Mi?rcoles, 27 de enero de 2010
PROFECÍAS SOBRE LA IGLESIA Y LAS SEÑALES DEL CIELO (II)

En la aparición del 17 de setiembre del año 2001, entre otras cosas, la Reina y Señora de Todo lo Creado reveló lo siguiente:

(...) Mis queridos hijos, ha llegado el tiempo en que Mis profecías de Fátima se van a cumplir, aunque muchos no lo quieran, se van a cumplir. Cuando vean una Cruz en el Cielo, sabed que es la señal que Dios les da y que va a purificar el mundo. Bajará fuego del Cielo y será como un nuevo Pentecostés.

Muchos se preguntan ¿pero cuándo será eso? Pero deberían más bien orar para que el tiempo se atrase. Pero este acontecimiento está tan pronto que para muchos no habrá tiempo; por eso, hijitos, vuelvan su mirada a Dios...

El mundo obtendrá ahora lo que ha comprado.

No lo olviden, la señal vendrá. Por eso, estén preparados estando siempre en gracia como Jesús y Yo deseamos...


En la aparición del 13 de setiembre del año 2002, entre otras cosas, la Reina y Señora de Todo lo Creado reveló lo siguiente:

(...) Cuando vean una Gran Cruz en el Cielo y al Señor que ustedes han crucificado con sus pecados agonizando en ella, como una Gran Señal que Dios les da; sabed que vais a ser corregidos en lo más profundo; primeramente en vosotros. Esto durará muy poco; será como un pequeño juicio personal que les preparará para otra Gran Señal, que será milagrosa, en el sitio de la Aparición que hice en 1961 a cuatro niñas, en un país de vuestra lengua (1).

Después de ésta, si la gente aún no se convierte, les vendrá un castigo tan terrible como no lo ha vivido la humanidad...

(1) Garabandal, España.





En la aparición del 17 de setiembre del año 2001, entre otras cosas, la Reina y Señora de Todo lo Creado reveló lo siguiente:

(...) La Apostasía se ha introducido ya en el Templo Santo. Cada día es mayor el número de clérigos que actúan como políticos, olvidando su verdadera vocación. Está pronto a venir un tiempo en el que los sacerdotes derramarán la sangre de otros y la Iglesia, que hasta ahora dice que mis intervenciones amorosas causan división, se verá dividida en dos. Pero recuerden la promesa de Mi Hijo, que el infierno no podrá contra ella.

Entre los cardenales, la desobediencia al Papa va en aumento; por eso es preciso que ustedes oren por la Iglesia. Satanás hace que mis apariciones no sean aceptadas ni creídas por muchos, pero llegará el día en que verán que todo lo que les decía era cierto y entonces creerán, pero para muchos será tarde si no están en gracia, si no se han decidido por Dios y no lo han puesto como centro...

 

En la aparición del 8 de noviembre del año 2001, entre otras cosas, la Reina y Señora de Todo lo Creado reveló lo siguiente:

El Santo Padre me proclamará Corredentora; al hacerlo, le llamarán incoherente y será revocado de su reinado; entonces, Mis queridos hijos, prepárense a sufrir...

 

En la aparición del 18 de junio del año 2004, entre otras cosas, la Reina y Señora de Todo lo Creado reveló lo siguiente MENSAJE A LA IGLESIA:

Iglesia de Jesucristo Mi Hijo, vos que sois Una, Santa, Católica, Apostólica  Romana, Yo la siempre Virgen Santa María, Madre de Dios y de los hombres, os llamo en este día sagrado (1), con el mismo amor de siempre que por Ti recibí de Mi Hijo al pie de la Cruz; pero también lo hago esta vez de forma enérgica, porque a pesar de los siglos que hace que os llamo, no habéis querido escucharme. Os he dado prueba de Mí poderosa intercesión aún desde los Evangelios, para que podáis tener prueba de ello también en las Sagradas Escrituras.  Bajo Mi ruego, obtuvo el hombre la primer señal del Poder de Cristo.

Desde los primeros años le he mostrado al mundo Mi cercanía. En España fui el Pilar de la Evangelización y el cimiento primero de la fe en ese lugar. Luego vine como Mensajera de la  Paz  a acabar con el paganismo,  con las falsas creencias en 1531 en Tepeyac. He regresado luego en tiempos más cercanos a vuestros días, cumpliendo siempre el mandato y envío de Mi Hijo Dios. He ido a las montañas, y os advertí en La Salette de vuestro mal comportamiento. No atendieron entonces, y todo aquello de lo que os advertí pasaría si no cambiabais, vino. Y, ¿ qué dicen de Mi visita a Lourdes?  ¿No dí  prueba de que sí era Yo mediante el agua milagrosa? Se beneficiaron del agua,  pero no cumplieron con lo que Yo quería: “Penitencia, penitencia, penitencia”. De La Salette a Cova Da Iría, Fátima, en Mi amadísimo Portugal, con el blanco de la paz y de la fe, blanco de la Verdad y de la Gloria os dije: “Mundo e Iglesia de éste tiempo, debéis rezar mucho y ser muy buenos, debéis cambiar de vida, si no cambian, Dios castigará al mundo mediante otra guerra.”  Y dije a los niños: “La guerra va a terminar pronto, pero si los hombres no dejan de ofender a Dios, durante el reinado de cierto Papa empezará otra peor. Cuando veáis una noche iluminada por una luz extraña, será la señal que Dios os da de que comenzará a castigar al mundo por sus crímenes y pecados.”  Luego de esto les mostré el Infierno, seguido a ello les dije: “ Están viendo el Infierno”, hijitos Míos mirad que les dije: “ Están viendo el Infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores.  Para salvarlas Dios quiere establecer en el mundo devoción a Mi Inmaculado Corazón y la Comunión Reparadora de los Primeros Sábados. Si hacen lo que les pido, muchas almas se convertirán y habrá paz, si no lo hacen, sus pecados traerán guerra, hambre, y persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre.  Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas, Rusia esparciría sus errores por el mundo promoviendo guerra y destrucción en la Iglesia, pero al final Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia que se convertirá y se le concederá al mundo la paz”.

Luego de que dije esto les dije otra parte del secreto que la Iglesia no reveló y que Yo lo digo ahora como parte de éste, Mi urgente mensaje al mundo: Si revisáis los escritos de Lucía os daréis cuenta de que luego de la visión del Infierno y de estas palabras que anteriormente os dije, continúa una parte tercera del mismo, y que fue visión, pero escuchen bien, acompañada de palabras Mías, porque luego de lo que anteriormente os dije, Yo dije a los niños: “ Esto no lo digan a nadie, sólo a Francisco pueden decírselo.”  Recuerden que él no me oía. ¿Y qué era aquello que Yo les decía no contaran a nadie? Esto: mostré entonces a los pequeños una loma, sobre la que estaba la Basílica de San Pedro en ruinas.  El Santo Estandarte de la religión  había sido reemplazado por el estandarte de la abominación. El Santo Padre vestido de blanco, herido, caminaba hacia otra loma la cual tenía en la punta la Cruz.  El, agonizante de dolor de alma y cuerpo, atravesaba por el medio de los cadáveres de sacerdotes, consagrados y religiosas.  Finalmente, al llegar a la Cruz, fue herido a muerte. Y Mis palabras fueron estas: “ Están viendo al Santo Padre, quien tendrá mucho que sufrir por causa de los pecados. La Iglesia entrará en apostasía, renegará contra el  Nombre de Dios y luego de los años ochentas perderá su fe. En Portugal se conservará siempre la Doctrina de la Fe.”  Estas fueron Mis palabras de La Cova, pero luego del 17 (2) he hablado de mucho más y revelado mucho más en muchos sitios del mundo sin que me hayan atendido, y esta es Mi amorosa queja hoy Iglesia de Jesucristo. 

¿No os hablaba Juan en el Libro de sus  Revelaciones ya de todo esto? ¿No os habla de una gran ramera?  Se os está dando entonces clara imagen de que es Roma. ¿No se dice que la gran ramera que fornicaba con los ídolos?, y ¿no se ha introducido en Roma, el ateísmo?  ¿No se ha introducido en Roma, el hombre Masón?  ¿No se ha introducido en Roma,  el humo de Satanás con toda clase de pecados?  ¿No se ha introducido acaso la falsa doctrina, la apostasía?  Deben hacer conciencia de que así es. Si la Iglesia pone objeción a creer en estas Mis palabras argumentando  que en La Escritura guardé silencio, Yo que Soy Madre de la Sabiduría y Madre del Autor de la Palabra de Dios, también os contesto con La Biblia, está escrito:  “ Hay un tiempo para todo, para sembrar y recoger, para enseñar y aprender, reír y llorar,” y todo cuanto allí se lee. Hoy Mi tiempo es el de hablar. Mirad Iglesia de Jesucristo Mi Hijo que estáis llamada a ser perfecta, pero has extraviado el camino y estáis arrastrando a muchas almas. A los sacerdotes buenos y santos los tacháis de locos y los perseguís.  Os unís a los políticos y a su perdición y engañáis al pueblo, como Madre de la Verdad os lo digo. Es la influencia de Satanás en la Santa Iglesia.  En pronto váis a quitar a Juan Pablo II a quien ya de por si no obedecen, y van a poner en su lugar un falso papa.

He visto que vuestra fe está en el suelo. Dense cuenta que Satanás está cumpliendo en ustedes la pérdida de fe de la que hablé en Cova de Iría. Ustedes han dicho que Mis Mensajes están plagados de errores, cuando en realidad  vuestra falsa doctrina la que está errada, y por ello encontráis contradicción en lo Mío que es correcto.  Yo Soy la Santísima Virgen y os digo hijos Míos sacerdotes que siempre sóis Mis predilectos,  pero habéis caído en gran error: negáis los Santos  Sacramentos; ya no respetáis a Mi Hijo quien está vivo en el Pan Consagrado, le habéis puesto a un lado en Su Templo; elimináis Sacramentales e Imágenes; seminaristas y sacerdotes únicamente están  por el beneficio propio. Los Conventos y Seminarios en este tiempo dan horror al  Santo Corazón de Mi Hijo, los habéis convertido en prostíbulos de  ustedes mismos. Como ya no amáis a Dios,  ni creéis en su Poder, elimináis a los Sacerdotes que sí creen, para que no sean obstáculos en vuestro camino.   ¿ No decís acaso al pueblo que todo es permitido?  Lucháis contra vuestros hermanos sacerdotes  y contra personas, grupos y ministerios entregados a Dios, y permitís los métodos anticonceptivos contra los cuales en La Eucaristía nunca decís nada. Permitís las modas inmorales. No véis como malo la unión entre personas sin matrimonio.  Todo lo ven natural, y el pueblo que piensa ustedes son guiados por Dios, lo encuentran del mismo modo.  Estáis perdiendo en el Infierno a las almas de Mi Hijo. Decís que lo bueno es malo y lo malo lo véis como bueno. Atacáis  Mis palabras y Mis obras como los fariseos las de Mi Hijo en aquel tiempo, porque les acusaba con toda razón. ¿No es acaso la droga, la prostitución, los asesinatos, la pobreza extrema, el aborto que tanto mal hace, y  todas las formas terribles de pecado que hay, lo que tienen que perseguir? ¿ Qué ha de preocuparos a vosotros Pastores infieles, si estáis felices en vuestro pecado, en vuestro manipular a Dios El Altísimo a vuestro gusto?  ¿No estáis contentos de vuestra opulencia y de ricos coches, de vuestro dinero fácil y nada  caridad para el que sufre? El Cielo está mucho muy disgustado.

Yo he venido a hablar sobre la Verdad y advierto al Pueblo Santo que no tiene culpa del mal y grave actuar de la mayoría de los Sacerdotes en este tiempo. Sabréis si un Sacerdote es santo, si ama profundamente a Jesús en la Eucaristía, me ama a Mí y os administra correctamente los Sacramentos. En específico la Iglesia de este país está mal, (3) comete injusticias aliándose con los altos poderes de los hombres, igual a los fariseos. Y os digo esto para que os volváis a Dios arrepentidos y pidáis perdón sincero.  Mi Hijo ha visto con horror,  que cuando los jóvenes, hombres o mujeres, van a confesarse con ustedes sacerdotes, vuestra mirada no es de la Ministro amoroso de Dios,  sino la del hombre lujurioso influenciado por Satanás.  De este modo está pronta a venir la Justicia Justa y Divina de Dios.  Deben de amar y respetar más al Santísimo Sacramento y estar únicamente en virtud del Dios Altísimo, y Dios, que se encuentra amándole, no leyendo de Él en falsas teologías. Vuélvanse a Dios, mundo e Iglesia, que lo creáis o no lo creáis, en pronto os vendrá un terrible castigo y cuando este venga creerán, para su desdicha creerán. Os comportáis Ministros, Obispos, Sacerdotes como si vosotros mismos fuerais Dios, prohibiendo lo bueno y santo, e implantando en vuestras parroquias pecado y abominación. Volveos a Dios pronto hipócritas, asesinos de la Fe Verdadera, porque Nuestro Señor está grandemente ofendido y El no ha dejado nunca de ser Dios.  Mirad que Yo Su Madre os lo digo.  Gracias por responder a Mí llamada.”

Notas: (1) Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús 18 de junio de 2004, (2) año 1917, (3) Costa Rica.

En la aparición del 9 de noviembre del año 2005, entre otras cosas, la Reina y Señora de Todo lo Creado reveló lo siguiente:

Yo amo esa tonada (1).  Muchos también aman esta tonada, pero desconocen la profundidad de Mis mensajes.  Saben, queridos hijos, hay tanto que quiero decirles; tanto que deseo comunicarles!  La Virgen no simplemente cierra sus ojos dejando que todo transcurra.  Mi Inmaculado Corazón, ahora que mas que nunca, está preocupado por el mundo y siente profundo dolor por el mismo.  

Es hermoso para algunos que visitan Fátima, recorrer la Cova, la Roca de Caveco, Balinhos, Aljustre y otros sitios.  Les es hermoso hondear sus pañuelos blancos al paso de Mi imagen, la que en su corona, lleva la bala de Juan Pablo II, el Papa de Mi Amor.  Pero para todos esos miles, dónde ha quedado la importancia de Mi mensaje?  En qué lugar las advertencias?  El recordatorio de rezar el rosario?  Es más, dónde ha quedado Dios Nuestro Señor para el mundo?  Peor aún, dónde para la Iglesia?  

Hay dolor; hay mucho dolor sobre la humanidad.  Cuánto de ese dolor y atroz sufrimiento se hubiese evitado con la atención a Mis mensajes!  Qué es y de qué fuente proviene lo que impulsa al hombre a querer tener y a querer ser?  Qué impulsa a desear la riqueza, a odiar a otros seres humanos, si Dios le ha creado en amor?  Cuándo, oh Dios Mío, dejará el hombre de sentirse superior, querer tenerlo todo y atentar contra la vida?  Vosotros que estáis aquí ahora, no tenéis la capacidad de comprender el desgarro de Mi Inmaculado Corazón ante la crisis del mundo.  

Yo intercedo constantemente, pero Nuestro Señor está indeciblemente consumado de Ira.  Oh tiempos tan atroces!  En dónde han quedado las enseñanzas de Mi Hijo?  En dónde la autoridad del Sumo Pontífice?  En dónde lo bueno, lo santo y lo realmente importante?   

A Nuestro Señor le ofende tanto los cambios bruscos dentro de la Iglesia; ante todo, el apartar los sagrarios del centro de los templos, las comuniones en la mano, de pie y sin reverencia, las modas indecentes, la falta de respeto al vestir de esta forma en el templo.  Dios Nuestro Señor se queja del retiramiento de las devociones; en especial, el santo rosario.  Puedo contar con los dedos de Mi Mano, las personas devotas y entregadas que en julio visten Mi hábito.  La música empleada en las Eucaristías y demás actividades religiosas, lejos de alabar a Dios, le ofenden indeciblemente.  La Iglesia Católica en muchos países, especialmente en Costa Rica, que quiere copiarlo todo, se asemeja a las prácticas protestantes. Nadie puede convertirse hoy en día, porque en el templo no hay nada que eleve el espíritu a Dios, ni los cantos, ni las solemnidades, ni nuestras imágenes, porque ya no las hay!  

Mi Corazón Inmaculado está preocupado; muy preocupado, por este tiempo en que vive la humanidad.   Los sacerdotes ya no tienen fe, y poco les importa si la tienen, y cumplen con su ministerio como un trabajo,  no con amor ni vocación.  En la Iglesia deberían regresar al canto hermoso y tranquilo que eleva el espíritu hacia Dios; debe incorporarse nuevamente el rosario y las santas prácticas, el Vía Crucis y tantas otras devociones, que para muchos hoy en día, son anticuadas.  A esto, Yo respondo: “Dios Nuestro Señor, es siempre el mismo; El no se muda”.

Muchos pastores, con tal de ganarse al pueblo, les permite la comunión aún estando en concubinato y pecado; a otros, el desorden sexual entre todos.  Si el mundo continúa como está, se destruirá a sí mismo totalmente.  Este es el momento definitivo para que el mundo nuevamente se acerque a Dios.  Ante esta nueva y gran crisis, también nuevamente Yo estoy haciendo un urgente llamado, mucho más urgente que en las últimas tres décadas.

Mi Inmaculado Corazón anhela vivamente la respuesta positiva del mundo. Si se vuelven a Dios, El los perdonará.  Los buenos son perseguidos.  También esto, ofende a Nuestro Señor, pero esto sucede para que se cumplan las Palabras de Mi Hijo.  El ha dicho “Bienaventurados cuando sean ustedes odiados y perseguidos y calumniados por causa de Mi Nombre,  alégrense y regocíjense porque su paga será muy grande en el Cielo”.  También ha dicho Nuestro Señor “Por Mi causa se levantará madre contra hija, la hija contra la madre, el padre en contra del hijo, y el hijo en contra del padre, la nuera y la suegra, el yerno y el suegro”. 

Pero estas personas deben saber que cuando eso ocurra, es por dos razones: la primera, para que se cumpla lo escrito y dicho por Mi Hijo; la segunda razón, para que sepan que están por el camino correcto, pues ante cualquier otro amor, debe ser primero el amor a Dios,  El debe ser el único dueño del corazón de cada persona y solo El debe ocupar el lugar primordial. A las personas que verdaderamente sufran esto por causa de Mi Hijo, El será el consuelo absoluto de sus corazones.  En la Ley de Dios está mandado “Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, y únicamente a El adorarás.”

Ante la persecución que se da en este tiempo como nunca antes, cumpliéndose así Mi profecía de Fátima, la crisis de la fe, la persecución a los buenos,  todo esto se da porque el hombre de hoy experimenta un abandono de la fe, un desaliento, abatimiento, desolación,  ante la amargura de no sentir ni poder  encontrar a Dios, porque los encargados de dirigir el rebaño hacia los pastos de Vida, han entregado el rebaño a merced de los lobos.  Todos aquellos que han escuchado Mis profecías y creen firmemente, deben permanecer en oración, en unidad y con el corazón en paz; deben fortalecerse y no abandonar la esperanza, porque todo será cumplido.

Deben orar mucho por la Iglesia y por la conversión de todas sus familias.  Deben saber que no pueden claudicar; aún ante las amenazas de sus mismos familiares, porque primero se deben a Dios y a Su Voluntad. En el tiempo de Moisés y de los profetas, había menos pecado y el hombre tenía fe, por eso, creía.  Oh, el pecado se ha apoderado del mundo, ha entrado hasta muy alto de la Iglesia,  ha hecho que los pastores pierdan la fe y consecuentemente, arrastran con ellos hacia la perdición, a gran número de sus fieles.  Estas personas tienen el criterio de que tal o cual cosa o evento no debe ser pecado, si el sacerdote no se los dice, o han visto a él practicándolo.  Por ello, los sacerdotes tienen tanta responsabilidad, y gran cuenta que entregar a Dios.  Yo siento aflicción profunda por todos ellos, porque fueron a los seminarios llenos de fe, y aquella hermosísima rosa no fue cultivada, sino arrancada de raíz y tirada al desierto, en donde fue abrazada por el sol ardiente de la duda, de la incredulidad y del desamor.

A ustedes verdaderamente les ha tocado vivir un tiempo crucial y en extremo, difícil; es por esto y ante esta necesidad, que Dios Nuestro Señor Me permite continuar ayudándolos e impulsándolos a continuar instruyéndolos y alentándolos.  Yo Soy la Madre Verdadera de la Iglesia, y es Mi dulce misión, ayudar a Mis hijos a que puedan alcanzar la verdad y la seguridad.  Yo deseo tomar la mano de muchas personas y conducirlas como en medio de una tormenta, hacia una cueva amplia y hermosa en donde encuentren refugio, seguridad y paz, mientras amaina la tormenta.  Esta es, el Santo Corazón de Mi Hijo, que está abierto constantemente para todos los pecadores necesitados que deben venir a El recurriendo con confianza, a Su Misericordia.

Todo este sufrimiento parará en breve.  Yo únicamente quiero decirles que la esperanza debe permanecer muy hondo en sus corazones y el estado de gracia y oración deben ser fundamental para que el Espíritu Santo, su guía, no los abandone.  Deben alentarse unos a otros y mostrarse siempre unidos.  Yo su Madre, estoy siempre cerca de ustedes y no los dejo. Para cada uno de Mis hijos estoy llena de amor, de perdón y de misericordia, para que puedan, tomados de Mi Mano, continuar su camino y encontrar la Luz.  Aunque todo se torne oscuro y tenebroso, Mi Hijo existe y El es la Luz. 

Yo los bendigo.  Oren y tengan paz!  Gracias por su respuesta a Mi llamada.  A todos cuantos de ustedes no están presentes, Mi beso maternal y Mi saludo.  Todos van siempre conmigo muy adentro de Mi Corazón.  Dios se regocija en aquellos que le entregan a El una respuesta generosa y se abandonan en El, confiando únicamente en Su Voluntad.  Les amo mucho!

Alabado sea Jesucristo.

 

Notas: (1)  Ave de Fátima
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti