S?bado, 21 de noviembre de 2009
EL PILOCARPUS - EL LUGAR DEL ALQUIMÍSTA

Nombre común o vulgar: Jaborandi, Pilocarpus

Nombre científico o latino: Pilocarpus jaborandi

Familia: Rutáceas.

El jaborandi es un hermoso árbol.

De las drogas que proporciona la naturaleza encontramos en este árbol una de las más preciadas, la pilocarpina, sustancia de incalculable valor médico como luego veremos.

El principal jaborandi que se utiliza en nuestros días es el llamado de Marañón, que procede del lejano Brasil.

PROPIEDADES Y USOS MEDICINALES

Son precisamente las hojuelas terminales las que se recogen con fines medicinales.

También se le conoce con el nombre de Jaborandi.

De las hojas se extrae un aceite volátil que contiene dipenteno y otros hidrocarburos, ácido tánico y cloruro potásico.

Además contiene varios alcaloides de los cuales los más importantes son la pilocarpina, la isopilocarpina y la pilocarpidina.

La pilocarpina, que se encuentra en una proporción del 0.5%, se obtiene como una masa sólida que la que cristaliza en cloroformo o en alcohol el producto puro.

La pilocarpina es un antagonista de la atropina.

Se utiliza como un rápido u potente diaforético, estimulando la producción de saliva.

La jaborina, que existe en pequeñas cantidades en la hojas, se parece a la atropina.

Es irritante para la mucosa gástrica y produce vómitos y nauseas.

El jaborandi es un hermoso árbol perteneciente a la familia de las rutáceas. De las drogas que proporciona la naturaleza encontramos en este árbol una de las más preciadas, la pilocarpina, sustancia de incalculable valor médico como luego veremos. El principal jaborandi que se utiliza en nuestros días es el llamado de Marañón, que procede del lejano Brasil. Las hojas son ovales o lanceoladas y escotadas en el ápice; el limbo es delgado, de un color gris verdoso o verde amarillento. Las hojas tienen un débil olor y sabor ligeramente amargo.
El árbol es originario de América del Sur, de donde es recolectado y enviado al resto del mundo.


Fichas

Rutáceas
América del Sur
No tiene
Foliolos, pedúnculos y fruto
Pilocarpo



Miótico fuerte
Hipersecretor salival Moderado
Febrífugo Moderado


Administracion

Antiguamente se usaban las raíces, las hojas, los pedúnculos, etc., pero en la actualidad se emplean los principios activos en estado puro, aplicados en distintas formas farmacéuticas como colirios, geles, pomadas y otras muchas, siempre bajo estricto control médico.


Floración

La época de floración varía mucho dependiendo de la zona geográfica en que se encuentre. De la recolección interesan principalmente las hojas, los pedúnculos y, excepcionalmente, el fruto. Las hojas deben recolectarse y ponerse a secar lo más pronto posible; posteriormente se guardan en frascos herméticos, aunque después de un año -y extremando las condiciones de almacenamiento- éstas pierden gran parte de su contenido en alcaloides, teniendo que desecharse transcurridos dos años.


Aplicación

Las hojas de jaborandi contienen alrededor de un 0,7-0,8% de alcaloides imidazólicos, siendo el principal la pilocarpina, que es la lactona del ácido pilocárpico. Otros alcaloides son: la pilocarpidina, la pilosina y la isopilosina -estos últimos sin interés terapéutico. También podemos encontrar un alto contenido en aceites esenciales, compuestos principalmente por monoterpenos y sesquiterpenos.
Las raíces de jaborandi fueron utilizadas por los indígenas sudamericanos para combatir una amplia variedad de enfermedades: se consideraba un remedio universal. Así, se empleaba como antídoto en mordeduras de serpiente y otros venenos; como anticatarral, en cálculos urinarios e, incluso, para tratar la gonorrea. Debido a la intensa sudoración y salivación que producía, los indígenas lo utilizaban para practicar la "sudoración terapéutica". Poco a poco se fueron descubriendo nuevas propiedades y desechando otras que se le habían atribuido, hasta llegar a la era actual, en la que se aprovechan sus propiedades como agente colinérgico, es decir, que activa el sistema nervioso parasimpático. También se usa ampliamente en oftalmología como agente miótico en casos de glaucoma agudo y crónico.
Como vemos, es una planta de la cual se puede sacar mucho provecho, pero que puede resultar peligrosa si se emplea sin las debidas precauciones.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti