Domingo, 22 de noviembre de 2009
ORACIÓN PARA OFRECER EL DÍA AL SEÑOR (VII)

Recibe, oh, Jesús de tu hijo:

Cada latido del corazón, como acto de amor, cada aliento de mi pecho, como acto de adoración; cada paso, como acto de agradecimiento; cada palabra como acto de súplicas; cada movimiento de las manos, como acto de expiación; cada pensamiento y cada afecto del corazón como otros tantos actos de perfecto abandono en Tí. Cada pena interna y externa, como íntima unión contigo, oh Jesús, víctima de amor por nosotros en el Santísimo Sacramento. Así sea.

Padre Celestial, recibe estos mis actos internos y externos en unión de la vida eucarística de Jesús en el Santísimo Sacramento, para tu mayor gloria y por la salvación del mundo.

Amén.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti