Domingo, 08 de noviembre de 2009
LA AZUCENA - EL LUGAR DEL ALQUIMÍSTA

La azucena es una bonita planta herbácea con un bulbo escamoso, grande y blanco; su tallo no suele superar el metro de altura y todo él aparece recubierto de hojas, unas extendidas en torno y otras erguidas, con forma lanceolada y escasamente onduladas en los bordes. Las flores forman un ramillete terminal y son de color blanco. Esta planta se caracteriza por su intenso aroma que llega incluso a embriagar, sobre todo por la noche

Se cría preferentemente en jardines y macetas, pues no es una planta autóctona sino que nos viene del Próximo Oriente. Normalmente se le da un uso ornamental.

Esta aromática planta florece de mayo en adelante. Para uso medicinal se usa el bulbo junto con el aceite que se extrae de él. Este bulbo se puede utilizar tanto fresco como desecado.

De la composición de la azucena se conoce bien poco. Lo que se conoce por su estudio es que de la epidermis de las escamas bulbares se puede extraer un aceite cuya composición no está definida. Quizá la razón de que no haya sido estudiada en profundidad sea que desde muy antiguo el empleo que se dio a esta planta fue puramente ornamental. Por ello no es difícil pensar que se descuidara un poco el estudio de su composición. Popularmente ha sido empleada como emoliente, antieczematosa y diurética.

En algunos libros antiguos se mandaba preparar el aceite de azucena con las mismas flores de la planta (desprovistas de los estambres) y con un poco de aceite de oliva. Todo ello en maceración durante 3 días, pasados los cuales se debían extraer las flores y añadir otras nuevas. Esta operación se debía repetir 3 veces, obteniendo al fin el auténtico aceite de azuceno que era empleado para curar quemaduras, úlceras, granos, eczemas y en general, cualquier enfermedad de la piel.

En realidad no es una planta que hoy en día sea muy conocida por sus virtudes; pero como otras muchas, forma parte de antiguas tradiciones y debe ser incluida en los tratados sobre plantas medicinales. Además, quizá el día de mañana -cuando se profundice en su estudio- sea posible encontrar alguna virtud desconocida; o por lo menos, comprobar alguna propiedad de las que ya se le atribuyen. Además de las supuestas propiedades curativas, la azucena tiene algunas aplicaciones en el campo de la cosmética: se ha comprobado que en el bulbo existen determinados extractos con alto poder bioactivante, usados para regenerar la piel. De lo que no cabe la menor duda es de que, dentro del campo de la horticultura, es una de las plantas más bellas de la naturaleza.

Cataplasma: Se debe recolectar un bulbo de azucena y, después de limpiarlo bien con agua, se asa sobre unas cenizas. Una vez asado, se corta en rodajas y se aplica en caliente sobre panadizos, verrugas y forúnculos.

Aceite: Tal como hemos detallado en las aplicaciones, este aceite se puede utilizar para curar úlceras, abscesos, contusiones, etc.

Infusión Se prepara una infusión de 3 gr. de bulbo en 100 ml. de agua hirviendo. Esta tisana así preparada tiene efectos diuréticos.

Antieczematoso. Diurético. Emoliente.


La fascinación por esta bella flor acompaña a los seres humanos desde el alba de las civilizaciones por su majestuosidad y blancura, simboliza la pureza, así como por  sus propiedades medicinales contra afecciones gastrointestinales y hepáticas, hemorroides, dolores reumáticos, verrugas, callos y abscesos entre otros males.

Su fragancia embriagadora, belleza y blancura la convierten en preferida para los ramilletes de novia, su símbolo es de pureza y candor. La duración de las flores cortadas,  la llevaron a los altares de las iglesias desde hace muchos siglos, incluso en el templo de Salomón se las representaba  en esculturas.

En las pinturas medievales y renacentistas de carácter religioso, aparecen flores de azucena debido a su asociación con lo impoluto y puro. Conocida en heráldica como flor de lis se convirtió  en el emblema de los Capetos y de los reyes galos hasta la Revolución Francesa.

Su origen parece ubicarse en el Asia y América del Norte. El nombre en latín es precisamente Lilium candidum.

De la epidermis de las escamas bulbares se extrae un aceite empleado como emoliente, antieccematosa y diurética. En algunos libros antiguos se aconseja prepararlo con las mismas flores (desprovistas de estambres) y un poco de aceite de oliva. Todo ello en maceración durante 3 días, pasados los cuales se debían extraer las flores y añadir otras nuevas.

Esta operación se debía repetir 3 veces, obteniendo al fin el auténtico aceite de azucena que era empleado para curar quemaduras, úlceras, granos, eccemas y, en general, cualquier enfermedad de la piel.

Tiene, además,  algunas aplicaciones en el campo de la cosmética y se ha comprobado que en el bulbo existen determinados extractos con alto poder bioactivante, usados para regenerar la piel.

Los bulbos, emolientes y refrescantes, se emplean en la medicina casera contra los abscesos, furúnculos, panadizos, callos y callosidades de todo tipo.

Su aceite se utiliza en preparaciones farmacéuticas contra los dolores artríticos y reumáticos. Tradicionalmente se le recomienda  contra los trastornos gástricos, estreñimiento y afecciones hepáticas.

La raíz hervida  posee propiedades estomacales y expectorantes.

Para fines medicinales se pueden emplear bulbos, frescos o secos, y los pétalos de las flores.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por mariela
Jueves, 03 de diciembre de 2009 | 15:27
ola yo tengo azucenas blancas y este a?o se an dado mas lindas que nunca realmente hermoza
http://www.facebook.com/msmiranda1?ref=profile#/photo.php?pid=3144772&id=687234085&fbid=190471329085
tienes facebook??? el mio es mariela silvana valeria miranda
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti