S?bado, 13 de marzo de 2010
LA ASTROLOGÍA ¿ES RAZONABLE CREER EN SUS VATICINIOS?

Es interesante conocer que hay más de 10.000 personas trabajando a tiempo completo en Astrología en los Estados Unidos y unas 200.000 personas trabajando a tiempo parcial (tomado del libro “Fuerzas Psíquicas” - Psychic Forces de John Weldon y Clifford Wilson). En el año 3.000 a.C. los babilonios tomaban la astrología como un asunto serio. Los antiguos creían que el poder de las constelaciones afectaban las vidas de los humanos. Los zodíacos griegos primitivos tenían trece signos incluyendo las Pléyades.

La astrología contemporánea utiliza doce constelaciones que son conocidas como el zodíaco. Ellas son Aries el Carnero, Tauro el Toro, Géminis los gemelos, Cáncer el Cangrejo, Leo el León, Virgo la Doncella, Libra la Balanza, Escorpio el Escorpión, Sagitario el Arquero, Capricornio el Macho Cabrío, Acuario el que carga el Agua y Piscis el Pez.

Existen dos escuelas principales en astrología, la “Astrología Sideral” que trata con las constelaciones en la cual el sol esta ubicado al momento del nacimiento, y la “Astrología Tropical” que maneja zonas de treinta grados de longitud del zodíaco o secciones. Las más recientes secciones de astrología tropical se desarrollaron por conveniencia debido a que “constelaciones como Virgo que van más allá de los 30 grados asignados, y Libra que ocupa solamente la mitad de su área asignada, crearon una situación en las cuales figuras místicas quedarían colgando en todas partes, y alguien tenía que trazar la ´línea´. Algunas constelaciones están escasamente dentro de los tradicionales anchos de banda de 16 grados del zodíaco, mientras que el “hombre-matando-la-serpiente o dragón” está en el zodíaco pero no es utilizado” (Citando el Libro “Film-Flam” de James Rani, Capítulo 4 “Hacia el aire (Into the Air), Juniro Birdmem&rdquoGui?o.

Algunos de los principales argumentos en contra de la validez de la astrología “Sideral” y “Tropical” incluyen los siguientes aspectos:

  1. Dentro de la profesión de Astrología, astrología “Sideral” y “Tropical” se contradicen una a la otra.
  2. Existen doscientos cincuenta billones de estrellas en nuestra propia galaxia y más de cien billones galaxias girando en el espacio. Por lo cual hay 25,000,000,000,000,0000,0000,0000 de estrellas en el espacio que pueden moldear la personalidad de alguien, afectar sus gustos y rechazos, predeterminar su personalidad, su dirección en la vida … Eso es lo que la Astrología quiere hacernos creer.
  3. Debido a su distancia en años luz vemos la luz de algunas estrellas que ya no existen. Pudieron haber hecho implosión o explotado hace miles de años, sino hace millones de años. ¿Acaso es justo decir que una de esas estrellas puede determinar la personalidad de alguien al momento de su nacimiento?
  4. Con relación a la astrología, cada persona es influenciada por una amplia variedad de signos pero principalmente por el signo de su nacimiento y su ascendente, el signo que se levantaba en el horizonte occidental al momento del nacimiento. También existen los signos lunares para cada quien, los signos para su carrera, y varios signos para su casa. En otras palabras, un ser humano es una amalgama de todos los signos del zodíaco.
  5. Diferentes revistas astrológicas muestran diferentes horóscopos para el mismo signo en el mismo día. No hay consistencia en el campo de la astrología.
  6. ¿Por qué habría de prevalecer un signo al momento del nacimiento? ¿Por qué no el signo al momento de la concepción?
  7. Pareciera que el cuerpo del médico que atiende al nacimiento ejerce mayor influencia gravitacional en el bebé que está naciendo que lo que hace el campo gravitacional completo del planeta Marte (James Randi op.cit.).
  8. Los astrónomos nos dicen que las constelaciones se han desplazado de su lugar donde estaban hace 2.000 años. Cada signo se ha desplazado con relación a la tierra treinta grados hacia el oriente. ¡En vez de ser un Acuario a lo mejor usted puede ser un Capricornio!


La Biblia nos advierte en Deuteronomio 4:19 “De lo contrario, cuando levanten los ojos y vean todo el ejército del cielo - es decir, el sol, la luna y las estrellas -, pueden sentirse tentados a postrarse ante ellos y adorarlos. Estos astros los ha designado el Señor y Dios de ustedes como dioses de todas las naciones que están debajo del cielo”. En Deuteronomio 17:2-3 “Puede ser que algún hombre o mujer entre los tuyos, habitante de una de las ciudades que el Señor tu Dios te dará, se le sorprenda haciendo lo malo a los ojos de Dios. Tal persona habrá violado el pacto y desobedecido mi orden, al adorar a otros dioses e inclinarse ante ellos o ante el sol, la luna o las estrellas del cielo”.

Adorar al sol o la luna es lo mismo que hacerse dependiente de ellos y volverse hacia ellos para guía y dirección, después de todo si usted cree en la astrología también cree que los cuerpos celestiales dirigen su vida.

Este autor conoce de un gurú oriental que tenía a sus seguidores que por una buena suma de dinero obtenía cuadros astrológicos de sus astrólogos residentes. Si los cuadros astrológicos no eran favorables, usted podía pagar sumas adicionales de dinero al gurú para un ajuste “kármico”. Al gurú por supuesto le había ido muy bien y nunca tuvo falta de seguidores dispuestos a dar de su dinero.

La raíz de la astrología es que falla en proporcionar análisis razonados. ¿Porque crear preocupaciones innecesarias y aprehensiones de un sistema de creencias que falla en cumplir las pruebas de sentido común? ¿Por qué crear falsas expectativas?

Fdo. Cristóbal Aguilar.




Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por Mariaeliza
Mi?rcoles, 17 de marzo de 2010 | 14:39
Es cierto que hay personas de muy mala fe que practican la astrolog?a con el fin de crear falsas expectativas en los creyentes... yo suelo consultar http://bit.ly/TWOoC es una pagina de coach astrol?gico en donde ofrecen recomendaciones sin cobrar un peso
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti