S?bado, 13 de febrero de 2010
ÉPOCA MEDIEVAL - LA PERSECUCIÓN DE LA BRUJERÍA

Podemos ver que ya en el año 743 el último rey Merovingio, Childerico III, publicó un edicto en el cual condenaba las prácticas tanto paganas como las llamadas “mágicas”.

Carlomagno también publicó lo suyo con referencia a este tema. Condenó las supersticiones y hechicerías, incluyendo los filtros amatorios y la invocación al demonio. Aquellos que cometieran estos delitos serían juzgados como homicidas, esto quiere decir que les sería aplicable la pena de muerte.

Así se formó un precedente legal en torno a la persecución de la brujería. En el pueblo español la imagen de la mujer hechicera se fue distorsionando al máximo, aunque no se dejó por ello de frecuentarlas, pero ahora sí se hacía en las sombras.

Con el correr de las décadas los castigos a los acusados de brujería empeoraron, se  hicieron más severos. A la penitencia y humillación pública se sumaron la utilización de la tortura y la pena de muerte. Con estos cambios se rediseñó la imagen de la bruja y a partir de entonces definitivamente se la ligó al demonio. A Satanás se lo comenzó a describir como un hombre negro, o vestido de ese color, con cuernos, cola y a veces con pezuñas.

Surgieron diversos cultos, se ejemplificarán solo algunos de ellos:

El sabbat: era la expresión de la religión del demonio. En él las brujas y brujos se reunían en un banquete enorme con el diablo, comían y bebían en exceso. Luego lo adoraban, lo besaban y copulaban con él y entre ellos, manteniendo relaciones homosexuales y sodomíticas. En este aspecto sexual se lo ha comparado con las culturas anteriores y paganas. En esta nueva reunión la relación carnal llevaba a sellar el pacto demoníaco. Las relaciones de orgía y las relaciones desviadas desvirtúan el acto sexual al alejarlo del carácter sagrado de la concepción y convertirlo en un acto meramente de placer. Por otro lado el demonio se aseguraba una descendencia (ya que a él le está negada la capacidad de engendrar vida) al transmitirse los secretos maléficos adquiridos de generación en generación.

Esta reunión se realizaba la noche del viernes al sábado en algún lugar apartado o bien en los bosques, allí se realizaba el pacto con el diablo, en donde él transmitía a las brujas toda clase de conocimientos mágicos y poderes con los cuales pudieran vencer a sus adversarios o ayudar a sus protegidos.

Con el correr de los años estos sabbat fueron solamente atribuidos a la parte femenina, los hombres quedaron de lado, entonces era la mujer la que participaba de este rito. Etimológicamente la palabra sabbat pareciera designar un culto pagano, derivando del de Dionisio, es decir del Sabazius, pero como dice Julio Caro Baroja no hay que desligar la palabra del sabbat judío, en su sentido negativo que la gente de la edad media tenía por los judíos y hebreos.

Los Aquelarres: (deriva del vasco Ákelarre, que significa “campo o prado del macho cabrío&rdquoGui?o. Los aquelarres o reuniones de brujas estuvieron muy presentes en la cultura popular europea. Según la tradición esta reunión debía realizarse un sábado por la noche, especialmente en tiempos de Cuaresma.

También dice la tradición que el día primero de mayo es propicio para alejar a las brujas. El jueves anterior, cuando se supone que el poder de las brujas está en su clímax, cuando el sol culmina su descenso, la gente se dedica a atar antorchas y a juntar ramas secas de romero o abeto y se dirigen hacia la Iglesia a buscar la absolución. Los días anteriores, los últimos de abril, el pueblo limpia completamente sus casas y las riegan con agua de ruda.

En cuanto a la noche de Hallowen sabemos que está ligada también a las brujas. Pero esta celebración tiene un matiz diferente. La víspera de la noche de todos los Santos tiene una importancia esencial en España y se ha difundido a muchos pueblos europeos. Esta fecha está asociada con los espíritus de los difuntos, era también llamada Samhain, esta tradición dice que al comienzo del invierno a los muertos entumecidos por el frío y el hambre se les permitía por esa noche solamente pasarla con sus familiares en sus casas. Entonces los vivos los esperaban, los recibían con un buen fuego y abundante comida.

Al finalizar la celebración los difuntos se encontrarían reacios de volver a sus tumbas por lo cual sacaban comida y regalos para los difuntos, y disfrazados los acompañaban hasta los límites de la aldea.

Esta noche también se creía que las brujas incrementaban su poder y junto a las hadas, duendes y otros seres se les era permitido por esa noche vagar en forma libre por este mundo.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Publicado por cristobalaguilar @ 21:09  | Los Demonios
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti