Viernes, 06 de noviembre de 2009
DIARIO DE SOR FAUSTINA (II)

Seguimos con la Segunda parte de este interesante diario de Sor Faustina que consiguío instituir la devoción a la Divina Misericordía, que junto con el Rosario, el autor de este Blog os recomienda encarecidamente. Un abrazo.



A LOS RELIGIOSOS Y SACERDOTES


625 Por la noche, mientras rezaba, la Virgen me dijo: Su vida  (se refería a las religiosas de la Congregación de Santa Faustina) debe ser similar a la mía, silenciosa y escondida; deben unirse continuamente a Dios, rogar por la humanidad y preparar al mundo para la segunda venida de Dios.

 

1244 15 de agosto de 1937.  Durante la meditación la presencia de Dios me penetró vivamente y conocí la alegría de la Santísima Virgen en el momento de su Asunción... Durante ese acto que se realizó en honor de la Santísima Virgen, al final de ese acto vi a la Santísima Virgen que me dijo: Oh, qué grato es para mí el homenaje de su amor.  Y en ese mismo instante cubrió con su manto a todas las hermanas de nuestra Congregación.  Con la mano derecha estrechó a la Madre General Micaela y con la izquierda a mí, y todas las hermanas estaban a Sus pies cubiertas con su manto.  Luego la Santísima Virgen dijo: Cada una que persevere fielmente hasta la muerte en mi Congregación, evitará el fuego del purgatorio y deseo que cada una se distinga por estas virtudes: humildad y silencio, pureza y amor a Dios y al prójimo, compasión y misericordia.  ...

 

330      Una vez me dijo el confesor que rogara según su intención, y comencé una novena a la Santísima Virgen.  Esa novena consistía en rezar nueve veces la Salve Regina.  Al final de la novena vi a la Virgen con el Niño Jesús en los brazos y vi también a mi confesor que estaba arrodillado a sus pies y hablaba con Ella.  No entendía de que hablaba con la Virgen porque estaba ocupada en hablar con el Niño Jesús que había bajado de los brazos de la Santísima Madre y se acercó a mí.  No dejaba de admirar su belleza.  Oí algunas palabras que la Virgen le decía, pero no oí todo.  Las palabras son estas: Yo soy no sólo la Reina del Cielo, sino también la Madre de la Misericordia y tu Madre.  En ese momento extendió la mano derecha en la que tenía el manto y cubrió con él al sacerdote.  En ese instante la visión desapareció.                           

 

1585   Una visión de la Santísima Virgen.  Entre una gran claridad vi a la Santísima Virgen con una túnica blanca, ceñida de un cinturón de oro y unas pequeñas estrellas, también de oro, en todo el vestido y las mangas a triángulo guarnecidas de oro.  Tenía un manto de color de zafiro, puesto ligeramente sobre los hombros, en la cabeza tenía un velo liviano transparente, el cabello suelto, arreglado espléndidamente y una corona de oro que terminaba en pequeñas cruces.  En el brazo izquierdo tenía al Niño Jesús.  Nunca antes he visto a la Santísima Virgen bajo este aspecto.  Luego me miró con ternura y dijo: Soy la Madre de los sacerdotes.  Después puso a Jesús en el suelo, levantó la mano derecha hacia el cielo, y dijo: Oh Dios, bendice a Polonia, bendice a los sacerdotes.  Y otra vez se dirigió a mí: Cuenta a los sacerdotes lo que has visto.  Decidí decirlo al padre (Andrasz) en la primera ocasión, pero yo misma no logré comprender nada de esa visión.

EL DÍA DE LA JUSTICIA

635  (...)   Entonces vi a la Santísima Virgen que me dijo: Oh, cuán agradable es para Dios el alma que sigue fielmente la inspiración de Su gracia.  Yo di al mundo el Salvador y tu debes hablar al mundo de su gran misericordia y preparar al mundo para Su segunda venida.  Él vendrá, no como un Salvador Misericordioso, sino como un Juez Justo.  Oh, qué terrible es ese día.  Establecido está ya es el día de la justicia, el día de la ira divina.  Los ángeles tiemblan ante ese día.  Habla a las almas de esa gran misericordia, mientras sea aún el tiempo para conceder la misericordia.  Si ahora tú callas, en aquel día tremendo responderás por un gran número de almas.  No tengas miedo de nada, permanece fiel hasta el fin, yo te acompaño con mis sentimientos.

SANTA FAUSTINA Y LA EUCARÍSTIA

En diversas partes de su Diario, Santa Faustina aborda el tema de la Santa Eucaristía.

 

En su diaria comunión ella encontró fortaleza, inspiración y conocimiento de las cosas del cielo, así como una “fuerza transformadora” que la conduciría a la santidad.  En sus propias palabras: “Todo lo bueno que hay en mí es gracias a la Santa Comunión, le debo todo”, asimismo declararía la Santa Comunión como “el momento más solemne de mi vida”.

 

Resulta aleccionador  (y enternecedor a la vez)   apreciar la bellísima humildad de la Santa ante la Eucaristía:

 

“Hoy mi alma se prepara para la Santa Comunión como para un banquete de bodas en que todos los participantes lucen una belleza inexpresable.  Y yo también estoy invitada a este banquete, pero no veo en mí esta belleza, sino un abismo de miseria.  Y aunque no me siento digna de sentarme a la mesa, sin embargo me deslizaré por debajo de la mesa, y a los pies de Jesús mendigaré al menos las migas que caigan debajo de la mesa.  Conociendo Tu misericordia me acerco a Ti, Jesús, porque antes faltará mi miseria que se agote la piedad de Tu Corazón”.

 

Resulta asimismo de extrema importancia el llamado de Jesús:

 

“Quiero decirte, sin embargo, que la vida eterna debe iniciarse ya aquí en la tierra a través de la Santa Comunión.  Cada Santa Comunión te hace más capaz para la comunión con Dios por toda la eternidad”.

2.1 Los momentos más solemnes de su vida:

 

1804 El momento más solemne de mi vida es cuando recibo la Santa Comunión.  Anhelo cada Santa Comunión y agradezco a la Santísima Trinidad por cada Santa Comunión.

Si los ángeles pudieran envidiar, nos envidiarían dos cosas: primero, la Santa Comunión y segundo, el sufrimiento.

 

 

2.2 Su fuente de santidad, fortaleza, y conocimiento celestial:

 

1392 Todo lo bueno que hay en mí es gracias a la Santa Comunión, le debo todo.  Siento que este sagrado fuego me ha transformado totalmente.  Oh, cuánto me alegro de ser Tu morada, oh Señor; mi corazón es un templo en que permaneces continuamente...

 

1404 Oh Jesús oculto, en Ti está toda mi fuerza.  Ya en los años más tempranos, Jesús en el Santísimo Sacramento me ha atraído hacia Sí.  A los siete años, cuando estaba en las vísperas y el Señor Jesús estaba expuesto en la custodia, entonces, por primera vez se me comunicó el amor de Dios y llenó mi pequeño corazón y el Señor me hizo comprender las cosas divinas; a partir de aquel día hasta hoy mi amor al Dios oculto ha crecido hasta alcanzar la más estrecha intimidad.  Todo el poder de mi alma procede del Santísimo Sacramento.  Todos los momentos libres los paso conversando con Él; Él es mi Maestro.

 

1819 Al recibir la Santa Comunión, tuve un conocimiento más profundo del Padre celestial y de su paternidad para con las almas.

 

Hoy vivo de la adoración de la Santísima Trinidad.  Agradezco a Dios por haberse dignado adoptarnos, por medio de la gracia, como a sus hijos.

 

840 23 de diciembre de 1936.  Vivo este tiempo con la Santísima Virgen y me preparo a este solemne momento de la venida de Jesús.  La Santísima Virgen me enseña sobre la vida interior del alma con Jesús, especialmente en la Santa Comunión.  Solamente en la eternidad conoceremos qué gran misterio realiza en nosotros la Santa Comunión.  ¡Oh los momentos más preciosos de mi vida!

 

1037 Me veo tan débil que si no tuviera la Santa Comunión, caería continuamente; una sola cosa me sostiene y es la Santa Comunión.  De ella tomo fuerza, en ella está mi fortaleza.  Temo la vida si algún día no recibo la Santa Comunión.  Tengo miedo de mí misma.  Jesús oculto en la Hostia es todo para mí.  Del tabernáculo tomo fuerza, poder, valor, luz; es aquí donde busco alivio en los momentos de tormento.  No sabría como glorificar a Dios si no tuviera la Eucaristía en mi corazón.

 

1826  (...)   Cuando mis fuerzas empiecen a disminuir, entonces la Santa Comunión me sostendrá y fortalecerá.  De verdad, temo el día en que no reciba la Santa Comunión.  Mi alma recibe una fuerza admirable de la Santa Comunión.

¡Oh Hostia viva, luz de mi alma!

 

223 Oh Hostia Viva, mi única Fortaleza, Fuente de Amor y de Misericordia, abraza al mundo entero, fortifica a las almas débiles.  Oh, bendito sea el instante y el momento en que Jesús nos dejó su misericordiosísimo Corazón.

 

814 Hoy he estado solamente en la Santa Comunión y un poco más en la Santa Misa.  Toda mi fuerza está en Ti, Pan vivo.  Me sería difícil vivir un día sin recibir la Santa Comunión.  Él es mi escudo; sin Ti, Jesús, no sé vivir.

 

1233 Oh Hostia santa, fuente de la dulzura divina,

Tu das fortaleza a mi alma,

Tú que eres omnipotente y Te encarnaste de la Virgen

Vienes oculto a mi corazón

Y no Te alcanza el poder de mis sentidos.  

 

2.3 Su perseverancia en la recepción de la Santa Comunión:

 

105  Sin embargo, en todos estos sufrimientos y combates no abandoné la Santa Comunión.  Cuando me parecía que no debía recibirla, entonces iba a ver a la Maestra y le decía que no podía ir a la Santa Comunión, que me parecía que no debía recibirla.  Sin embargo ella no me permitía abandonar la Santa Comunión; y yo iba a recibirla, y me daba cuenta de que sólo la obediencia me había salvado. ...

 

2.4 La ocasión en que la Santa Comunión le fue impartida por un ángel:

 

1675 – 1676  (...) Por la noche vino la hermana que me iba a asistir.  “Mañana usted, hermana, no tendrá al Señor Jesús porque está muy cansada y luego veremos como será”.  Eso me dolió muchísimo, pero contesté con gran calma: “Está bien”.  Abandonándome completamente al Señor traté de dormir.  Por la mañana hice la meditación y me preparé para la Santa Comunión, aunque no iba a recibir al Señor Jesús.  Cuando mi anhelo y mi amor llegaron al punto culminante, de repente, junto a mi cama vi a un Serafín que me dio la Santa Comunión diciendo estas palabras: "He aquí el Señor de los ángeles".  Cuando recibí al Señor, mi espíritu se sumergió en el amor de Dios y en el asombro.  Eso se repitió durante 13 días, sin tener yo la certeza de que al día siguiente me la trajera, pero abandonándome a Dios, tenía confianza en su bondad; sin embargo ni siquiera me atrevía pensar si al día siguiente recibiría la Santa Comunión de este modo. (...)  El cáliz era de cristal, cubierto de un velo transparente.  Apenas me dio al Señor, desapareció.

 

 

2.5 Jesús Sacramentado como su Patrono anual:

360  A Jesús le agrada participar en los más pequeños detalles de nuestra vida y a veces cumple mis deseos secretos, aquellos que más de una vez le oculto a Él mismo, aunque sé que para Él no puede haber nada secreto.

 

El día de Año Nuevo hay entre nosotras la costumbre de sacar por suerte el patrono particular para todo el año.  Por la mañana, durante la meditación, se despertó en mí uno de estos deseos secretos: aquél que Jesús Eucarístico fuera mi patrono particular también para ese año, como anteriormente.  Sin embargo, ocultando a mi Dilecto ese deseo, hablé con Él de todo excepto de aquello que deseaba tenerlo como patrono.  Al venir al refectorio a desayunar, después de hacer la señal de la cruz, empezó el sorteo de los patronos, tomé una, sin reflexionar, sin leer enseguida; quise mortificarme algunos minutos.  De repente oí una voz en el alma:  "Soy tu patrono, lee".  En aquel mismo momento miré la inscripción y leí:  “Patrono para el año 1935, la Santísima Eucaristía”.  Mi corazón se estremeció de alegría y me alejé secretamente del grupo de las hermanas y fui delante del Santísimo Sacramento, al menos por un breve instante y allí me desahogué de los sentimientos de mi corazón.  Sin embargo, Jesús me llamó dulcemente la atención de que estuviera en aquel momento junto con otras hermanas; fui inmediatamente, ateniéndome a la regla.

 

 

2.6 Su humildad ante la Sagrada Eucaristía:

 

1827  Hoy mi alma se prepara para la Santa Comunión como para un banquete de bodas en que todos los participantes lucen una belleza inexpresable.  Y yo también estoy invitada a este banquete, pero no veo en mí esta belleza, sino un abismo de miseria.  Y aunque no me siento digna de sentarme a la mesa, sin embargo me deslizaré por debajo de la mesa, y a los pies de Jesús mendigaré al menos las migas que caigan debajo de la mesa.  Conociendo Tu misericordia me acerco a Ti, Jesús, porque antes faltará mi miseria que se agote la piedad de Tu Corazón. 

REFLEXIONES DE SOR FAUSTINA

486  Oh Jesús, cuando vienes a mí en la Santa Comunión, Tú que Te has dignado morar con el Padre y el Espíritu Santo en el pequeño cielo de mi corazón, procuro acompañarte durante el día entero, no Te dejo solo ni un momento.  Aunque estoy en compañía de otras personas o con las alumnas, mi corazón está siempre unido a Él.  Cuando me duermo, le ofrezco cada latido de mi corazón, cuando me despierto, me sumerjo en Él sin decir una palabra.  Al despertarme, adoro un momento la Santísima Trinidad y le agradezco por haberme ofrecido un día más, que una vez más va a repetirse en mí el misterio de la Encarnación de Su Hijo, que una vez más delante de mis ojos va a repetirse su dolorosa Pasión.  Trato entonces de facilitar a Jesús el paso a través de mí a otras almas.  Con Jesús voy a todas partes, su presencia me acompaña en todas partes.

 

1721  Después de la Santa Comunión, al introducir a Jesús a mi corazón, le dije: Amor mío, reina en los más secretos rincones de mi corazón, allí donde se engendran mis pensamientos más secretos, donde sólo Tú, Señor, tienes acceso; en este más profundo santuario donde el pensamiento humano no es capaz de llegar.  Permanece allí sólo Tú y que de Ti provenga todo lo que haga por fuera.  Deseo ardientemente y hago todo lo posible con todas las fuerzas de mi alma para que en este santuario Te sientas, oh Señor, como en Tu casa.

 

1805 Hoy me preparo para Tu llegada como la esposa para la llegada de su Esposo.  Este Esposo mío es un gran Señor.  Los cielos no logran contenerlo.  Los serafines que están más cerca de Él cubren sus rostros y repiten sin cesar: Santo, Santo, Santo

 

Este gran Señor es mi Esposo.  A Él le cantan los Coros, ante Él se postran los Tronos, frente a su resplandor se apaga el sol.  Y sin embargo este gran Señor es mi Esposo.

 

Corazón mío, sal de este profundo asombro sobre cómo lo adoran los demás, porque no tiene tiempo, visto que se acerca y ya está a tu puerta.

 

1806 Salgo a su encuentro y lo invito a la morada de mi corazón humillándome profundamente ante su Majestad.  Pero el Señor me levanta del polvo y, como a su esposa, me invita a sentarme junto a Él y a confiarle todo lo que tengo en mi corazón.  Y yo, animada por su bondad, inclino mi sien sobre su pecho y le cuento todo.  En primer lugar le digo lo que no diría jamás a ninguna criatura.  Y luego hablo de las necesidades de la Iglesia, de las almas de los pobres pecadores, de cuánto necesitan su misericordia.  Pero el tiempo pasa rápidamente.  Jesús, tengo que salir de aquí a los deberes que me esperan.  Jesús me dice que queda todavía un momento para despedirse.  Una profunda mirada recíproca y por un rato nos separamos aparentemente, pero nunca realmente.  Nuestros corazones están unidos continuamente; aunque por fuera estoy ocupada por distintos deberes, pero la presencia de Jesús me sumerge constantemente en un profundo recogimiento.

 

1807 Hoy mi preparación para la venida de Jesús es breve; pero marcada por un amor intenso.  La presencia de Dios me penetra e inflama mi amor hacia Él.  No hay ninguna palabra, sólo hay un entendimiento interior.  Me sumerjo toda en Dios a través del amor.  El Señor se acerca a la morada de mi corazón.  Después de recibir la Comunión apenas estoy consciente para volver a mi reclinatorio.  En ese mismo momento mi alma se sumerge totalmente en Dios y no sé lo que pasa alrededor.  Dios me da el conocimiento interior de su Ser Divino.  Estos momentos son breves, pero penetrantes.  El alma sale de la capilla profundamente recogida y no es fácil distraerla.  Entonces me parece que toco la tierra con un solo pie.  Ningún sacrificio durante el día resulta difícil ni pesado.  Cada circunstancia despierta un nuevo acto de amor.

 

1808 Hoy invité a Jesús a mi corazón como al amor.  Tú eres el amor mismo.  Todo el cielo se enciende y llena de Tu amor.  Por lo tanto mi alma Te desea como una flor anhela el sol.  Jesús, ven rápidamente a mi corazón, porque ves que como la flor requiere el sol, así mi corazón se lanza hacía Ti.  Abro el cáliz de mi corazón para acoger Tu amor.

 

1809 Cuando Jesús vino a mi corazón, todo vibró de vida y de calor en mi alma.  Jesús, retira mi amor del corazón y llénalo con el Tuyo.  Un amor ardiente y luminoso que sabe llevar el sacrificio, que sabe olvidarse completamente de sí mismo.

 

Hoy mi día está marcado por el sacrificio...

 

1810 Hoy me preparo para la venida del Rey.

 

Qué soy yo y qué eres Tú, Señor, Rey de la gloria, gloria inmortal.  Oh corazón mío, ¿te das cuenta de quién viene a visitarte hoy?  Sí, lo sé, pero es curioso que no puedo comprenderlo.  Oh, si fuera solamente un rey, pero éste es el Rey de reyes, Señor de los señores.  Ante Él tiembla todo poder y autoridad.  Hoy Él viene a mi corazón.  Lo oigo acercarse, salgo a su encuentro y lo invito.  Cuando entró en la morada de mi corazón, mi alma se lleno de un respeto tan grande que se desmayó atemorizada, cayendo a sus pies.  Jesús le dio su mano y le permitió bondadosamente sentarse a su lado.  La tranquilizó: "Ves, he dejado el trono de los cielos para unirme a ti.  Lo que estás viendo es apenas una pequeña muestra y tu alma se desmaya de amor.  ¡Cuánto se asombrará tu corazón cuando Me veas en toda plenitud en la gloria!  Quiero decirte, sin embargo, que la vida eterna debe iniciarse ya aquí en la tierra a través de la Santa Comunión.  Cada Santa Comunión te hace más capaz para la comunión con Dios por toda la eternidad. "

 

1811 Así que, Rey mío, no Te pido nada aunque sé que me puedes dar todo.  Te pido sólo una cosa: sé el Rey de mi corazón por los siglos, eso me basta.

 

1812 Hoy renuevo la sumisión a mi Rey a través de la fidelidad de las inspiraciones interiores.

 

1813 Hoy no me esfuerzo en ninguna preparación especial.  No sé pensar nada aunque siento mucho.  Añoro el momento en que Dios venga a mi corazón.  Me arrojo en sus brazos y hablo de mi incapacidad y de mi miseria.  Derramo todo el dolor de mi corazón: que no soy capaz de amarle tal como deseo.  Despierto los actos de fe, esperanza y amor, y de ellos vivo durante todo el día.

 

1814 Hoy mi preparación es breve.  Una fe viva y fuerte casi desgarra el velo de amor.  La presencia de Dios atraviesa mi corazón como un rayo de sol el cristal.  En el momento de recibir a Dios, todo mi ser está sumergido en Él.  Me envuelve el asombro y la admiración viendo la gran Majestad de Dios que se rebaja hacia mí que soy la miseria misma.  De mi alma brota el agradecimiento por todas las gracias que me concede y especialmente por la gracia de haberme llamado a su exclusivo servicio sagrado.

 

1815 Hoy, en la Santa Comunión, deseo unirme a Jesús lo más estrechamente posible a través del amor.  Deseo a Dios tan ardientemente que me parece que no llegaré al momento en que el sacerdote me dé la Santa Comunión.  Mi alma cae como en un desmayo por anhelar a Dios.

 

1816 Después de recibirlo en mi corazón, se desgarró el velo de la fe.  Vi a Jesús que me dijo: "Hija mía, tu amor Me compensa por la frialdad de muchas almas".  Después de estas palabras me quedé sola, pero durante todo el día viví del acto de reparación.

 

1817 Hoy siento en mi alma el abismo de miseria.  Deseo acercarme a la Santa Comunión como a la Fuente de Misericordia y sumergirme toda en este océano de amor.

 

Al recibir al Señor Jesús, me arrojé en Él como en el abismo de misericordia insondable y cuanto más sentía que era la miseria misma tanto más aumentaba mi confianza en Él.

 

En esta humillación pasé el día entero.

 

1818 Hoy mi alma tiene la naturaleza de un niño.  Me uno a Dios como el niño al Padre.  Me siento plenamente la hija de Dios.

 

1822 Hoy mi alma desea mostrar a Jesús su amor de modo particular.  Cuando el Señor entró en mi corazón, me arrojé a sus pies como un capullo de rosa.  Deseo que la fragancia de mi amor ascienda continuamente a los pies de Tu trono.  Ves, oh Jesús, en este capullo de rosa todo mi amor a Ti; pero no solamente en este momento cuando mi corazón arde de amor, sino que durante el día te daré pruebas de mi amor a través de la fidelidad a la gracia de Dios.

 

Hoy todas las dificultades y sufrimientos que enfrento, los captaré apresuradamente como un capullo de rosa para arrojarlo a los pies de Jesús.  No importa que la mano, o más bien el corazón se cubra de sangre...

 

1824 Hoy mi corazón tiembla de alegría.  Deseo mucho que Jesús venga a mi corazón.  Estoy llena de un deseo ardiente, mi corazón ansioso de verlo se enciende con un amor cada vez más fuerte.

 

Cuando Jesús vino, me arrojé en sus brazos como una niña pequeña.  Le conté mi alegría.  Jesús escuchaba estas manifestaciones de mi amor.  Cuando le pedí perdón por no haberme preparado a la Santa Comunión, ya que pensaba continuamente en compartir con Él esta alegría, Jesús me contestó: "La más agradable para Mí es la preparación con la cual Me has acogido hoy en tu corazón.  Hoy bendigo esta alegría tuya de modo especial.  Nada te turbará esta alegría en el día de hoy... "

 

1825  Hoy mi alma se prepara para la venida del Señor que lo puede todo, que me puede hacer perfecta y santa.  Me preparo mucho para acogerle, pero de súbito tuve una dificultad: ¿cómo presentársela?  La rechacé enseguida.  La presentaré tal como me lo dictará el corazón.

 

1826 Cuando recibí a Jesús en la Santa Comunión, mi corazón exclamó con toda la fuerza: Jesús, transfórmame en una segunda hostia.  Quiero ser una hostia viva para Ti.  Tú eres el gran Señor, omnipotente, Tú puedes hacerme esta gracia.  Y el Señor me contestó: "Tú eres una hostia viva, agradable al Padre celestial, pero medita ¿qué es una hostia?  Una ofrenda.  ¿Entonces...? "

 

Oh Jesús mío, comprendo el significado de la hostia, comprendo el significado de la ofrenda.  Deseo ser una hostia viva delante de Tu Majestad, es decir, una ofrenda viva que arde para Tu gloria cada día.

 

1828  Hoy me envuelve la Majestad de Dios.  No logro ayudarme de ningún modo para prepararme mejor.  Estoy envuelta totalmente por Dios.  Mi alma se inflama de su amor.  Sé solamente que amo y soy amada.  Eso me basta.  Procuro ser fiel al Espíritu Santo durante el día y satisfacer sus exigencias.  Procuro el silencio interior para poder oír su voz... 

PALABRAS DE JESÚS

6.1 La Santa Comunión: inicio en la tierra de la vida eterna

 

1810 ...  Cuando entró en la morada de mi corazón, mi alma se llenó de un respeto tan grande que se desmayó atemorizada, cayendo a sus pies.  Jesús le dio su mano y le permitió bondadosamente sentarse a su lado.  La tranquilizó: "Ves, he dejado el trono de los cielos para unirme a ti.  Lo que estás viendo es apenas una pequeña muestra y tu alma se desmaya de amor.  ¡Cuánto se asombrará tu corazón cuando Me veas en toda plenitud en la gloria!  Quiero decirte, sin embargo, que la vida eterna debe iniciarse ya aquí en la tierra a través de la Santa Comunión.  Cada Santa Comunión te hace más capaz para la comunión con Dios por toda la eternidad".

 

 

6.2 La Santa Comunión: presencia viva de Jesús en nosotros

 

1820 ...  Durante la Santa Misa vi a Jesús pequeñito, en un cáliz y me dijo: "Vivo en tu corazón tal como Me ves en este cáliz".

 

1821 Después de la Santa Comunión sentí en mi propio corazón los latidos del Corazón de Jesús.  Aunque desde hace mucho estoy consciente de que la Santa Comunión dura en mí hasta la siguiente Comunión, hoy todo el día adoro a Jesús en mi corazón y le pido que con su gracia proteja a los niños pequeños del mal que les amenaza.  La viva presencia de Dios que se deja sentir incluso físicamente dura el día entero, no me impide absolutamente cumplir con mis deberes.

 

 

6.3 Distintos sentimientos de Jesús al ser tomado por las almas:

 

826 ...  y después de la Santa Comunión volví enseguida a mi soledad.  De repente vi al Señor que me dijo: "Debes saber, hija Mía, que Me es agradable el ardor de tu corazón y como tú deseas ardientemente unirte a Mí en la Santa Comunión, así también Yo deseo donarme entero a ti y en recompensa de tu celo, descansa junto a mi Corazón".  En aquél instante mi espíritu se ha sumergido en su Ser, como una gota en el océano sin fondo, me sumerjo en Él como en mi único tesoro; de esta manera he aprendido que el Señor permite ciertas dificultades para su mayor gloria.

 

1458-59 Después de esta noche de sufrimientos, cuando el sacerdote entró en la celda con el Señor Jesús, un ardor tan grande envolvió todo mi ser que sentía que si el sacerdote hubiera tardado un momento más, Jesús Mismo habría escapado de su mano y habría venido a mí.  Después de la Santa Comunión el Señor me dijo: "Si el sacerdote no Me hubiera traído a ti, Yo mismo habría venido bajo la misma apariencia.  Hija mía, tus sufrimientos de esta noche han obtenido las gracias de la misericordia para un gran número de almas".

 

1598 He visto con qué renuencia ha ido Jesús a algunas almas en la Santa Comunión.  Y me ha repetido estas palabras: "Voy a algunos corazones como a otra Pasión".

 

 

6.4 El llamado a la perseverancia:

 

1823 Hoy mi alma se prepara para la venida del Salvador que es la bondad y la misericordia misma.  Las tentaciones y distracciones me sacuden y no me dejan prepararme para la venida del Señor.  Deseo fervientemente recibirte, oh Señor, porque sé que cuando vengas, me liberarás de estos tormentos.  Y si Tu voluntad es que sufra, entonces fortaléceme para la lucha.

 

Jesús, Salvador que Te dignaste venir a mi corazón, aleja estas distracciones que me impiden hablar Contigo.

 

Jesús me contestó: "Quiero que seas como un oficial entrenado en la lucha que, entre el estruendo de las balas, sabe dar órdenes a los demás.  Igualmente tú, hija Mía, entre las más grandes dificultades, has de saber dominarte y que nada te aleje de Mí, ni siquiera tus caídas".

 

Hoy he luchado todo el día contra cierta dificultad que Tú, Jesús, conoces... 

JUICIO HUMANO ANTE LA EUCARÍSTIA

558  Sobre la Santa Comunión.  Las hermanas no deben hablar de cuáles de ellas se acercan a la Santa Comunión con menos frecuencia y cuáles más a menudo.  Que se abstengan de dar juicios en esta materia a la que no tienen derecho; cualquier juicio respecto a esto pertenece exclusivamente al confesor.  La Superiora puede preguntar a una hermana dada, pero no para conocer la razón por la cual no se acerca a la Santa Comunión, sino más bien, para facilitarle la confesión.  Que las Superioras no se atrevan a entrar en el ámbito de las conciencias de las hermanas.  A veces, la Superiora puede disponer que la Comunidad ofrezca la Comunión por cierta intención.  Cada una debe aspirar a la máxima pureza del alma para poder recibir diariamente al Huésped Divino.

Fdo. Cristobal Aguilar.

 


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti