Martes, 02 de marzo de 2010
APARICIONES DE LA VÍRGEN EN ARGENTINA - NTRA. SRA. DE SAN NÍCOLAS

La Virgen María se aparece a una sencilla mujer de una ciudad del interior de la Argentina, en medio de una sucesión de hechos místicos que se produjeron a su alrededor: Muchos Santos Rosarios empezaron a iluminarse en los hogares de los habitantes de San Nicolás, anticipando lo que en forma inminente iba a ocurrir allí.

Gladys Quiroga de Motta ve por primera vez a nuestra Madre Celestial el 25 de setiembre de 1983. Los mensajes se suceden a partir de entonces en cantidad, a través de las apariciones diarias. La Iglesia toma intervención inicialmente con gran cautela, para luego apoyar el crecimiento de la obra de María, ante las evidencias manifestadas.

El rezo del Santo Rosario se multiplica a partir del pedido celestial de oración, mientras las multitudes empiezan a acudir en forma creciente al lugar.

Gladys sufre los estigmas de la pasión, que son corroborados médicamente, siempre bajo la supervisión y tutela de los sacerdotes. Ella mantiene su obediencia a la Iglesia en todo momento, a pesar de las duras pruebas que tuvo que enfrentar, dentro del lógico proceso de estudio de los hechos allí manifestados.

María señala a la vidente una imagen de madera de la Virgen del Rosario, que estaba guardada desde hace años en el campanario de la Catedral de San Nicolás, y pide que se la restaure y venere allí, bajo la advocación de “Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás”. Para sorpresa de los sacerdotes, allí encontraron arrumbada a la imagen de María con el niño en sus brazos, como esperando ser rescatada. También nuestra Madre Celestial pide se acuñe una medalla, la cual es entregada gratuitamente a los cientos de miles de asistentes al lugar.

Los Mensajes contienen un permanente pedido de conversión, oración del Santo Rosario, regreso a los Sacramentos de la Confesión y la Eucaristía. También María advierte sobre la importancia de convertirse mientras cada alma aún tiene tiempo, ya que sólo Dios conoce cuándo y cómo seremos llamados a rendir cuentas ante Su Presencia.

La Virgen señala mediante un rayo de luz un lugar junto al Río Paraná (llamado "El Campito"), para que se construya un Santuario, que ella misma diseña a través de los mensajes entregados a la vidente. Se levanta entonces un colosal Templo (que aún no ha sido culminado) exactamente en el lugar señalado por la Reina del Cielo, como centro de veneración a María, verdadera intercesora y camino perfecto para llegar a Su Hijo, Jesús.

El lugar es visitado en forma permanente en peregrinación, con mayor afluencia de fieles los días 25 de cada mes, y mediante una gran multitud que se concentra los días 25 de setiembre de cada año, en el aniversario  de la aparición.

Enorme cantidad de hechos místicos les son regalados a muchos de los asistentes, principalmente mediante la masiva iluminación de Rosarios, el perfume a rosas, y el milagro del sol, tal cual ocurre en otros lugares donde el Cielo se manifiesta en toda su elocuencia.

Así como en Medjugorje, María vino a San Nicolás a traer un pedido apremiante de oración del Santo Rosario, que es la cadena con la que Ella atará al demonio. Las multitudes que acuden ante su llamado, la multiplicación de hechos místicos, las conversiones, la vuelta a la Eucaristía, son los resultados del esfuerzo celestial en llamarnos a entregarnos totalmente a la Voluntad de Dios. Abandonar nuestro interés personal en nuestras acciones cotidianas, reemplazándolo por obrar en beneficio del interés de Dios, es el resumen del mayor logro que Dios nos pide a cambio de regalarnos su Presencia.

Los hechos místicos son como adornos que Dios les pone a los videntes y a los lugares sagrados, para llamar nuestra atención. Son regalos del Cielo!. Pero no debemos confundir los regalos con la sustancia de la que está hecha nuestra conversión: ésta se manifiesta con las obras, el amor puesto de manifiesto cada día, la justicia, la verdad, la lucha por la difusión de la obra de Cristo, el trabajar, orar y amar.

¿El momento?

Durante las década de 1980 se incrementaron las manifestaciones de María orientadas a lograr conversiones masivas. Son hechos místicos que mueven a multitudes, donde el pedido de oración y conversión es el denominador común, casi como un llamado apremiante. También la lluvia de hechos místicos sobre las multitudes caracterizan a estas apariciones, casi como un esfuerzo del Cielo en mostrar y testimoniar Su Presencia.

¡Es la infantería del ejército Celestial!. Se mueven multitudes, se arrastra a masas de fieles a unirse al ejército de María, nuestra Capitana en la lucha contra Satanás. El paralelo entre Medjugorje, San Nicolás y Betania (Venezuela) es muy elocuente, habla a las claras del interés Celestial de reunir rápidamente a un grupo de fieles preparados para formar el ejército fiel.

¿El lugar?

San Nicolás de los Arroyos se ubica junto al Río Paraná, al norte de la Provincia de Buenos Aires, a 250 kilómetros de la capital de la República Argentina, Buenos Aires. María prefiere muchas veces estar cerca del agua, símbolo de purificación!.

San Nicolás sufría en ese momento una crisis social sin precedentes, ya que la enorme mayoría del pueblo vivía directa o indirectamente de una planta siderúrgica que allí funcionaba. A partir de los años ´90, una crisis de ésta generó una enorme suba del desempleo en el lugar, lo que empujó a mucha gente a la oración y la entrega de sus dificultades a Dios. En medio de esta enorme crisis social quiso Dios que Su Madre siembre la semilla que convierta al pueblo argentino.

Nunca existen coincidencias en la obra de Dios, ya que TODO es obra de Su voluntad. Incluso la existencia del mal lo es, ya que Él lo PERMITE, dejándonos el libre albedrío de decidir si debemos entregarnos a las cosas vanas del mundo, o ganarnos la entrada al Reino de los Cielos.

Todo engarza como un enorme rompecabezas, que los hombres sencillamente no podemos decodificar. Sólo debemos poner nuestro esfuerzo en el presente, ya que el pasado se fue, y al futuro sólo Dios lo puede realizar. Vivir el presente, donde nos toque vivirlo, y como Dios quiera que lo vivamos, es una gran clave de crecimiento espiritual y de fe.

¿La vidente?

Gladys Motta es una mujer humilde y sencilla que antes de las apariciones había sufrido mucho debido a su mala salud, habiendo soportado una serie de intervenciones quirúrgicas.

Está casada con Ricardo Motta y tiene dos hijas: es madre de Nora y Celina, casadas también ellas y madres de familia.

El Señor ha bendecido a Gladys con cinco nietas. Habita en el pasaje Figari 122, vecino al Campito, donde por pedido de la Virgen, se está edificando el grandioso templo. En 1976, tras una operación delicada y estando aún hospitalizada, se volcó totalmente en los brazos de María, con la promesa de acudir por cinco años a su santuario de Luján y caminar de rodillas desde la entrada del templo hasta el altar mayor, para darle gracias a la Reina del Cielo por haberla devuelto a la vida. En la ciudad de Luján, distante a algunos kilómetros de San Nicolás, se encuentra una Basílica que testimonia una manifestación de María varios siglos atrás. Gladys cumplió esta promesa al pie de la letra.

Su instrucción religiosa era muy elemental, ya que no tenía conocimiento teológico alguno. Pero después de las apariciones quiere saber más, y el Padre Carlos Pérez le regala una Biblia. Desde entonces le gusta permanecer en el pequeño oratorio contiguo a su casa, manteniéndose en silencio y oración la mayor parte del tiempo.

Gladys sigue recibiendo las visitas de la Virgen diariamente, quien le sigue dando mensajes. Actualmente ella está dedicada "día y noche" a orar por las intenciones de todos los peregrinos, quienes las dejan de a miles en los buzones enormes que hay frente a su casa.  La Virgen le ha pedido que las lea una por una y ore por ellas. Los días 25, después de la Santa Misa del Campito, una vez que la imagen ha vuelto a su camarín, Gladys sale al pequeño jardincito de su casa a saludar y recibir en mano las peticiones de los peregrinos.  Ella no desea que se le saquen fotos y la gente, que la quiere muchísimo, cumple con sus deseos. 

Su crecimiento espiritual y teológico es notable, ya que su Maestra cotidiana es la propia Virgen. La escasa cultura previa de Gladys y su humildad, son formas de marcar que ella es sólo un instrumento, que nada proviene de su persona, sino que es el propio Dios quien a través de Su Divina Madre viene a hablarnos de nuestras obligaciones como Sus hijos.

Los hechos ocurridos en San Nicolás

El 24 de septiembre de 1983 Gladys Motta vio que el rosario que tenía colgado en su habitación se iluminaba. Algunas personas vecinas también vieron el fenómeno y rezaron juntos el Rosario. Luego, ella lo rezó sola.

Un día después, el domingo 25 de septiembre, Gladys rezaba nuevamente el Santo Rosario cuando de pronto vio a la Santísima Virgen María, con el Niño en brazos, ambos dentro de una extraordinaria luz. Esta aparición la sorprendió, pero no la asustó, ya que reconoció la figura que veía ante sus ojos y que la miraba con dulzura. Sin embargo, ante las dudas que la asaltaron más tarde, decidió guardar silencio y no decir nada a nadie.

La Santísima Virgen continuó apareciéndose en el mismo sitio, pero la vidente tenía miedo de que la consideraran una demente y siguió guardando silencio hasta que el día 12 de octubre decidió confiarle lo sucedido al párroco de la catedral, el padre Carlos Pérez. El sacerdote la escuchó con atención y le aconsejó rezar, y la confortó diciéndole que si eran cosas de Dios, sería para bien de todos. Al día siguiente la Virgen le habló, dándole un mensaje de conversión para toda la humanidad. De allí en adelante comenzó a recibir una serie de mensajes que debía transmitir al sacerdote para ser luego difundidos a todo el mundo.

Es imposible anticipar de qué manera el Cielo se manifiesta. A veces son apariciones colectivas a grupos de videntes, otras  veces son locuciones y visiones interiores a una sola persona. La verdad es que Dios juega con nuestra tendencia a intelectualizar las cosas, desafía nuestra fe, nos obliga a simplemente entender con el corazón, y creer. Grandes errores ha cometido la humanidad tratando de explicar las leyes Divinas. La verdad es que Dios maneja la creación (de la cual somos el elemento principal, por supuesto) a su ENTERA VOLUNTAD. Nosotros sólo debemos ser sus humildes hijos, y amarlo con la entrega total de nuestra pobre voluntad, a la suya.

La imagen de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás

El 15 de noviembre 1983 la Virgen se apareció bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario y le dijo a Gladys:

"Soy la patrona de esta región, haced valer mis derechos".

Gladys describió perfectamente lo que vió, y su descripción asombró al Padre Pérez, ya que una imagen de Nuestra Señora del Rosario con características iguales a las descritas por la vidente, había ocupado un lugar destacado en la catedral de San Nicolás, la cual había sido inaugurada en 1884. La imagen había sido donada por una dama que la había traído de Roma, luego de ser bendecida por el Papa León XIII. Es de madera, un poco más alta que una mujer de estatura normal y data de hace unos 200 años. Luego de haber estado ubicada en diferentes sitios en la catedral, y a consecuencia del deterioro sufrido, fue depositada en el campanario a la espera de una futura reparación.

Cuando el Padre Pérez llevó a la vidente al campanario de la catedral para que viera la imagen que estaba allí guardada, ella la reconoció de inmediato, a pesar de que a la misma le faltaba una mano y no tenía el rosario. En ese mismo instante, la Virgen se le apareció delante de la imagen y le dijo:

"Me tienen olvidada, pero he resurgido. Ponedme allí para que me vean tal cual soy. No os apenéis, ya me tendrán. Quiero estar en la ribera del Paraná. Ponte firme. Allí viste mi luz, que no flaqueen tus fuerzas. Gloria al Altísimo Padre".

Por expreso deseo de la Santísima Virgen, la imagen sería trasladada de la catedral al santuario que se construyó luego.

Uno de los mayores milagros de San Nicolás, es la manera en que la vidente hizo rescatar una imagen de la que pocas personas tenían conocimiento. María no sólo había hecho llegar la imagen allí cien años atrás, sino que también la hizo salir a la luz cuando el momento adecuado había llegado.


Fdo. Cristobal Aguilar.



Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti