Domingo, 29 de noviembre de 2009
NOSTRADAMUS Y LA PROFECÍA DEL ASESINATO DEL PAPA

Profecía del Asesinato del Papa, sus masimportantes profecías, con datos reales, hechos y lugares, ya cumplidasy por cumplir, todo sobre su vida y la Profecía del Asesinato del Papa.

Antes de queestalle la tercera guerra mundial y caiga el telón de acero (tal podríaser el significado de «el gran muro» que traen algunas ediciones)Italia será invadida y el Papa asesinado. De este modo la nave dePedro, huérfana de guía, quedará a merced de los dramáticosacontecimientos que seguirán a esta muerte, no excluida la posibilidadde un cisma; entonces el clero, simbólica tripulación de la simbólicanave, la abandonará, echándose al mar como único medio para salvar lavida.
Junto al río (que podría ser el Tíber, si se toma Roma como sede del papado), la tierra se teñirá de sangre.

Esta profecía se completaría con la contenida en la cuarteta noventa y nueve, de la Centuria VIII:

Por el poder de los tres Reyes temporales,
A otro lugar será transferida la Santa Sede,
Donde la sustancia del espíritu corpóreo,
Sera repuesta y recibida por verdadera sede.

Laguerra que se desencadenará entre tres grandes potencias afectaráigualmente al jefe de la cristiandad y el pontífice que habrá sucedidoal Papa muerto correrá a su vez un peligro may grave, no sólo en suincolumidad personal, sino también por la estabilidad de su propioapostolado: la Santa Sede, es decir, la cátedra de San Pedro serátrasladada a otro lugar y sólo al final del conflicto podrá el SantoPadre volver a Roma, la verdadera sede destinada a albergar alrepresentante del Señor en la Tierra.

Y la profecía continúa en la cuarteta ochenta y tres de la Centuria V:

Los que tengan em resa subvertir,
Inigualable reino, fúerte a invencible:
Obrarán, con fraude, noches tres advertir,
Cuando el mayor en la mesa lea la Biblia.

Quienesse habían propuesto la obra de subversión y destrucción de la Iglesiarecurrirán al fraude y al engaño y a cualquier otro medio para podersorprender al Papa. Lo cual sucederá en cierta ocasión estando el Papasentado en la mesa leyendo la Biblia. Tres serán los encargados decapturar al Papa, mediante un engaño.

Sigue,a continuación, la Centuria IV, cuarteta treinta y tres, que explicaquiénes serán los que tiendan la trampa al Papa y por consiguiente a lamisma Iglesia:

Júpiter unido más a Venus que a la Luna
Apareciendo de plenitud blanca:
Venus escondida bajo la blancura de Neptuno,
Por Marte golpeada con la grande rama.

Ellenguaje es completamente metafórico: Nostradamus dice que cuandoJúpiter aparezca con plenitud blanca y esté más próximo a Venus que ala Luna, y Venus se esconda bajo la blancura de Neptuno, entonces Martela golpeará con la blanca rama.

Procuremos explicar el simbolismo: cuando el pontífice aparezca másindinado o decidido a fijar su atención más en las nacionesprotestantes que en las católicas y se esfuerce en poner en práctica elprecepto de la caridad, entonces los protestantes serán maltratados yperseguidos (juntamente con el pontífice) por una muchedumbre deenemigos (que en este caso quizá podemos identificar con loscomunistas).

Dice la Centuria IX, en la noventa y nueve cuarteta:

Viento Aquilón hará partir la sede,
Por muros echar cenizas, cal y polvo:
Por lluvia luego que les causará más daño,
Último socorro llegar desde su frontera.

Elviento de Aquilón, es decir, el que obligará al pontífice,inmediatamente después de su elección, a dejar Roma, vendrá del Norte.Los habitantes de Roma defenderán su ciudad, echando desde las murallassustancias agresivas (podría evidentemente tratarse de nuevassustancias químicas, empleadas como armas defensivas), pero de pocoservirán sus esfuerzos, porque el atacante, a su vez, los acometerá conuna verdadera lluvia de bombas que les causarán mucho más daño que elanteriormente experimentado.
Siguen unas cuartetas que explican y declaran el desconcierto general que se producirá según vayan desarrollándose los hechos.
Un personaje de gran lustre, destinado a ser muy pronto emperador,fingirá someterse al pontífice para simular así su apoyo en el cismaque habrá tenido lugar en el seno de la Iglesia y ayudar a algunospaíses del Este en su lucha contra la opresión comunista. Pero luego,la rebelión de este simulador y falsario causará gravísimo daño a laIglesia y provocará enconadas luchas entre sus seguidores.

Los rojos, quepodemos identificar como fuerzas enemigas del papado y de lacristiandad, se echarán sobre Roma so pretexto de que van a restablecerel pontificado (la gran Capa), esclavo de la anarquía y sometida alcisma. Entonces el estrago, la carnicería y la venganza serán tales queprácticamente no habrá familia que no llore la muerte de alguno de susmiembros, y los rojos asesinarán a un purpurado (probablemente uno delos papas cismáticos). En esta coyuntura, desde la ciudad de Roma setransmitirá un falso mensaje para comunicar otra elección papal,también falsa. Los cristianos perderán totalmente la esperanza de vervolver al verdadero Papa y aceptarán como auténtica la versión dequienes dicen que ha muerto; se cometerá un delito en una capilla y elanti papa superviviente triunfará y coronará a su autor como jefesupremo.

«La gran estrella arderá durante siete días»:esta frase puede interpretarse en el sentido de que una nueva armavendrá a sembrar la destrucción y la ruina entre los hombres; y de estanueva tempestad (que bien podría ser una guerra) nacerán dos nuevospersonajes de gran prestigio.
Y cuando un gran pontífice logre extender sus dominios sobre nuevosterritorios, entonces los pueblos del Oriente Medio reaccionaránviolentamente.

Despuésde la victoria de la predicación de un engañamundos, estallará otrarevuelta en Alemania; dos ejércitos se unirán en uno solo y el jefe ysu hijo serán asesinados, en tanto que sobre algunas regiones italianasse abatirán la violencia y el terror como represalia.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti