Jueves, 12 de noviembre de 2009
¿QUE ES LA ORACIÓN?

Orar es hablar con Dios, nuestro Padre celestial, para adorarle, alabarle, darle gracias y pedirle toda clase de bienes.


1. Orar es hablar con Dios para manifestarle nuestro amor, tributarle el honor que se merece, agradecerle sus beneficios, ofrecerle nuestros trabajos y sufrimientos, pedirle consejo, confiarle las personas que amamos, los asuntos que nos preocupan y desahogarnos con Él.

Habla a Dios con sencillez y naturalidad.
Háblale con tus propias palabras.
Se puede orar con fórmulas ya hechas, o espontáneas.
Y también repitiendo siempre la misma frase.

«La oración es conversación. Sabemos muy bien que se puede conversar de distintas maneras. Algunas veces la conversación es un simple intercambio de palabras. (...) Pero la conversación profunda se da cuando intercambiamos pensamientos, corazón y sentimientos. Cuando intercambiamos nuestro "yo"».

¿Por qué orar?

Porque creo en Dios, sé que me ama, y deseo decirle que le amo.

La oración incluye:
«La adoración, que es reconocimiento de la grandeza y majestad de Dios.
La alabanza a su infinita bondad y misericordia.
El ofrecimiento incondicional a realizar la voluntad de tan altísimo Señor.
La súplica de perdón, y reconocimiento de la pequeñez del que ora.
La acción de gracias por tantas bendiciones y favores recibidos.
La petición humilde de la ayuda de la gracia y del favor de Dios para tantas necesidades»
.

Para hablar con Dios no es necesario pronunciar palabras materialmente. Se puede hablar también sólo con el corazón.

La oración no se aprende. Sale sola. Lo mismo que no se aprende a reír o a llorar.
La oración sale espontáneamente del corazón que ama a Dios.

La oración debe hacerse con atención, reverencia, humildad, confianza, fervor, perseverancia y resignación con lo que Dios quiera.

Hacerla con fe muy firme de que si conviene, Dios concederá lo que pedimos; pero no podemos anteponer nuestra voluntad a la de Dios
.

Además de irreverente y absurdo, sería completamente inútil y estéril.

Dice San Pablo: Orad sin cesar
.

Y San Agustín da la solución: «Orad con el deseo. Aunque calle la lengua. Si deseas amar, ya estás amando. Tu deseo es tu oración. Si deseas siempre, tu oración es continua».

La perseverancia en la oración es fundamental. Dios ya sabe lo que deseamos, pero Él quiere que se lo pidamos; aunque a veces nos haga esperar.

Santa Mónica tardó treinta años en conseguir la conversión de su hijo San Agustín
.

Es necesario orar, y orar a menudo, porque Dios así lo manda: «Pedid y recibiréis»
y «es necesario orar siempre y no desfallecer»; pero además porque ordinariamente Dios no concede las gracias espirituales y materiales si no se las pedimos.

¡Ojalá te acostumbraras a tener tus ratos de charla con Nuestro Señor en el sagrario! Por lo menos, no dejes de rezar todos los días las oraciones que te pongo en los Apéndices.

Pero te advierto que la oración bien hecha no es la recitación de plegarias que se repiten distraídamente sólo con los labios. La verdadera oración pone siempre en movimiento el corazón. Dice Santa Teresa que «orar es un trato amoroso con Dios»


No pedimos para obligar a Dios que cambie sus planes, lo cual es imposible.

Ni para informarle de lo que necesitamos, pues Él ya lo sabe.

Ni para convencerle para que nos ayude, pues lo desea más que nosotros mismos.

Pedimos porque Él quiere que lo hagamos para colaborar con Él en lo que quiere concedernos.

«Dios ha determinado concedernos algunas cosas a condición de que se las pidamos bien, o sea, vinculándolas a nuestra oración.

»Pero si no las pedimos, nos quedaremos sin ellas.

»No se trata de que Dios cambie su voluntad, sino de que nosotros cumplamos la condición que Él ha señalado para concedernos tales gracias»
.

La doctrina católica enseña:
a) que para salvarnos nos es necesario orar;
b) que sin orar no podemos permanecer mucho tiempo sin pecado;
c) que, aun para muchas cosas humanas, es muy necesario o conveniente la oración;
d) que si oramos frecuentemente pidiendo a Dios nuestra salvación, nos salvaremos seguro.

Dice San Pablo que con la oración se pueden vencer todas las tentaciones


Si pedimos bien una cosa necesaria para nuestra salvación, la eficacia es segura
. Dice Santo Tomás que la oración es infalible si se pide bien algo necesario para la salvación eterna.

Si pedimos la salvación de otro, la eficacia depende de la libre voluntad del otro; pero nuestra oración le conseguirá gracias de Dios para facilitar que él se incline hacia el bien. Pero no sólo pedir. También hay que alabar y adorar a Dios.

Más vale rezar poco y bien que mucho y mal. Si por dedicarte a largos rezos vas a hacerlos de forma distraída y rutinaria, más vale que reces la mitad o la cuarta parte; pero concentrándote y pensando lo que haces.

Glorificas más a Dios y enriqueces más tu alma con un acto intenso de fervor que con mil remisos, superficiales y rutinarios
.

Todos deberíamos dedicar algún momento del día a hacer actos internos de amor de Dios. En estos breves instantes se puede merecer más que en el resto de la jornada diario
. El momento más oportuno para hacerlos es después de comulgar, y al acostarse. Hay que pedirle a Dios la gracia eficaz para hacer con mucho fervor estos actos de amor.Por otra parte, el buen hijo nunca se avergüenza de su padre, y Dios es mi Padre y Creador. Ningún padre es tan padre como el que es Padre-Creador de sus hijos. Es una ingratitud regatear a Dios las manifestaciones de amor y reverencia. Solía decir el emperador Carlos V: «Nunca es el hombre más grande que cuando está de rodillas delante de Dios».

Los animales nunca rezan.


2. Convendría que cada familia fijase un mínimo de rezo en común, el cual podría ser:
1) Leer un trozo del Evangelio, de cuando en cuando, y comentarlo entre todos.
2) Dar gracias a Dios antes de comer, por poderlo hacer, y pedirle que nunca nos falte lo necesario. En los Apéndices tienes una oración para bendecir la mesa.
3) Rezar un misterio del rosario cada día. Al menos se podrían aprovechar los desplazamientos de fin de semana en rezar un rosario entero, o algún misterio suelto.

Esta buena costumbre nos ayudaría, además, a alcanzar la protección de Dios en la carretera. En los Apéndices tienes el modo de rezar el rosario.

-En tus alegrías, da gracias a Dios.
- En tus penas, ofréceselas a Dios por amor a Él.
- En tus trabajos, hazlo todo siempre con buena intención.
- En tus pecados, pide perdón.
- Y en tu trato con los demás, ten espíritu de servicio.

Con la oración Dios nos ayuda a salir airosos de las situaciones más difíciles.

Cuenta Javier Martín
una antigua leyenda, de la Edad Media:
«Un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer.

En realidad, el verdadero autor era una persona muy influyente del reino, y por eso, desde el primer momento se procuró un "chivo expiatorio", para encubrir al culpable.

»El hombre fue llevado a juicio ya conociendo que tendría escasas o nulas esperanzas de escapar al terrible veredicto: ¡La horca! El juez, también comprado, cuidó no obstante, de dar todo el aspecto de un juicio justo, por ello dijo al acusado: "Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor, vamos a dejar en manos de Él tu destino: Vamos a escribir en dos papeles separados las palabras ´culpable´ e ´inocente´. Tú escogerás, y será la mano de Dios la que decida tu destino".

»Por supuesto, el mal funcionario había preparado dos papeles con la misma leyenda: ´CULPABLE´.

»La pobre víctima, se encomendó a Dios, y se dio cuenta que el sistema propuesto era una trampa. No había escapatoria.

»Pero Dios le inspiró la solución. Tomó uno de los papeles doblados y se lo tragó.
»El juez, indignado, dijo: "Y ahora,¿cómo vamos a saber el veredicto...?"

»Es muy sencillo, respondió el hombre, es cuestión de leer el papel que queda, y sabremos lo que decía el que me tragué".

»Tuvieron que liberar al acusado y jamás volvieron a molestarlo.

»Por más difícil que se nos presente una situación, nunca dejemos de buscar la salida, pidiendo ayuda a Dios. "Lo que es imposible para el ser humano, es posible para Dios"».


3. «La oración es fundamental para la práctica de la religión. Tiene su punto de partida en la fe, cobra vuelo en el diálogo con Dios, y culmina en la entrega del amor. Nuestro Maestro de Oración es Jesucristo. (...)Jesús oraba asiduamente, reverentemente, piadosamente. (...) En la oración de Jesús destacan, sobre todo, la actitud reverente, la confianza filial, el amor a todos los hombres, y su adhesión a la voluntad de Dios.

»Jesús dio a sus discípulos orientaciones y consignas en orden a la práctica de la oración. (...) Insistió en la necesidad de orar, y orar con perseverancia. (...) Atendió al espíritu que debe animar la oración. Porque la oración es un diálogo en el que Dios llama al hombre a su amistad y le ofrece la salvación»
.

Durante el día deberíamos estar unidos a Dios como dos personas que se aman.

«En un matrimonio armónico saben hombre y mujer que viven el uno para el otro y para su familia. Lo saben incluso, cuando en el jaleo del día piensan poco de hecho el uno en el otro. La relación de amor existe de continuo y da color a todas las actividades de ambos cónyuges. La orientación a la mujer amada ayuda al hombre a hacer día tras día su trabajo, con frecuencia aburrido. Sabe al fin y al cabo para quien trabaja. La mujer lo sabe también y por ello saca fuerzas la mayor parte de las veces para atender con esmero al mantenimiento de la casa. Ambos viven en la atmósfera de la unión, aunque los momentos en que conscientemente se ocupen uno de otro sean escasos. Viven el uno para el otro, y este existir el-uno-para-el-otro forma la mayor parte del tiempo del trasfondo oculto ante el cual transcurre su vida. En un matrimonio de este estilo tienen lugar de vez en cuando "celebraciones" espontáneas, en las que todo lo que está ahí, inadvertido pero real, se expresa de manera explícita y se eleva de ese trasfondo a una vivencia de primer plano... La vivencia de lo que está en el trasfondo, y la vivencia de lo que está en primer plano no se oponen, sino que se superponen y se complementan»

Esto se puede aplicar a nuestro amor a Dios.


4. El valor de la oración es muy grande. Con ella trabajamos más que nadie en favor del prójimo: convertimos más pecadores que los sacerdotes, curamos más enfermos que los médicos, defendemos a la Patria mejor que los mismos soldados; porque nuestras oraciones hacen que Dios ayude a los soldados, a los médicos y a los sacerdotes para que consigan lo que pretenden.

Dice la Madre Angélica: «Podéis conseguir más con la plegaria que con mil millones de dólares»
.

Puede ser interesante mi vídeo: ¿Cómo cambiar el mundo: el poder de la oración
.

No hay que confundir la oración cristiana con el zen o el yoga.

Hoy están de moda las prácticas de meditación oriental como el zen y el yoga; pero estas prácticas implican riesgos para los católicos.

Por eso el Vaticano ha publicado un documento alertando a los católicos, porque «el zen y el yoga degradan las oraciones cristianas y pueden degenerar en un culto al cuerpo»
.

También el Papa alerta a los que se abren a las religiones orientales en técnicas de meditación y ascesis
.


5. Ten la costumbre de acudir a Dios en todas tus penas y alegrías. En tus penas para encontrar consuelo y ayuda; en tus alegrías para dar gracias y pedir que se prolonguen. De suyo, la oración se hace a Dios; pero muchas veces tomamos a la Virgen o a los Santos como mediadores.

Lo mismo que nos valemos de los secretarios de los grandes personajes.

Dios escucha a la Virgen y a los Santos mejor que a nosotros, porque ellos lo merecen más
. Dios conoce nuestras necesidades y las remedia muchas veces sin que se lo pidamos. Pero de ordinario quiere que acudamos a Él, porque con la oración practicamos muchas virtudes: adoración, amor, confianza, humildad, agradecimiento, conformidad, etc. «La eficacia de la oración y su necesidad no es por el influjo que ejerce en Dios, sino en el que ora.

Dios está siempre dispuesto a colmarnos de gracias: nosotros, en cambio, no siempre estamos dispuestos a recibirlas; la oración nos hace aptos para ello»
.

Nunca debo cansarme de pedir a Dios lo que necesito.

No es que Dios desconozca mis necesidades. Pero quiere que acuda a Él. Si no me lo concede, será porque no se lo pido bien, porque no me lo merezco o porque no me conviene. En ese caso, me dará otra cosa; pero la oración que sube al cielo nunca vuelve vacía.

Como una madre que cuando un niño le pide un cuchillo con el que se puede cortar, no se lo da; pero le da un juguete. Y en caso de que en los planes de Dios esté dejarnos una cruz, nos dará fuerzas para llevarla. Dijo San Agustín: «Señor, dame fuerzas para lo que me pides, y pide lo que quieras»
.

«Está bien -por eso Dios nos ha dado inteligencia- que tengamos nuestros puntos de vista; con tal de que no nos olvidemos de que también Dios tiene el suyo, y en caso de no coincidir, Dios es el que siempre tiene la razón, porque no se equivoca jamás. Nosotros sí nos podemos equivocar»
.

Mucha gente le pide a Dios que le toque la lotería. Suponen que eso les conviene. Pero no siempre es así.

A una familia le tocó la lotería. Con ese dinero se compraron un barquito. En su primera salida naufragó y se ahogaron el padre y tres hijos
.

En nuestras peticiones se sobreentiende siempre la condición de «si es bueno para la salvación eterna».

Hay una cosa que ciertamente Dios está deseando concedérnosla en cuanto se la pidamos. Es la fuerza interna necesaria para vencer las tentaciones del pecado.

Sobre todo, si lo pedimos mucho y bien, Dios nos concederá la salvación eterna de nuestra alma.

Cuando se piden cosas absolutamente buenas para uno mismo, si se piden bien, la eficacia de la oración es infalible.

Aunque a veces Dios modifica la petición en cuanto a las circunstancias, tiempo, etc.

Si es para otro, puede ser que éste rechace la gracia: conversión de un pecador. Dios nos exige un mínimo de buena voluntad.

Él lo pone «casi todo»; pero hay un «casi nada», que depende de nosotros.

Una bonita oración podría ser:
«Señor dame:
-la decisión para cambiar aquellas cosas que yo puedo cambiar;
-la paciencia para aceptar las cosas que yo no puedo cambiar;
-y la inteligencia para distinguir una cosa de otra».


6. Pero la vida de la gracia, además de respirar, necesita -lo mismo que la vida natural- alimentarse
.

Dios también nos ha dado un alimento para la vida sobrenatural de la gracia. Ese alimento es la Sagrada Comunión, el verdadero Cuerpo del mismo Jesucristo bajo la apariencia de pan, que se guarda en el sagrario y es la Sagrada Eucaristía.

Es el recuerdo que Jesucristo nos dejó antes de subir al cielo.

Él se iba, pero al mismo tiempo quiso quedarse con nosotros, hasta el fin de los siglos, en el sagrario.

Fdo. Cristobal Aguilar.

Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti