Jueves, 05 de noviembre de 2009
EL LIBRO SECRETO DE LOS ÁNGELES

El libro de los ángeles, mejor dicho, el libro secreto de los ángeles, es uno de los manuscritos esotéricos más extraños y controvertidos de la edad media. El título completo de la obra es Angelous ael Sabastu, y está dividido en trece libros menores, de los cuales sólo sobreviven dos: el libro segundo (De rerum Angelicae) y el libro decimotercero (Convocatio et gaudere); e incluso éstos sólo se han conservado parcialmente.

La historia de este manuscrito es un verdadero desafío para historiadores y bibliófilos, ya que son pocos los autores que llegan a citarlo en sus propias obras. Durante la inquisición, sólo el nigromante Leonardo diGugglielmo cita algunos pasajes del Libro de los Ángeles; y debieron pasar más de trescientos años hasta que otro autor, también adepto a las artes mágicas y conocido con el seudónimo de Eliphas Levi (Alphonse Louis Constant), publicase alguna escueta referencia a nuestro misterioso libro de los ángeles.

Se cree que el manuscrito fue escrito por alguna orden monástica, posiblemente por los monjes benedictinos, a comienzos del siglo XIII. Pero de hecho, el texto no presenta ninguna referencia temporal, y la presunción de que pertenece a esa época está ligada al estudio de las lenguas, ya que a lo largo de todo el texto pueden verse algunas costumbres que los copistas de aquel siglo solían emplear en las marginalia, las cuales son una serie de pequeñas anotaciones que los monjes medievales solían adosar en los márgenes del libro que copiaban. Para que tengan una idea de cómo eran estas notas al márgen, observen esta imagen del Códex Emilianensis.

De los libros perdidos poco se sabe; sólo algunas fragmentarias referencias en tres catálogos del siglo XIX, los cuales enumeran las adquisiciones hechas por la biblioteca del diplomático François Ducasse, padre del conocido Conde de Latréamont, de quien, dicho sea de paso, se sospechaba que dedicaba sus noches a elaborar extraños conjuros y hechizos.

El título del libro ya presenta una gran dificultad, ya que Angelous ael Sabastu es una frase ambigua que solía utilizarse entre los magos medievales. Lo misterioso del asunto radica en que la frase puede leerse de cuatro maneras, y todas significan cosas distintas.

Angelous ael Sabastu significa “Los ángeles poseen el secreto”, Angelous es una deformación de la palabra latina Angelus, “ael” es un vocablo asirio, cuyo significado depende de su ubicación dentro de una frase, ya que puede significar “manuscrito” (en realidad, “tabla”, ya que en ellas escribían los pueblos mesopotámicos), “posesión” y “sufrimiento”. La palabra Sabastu es definitivamente sumeria, y significa “susurro, secreto, algo que debe comunicarse en voz baja”.

Si leemos la frase de derecha a izquierda significa: “Posee el secreto de los ángeles”. Finalmente, la última lectura literal que puede hacerse del título es en estilo encriptado, es decir, las oraciones comienzan en las palabras escritas en minúscula siguiendo hacia la derecha, y saltando desde allí hacia la primera palabra escrita en mayúscula a la izquierda; dando como resultado: "El Libro secreto de los ángeles".

Los manuscritos sobrevivientes están divididos en dos partes: ambos poseen una pequeña introducción a diversas historias y leyendas sobre ángeles, las cuales presentan cierto parecido con algunas tradiciones sumerias que contienen un fuerte simbolismo esotérico, y luego se entra de lleno en la magia ceremonial, para la que se dan completos detalles sobre cómo invocar y someter la voluntad de los ángeles, tanto la de los ángeles de luz como los de las tinieblas.

Pero las intrucciones para invocar a los ángeles no son caprichosas, ni están libradas a los deseos del convocante, ya que todos los rituales tienen que ver con el sexo; es decir, se dan precisiones sobre cómo utilizar a los ángeles como medio para conquistar a una persona.

Si el mago elige utilizar a los ángeles de la luz, los hechizos son de amor, y no intentan quebrar el libre albedrío de la persona amada. Pero si el oficiante decide utilizar los conjuros para invocar a los ángeles de las tinieblas, los hechizos son puramente sexuales, y están pensados para someter, no para enamorar: Su vehículo principal es la conquista mediante la invasión de ideas y fantasías sexuales que el mago envía hacia determinada persona, la cual, tarde o temprano, se rendirá ante la insistencia de los embates psíquicos.

La traducción de los mantras y rituales con los que supuestamente pueden invocarse a los ángeles están escritos en latín vulgar, lo cual nos permite realizar una traducción bastante confiable. Esperamos poder publicar pronto algunos de estos extraños rituales. Hasta ahora, sólo hemos podido traducir tres pequeños fragmentos de las leyendas previas, las cuales he decidido colocar en las galerías de imágenes de ángeles, muy a pesar de las sugerencias de Aelfwine, quien prefería dedicarles un lugar aparte dentro del Espejo Gótico; pero sentí que, al ser demasiado breves, no aportaban mucho como para darles un lugar propio.

Esta es, a mi entender, la parte más atractiva y misteriosa del libro de los ángeles. La mayor parte de de los rituales mágicos se dan en el libro XII, Convocatio et Gaudere, que significa “Llámalos y obtén placer”. Los rituales aquí descriptos se basan en la magia sexual, y en la invocación de íncubos y súcubos, los cuales son una especie de seres que viven y se alimentan de la energía sexual, con los que puede mantenerse relaciones sexuales; pero cuya función principal consiste en ayudar a los mortales a disfrutar de todas las posibilidades del sexo, incluyendo la creación de amutetos, talismanes y filtros mágicos tendientes a lograr que determinada persona sienta un irrefrenable impulso sexual hacia el practicante.

En el libro XII hay siete rituales de magia sexual, siete mantras de invocación y sometimiento (cuatro para dominar a los ángeles, y tres para someter la voluntad del ser amado), siete ceremonias para la creación de amuletos y talismanes de atracción sexual, y siete conjuros para invocar ángeles (cuatro para convocar a los ángeles de la luz y tres para los ángeles oscuros: íncubos y súcubos).

La mayoría de los rituales son bastante simples de realizar, ya que el manuscrito no sugiere la utilización de plantas y hierbas extrañas, ni de enormes calderos hirviendo con los restos de animales imposibles de encontrar, tanto para nosotros como para las pobres brujas medievales.

Casi todos los conjuros y hechizos se focalizan en la correcta utilización de palabras y frases mágicas, que deben realizarse en momentos muy precisos del día, y durante determinadas fases lunares.

Fdo. Cristobal Aguilar.

Publicado por cristobalaguilar @ 20:55  | Los ?ngeles
Comentarios (2)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 08 de marzo de 2011 | 12:18

Interesante tema.

No me queda claro donde puedo encontrar lo que has traducido amigo.

Gracias por tus aportaciones.

Marcos

 

 

Publicado por Invitado
Jueves, 04 de octubre de 2012 | 20:11

No sabía sobre la existencia de esos libros, siempre es bueno aprender algo nuevo e interesante.

 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti