Jueves, 19 de noviembre de 2009
NOSTRADAMUS Y LA INVASIÓN MUSULMANA EUROPEA

En su época la política estaba íntimamente mezclada con la religión, de tal forma que Nostradamus polarizaba todas sus visiones en el enfrentamiento de su época: La lucha entre cristianos y musulmanes. Actualmente dicha polarización ya no existe, salvo las manipulaciones que Bush y un grupo de mesiánicos fundamentalistas quieren hacer. En la actualidad la visión y la realidad de los conflictos sociales se tratan en su verdadera dimensión. Pero para un hombre como Nostradamus, dichos conflictos sociales solo se podían ver desde una posición religiosa.

 

Es notable que Lemesurier, en base a las centurias del médico francés, haya predicho una invasión  musulmana en España y Francia entre los años 2004 y 2005. No se puede evitar comparar la profecía de Nostradamos, sobre la invasión musulmana a Francia del año 2005, con las guerrillas urbanas de jóvenes musulmanes en dicho país o los problemas de inmigrantes africanos o “invasores musulmanes” en España. ¿Acaso no será  este conflicto social lo que Nostradamus  haya entendido como una invasión de los  musulmanes?

 

En la actualidad el diálogo entre religiones, el respeto a las culturas y la democracia racional han dejado atrás a los conflictos religiosos y a las guerras santas.

 

Pero para un hombre como Nostradamus eso sería incomprensible, si es cierto que llegó a percibir los hechos futuros, los entendería según lo que vivía en su tiempo: La guerra religiosa.

Si entendemos que Nostradamus llamó "Invasión Musulmana" a los conflictos sociales que se están suscitando y que se suscitarán en Europa, entonces se podrá decir que sus profecías no han errado, solo han sido mal interpretadas o mejor dicho, no han sido actualizadas a nuestros tiempos.

 

De ser así, podemos repasar nuevamente los hechos predichos por Nostradamus desde una interpretación más flexible y úti l a la realidad de nuestros tiempos.

 

En ese sentido, los próximo treinta años no son nada alegres para Europa según estas profecías:

 

En el año 2006 los problemas de inmigración y los conflictos sociales estallarán en España en forma similar a Francia o peor aún. La crisis de inmigración africana o "Invasión Musulmana de África" llegará a un punto crítico en el año 2007, pudiendo darse oleadas inmensas de inmigrantes ilegales en las costas mediterráneas de Francia.

 

 En el año 2010 o 2011 la supergripe asesina (la mutación que tomará inevitablemente la gripe aviar) arrasará con España, Italia y  Francia. Literalmente "barrerá" con toda la población europea del sur, es posible que la mitad de los españoles, italianos y franceses mueran por esta supergripe; o abandonen sus países, huyendo de la mortandad generalizada. No solo aniquilará a las poblaciones humanas, sino a muchos seres vivos: Gatos, perros, vacas y todos los animales que tengan contacto con el ser humano, además de las aves, transportadoras de la mortal peste.

 

En dicho año, el 2011, morirá Benedicto XVI, víctima de la supergripe asesina, lo reemplazará Pedro II "El Romano" que gobernará en medio de la Pandemia Mundial, de las guerras nucleares por petróleo y de una hambruna generalizada por el Cambio Climático Catastrófico. "Gobernará en medio de muchas tribulaciones" como bien dijo San Malaquías. En ese año las auroras boreales alcanzarán a ser vista incluso en Marruecos, por las fuertes tormentas solares durante el máximo solar predicho científicamente. Este es el “fuego en el cielo” que el sabio francés predijo.

 

En el año 2015, debido al Efecto Ártico (nueva Edad de Hielo en Europa) a la crisis energética, a las guerras nucleares, a la pandemia mundial (las mutaciones posteriores de la supergripe asesina) a la hambruna y al caos económico global, una revuelta social enorme estallará en Roma; encabezada por los inmigrantes pobres de África, los “invasores musulmanes” y también las clases pobres italianas –marginadas por los futuros gobiernos- Roma literalmente arderá en llamas, la revuelta será tan enorme, que el Estado perderá poder prácticamente. Así, grupos de vándalos irrumpirán en el Vaticano y robarán y destruirán todo el patrimonio artístico del mismo. “El Vaticano será destruido en llamas” en palabras del médico francés. Será una guerra social mucho más enorme que la que sucedió en Buenos Aires, Argentina, en el año 1999.

 

A partir de ese año Europa estará en el caos, las guerras civiles y sociales, gobiernos y semidictaduras débiles (por no haber unidad en los ejército s y por la mortandad de las pestes) intentarán poner orden inútilmente. La mayoría de los europeos huirán de la destrucción socioeconómica de su región.

 

EE.UU., Europa del Norte y gran parte de Rusia habrán desaparecido literalmente por el Efecto Ártico y los desastres naturales comprendidos, el Huracán Katrina fue solo una pequeña muestra de lo que viene.

 

Recién en el año 2025 (cuando se reorganice la ONU) se dirigirá a Europa una fuerza internacional, liderada por países del hemisferio sur, que desde Gran Bretaña irá a poner orden en el mediterráneo, acabando con la influencia hegemónica de  Túnez y Egipto (que estarán bajo el mando de un dictador)  dicha región se volverá estable en el año 2027.

 

Para esa fecha el mapa mundial, de liderazgos geopolíticos, habrá cambiado profundamente. Los países del Sur (China, Sudáfrica, Australia, India, Brasil, Chile, Argentina y Venezuela) serán los que dirigirán el nuevo orden de emergencia mundial.

 

Recién en el año 2035 el mediterráneo europeo se  reconstruirá económica y sociopolíticamente.

 

Lo más triste de estas profecías de Nostradamus, es que se asemejan perfectamente a los pronósticos geopolíticos, socieconómicos y sanitarios de los expertos y científicos.

Mucha gente ha querido negar toda posibilidad que Nostradamus haya acertado en sus profecías, pero los hechos -a la luz de una interpretación más actualizada- dan cuenta que no erraron en casi nada.

 

No se puede negar totalmente que el hombre tiene la capacidad de "sentir" el futuro, hay numerosas pruebas al respecto, las profecías de Nostradamus pueden ser parte de dich as pruebas.

 

¿Tenemos el Destino sellado, está echada nuestra suerte?

 

No, Nostradamus, en una de sus cartas a su hijo César, expresó humildemente que los hombres pueden cambiar los hechos que él mismo vaticinó. Para ello deben dejar de lado La Ignorancia, El Egoísmo, y La Soberbia que niegan la  verdad de las leyes divinas, llenando sus corazones de amor, paz, sabiduría, comprensión y solidaridad.

 

Ojala que esta interpretación actualizada de Nostradamus ayude a evitar lo que él anunció, lastimosamente se ve muy difícil ello, muy difícil.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti