Viernes, 13 de noviembre de 2009
EL ÁRNICA - EL LUGAR DEL ALQUIMÍSTA

El árnica es una planta que se ha utilizado como remedio popular desde antiguo en los países de donde es originaria, principalmente Centro Europa, el Sur de Rusia y Asia Central.
En la medicina homeopática, las preparaciones con árnica se conocen desde hace cientos de años, empleándose para muy diversos fines. La parte más utilizada son las flores, semejantes a las margaritas pero de color amarillo brillante. Estas son recolectadas entre junio y agosto y son desecadas para su posterior uso. En algunas zonas de Europa es una especie protegida.

 


Componentes y propiedades:

Las lactonas sesquiterpénicas, especialmente la helenalina, son las responsables de la acción antiinflamatoria de esta planta. Los extractos de árnica han demostrado también una actividad analgésica, antiagregante plaquetaria, antihistamínica y antibacteriana.
Otros principios activos son el aceite esencial, flavonoides, ácido cinámico y sus derivados, cumarinas y xantofilas.


Indicaciones:

El empleo de árnica provoca un aumento del flujo sanguíneo en la zona expuesta. Su utilización, exclusivamente por vía externa, contribuye a mejorar golpes y contusiones, torceduras, inflamaciones producidas por picaduras de insectos, alteraciones musculares, dolores articulares de carácter reumático, flebitis superficial, eccema y acné.


Contraindicaciones y precauciones:

Las personas con sensibilidad a las flores de árnica deben evitar su uso.
Se recomienda no utilizarla sobre heridas abiertas o piel dañada.
Un empleo prolongado puede provocar la aparición de dermatitis, debiendo suspender el tratamiento en este caso.
Salvo en preparaciones homeopáticas que son muy diluidas, NO debe utilizarse por vía interna, ya que las lactonas sesquiterpénicas incrementan el riesgo de arritmia cardiaca. Su ingesta también provoca irritación del tracto digestivo y alteraciones del sistema nervioso.
El uso tópico de los preparados de árnica no está contraindicado en el embarazo ni en la lactancia.


Presentación y posología:

Se puede obtener en forma de cremas, ungüentos, geles o compresas hechas con tintura diluida. Se recomienda aplicarla en cualquiera de sus presentaciones de 2 a 3 veces al día sobre la zona afectada.
Como remedio homeopático encontramos píldoras e inyectables, que siempre deben utilizarse bajo la supervisión de un profesional.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti