S?bado, 13 de marzo de 2010
ORACIÓN POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO

María, Reina del Purgatorio: te ruego por aquellas almas que han de
salir más pronto de aquel lugar de sufrimientos, para que cuanto
antes vayan a cantar en tu compañía las eternas misericordias del
Señor.
Dios te salve María...

Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.
Así sea.

María, Reina del Purgatorio: te ruego de una manera especial por
aquellas almas que han de estar más tiempo padeciendo y satisfaciendo
a la divina Justicia. Ten compasión de ellas, ya que no pueden
merecer sino sólo padecer; abrevia sus penas y derrama sobre estas
almas el bálsamo de tu consuelo.
Dios te salve María...

Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.
Así sea.

María, Reina del Purgatorio: te ruego de modo especial por aquellas
almas que más padecen. Es verdad que todas sufren con resignación,
pero sus penas son atroces y no podemos imaginarlas siquiera.
Intercede Madre nuestra por ellas, y Dios escuchará tu oración.
Dios te salve María...

Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.
Así sea.

Virgen Santísima, te pido que, así como me acuerdo de las benditas
ánimas del Purgatorio, se acuerden de mí los demás, si he de ir allá
a satisfacer por mis pecados. En ti, Madre mía, pongo toda mi
confianza de hijo, y sé que no he de quedar defraudado.

Amén.

María, Reina del Purgatorio: te ruego por aquellas almas que han de
salir más pronto de aquel lugar de sufrimientos, para que cuanto
antes vayan a cantar en tu compañía las eternas misericordias del
Señor.
Dios te salve María...

Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.
Así sea.

María, Reina del Purgatorio: te ruego de una manera especial por
aquellas almas que han de estar más tiempo padeciendo y satisfaciendo
a la divina Justicia. Ten compasión de ellas, ya que no pueden
merecer sino sólo padecer; abrevia sus penas y derrama sobre estas
almas el bálsamo de tu consuelo.
Dios te salve María...

Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.
Así sea.

María, Reina del Purgatorio: te ruego de modo especial por aquellas
almas que más padecen. Es verdad que todas sufren con resignación,
pero sus penas son atroces y no podemos imaginarlas siquiera.
Intercede Madre nuestra por ellas, y Dios escuchará tu oración.
Dios te salve María...

Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.
Así sea.

Virgen Santísima, te pido que, así como me acuerdo de las benditas
ánimas del Purgatorio, se acuerden de mí los demás, si he de ir allá
a satisfacer por mis pecados. En ti, Madre mía, pongo toda mi
confianza de hijo, y sé que no he de quedar defraudado.

Amén.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti