Mi?rcoles, 04 de noviembre de 2009
LA VIOLETA - EL LUGAR DEL ALQUIMÍSTA

SINONIMIA: No se ha descrito.
FAMILIA: Violáceas
ORIGEN Y DISTRIBUCIÓN: El género viola se extiende por numerosas áreas del globo.
USOS TERAPÉUTICOS: Expectorante, pectoral, béquico, emoliente, sudorífico, trastornos respiratorios, bronquitis, tos, tosferina, constipados, fiebres eruptivas, estados nerviosos, dolores de cabeza, insomnio; usos externos como cicatrizante, en limpieza de heridas supurantes, úlceras, erupciones dérmicas y afecciones de la boca. Entra en la composición de tisanas diuréticas y antirreumáticas.
PARTE UTILIZADA: Sumidades (herba violae odoratae), hojas, flores y rizomas (flos, folium, rhizoma violae odoratae).

La violeta es una planta herbácea perenne. Todas las hojas son basales (aparenta ausencia de tallos), y sostenidas por largos retoños o cabillejos de grandes pecíolos y limbo en forma de corazón invertido. Las flores, de color violeta y perfumadas, también son muy pedunculadas; florece a finales del invierno o a principios de primavera, dependiendo de la región en que crece. Los frutos son cápsulas que se abren en tres valvas cuando maduran.

El género Viola está distribuida por numerosas regiones del globo, de hecho agrupa alrededor de 450 especies conocidas. Se encuentra en las regiones templadas del hemisferio norte, zonas tropicales y subtropicales, Australia, Sudáfrica, Hawai, e incluso a considerables alturas en la cordillera de los Andes (superiores a 4.500 metros).

Con fines medicinales se utiliza toda la planta; se pueden recolectar las partes verdes o cada una de ellas por separado. Las flores y hojas se recogen en plena floración, y a hora avanzada en que haya desaparecido el rocío. Las raíces se recogen en otoño. Estos productos se dejan secar en capas finas, a la sombra y en lugar bien ventilado. Se conservan en saquitos alejados de la humedad.

La violeta es una de las plantas medicinales más antiguas. Constituye una de las "flores cordiales" junto con las de malva y amapola. Se ha utilizado popularmente desde siempre en las inflamaciones, cefaleas y epilepsia. En la actualidad se la considera expectorante, pectoral, béquica, emoliente y sudorífica. Se emplea en caso de trastornos respiratorios, bronquitis, tos, tosferina, constipados y fiebres eruptivas. También se aplica en estados nerviosos, dolores de cabeza e insomnio.

La violeta entra en la composición de tisanas diuréticas y antirreumáticas. En usos externos es útil para la preparación de compresas, cicatrizante, limpieza de heridas supurantes, úlceras, erupciones dérmicas y afecciones de la boca.

La violeta contiene saponinas, ácidos orgánicos, violarrubina (un pigmento orgánico), y esencias flavonoides, de los cuales una cetona, la irona, es el principal componente. De las flores frescas se extrae un aceite esencial perfumado, ampliamente utilizado en todo el mundo.

Flores, hojas y raíces de la planta son útiles en fitoterapia. Se pueden preparar en forma de infusión, tisana, cocimiento o jarabe. El cocimiento de raíz es expectorantes, pero debe consumirse en pequeñas dosis, ya que en dosis elevadas puede producir vómitos.

La violeta es una planta perenne o vivaz que carece de tallo aparente; las hojas arrancan de la cepa misma y se sostienen por largos rabillos.

Se ha empleado principalmente para ablandar la tos y fluidificar las secreciones de las vías respiratorias, es decir, para facilitar la expectoración.

El mucílago de las flores posee propiedades demulcentes, antitusivas y antiinflamatorias.

Por su parte, del ácido salicílico se conocen sus propiedades como analgésico y antipirético; por las saponinas que contiene la raíz también se ha utilizado para provocar el vómito; por último, los alcaloides de la raíz ejercen una acción hipotensora.

Usos tradicionales: Gripe, resfriados, faringitis, bronquitis, enfisema, asma, gastritis, reumatismo.

La precaución a tener en cuenta en relación con esta planta es que, a grandes dosis, sirve principalmente para provocar el vómito, por lo que es desaconsejable su abuso.

Se reportan casos en los que se han producido trastornos nerviosos, circulatorios y hasta la muerte por sobredosis del contenido de las raíces.

Expertos recomiendan evitar su uso terapéutico al considerar insuficientemente demostradas sus posibles aplicaciones terapéuticas.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti