Mi?rcoles, 10 de febrero de 2010
LOS SENTIMIENTOS DEL COFRADE - LA MARCHA PROCESIONAL

Una marcha procesional es la música que ha sido concebida y puesta al servicio de las cofradías y hermandades, para acompañar musicalmente los desfiles procesionales.

Es un género musical que debe contar con unos requisitos de“estructura” y “estilo o carácter”; la “estructura” hace referencia ala “forma musical” conocida como “marcha”, la cual consta de Tema,Desarrollo, Trío y Reexposición del Tema, pudiendo en ocasiones contarcon una Introducción y una Coda. El “estilo o carácter” queda fijadopor el Compás, el Ritmo, el Tempo y la adaptación y adecuación al actopara el que ha sido concebida la obra, la procesión.

La Marcha Procesional goza de gran popularidad en España y en otrospaíses como Italia y Guatemala, y forma parte del repertorio musical delas Bandas de Música.

Los años veinte serían testigos de la aparición de la revistamusical “Harmonía”, fundada por el empresario y músico guipuzcoano Mariano San Miguel Urcelay, y autor de dos piezas que dejarían clara la maestría de su autor, nos referimos a la famosa “Mektub”, compuesta en 1925, y “El Héroe Muerto”, que data de 1929. A su revista acudirían a enriquecer sus repertorios las bandas, surtiéndose de piezas famosas y desconocidas.

Es en este momento, 1929, cuando surge una de las marchas que hoy por hoy goza de mayor popularidad. Se trata de “Rocío”, marcha que aunque no puede ser calificada como original, fue compuesta por Manuel Ruiz Vidriet, y dedicada a la Virgen del Rocío de Almonte, sirviéndose de una melodía mexicana, la canción “La Peregrina”, y de parte de una composición original de Joaquín Turina Pérez, perteneciente a su poema sinfónico “La Procesión del Rocío” .

De igual manera, en el primer tercio del siglo XX se produce unhecho verdaderamente curioso, la aparición de las primeras marchas parabandas de cornetas y tambores, y el surgimiento de los primeros poemassinfónicos en forma de marchas fúnebres, dos aspectos diametralmenteopuesto.

 

Los Font 

Hemos mencionado anteriormente a la famosa saga de músico de la familia Font. José Font Marimont, músico llegado a Sevilla en 1876 para ponerse al frente de la Banda de Música Militar del Regimiento Soria 9, y que en 1887 firma su primera marcha fúnebre dedicada a la Carretería, fue el iniciador de esta familia. Pero es su hijo Manuel Font Fernández de la Herranz,quien realizara la orquestación de la composición de su padre “QuintaAngustia”, y quien fuera director de la Banda Municipal de Sevilla,quien se constituiría como verdadero tronco de la saga.

Las composiciones de los Font emanan sinfonismo. “A la memoria de mi Padre”, "Expiración", "Sagrada Lanzada" de Manuel Font Fernández, y “Resignación” de José Font de Anta son portentosos ejemplos de sus marchas. “Camino del Calvario” compuesta en 1905, y “Amargura”, en 1919 , emblema musical de la Semana Santa de Sevilla, ambas de Manuel Font de Anta, son ejemplos de verdaderos poemas sinfónicos en forma de marchas fúnebres. En 1918, este último sorprendió con “Soleá dame la Mano” una composición marcada por el nacionalismo e impresionismo.

Germán Álvarez Beigbeder 

Jerezano de nacimiento, durante su actividad artística vivediferentes etapas dentro de la historia de la marcha procesional. Así,sus primeras marchas fúnebres, que verían la luz en 1900,están impregnadas de un gran patetismo, mientras que las últimas, estánmarcadas por un carácter más alegre. Entre unas otras pasarían sesentay tres años durante los cuales, nos dejaría un repertorio limpio,bello, perfecto, que enaltecería la calidad media de las marchas quehasta su desaparición se estrenaron.

Germán Álvarez Beigbeder vino a enriquecer el patrimonio musical de las cofradías de la zona de Jerez de la Frontera y Cádiz, destacando entre sus bellas marchas fúnebres “Al pie de la Cruz” compuesta en 1900, “Ntra. Sra. de la Soledad” en 1905, o “Memoria Eterna” en 1907.

En 1906, con “Ntra. Sra. del Rosario” introduce novedosamente la corneta en una marcha para banda de música. Coetáneo de músicos como Turina,su obra está impregnada de un marcado carácter nacionalista. Fue músicoMayor de la Armada estando al frente de la Banda del Tercio deInfantería de Marina de San Fernando, y fundador de la Municipal de Jerez de la Frontera.

Manuel López Farfán 

Este músico marcó una época en la historia de la Marcha Procesionala partir de los años 20 del pasado siglo, estando al frente de la Bandadel Soria 9. Así, en marchas como “Ntra. Sra. del Mayor Dolor” de 1927,“La Virgen en sus Lágrimas”, compuesta en 1926, o “La Victoria deMaría” del año 1921 se hace presente unos amplios pasajes en los quelos bajos cobran gran protagonismo. Pero, 1924 y 1925, tienen granimportancia dentro de su historia compositiva porque en ellos ven laluz dos marchas insignias de la semana santa andaluza. Hablamos de “Pasan los Campanilleros” y “La Estrella Sublime”. “La Esperanza de Triana” y “El Dulce Nombre” merecen igualmente ser mencionadas.

Cartagena 

Cartagenamerece, como ciudad, un lugar destacado en la historia de la marchaprocesional, ya que ha sido testigo de grandes momentos para la músicapara banda en España. En esta ciudad se produjo el estreno de uno de nuestro iconos musicales, estamos hablando del pasodoble "Suspiros de España” obra del Maestro Antonio Álvarez Alonso, estando al frente de la Banda de la Infantería Marina, el músico Ramón Roig Torné.

La crisis que conlleva la Guerra Civil Españolatambién se hace presente en todo lo que concierne a las cofradía,afectando, lógicamente, a la música procesional. Muchos son loscompositores que pasan por malos momentos. Manuel Font y de Antaencuentra la muerte a muy temprana edad, muchas bandas subsisten deforma muy precaria, algunas cofradía dejan de procesionar, desciende elnúmero de composiciones de marchas procesionales, y las que ven la luz,presenta melodías dramáticas. “VI Dolor” de Manuel Borrego Hernández, junto a alguna obra de Farfán, son testimonios vivos del periodo.

Con la postguerra, poco a poco se vuelve a la normalidad, y el arteal servicio de las cofradías, donde no podía faltar la música, serecupera. Entra en escena la llamada generación de la postguerra, y enciudades como Córdoba, Jerez de la Frontera y Granada aparecen músicosque logran superar el difícil momento y dedican a las Imágenes Sagradasgrandes melodías. Entre ellos nombres como el de Antonio Pantión Pérez, que con “Jesús de las Penas” firma, en 1943, una las página de oro en la historia de la marcha procesional, el ya mencionado Manuel Borrego Hernández, Francisco Melguizo Fernández, Enrique Báez Centella, Rafael Márquez Galindo, Germán Álvarez Beigbeder, Emilio Cebrián Ruiz, Pedro Gámez Laserna, Pedro Braña Martínez o el archiconocido Jaime Texidor.

Emilio Cebrián Ruiz

Emilio Cebrián Ruizes sin duda uno de los mayores exponentes dentro de la música parabanda en España. Parte de su obra ha logrado adquirir carácterinmortal, estando presente siempre en el repertorio de infinidad deagrupaciones. Sus pasodobles “Churumbelerías”, “Ragón Falez”, “Evocación”, “Una noche en Granada” son muestra de ello.

Pero no se quedaría atrás en la marcha procesional, todo lo contrario, •…lasmarchas procesionales de Emilio Cebrián destacan por una cuidadísimaconstrucción, una vocación especialmente melódica y unos girosllamativos…”. Estas adquieren su forma durante el tiempo que está al frente de la Banda Municipal de Jaén. “Ntro. Padre Jesús” , marcha compuesta en 1935,y que está dedicada al Nazareno de Jaén, El Abuelo, reúne todas lascondiciones ideales para ser un verdadero modelo, siendo fuente deinspiración para muchos compositores. Hizo suyo el esquema definido porFarfán en 1925 con “La Estrella Sublime” y que constaba, como ya hemos dicho, de Introducción, primer tema, fuerte de bajos contundente y trío final, sin la participación de las cornetas, creando una línea distinta.

“Ntro. Padre Jesús”es, sin duda alguna, y con diferencia la marcha más universal enEspaña, estando presente en los atriles de bandas de toda la geografíanacional. Ha sonado, sigue sonando en procesiones de Castilla LaMancha, Murcia, Andalucía, Extremadura, Madrid, Canarias, etc. Despuésllegarían “Cristo de la Sangre” en 1941, “Jesús Preso” en 1943 y “Macarena” en 1943.

Pedro Gámez Laserna 

Transcurre su vida artística entre Córdoba, dirigiendo la Banda Militar del Regimiento de Infantería de Lepanto, y Sevilla,dirigiendo la del Regimiento Soria 9. Impregnó la marcha procesionalcon cierto carácter militarista aportando unas instrumentaciones muycompletas y logradas enalteciendo sus originales melodías y dandolegran lucimiento a los instrumentos teniendo siempre en cuentas sustesituras y posibilidades tímbricas.

En 1949 con “Saeta Cordobesa” Pedro Gámez Lasernalogra, como nadie antes había hecho, fundir la saetilla dentro de lamarcha urdiéndola de manera primorosa con ricas armonías ycontrapuntos, como ya habían hecho anteriormente Farfán, o Pascual Marquina Narro en su “Procesión de Semana Santa en Sevilla”. “El Cachorro Saeta Sevillana”, compuesta en 1967, es la mejor de sus composiciones destacando además “Pasa la Virgen Macarena” de 1959, “María Stma. Del Subterráneo” de 1961 o “Sevilla Cofradíera” de 1972.

Pedro Braña Martínez 

El asturiano de nacimiento, Pedro Braña Martínezsin duda alguna se encuentra entre los compositores más destacados dela postguerra. La puesta al frente de la Banda Municipal de Sevilla seconsidera providencial para el patrimonio musical de la semana santasevillana, que tras la guerra atravesaba, como otras muchas, momentosmalos.

Su forma de entender la marcha procesional, unida a un marcadosentimiento religioso, fueron los ingredientes necesarios para producirun repertorio de gran delicadeza. Sus obras rebosan de elegancia,comenzando por “Angustia” compuesta en 1945, y siguiendo con “Ntra.Sra. del Patrocinio” de 1953 y terminando con “Salmo Penitencial” enlos años noventa, todas ellas de gran categoría. Pero sin duda alguna,de entre toda su obra destaca “Coronación de la Macarena” compuesta en el año 1964 expresamente para la Coronación Canónica de la Esperanza Macarena.

Hoy los compositores se encuentran en una complicada situación. Deun lado, aquellos que quieren componer están avocados a innovar,encontrándose, no pocas veces, con la oposición de los intereses y lamoda añadiendo nuevos horizontes y lenguajes, aunque no son pocas lasveces que sus partituras chocan frontalmente con los interesesimperantes o la moda. Del otro lado están aquellos que fabrican músicasiguiendo los cánones preestablecidos, adaptándose a los moldes quemarcan la industria, dando demasiada importancia a solos dedeterminados o insertando melodías que nada tienen que ver con lamúsica procesional.

Aquellos difícilmente se hacen notar, estos gozan de los privilegios y del prestigio que pone a su servicio el sistema.

Pero el futuro es alentador, últimamente ha surgido una especiemovimiento historicista que pretende dignificar la esencia de LópezFarfán, Gámez Laserna, Álvarez Beigbeder, Braña, etc.

En Málaga, Gabriel Robles Ojeda, Francisco Javier Moreno, José Antonio Molero, Miguel Pérez Díaz, Santiago J. Otero, así como el consagrado músico militar Eloy García, autor en los últimos años de piezas de gran envergadura, son componentes de una prometedora generación. En Sevilla, Francisco Javier Alonso Delgado,con marchas como “Madre de Dios de la Palma”, “Madre Dolorosa” o“Virgen Macarena”, esta dejando muy claras sus cualidades; los rasgossinfónicos de José de la Vega deslumbran a quien los escucha; Manuel Marvizón Carvallo, con sus tan originales composiciones, se ha convertido en un balón de oxigeno, “Madre Hiniesta”, “Candelaria”, “Esperanza” o “Virgen de las Mercedes” son muestras de su excelente labor. Completan el elenco, Francisco Pastor Bueno,Camilo Jesus Irizo Campos, David Hurtado, José Manuel Bernal, José Manuel Delgado, Juan Antonio Barros Jódar, Juan José Puntas Fernández y por supuesto el incombustible Pedro Morales.

Canarias, zona que desde el siglo XIX contó con destacadoscompositores que supieron abordar de manera muy acertada este géneromusical, cuenta en la actualidad con diversos músicos de formaciónacadémica que esporádicamente, surten a las numerosas bandas de músicade las Islas de piezas que saben competir con el incesante goteo deobras peninsulares que se añaden continuamente a sus repertorios. Así,destacar al actual Subdirector de la Banda Municipal de Las Palmas deGran Canaria, el aruquense Antonio Hanna Rivero. En Tenerife, merecenmención, entre otros, el arafero Arístides Pérez Fariña, así como eljoven realejero Jesús Agomar González Guillama, director de la Banda deMúsica de La Victoria de Acentejo, y compositor, entre otras, de"Columna de Fe", "Mater Dolorosa" o "Vera Cruz y Misericordia de Los Realejos"y como no, el valenciano afincado en Tenerife, José Luis Peiró Reig,quien fuera director de la Banda de Música de la Federación Tinerfeñade Bandas de Música, y que actualmente direge la Banda de Música deTejina , autor de piezas como "Cristo de la Fe", "Jesús Nazareno" o "Al Amigo Entrañable".

FUENTE: WIKIPEDIA

Transcrito: Cristobal Aguilar.


Publicado por cristobalaguilar @ 23:39  | Las Cofrad?as
Comentarios (2)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 25 de abril de 2010 | 23:02
ESTE TEXTO EST? TOMADO DE WIKIPEDIA, Y SU AUTOR NO ES EL QUE FIRME ES TEXTO. POR FAVOR, ACLARAR EL TEMA O SER? PUESTA EN CONOCIMIENTO DE DICHA ENCICLOPEDIA VIRTUAL. GRACIAS
Publicado por cristobalaguilar
Lunes, 26 de abril de 2010 | 1:56
Es posible que se cogieran algunos datos de dicha encicloped?a, pero vamos, de todas hace tiempo de dicho art?culo, vamos a poner como fuente al pie que se tomaron de wikipedia. Gracias por el comentario.
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti