Domingo, 08 de noviembre de 2009
LOS SALVATORIANOS - ÓRDENES Y CONGREGACIONES RELIGIOSAS

Esta Sociedad, fundada por el P. Francisco María de la Cruz Jordan, el 08 de Diciembre de 1881, forma parte de tres Ramas: religiosos, religiosas, laicos solteros, casados en lo que se llama Hoy la Familia Salvatoriana.

Se encuentran distribuidos por 26 países en los cinco continentes. Buscando asociarse con personas, instituciones y grupos, que estén dispuestos al estilo de los Apóstoles, a ser seguidores entusiastas y testigos de Jesús en la construcción de su Reino.

Son, al estilo de Jordan,  una comunidad apostólica instructiva, donde las Misiones, Parroquias, escuelas y medios en discernimiento a los signos de los tiempos, según los “ medios que la Caridad de Cristo inspire” sean plataformas de evangelización desde una formación integral del ser Humano, y de su promoción, de tal manera que podamos ser “ cristianos adultos en la Fe” que al identificarnos cada día más con Cristo, podamos ser “ agentes en la transformación del Mundo” En un camino permanente de conversión al Señor.
Nuestro Fundador nos define como “ hombres de Oración” donde la Palabra, la celebración de la Fe compartida , la formación y la experiencia en comunidad, sean semillas de vida y de esperanza, desde el anuncio de “ La vida Eterna” “ Que te conozcan a ti el Único Dios verdadero y a su enviado Jesucristo” Jn17,3.

Ante una sociedad globalizada, donde priman los intereses económicos, políticos y de dominación ideológica y cultural, donde el desarrollo de unos pueblos ha sido en función del empobrecimiento y el saqueo de otros, queremos sembrar desde la “ profecía” y la capacidad de compartir la causa y la suerte de los empobrecidos, una globalización de la Solidaridad, desde la actitud y vida de Jesús, desde la compasión como capacidad de colocarse en la piel del que sufre... búsquedas de humanidad desde el diálogo ecuménico e interreligioso, que van por esta orilla de la necesidad de una nueva construcción de lo humano, que desborde los linderos de la acumulación egoísta y de la dominación sin piedad del capital y del mercado.

Frente a una sociedad cada vez más cargada de “ violencias” y ataques sistemáticos a la vida, estresada, con soledades profundas y depresiones, con angustias y sufrimientos, presentarles al Jesús Humano cercano y liberador de todas las esclavitudes, y sanador de tantas heridas que no nos dejan ser Felices y construir un mundo más respirable, humano y fraterno para todos.

Como Familia Salvatoriana, ya esta trabajando en Guatemala formando “ comunidades de religiosos, y laicos “ unidos en una misma misión y proyecto de Formación y promoción humana y Cristiana desde el Evangelio, con el carisma y la espiritualidad de Jordan.

Humano como lo fue Jesús, solo podía serlo Dios.

“Las grandes Obras crecen a la sombra de la Cruz” P. Jordán.

El carisma fundante es el don específico del Espíritu Santo dado al P.Francisco Mª de la Cruz Jordan para la Iglesia y para el Mundo. Estecarisma se lo contagió a la Beata Mª de losApóstoles, quien fundó a las HermanasSalvatorianas.Está enraizado especialmente en los cuatro textos bíblicos que sonelementos clave en su vida y obra. Son el centro del carisma que él noscomunica a todos los salvatorianos.

Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti el único Dios verdadero, y al que has enviado, Jesucristo. (Juan 17Corazon 

Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en elnombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles aguardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy convosotros todos los días hasta el fin delmundo. (Mateo 28:19-20) 

Y les dijo: Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. (Marcos 16:15)

Los doctos brillarán como el fulgor del firmamento, y los que enseñarona la multitud la justicia, como las estrellas, por toda laeternidad. (Daniel 12Corazon

Elementos claves encontrados en estos textos fundacionales para los cuales somos llamados y capacitados: 

  • Vivir la vida eterna

  • Conocer al único Dios verdadero y a su enviado Jesucristo

  • Seguir las huellas de los Apóstoles

  • Hacer discípulos de todas las naciones

  • Guiar a otros a la verdad eterna y a la justicia 

  • Proclamar la universalidad del mensaje de Cristo 

  • Ser capaz de discernir los signos de los tiempos

       


FORMAS Y MEDIOS


1. Crear métodos a fin de conseguir conciencia religiosa en la gente a través de la formación cristiana y del desarrollo espiritual;

2. Colaborar con toda la Familia Salvatoriana, compartiendo responsabilidad con los laicos; cooperar en empresas ecuménicas y con los que trabajan en apostolados similares a los nuestros así como en la promoción de la vida y los derechos humanos;

3. Preparar laicos y comunidades cristianas a fin de que se comprometan en liderazgos en la obra evangelizadora;

4. Relacionarnos con aquellos a quienes anunciamos el Evangelio, mediante experiencias mutuas de vida, fe, comunidad y oración;

5. Atender las necesidades de los pobres y de los que han sido relegados a la marginación social, en una forma. tal que les impulse a transformar ellos mismos su situación, ser sujetos de su propia historia;

6. Promover el espíritu misionero y apoyar la actividad misionera por medio de personal y/o financiación;

7. Educarnos a nosotros mismos y a los demás a fin de que respetemos la creación y usemos los recursos naturales con justicia y responsabilidad.

La presencia de estos criterios marca nuestros apostolados y actividades, cualesquiera que sean, como auténticamente Salvatorianos. Hoy en día, una lectura de los signos de los tiempos y de las recomendaciones de las Provincias/Misiones acentúa los siguientes aspectos:

  • Centros pastorales que sirven a toda la persona ofreciendo una amplia gama de servicios, tales como: enseñanza religiosa y preparación para el apostolado, desarrollo humano y promoción de la vida familiar, cuidado de la salud, consejería psicológica, y ayuda económica;

  • Evangelización a nivel parroquial a la luz de nuestro carisma Salvatoriano en comunión con la iglesia particular;

  • Evangelización a través de los medios de comunicación social;

Pastoral juvenil que muestre las diferentes dimensiones de la vocación cristiana.

ESPÍRITUALIDAD DE LA SOCIEDAD


La espiritualidad salvatoriana es la manera concreta como vivimos cada día nuestro carisma y misión. Elementos específicos de nuestra espiritualidad:
  • Conocer a Dios, es decir, experimentar a Dios como el centro de nuestra vida

  • Confiar en la Divina Providencia

  • Vivir la santidad como una vocación y ayudar a otros a hacer lo mismo

  • Manifestar la bondad y el amor del Salvador (Tito 3,4)

  • Ser personas de oración

  • Ser pobres en espíritu

  • Tener celo apostólico 

  • Vivir la verdad, la justicia, la solidaridad y la fidelidad

  • Estar dispuestos a cargar la cruz por el bien de la misión

  • Amar en forma inclusiva

  • Seguir el ejemplo de María de dar a conocer al Salvador

  • Amar a la Iglesia

  • Vivir la sencillez de hijos e hijas de Dios



Fdo. Cristobal Aguilar.

Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti