Lunes, 08 de febrero de 2010
PENSAMIENTOS DE SANTOS (I)

Aqui os traigo una nueva sección de pensamientos cristianos. EL AUTOR DEL BLOG.

Basta amar al Santo de los Santos, para llegar a ser santos. Santa Margarita María Alacoque

Como el niño está obligado a hacerse hombre, el cristiano está obligado a ser santo. D. José Rivera

El Calvario es el monte de los santos, pero de allí se pasa a otro monte, que se llama Tabor. San Pío de Pieltrecina

El camino de la propia santificación es el santo misterio de la cruz. Madre Maravillas de Jesús

El camino de nuestra santificación personal pasa, cotidianamente, por la Cruz: no es desgraciado este camino, porque Cristo mismo nos ayuda y con Él no cabe la tristeza. San Josemaría Escrivá de Balaguer

El secreto de la santidad consiste en no cansarnos nunca de estar empezando siempre. P. Rey

El verdadero ideal cristiano no es ser feliz, sino ser santo. A.W. Tozer

En lugar de desanimarme, me he dicho a mí misma: Dios no puede inspirar deseos irrealizables; por lo tanto, a pesar de mi pequeñez, puedo aspirar a la santidad. Santa Teresita de Lisieux

Jesús me pide que sea santa. Que haga con perfección mi deber. Que el deber es la cruz. Santa Margarita María Alacoque

La aventura de la santidad comienza con un «sí» a Dios. Juan Pablo II

La ciencia de los santos es la voluntad de Dios. Kiko Argüeyo

La marca de un santo no es la perfección, sino la consagración. Un santo no es un hombre sin faltas, es un hombre que se ha dado sin reservas a Dios. W. T. Richardson

La santidad consiste en estar siempre alegres. San Juan Bosco

La santidad consiste en la disposición del corazón. Santa Teresa de Lisieux

La santidad es muy sencilla, dejarse confiada y amorosamente en brazos de Dios, queriendo y haciendo lo que creemos que Él quiere. Madre Maravillas de Jesús

La santidad no es un privilegio para algunos, sino una obligación para todos, "para usted y para mí". Beata Madre Teresa de Calcuta

La santidad se encuentra en el camino que nos abre cada uno de nuestros días, en que se ofrecen a nosotros, con atractivo desigual, los deberes de nuestra vida cotidiana. San Francisco de Sales

La santificación se forja cuando Dios va quitando al alma todo, y la deja como en un inmenso desierto. M. Maravillas de Jesús

Las plegarias de los santos en el cielo y de los justos en la tierra son cual perfume de duración eterna. San Pío de Pieltrecina

Los que enseñen a otros la santidad brillarán como estrellas por toda la eternidad. Profeta Daniel

Los santos fueron santos, porque quisieron, con inmenso querer, ser fieles. Madre Maravillas de Jesús

Los santos son los que verdaderamente son poderosos, porque tienen al mismo Señor con ellos.  M. Maravillas de Jesús

Nada estorba a la santidad si somos fieles. Madre Maravillas de Jesús

No eres más santo porque te alaben, ni más vil porque te desprecien. Tomás de Kempis

Nunca es demasiado tarde para empezar a hacerse santos. Padre Raniero Cantalamessa, ofm cap

Si de veras le servimos y le amamos, eso es la santidad. Madre Maravillas de Jesús 

Solo hay una desgracia: no ser santo. Léon Bloy

Toda santidad cristiana, es la respuesta a una llamada y la obediencia a una inspiración divina, discernida y reconocida como tal. Padre Raniero Cantalamessa, ofm cap

Todas las grandes empresas de santidad de la Biblia y de la historia de la Iglesia reposan sobre un “sí” dicho a Dios en el momento en que Él revela personalmente a alguien su voluntad. Juan Pablo II

Todo cristiano debe ser un verdadero cristiano, un perfecto cristiano. ¿Y cómo se llama la vida perfecta de un cristiano? Se llama “santidad”. Por ello, todo cristiano debe ser santo. Pablo VI

Un gran deseo de ser santo, es el primer peldaño para llegar a serlo; y al deseo se ha de unir una firme resolución. San Alfonso María de Ligorio

Un santo triste es un triste santo. San Francisco de Sales


Fdo. Cristobal AGuilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti