa distinta de lo que aparece ser.

Cada día estoy yo expirimentado esa verdad, contestó el demonio, cuando se apartan de mí mis amigos, y se hacen amigos tuyos. ¿Qué más quieres que te diga? Si a mí me dejasen a mis anchas, bien manifiesto con mi voluntad lo que haría de positivo, si me lo permitiesen.

 

Crees tú, hija, dijo entonces el Señor a la Santa, que yo soy Jesucristo, reparador y no destruidor de la vida; yo soy verdadero y la verdad misma, y no mentiroso, y mi potestad es eterna, y sin ella nada hubo ni nada habrá. Y es tan cierto que estoy en las manos del sacerdote, que aun cuando este mismo sacerdote dudara, no obstante, por las palabras que establecí y dije, por estas palabras que yo mismo y personalmente hablé, estoy verdaderamente en sus manos y todo el que me recibe, recibe mi Divinidad y mi Humanidad, y la forma de pan.

 

¿Qué es, pues, Dios, sino vida y dulzura, luz esplendente, bondad deleitatable, justicia que juzga y misericordia que salva? ¿Qué es mi humanidad, sino una carne sutilísima, la unión de Dios con el hombre, y cabeza de todos los cristianos? Luego todo el que cree en Dios y recibe su cuerpo, recibe también la divinidad, porque recibe la vida; y recibe también la humanidad, con que se juntan Dios y el hombre, recibe igualmente la forma de pan, pues bajo otra forma ha de ser recibido el que hallándose allí real y verdaderamente como está en los cielos, oculta su forma para probar la fe.

 

El malo recibe igualmente la misma divinidad, pero juzgadora, no deleitable; recibe también la humanidad, pero menos agradable con él, recibe asimismo la forma de pan, porque bajo la forma que se ve, recibe la verdad que está oculta, mas no recibe la suavidad dulcificadora; porque así que me aproximare a sus labios y boca, después de terminar espiritualmente el sacrificio, me aparto con mi divinidad y humanidad, y le queda sólo la memoria y forma de pan. Y no acontece esto, porque no éste yo allí en realidad presente, así con los malos como con los buenos, a causa de la institución del Sacramento, sino porque no consiguen igual efecto los buenos y los malos.

 

Finalmente, en el mismo sacrificio se presenta al hombre la vida, esto es, el mismo Dios, y se da también esta vida; más no permanece con los malos, porque no dejan el mal, y así sólo queda a sus sentidos la forma de pan. Y no porque aquella forma de pan, que estuvo antes bajo la substancia de pan, se les convierta en algo efectivo, sino porque cuando la reciben, nada piensan y quedan como si viesen y sintieran solamente la forma y substancia de pan y vino; al modo que si entrase en casa de alguno un señor poderoso, y después se recordara su figura, pero sin hacer caso de su bondad presente, y se le despreciase.

 

 

Doctrina de la Virgen María sobre la utilidad de las tribulaciones, a ejemplo de su divino Hijo.

 

                   Capítulo 47

 

Mi hijo, dice la Virgen a santa Brígida, es como aquel pobre labrador que no teniendo buey ni jumento, acarrea desde el monte la leña y otras cosas que le son necesarias encima de sus hombros, y entre la leña que traía, venían unas varas que servían para castigar a un hijo suyo desobediente, y para calentar a los fríos. De la misma manera mi Hijo, siendo Señor y Creador de todas las cosas, se hizo muy pobre, para enriquecerlos a todos, no con riquezas perecedernas sino eternas, y llevando sobre sus hombros el gravísimo peso de la cruz, purgó y borró con su sangre los pecados de todos.

 

Pero entre otras cosas que hizo, escogió varones virtuosos, por medio de los cuales, y con la cooperación del Espíritu Santo, se encendiesen en amor de Dios los corazones de muchos, y se manifestase el camino de la verdad. Eligió también varas, que son los amigos y seguidores del mundo, por medio de los cuales son castigados los hijos y amigos de Dios, para su enseñanza y purificación, y para que sean más cautos y reciban mayor corona.

 

Sirven igualmente las varas para estimular a los hijos fríos, y Dios también se anima con el calor de ellos: porque cuando los mundanos afligen a los amigos de Dios y a los que solamente aman a Dios por temor de la pena, los que han sido atribulados se convierten con mayor fervor a Dios, considerando la vanidad del mundo; y el Señor compadeciéndose de su tribulación les envía su amor y consuelo.

Mas ¿qué se hará con las varas después de castigados los hijos? Se arrojarán al fuego, para que se quemen; porque Dios no desprecia a su pueblo, cuando lo entrega en manos de los impíos; sino que como el padre enseña al hijo, así para coronar a los suyos, se vale Dios de la malicia de los impíos.

 

 

Importancia y crecido mérito de los predicadores que trabajan en la viña del Señor.

 

                   Capítulo 48

 

Has de ser, hija mía, dice la Virgen, como un vaso vacío y dispuesto para ser llenado, que ni sea tan ancho de boca, que se derrame lo que se le eche, ni tan hondo, que no tenga suelo. Este vaso es tu cuerpo, el cual está vacío, cuando carece del apetito del placer. Será, pues, moderadamente ancho, cuando es afligido con discreción en la carne, de tal suerte, que el alma esté dispuesta para entender las cosas espirituales, y el cuerpo con fuerzas para trabajar. Está el vaso sin suelo, cuando no se reprime y pone a raya la carne con alguna abstinencia, sino que se le da todo lo que desea.

 

¿No advertiste aquella palabra poco cuerda que dijo ese siervo mío? ¿Para qué he de meterme yo a hablar, dijo, ni a corregir a nadie? Semejantes palabras no son propias de un siervo de Dios, pues todo el que oye y sabe la verdad, es reo si se la calla, a no ser que enteramente conozca que va a ser menospreciado.

Y para que lo entiendas mejor, te pondré un ejemplo. Había cierto señor que tenía un fuerte castillo en el cual se encontraban cosas buenas: un manjar incorruptible que quitaba toda hambre, un agua saludable que apagaba toda sed, un suavísimo olor que desvanceía todas las cosas venenosas, y las armas necesarias para vencer a todos los enemigos.

 

Estando el señor distraido con otras cosas, fué sitiado su castillo, y así que lo supo, le dijo a su pregonero: Ve y clama en alta voz a mis soldados: Yo, que soy el señor del castillo, quiero librarlo: todo el que de buena voluntad me siguiere, será igual conmigo en gloria y en honor, y al que muriere en la batalla, lo resucitaré a una vida que no tiene defecto ni congoja alguna, y le daré honor permanente y completa abundancia. Aquel criado clamó según la orden de su señor, pero fué poco cuidadoso en dar voces, hasta tal punto que no le oyó un soldado muy valeroso, y por esto no fué a la guerra. ¿Qué hará el señor con este soldado que de buena gana quiso trabajar pero no oyó la voz del pregonero? Será remunerado según su voluntad, y no quedará sin castigo el perezoso pregonero.

 

Este castillo fuerte es la santa Iglesia; fundada con la sangre de mi Hijo, en la cual están: su cuerpo que desvanece toda hambre, el agua de la sabiduría evangélica, el suave olor de los ejemplos de sus santos y las armas de su Pasión. Este castillo se halla en el día sitiado por los enemigos. Luego para que los enemigos de Dios se disminuyan, no deben cansarse sus amigos, pues la remuneración no será temporal, sino aquella que no conoce término.

 

 

Palabras de la Virgen María a santa Brígida, enseñándole que no tanto daña la posesión de las riquezas, cuanto el vicioso apego y afición a ellas.

 

                   Capítulo 49

 

Que daño le viene a uno, dice la Virgen, si le pinchan con un alfiler o hierro sólo en la ropa sin llegar al cuerpo? Ninguno por cierto. Pues tampoco dañan los bienes temporales poseidos con cordura, si el afecto de poseerlos no fuere desordenado. Observa, pues, tu corazón, para que la intención sea buena, porque por medio de ti deben propagarse a otros estas palabras de Dios. Porque como la compuerta del molino detiene el agua, y cuando es necesario, alzándola da el agua que conviene, así debes hacer cuidadosamente en las acometidas de varios pensamientos y tentaciones, a fin de que deseches todo lo que fuere vano y del mundo, y tengas siempre presentes las cosas de Dios, según está escrito, que las aguas de abajo corrían, y las de arriba esteban como un muro. Las aguas de abajo son los pensamientos de la carne y codicias inútiles, las cuales deben dejarse correr sin fijar la atención ni desearlas; y las aguas de arriba son las inspiraciones de Dios y las palabras de los Santos, que han de ser en tu corazón firmes como una muralla, para que con ninguna tentación se aparten de él.

 

 

Dice Nuestro Señor Jesucristo a santa Brígida cómo todo se plega a su voluntad, menos el alma del pecador.

 

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti