Viernes, 20 de noviembre de 2009
EL RABANO - EL LUGAR DEL ALQUIMÍSTA

El rábano es un alimento con un bajo aporte calórico gracias a sualto contenido en agua. Tras el agua, su principal componente son loshidratos de carbono y la fibra.

De su contenido vitamínico destaca la vitamina C y los folatos.

La vitamina C tiene acción antioxidante, interviene en la formaciónde colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorcióndel hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

Los folatos colaboran en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Los minerales más abundantes en su composición son el potasio y el yodo, que aparece en cantidad superior a la de la mayoría de hortalizas. Contiene cantidades significativas de calcio y fósforo. El magnesio está presente, pero en menor proporción.

El calcio del rábano no se asimila apenas en comparación con loslácteos y otros alimentos que se consideran fuente importante y de granaprovechamiento de este mineral.

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generacióndel impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además deintervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El yodo es un mineral indispensable para el buen funcionamiento dela glándula tiroides. Ésta regula el metabolismo, además de interveniren los procesos de crecimiento.

El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nerviosy músculos. Además, forma parte de huesos y dientes, mejora lainmunidad y posee un suave efecto laxante.

En la composición de los rábanos destaca la presencia de compuestos de azufre de acción antioxidante.

Dichas sustancias son en parte responsables del efecto diurético ydigestivo de los rábanos. Aumentan la secreción de bilis en el hígado(efecto colerético) y facilitan el vaciamiento de la vesícula biliar(acción colagoga), además de conferirle su sabor picante característico.

Se considera a Chinacomo el lugar de origen de los rábanos, aunque este es un dato que nose ha determinado de forma concluyente. Sin embargo, sí se sabe que losegipcios y babilonios ya lo consumían hace más de 4.000 años. Pareceque fue hacia el año 400 a.C., cuando comenzó a consumirse en China yCorea.

En la época de losgriegos y romanos se convirtió en un alimento muy apreciado. Fueronéstos últimos quienes extendieron su cultivo por toda Europa. En laactualidad, es en los países del Lejano Oriente donde más se aprecia yse consume.

Los rábanos se pueden clasificar en función de su forma y de su color. De este modo se distinguen tres variedades:

 

Rábano chino, japonés o daikon: procede de Japón y se caracteriza por su forma cilíndrica y alargada. Es de color blanco y sabor suave.

Rábano negro o de invierno: tiene forma cilíndrica y redondeada. Su piel es de color negro y muydifícil de digerir, mientras que su carne es blanca y más digestiva.

Rabanitos: sonuna variedad que puede presentar forma esférica, ovalada o cilíndrica.Su piel es de color rojo, rosado, morado o blanco, y su carne siemprees blanca.

La forma y colorque presentan los rábanos dependen también de su temporada. Por ello,también se pueden clasificar en función de su época de cultivo en:

Rábanos de primavera: tienen forma esférica y su tamaño no suele ser muy grande.

Rábanos de verano: suforma es alargada y su tamaño mayor que los de primavera. En general,los rábanos de primavera y los de verano son variedades que se consumencrudas.

Rábanos de otoño: son de mayor tamaño que los anteriores y suelen cocerse antes de su consumo.

 

El rábano es unalimento con un bajo aporte calórico gracias a su alto contenido enagua. Tras el agua, su principal componente son los hidratos de carbonoy la fibra.

De su contenido vitamínico destaca la vitamina C y los folatos.

Lavitamina C tiene acción antioxidante, interviene en la formación decolágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción delhierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

Losfolatos colaboran en la producción de glóbulos rojos y blancos, en lasíntesis de material genético y la formación de anticuerpos del sistemainmunológico.

Los mineralesmás abundantes en su composición son el potasio y el yodo, que apareceen cantidad superior a la de la mayoría de hortalizas. Contienecantidades significativas de calcio y fósforo. El magnesio estápresente, pero en menor proporción.

Elcalcio del rábano no se asimila apenas en comparación con los lácteos yotros alimentos que se consideran fuente importante y de granaprovechamiento de este mineral.

Elpotasio es un mineral necesario para la transmisión y generación delimpulso nervioso y para la actividad muscular normal, además deintervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Elyodo es un mineral indispensable para el buen funcionamiento de laglándula tiroides. Ésta regula el metabolismo, además de intervenir enlos procesos de crecimiento.

Elmagnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios ymúsculos. Además, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidady posee un suave efecto laxante.

En la composición de los rábanos destaca la presencia de compuestos de azufre de acción antioxidante.
Dichassustancias son en parte responsables del efecto diurético y digestivode los rábanos. Aumentan la secreción de bilis en el hígado (efectocolerético) y facilitan el vaciamiento de la vesícula biliar (accióncolagoga), además de conferirle su sabor picante característico.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti