Viernes, 04 de diciembre de 2009
INSTITUCIONES DE LA IGLESIA - LA IGLESIA MODERNA DE NUESTROS DÍAS

Os traemos aquí una serie de instituciones que muchos cristianos de a pie, no saben que posee la Iglesía católica y que nos puede proveer de una cierta ayuda en diversos temas. Veamos algunos de ellos. EL AUTOR DEL BLOG.

LA FILMOTECA VATICANA

La Filmoteca Vaticana fue instituida el 16 de noviembre de 1959 por el beato Juan XXIII, con el fin de recoger y conservar películas filmadas sobre la vida de la Iglesia.

El archivo cuenta con 7.000 títulos catalogados: películas históricas sobre los pontífices, la actividad de la Iglesia, películas comerciales de particular relevancia artística y temática, y documentales de actualidad. El material, que precisa de condiciones climáticas particulares, se conserva con una temperatura constante de 16° centígrados y 30% de humedad.

Entre las películas de archivo destacan, entre otras, "León XIII", realizada en 1896 con película Lumière; "Pio XI y Marconi", sobre la inauguración de Radio Vaticano en 1931; "Pastor Angelicus", biografía de Pío XII, y "El Concilio Vaticano II". Hay que destacar también "El Infierno", película basada sobre la obra de Dante, producida por la Helios Film de Velletri en 1911, en la que por primera vez fueron utilizados efectos especiales modernos. Esta película forma parte del "Fondo Joye", colección de películas de las primicias del cine, donado por los jesuitas a la Filmoteca Vaticana. Los históricos del cine creían que “El Infierno” se había perdido y su descubrimiento en los archivos de la Filmoteca ha suscitado un notable interés y ha provocado una iniciativa cultural importante. Gracias a la contribución de la empresa farmacéutica Bayer y de la Cinecittà Holding, el filme ha sido restaurado y se ha realizado un DVD con fines didácticos. La película ha sido y es solicitada todavía, para numerosas iniciativas cinematográficas y culturales, como la Muestra Cinematográfica de Venecia y el MoMA (Museum of Modern Art) de New York.

La Filmoteca cuenta con la dotación profesional necesaria para la visión y conversión del material en soporte digital, así como un pequeño laboratorio donde poder realizar las primeras intervenciones regeneradoras de películas. La Filmoteca, situada en la sede del Consejo Pontificio de las Comunicaciones Sociales, dispone también de una sala cinematográfica profesional con capacidad para 50 personas. Ha sido restaurada e inaugurada recientemente, el 20 de enero del 2005, ante la presencia de ilustres personalidades de la Curia Romana y del mundo cinematográfico. En ella se realizan proyecciones, incluso en anteprima, para el personal vaticano y el Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede.

La Filmoteca trabaja desde hace años en un proyecto de investigación sobre la religión en el cine mundial, para individuar todas las producciones cinematográficas, desde 1896 hasta hoy, que han tocado el tema de lo trascendente. El primer volumen de esta filmografía ha sido ya publicado y actualmente se está trabajando en el segundo.

Otra iniciativa digna de relieve es la organización de un Convenio Internacional de Estudios, dentro del Festival de cine espiritual, en colaboración con el Ente del Espectáculo italiano y el Consejo Pontificio para la Cultura. En esta iniciativa, que va por su IX edición, participan cada año exponentes importantes del mundo del cine y de la cultura.

RADIO VATICANO

Radio Vaticano fue creada por Pío XI después de la conciliación con Italia, con objeto de comunicar el centro de la Iglesia católica con las diversas partes del mundo utilizando instalaciones propias.

La primera emisora en la Ciudad del Vaticano, proyectada por Guillermo Marconi, fue inaugurada por el mismo Pío XI, el 12 de febrero de 1931, con un radiomensaje dirigido al mundo entero.

Ante las crecientes necesidades, Pío XII decidió construir un nuevo centro emisor en la localidad de Santa María de Galeria, a 25 km. de Roma. Dicho centro, que goza de las inmunidades previstas en los arts. 15 y 16 del tratado de Letrán (gracias al acuerdo entre la Santa Sede y la República italiana del 8 de octubre de 1951), fue inaugurado por Pío XII el 27 de octubre de 1957.

Dentro de los jardines vaticanos, en el palacete de Leon XII, sede de la Dirección de Radio Vaticano, han sido colocadas dos antenas parabólicas para transmitir vía satélite los programas de radio y las comunicaciones telefónicas; de este modo se puede llegar a todo el mundo reduciendo el uso de antenas y sistemas tradicionales de transmisión.

Las oficinas de producción y transmisión de programas están situadas en Roma, en el Palacio Pío (Plaza Pía). Radio Vaticano dispone actualmente de cinco redes de difusión por tierra, vía satélite y telemática, y transmite a los cinco continentes en 39 idiomas durante un total de 438 horas semanales. Realiza también  programas conjuntos con otras entidades radiofónicas.

Desde el 1 enero de 1986, Radio Vaticano es un organismo autónomo del Estado y está configurado como una Institución ligada a la Santa Sede, en estrecha relación con la Secretaría de Estado. El 1 de octubre de 1995 entró en vigor el nuevo estatuto – y el Reglamento del personal – que otorga a la emisora personalidad jurídica, y el carácter de administración autónoma.

L´OSSERVATORE ROMANO

El periódico denominado L'Osservatore Romano, reproduce los discursos del Santo Padre, informes sobre la actividad de la Santa Sede, sobre los principales acontecimientos de la Iglesia, de Italia y de la actualidad. Publica también artículos especializados de varias disciplinas. Desde hace tiempo, se publica también una edición semanal traducida a las lenguas oficiales más importantes.

LA LIBRERÍA VATICANA


La Librería Vaticana es un organismo independiente de la Tipografía que funciona autónomamente desde 1926. Su finalidad es la actividad propiamente editorial y comercial de las Actas y documentos del Sumo Pontífice y de la Santa Sede.

LA OFICINA DE PRENSA DE LA SANTA SEDE

La Oficina de Prensa de la Santa Sede publica un Boletín que contiene informaciones oficiales sobre la actividad del Santo Padre y de los diferentes Dicasterios de la Santa Sede. Los discursos, mensajes y documentos, así como las declaraciones del Director, son publicados en su integridad. El Boletín aparece cada día en una o más ediciones en lengua italiana, aunque los textos son presentados en la lengua original en que han sido escritos y en las traducciones disponibles.

BIBLIOTECA APÓSTOLICA VATICANA

La Biblioteca Apostólica Vaticana se encuentra en el Palacio Apostólico y se accede a ella por el patio del Belvedere. Su fundación se remonta al pontificado del papa Nicolás V (1447-1455), si bien, hasta un siglo después (1548) el papa Paulo III no nombró al primer Cardenal Bibliotecario. Bajo los pontificados de León XIII y Pío XI fue enriquecida con notables donaciones, legados y cesiones llegando a aglutinar un gran número de volúmenes, manuscritos, incunables y grabados. La Biblioteca gestiona también la Escuela Vaticana de Biblioteconomía.

ARCHIVO SECRETO VATICANO

El Archivo Secreto Vaticano está situado en locales adyacentes a los de la Bibloteca Apostólica. Custodia varios fondos importantes de las Congregaciones y Oficinas de la Curia Romana, entre ellos, depósitos que pertenecieron a familias patricias romanas, y la correspondencia de la Secretaría de Estado a partir de 1660. Anexa al Archivo, se encuentra la Escuela Vaticana de Paleografía, Diplomática y Archivística, en la que anualmente se imparte un curso de archivística.

ACADEMIA PONTIFICIA DE LAS CIENCIAS


La Academia Pontificia de las Ciencias tiene por objeto honrar la ciencia pura, asegurar su libertad y favorecer la investigación. Fue fundada en Roma, en 1603, por Federico Cesi, Juan Heck, Francisco Stelluti y Anastasio De Filiis. Originariamente se denominó «Academia de los Linces (Lincei)», más tarde «Academia Pontificia de los nuevos Lincei», y el 28 octubre de 1936, el Sumo Pontífice Pio XI la dotó de nuevos estatutos y le dio el nombre actual. El 1 de abril de 1976, el papa Pablo VI aprobó los estatutos actuales.

El cuerpo académico está formado por ochenta académicos de nombramiento pontificio, elegidos de entre los más notables científicos del mundo, los académicos perdurante munere por motivos de trabajo, y los académicos honorarios, así denominados, en razón de los méritos contraídos.

Es la única academia de ciencias con carácter internacional en el mundo. La sede principal se encuentra en la Casina de Pio IV, dentro de los Jardines Vaticanos.

EL CAMPOSANTO TEUTÓNICO

Entre la Basílica de San Pedro y la nueva Aula de audiencias se encuentra el Camposanto Teutónico, que es la más antigua fundación nacional alemana en Roma. El Camposanto está rodeado por un alto muro y, a primera vista no llama la atención, pero pronto el visitante queda fascinado por esta parcela cargada de historia.

En la antigüedad este espacio estaba ocupado por el circo de Nerón, teatro de numerosos martirios de cristianos. En el año 799 se habla por primera vez de una Schola Francorum, por ello, en la pared del edificio hay una imagen en azulejo que representa a Carlomagno como fundador. Otras noticias más precisas se conocen a mediados del siglo XV, cuando el Año Santo de 1450 convocó en Roma a muchos peregrinos.

En dicha ocasión, cementerio e iglesia, que estaban en un estado lamentable, fueron reconstruidos, y los miembros alemanes de la Curia constituyeron en el año 1454 una Cofradía para enterrar a los muertos pobres. Dicha Cofradía perdura hoy día bajo otra forma y es la titular de la fundación.

En el último cuarto del siglo XV surgió la iglesia actual según el estilo más difundido entonces en Alemania. En el año 1597, el ente fue promovido a la categoría de “Archicofradía de Nuestra Señora en el Campo Santo alemán en San Pedro”. Desde 1876 funciona también un colegio para sacerdotes estudiantes de Arqueología cristiana, de Historia de la Iglesia y otras disciplinas análogas, y en 1888 se añadió el Instituto Romano de la Sociedad de Goerres, que posee una biblioteca con cerca de 35.000 volúmenes.

El acceso a la iglesia (por el cementerio) fue completamente restaurad en los años 1972-75. Está formado por un un portal de Elmar Hillebrand (Colonia) regalo del Presidente de la República Alemana, Theodor Heuss, en 1957. En el batiente de la izquierda, debajo del escudo de la Archicofradía, se representa una Virgen con el Niño y una fusión del águila bicéfala con la Piedad. En el batiente de la derecha, la Resurrección. Las tablas pictóricas del altar mayor, de Macrino de Alba, representan, en el centro, la Piedad, y a ambos lados, de izquierda a derecha, San Pablo con San Juan Bautista, Santa Ana con María y Jesús, y los apóstoles Pietro y Santiago. La lápida de piedra de la parte anterior del altar mayor, hallada durante recientes restauraciones, y probablemente originaria del crucero del altar, es un ejemplo típico de estilo arcaizante altomedieval.
 
La Capilla de los Suizos sirvió, tras el saqueo de Roma, como sepultura de los guardias caídos. Los frescos de las pareds, de Polidor Caldara, discípulo de Rafael, son de alta cualidad.

A causa de su posición especial, es natural que el Camposanto sea desde siempre un lugar de sepultura requerido. Según los estatutos, tienen derecho a la sepultura los miembros de la Archicofradía, los miembros de muchas casas religiosas de origen alemán y de otros dos colegios alemanes en Roma: el de Santa María del Anima y el Germánico. Guiados, tal vez, por la curiosidad, los visitantes buscan a menudo tumbas precisas de muertos famosos del mundo eclesiástico, artístico, político o diplomático:

Josef Anton Koch, pintor paisajista (+ 1839)
Ludwig Curtius, arqueólogo (+ 1954)
Johann Baptist Anzer, primer obispo misionero de los misioneros verbitas (+ 1903)
Joseph Spithöver, decisivo promotor de la cultura alemana en Roma durante el XIX secolo (+ 1870)
Stefan Andrei, escritor (+ 1970)
Johann Martin von Wagner, arqueólogo y artista (+ 1858)
Anton de Waal, primer Rector del colegio (+ 1917)
Engelbert Kirschbaum, jesuita, arqueólogo, colaborador determinante en el descubrimiento de la tumba de Pedro (+ 1970)
Card. Gustavo von Hohenlohe (+ 1896)
Augustin Theiner, Prefecto del Archivo Secreto Vaticano (+ 1874).

ASOCIACIÓN DE LOS SANTOS PEDRO Y PABLO

El 15 de septiembre de 1970, Pablo VI disolvió los Cuerpos armados pontificios, como la Guardia Palatina de Honor, que había sido constituida por Pio IX en 1850 para acoger, en la Casa del Papa, una representación cualificada de fieles de Roma, deseosos de manifestar su incondicional fidelidad a la Sede Apostólica.

Cuantos pertenecían al disuelto Cuerpo militar fueron invitados a adherirse a un nuevo organismo – la Asociación de los Santos Pedro y Pablo – cuyo estatuto fue aprobado por el Santo Padre en 1971. Pablo VI deseaba así, que las características específicas y ejemplares de la Guardia Palatina fueran «conservadas, reforzadas, adaptadas y desarrolladas» por la Asociación, como subrayó Juan Pablo II con ocasión de los diez años de constitución de la hermandad.

La Asociación de los Santos Pedro y Pablo – que en 2006 ha celebrado treinta y cinco años de actividad – está formada por católicos residentes en Roma (profesionales, artesanos, estudiantes, maestros, empleados, etc.) que, por encima de los compromisos familiares o profesionales, dedican su tiempo a diversas iniciativas de voluntariado organizado, «con el deseo de difundir un testimonio especial de vida cristiana, de apostolado y de fidelidad a la Sede Apostólica» (art. 1 del  Estatuto).

La misma Guardia Palatina, tenía sus raíces históricas en dos Cuerpos militares antiguos - la Milicia Urbana y la Guardia Civil elegida – de cuya fusión había nacido, y las cuales, a su vez, daban continuidad a otras agrupaciones al servicio de la Sede Apostólica y de la persona del Papa, que se habían sucedido desde el siglo VI. Se puede decir, por lo tanto, que la Guardia Palatina y, en cierto modo, la Asociación, que ha actualizado los valores y el servicio de voluntariado, son herederas de las antiguas Cohortes urbanae e incluso de la Militia Sancti Petri, a las que los Pontífices recurrieron en el Alto Medievo.

CIRCULO DE SAN PEDRO

El Círculo de San Pedro, fundado en Roma en 1869, por iniciativa de un grupo de jóvenes dirigidos por el Cardenal Iacobini, fue fruto del entusiasmo de los jóvenes de la alta burguesía y de las familias nobles romanas, que querían demostrar al mundo la fidelidad al Pontífice y defenderlo de los ataques anticlericales en aquel difícil momento de la historia del Papado.

Se realizó una frenética actividad a través de la prensa católica, recogida de firmas, celebraciones y gestos de solidaridad hacia el Beato Pío IX, que fueron muy apreciados por su parte. El Papa, con clarividencia y buen sentido, les confió la primera iniciativa de caridad en favor de los pobres.

Por ello puede decirse que la aprobación dada en aquella histórica Audiencia fue el principio de las múltiples actividades caritativas y asistenciales ofrecidas por el Círculo a la Diócesis del Papa. Desde hace más de un siglo, los romanos llaman a esta caridad “la sopa del Papa”.

Fidelidad incondicional a la Iglesia y al Romano Pontífice son el signo distintivo de la antigua Asociación que resume su carisma en el lema “Oración – Acción – Sacrificio”.

El Círculo de San Pedro forma parte de la historia de Roma, ha atravesado dos guerras mundiales, calamidades, pobrezas siempre nuevas, intentando en cada momento dar consuelo y ayuda a los más pobres.

Su actividad, organizada en varias Comisiones, se dirige a todos los sectores de la pobreza humana, intentando responder al reclamo de los necesitados.

La Comisión “Cocinas Económicas” fue instituida, al día siguiente de la toma de Roma, por deseo expreso de Su Santidad el Beato Pío IX, quien dió al Círculo las ollas del ejército pontificio, los zuavos, para que “el ejército de los pobres, que nunca faltaría a la Iglesia, tuviera siempre una sopa caliente”.

Actualmente esta Comisión distribuye unas 50.000 comidas al año en los tres comedores situados en varias zonas de la Ciudad. Con ocasión del Gran Jubileo del 2000, el Santo Padre quiso honrar al Círculo confiándole el encargo de distribuir, cerca de las cuatro Basílicas Patriarcales romanas, 500 comidas gratuitas cada día a los peregrinos pobres que llegaban a Roma para el Año Santo.

La Comisión “Asilos Nocturnos”, con 50 camas, concede a quien no lo tiene una cama y un asilo digno durante la noche.

Fdo. Cristobal Aguilar.





Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti