Lunes, 02 de noviembre de 2009
AUTORIDADES FINANCIERAS VATICANAS

La Santa Sede de las autoridades financieras se componen de tres oficinas:

La Cámara Apostólica (Latín: Camera Apostolica o Apostolica Camera) es el consejo de administración de las finanzas en el sistema administrativo del Papa, que en un tiempo fue de gran importancia en el gobierno de los Estados de la Iglesia, y en la administración de justicia, encabezada por el Cardenal Camarlengo.

La Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (A.P.S.A.) es parte de la Curia Romana que se refiere a la "oficina administrar los bienes que son propiedad de la Santa Sede, destinados a proveer de los fondos necesarios para el cumplimiento de las funciones de la Curia Romana" (Pastor Bonus, Art. 172). Fue establecido por Papa Pablo VI, en el 15 de agosto de 1967. Su actual Presidente es el cardenal Attilio Nicora, desde el 1 de octubre de 2002. Cardenales Lorenzo Antonetti y Agostino Cacciavillan son los ex Presidentes.

Se compone de dos secciones. La Sección Ordinaria continúa el trabajo de la Administración de la Propiedad de la Santa Sede, una comisión a la que Papa León XIII encomendó la administración de los bienes restantes a la Santa Sede después de la pérdida completa de los Estados Pontificios en 1870. La Sección Extraordinaria administra los fondos destinados por el gobierno italiano para aplicar el Convenio financiero adjunto al Tratado de Letrán de 1929. Estos fondos fueron administrados previamente por la Administración Especial de la Santa Sede.

La Prefectura de los Asuntos Económicos de la Santa Sede es una oficina de la Curia Romana, erigido el 15 de agosto de 1967, y encargada de la supervisión de todas las oficinas de la Santa Sede de que la gestión de las finanzas, independientemente de su grado de autonomía.

No administrar las finanzas en sí, sino las auditorías de los balances y presupuestos de las oficinas que hacer. A continuación, elabora y publica anualmente un informe financiero. Debe ser consultado sobre todos los proyectos de mayor importancia realizada por las oficinas en cuestión.

Ciudad del Vaticano.- La crisis financiera internacional no respetó ni siquiera al Vaticano, cuyos “números rojos” lo han obligado a aplicar emergentes medidas financieras y laborales para equilibrar sus arcas.

Luego que en 2007 la sede católica registró un déficit de poco más de nueve millones de euros (unos 14 millones de dólares), “los resultados del primer periodo de 2008 son preocupantes y no inducen al optimismo”, según el Vaticano.

Para afrontar las dificultades presupuestales, los administradores del Estado vaticano recortaron bonos a empleados, establecieron nuevos criterios para la contratación de trabajadores y pidieron austeridad a sus mandos medios.

De acuerdo con un reporte confidencial revelado esta semana, las autoridades del gobierno central de la Iglesia Católica –siguiendo el consejo de especialistas financieros- compraron en los últimos meses una fuerte suma en oro.

Ante la volatilidad de los mercados, la sede católica decidió adquirir un total de 19 millones de euros (27.3 millones de dólares) de ese metal precioso, lo que corresponde a cerca de una tonelada en lingotes.

Según el documento, el Vaticano dispondría de un total de 340 millones de euros en efectivo (496.35 millones de dólares), además de 520 millones de euros (747.34 millones de dólares) en acciones y obligaciones.

Este último rubro hace vulnerables los manejos financieros vaticanos ante la crisis internacional, ya en 2007 el presupuesto dado a conocer por la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) había dado cuenta de ello.

El balance anual correspondiente a ese periodo, dado a conocer en junio pasado, mostró la caída de beneficios por “la brusca y acentuada inversión de tendencia en la fluctuación de los tipos de interés, sobre todo del dólar estadunidense”.

Pese a la creencia generalizada de que el Vaticano es un Estado rico, los números hablan más bien de un presupuesto modesto.

El año anterior, la sede católica tuvo ingresos por 236.7 millones de euros (372.6 millones de dólares), mientras que sus egresos sumaron 245.8 millones de euros (386.9 millones de dólares).

Los “números rojos” no se presentaban en las arcas de Roma desde año 2003, y entre 2004 y 2006 se obtuvieron sustanciales beneficios financieros, mientras que ahora los “tiempos malos” obligaron a establecer ajustes administrativos.

Ante el actual panorama, el Vaticano decidió la renovación de sus políticas y, sobre todo, modificó en los últimos meses la situación laboral de varios cientos de empleados de bajo y medio rango en la Curia Romana, lo que provocó el malestar de los afectados.

En noviembre de 2007 se anunció un nuevo sistema de “meritocracia” laboral. El operador de la iniciativa fue el cardenal Atilio Nicora, presidente de la APSA, quien ideó un “tabulador” de 10 categorías de sueldos, según los niveles de los trabajadores.

La medida fue percibida en un principio como una ventaja, pero el gusto duró poco, sobre todo cuando los empleados vieron desaparecer de sus recibos de sueldo apoyos por conceptos históricos que ahora les eran cancelados.

El plan, que fue resultado de una minuciosa revisión y un rígido esquema de ahorro, generó enojos, malestares y críticas de los empleados de la oficinas.

Además, algunas de las decisiones tomadas para ahorrar terminaron afectando a los mismos trabajadores cuya situación pretendían mejorar, creando malestares innecesarios en la burocracia religiosa.

A esta medida se sumaron otras como, por ejemplo, ordenar a todos los jefes de los ministerios del Vaticano que no contrataran a empleados laicos con familia para evitar un futuro pago de pensiones.

Las pesimistas previsiones para 2008, pese a las medidas tomadas por las autoridades vaticanas, muestran un panorama poco halagueño para la economía de la sede católica, que no ha podido sustraerse a la crisis financiera internacional.



OFICINAS

    CÁMARA APOSTÓLICA
    Camarlengo de la Santa Iglesia Romana: Cardenal Eduardo Martínez Somalo

    ADMINISTRACIÓN DEL PATRIMONIO DE LA SANTA SEDE
    Presidente: Cardenal Attilio Nicora
    Secretario: Monseñor Claudio Maria Celli

    PREFECTURA PARA LOS ASUNTOS ECONÓMICOS DE LA SANTA SEDE
    Presidente: Cardenal Sergio Sebastiani
    Secretario: Monseñor Franco Croci

    Fdo. Cristobal Aguilar.

     


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti