Martes, 19 de enero de 2010
¿PORQUE PUEDE SER UNA PERSONA POSEIDA?

Hemos sido creado en la imagen y semejanza de Dios. Somos templos vivientes del Espíritu de Dios. La vida que corre por nuestras venas no es nuestra, es un regalo divino, un pequeño aliento de Dios que nos sostiene.

Por esta razón debemos vivir nuestra vida con gran reverencia ante nuestro creador, pues en el vivimos, nos movemos y tenemos nuestra existencia.

Cuando optamos por llevar una vida desobediente, despreciamos el espíritu de Dios que mora en nosotros, no escuchamos la voz de la conciencia y escogemos desafiar a Dios con nuestro pecado.

En este momento autorizamos al enemigo, quien sutilmente nos hace caer en el pecado y poco a poco nos quita el temor de Dios hasta hacernos dudar de su existencia. Dios nos ama tanto que ha enviado a su hijo a perdonarnos los pecados con su muerte en la cruz, por el precio de su sufrimiento y de su preciosa sangre.

Cuando endurecemos nuestro corazón y resistimos el llamado de Dios, o sentimos apatía por El o por las cosas o personas consagradas, le cerramos completamente la puerta al Espíritu Santo y se la abrimos ampliamente al enemigo quien empieza a influenciar nuestra vida de tal manera que terminamos siendo gobernados por el.

Desde entonces ya no podemos decir que somos templos del Espíritu santo sino templos de Satanás. Allí empieza el gran problema espiritual de cual pocos logran salir triunfantemente.

Claro que en el caso de víctimas inocentes de influencia o posesión, no existe ninguna culpabilidad en la persona, sino que se nos presenta un caso ante el cual podemos ejercer nuestra misericordia como hijos de Dios y viene allí nuestro empeño en orar por la liberación de aquellos que sufren este mal espiritual.

Según la información del Nuevo Testamento, el demonio tomaba posesión de una víctima y en algunos casos causaba locura, ceguera o mudez. No quiere decir que todos los locos, ciegos o mudos estaban poseídos por el demonio, sino que en algunos casos el demonio causaba estas enfermedades.

Muchas enfermedades mentales no tienen que ver absolutamente nada con influencia demoníaca, por esta razón hay que mirar otros síntomas que son comunes en las personas influenciadas o poseídas por el demonio.

Muchas posesiones demoníacas suceden en personas inocentes que son víctimas de la maldad de otras personas, inclusive familiares. En otros casos de influencia y posesión demoníaca, la víctima ha contribuido a su estado por causa de su desobediencia a las leyes de Dios y a su curiosidad en lo oculto.

Posesión. Es común en casos de aquellos que están poseídos el tener ciertos signos supernaturales tales como el producir una voz grotesca de tono bajo imposible de ser imitada por seres humanos, suelen mostrar fortaleza superior a cualquier ser humano, conocen los pecados de las personas presentes si no han sido confesados, conocen el futuro, leen la mente y muestran mucho orgullo al hablar, pueden hablar cualquier idioma con total facilidad.

Los poseídos por el demonio, se llenan de odio y blasfemia por todas las cosas santas, emiten sonidos furiosos, se mueven y actúan con conducta muy extraña, tienden a herir su cuerpo o a mutilarse, entran en periodos de trance, vomitan y hacen funciones biológicas como si fuesen animales, se vuelven una amenaza para los familiares y aquellos alrededor, pues pierden su contacto con la sociedad. En otras palabras reciben el nombre de locos y generalmente la gran mayoría terminan en un sanatorio mental donde son dopados de por vida sin ninguna ayuda espiritual.

Tanto la influencia demoníaca, como la posesión por malos espíritus pueden suceder por varias causas.
Maldiciones de los padres muchas veces desde el vientre de la madre.
Casos de incesto o de abuso sexual en la niñez.
Víctimas de hechizos, brujerías, odios, mal ojo, vudú, etc.
Participación en cultos de satanismo, brujería, espiritismo, magia, yoga, guija, clarividencia, adivinaciones, supersticiones, amuletos, encantaciones, cristales, nueva era, literaturas, cines y exhibiciones impuras, violentas o satánicas, etc.

Influencia demoníaca. Es un estado mas leve de posesión demoníaca. Aquel que sufre la influencia del demonio, resulta haciendo cosas malignas sin explicación, puede resultar blasfemando de Dios sin saber por que lo hace, puede escuchar voces que le llevan a hacer cosas indeseables, puede obsesionarse con el suicidio y terminar matándose o matando a otra u otras personas.

Estas personas se pueden especializar en cometer cualquiera de los pecados capitales que son: orgullo, avaricia, envidia, ira, lujuria, glotonería, y pereza. Esto lo hacen influenciados por el malvado, como un escape a su frustración, y por la pérdida del temor de Dios. En otras palabras todavía pueden darse cuenta por su conducta de que algo está mal y que pueden hacer algo al respecto. En algunos casos pierden el coraje al tratar de obtener liberación porque sienten que el enemigo los maltrata y no los deja en paz. Algunos van a la confesión, pero aún no llevan el arrepentimiento suficiente para poder orar por ellos mismos y ser liberados. Otros son personas del mundo que no conocen a Dios.

La influencia demoníaca puede empezar por interés en lo oculto, consultas de horóscopo, leída de las manos, predicciones del futuro, tabla de guija, brujería, hechizos, mal de ojo, maldiciones de otras personas, odios, espiritismo, magia, yoga, péndulo, comunicación con espíritus a través de medios, clarividentes, cartas, adivinaciones, supersticiones, amuletos, encantaciones, cristales, nueva era, literaturas, cines y exhibiciones impuras, violentas o satánicas, etc.
Liberación de influencia o posesión

El poseído pierde finalmente control de sus facultades mentales en cuanto a llegar a una espiritualidad que le permita orar por si mismo, pues el demonio ha recibido dominio de esta persona totalmente. Tan solo la oración profunda de liberación hecha por otras personas creyentes o un exorcismo oficial de la Iglesia le puede liberar.

Aquel que está siendo influenciado por el demonio todavía tiene oportunidad de orar por si mismo o de pedirle a otros que oren por el, primero que todo tiene que arrepentirse de su pecado, ir a la confesión con un corazón contrito y rogar la misericordia divina a través de la Preciosa Sangre de Cristo y del Poder del Santo Nombre de Jesús que ha garantizado liberación en su nombre.
Mucha preparación, oración y lucha se requiere para superar al demonio, pero no es imposible, bendito sea el Señor que nos ha dado los medios para librarnos de la maldad del enemigo.

En este tratado sobre exorcismo, liberación y sanación encontramos la solución a estos problemas espirituales.


Fdo. Cristobal Aguilar.
Publicado por cristobalaguilar @ 20:14  | Los Exorcismos
Comentarios (3)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por Invitado
Sábado, 20 de marzo de 2010 | 9:13
El sr.zp pienso puedo estar poseido por el Diablo,muestra algunos signos. Busca la división con la mentira y nos muestra una falsa paz pero es que ademas ese extraño poderio para encantar a las masas,un encanto peculiar y esas mirada de odio sorprendidas.
Publicado por Invitado
Jueves, 09 de diciembre de 2010 | 10:11

Todo lo que dices es tan cierto. Es tan facil caer en las garras del Diablo, en la tentacion, en el pecado,

debemos tener mucho cuidado. Que tan puros somos? No se juega con el pecado.

Publicado por Invitado
Viernes, 08 de junio de 2012 | 1:02

Qué pasa si alguien está poseído y llega un cura, un pastor, un sacerdote o alguno de estos líderes de iglesia y habla otro idioma, el demonio o diablo que esté dentro de él lo entenderá o solo atenderá al idioma que habla el poseído?

 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti