S?bado, 31 de octubre de 2009
EL ESPERANTO - EL LENGUAJE UNIVERSAL

El es una lengua auxiliar artificial creada por el oculista polaco L. L. Zamenhof en 1887 como resultado de una década de trabajo, con la esperanza de que se convirtiera en la lengua auxiliar internacional. Según las estadísticas, ésta es la lengua planificada más hablada del mundo hoy en día.

El primer libro publicado fue La lingvo internacia (en español, La lengua internacional). El pseudónimo de Zamenhof, Doktoro Esperanto (Dr. Esperanzado), muy pronto se convirtió en el nombre del idioma en sí.

En la actualidad se estima que cuenta con entre 100.000 y 2.000.000 hablantes (esta última cifra es una estimación basada en un estudio realizado por el Profesor Sidney S. Culbert de la Universidad de Washington en Seattle, un conocido esperantista). Ningún país ha adoptado el esperanto como lengua oficial. Respecto a hablantes nativos, se estima que en 1996 existían entre 1.000 y 10.000 hablantes nativos de esperanto, que habrían aprendido esta lengua por medio del entorno de crianza.

El vocabulario se extrajo de muchos idiomas. Algunas palabras nuevas tienen su origen en idiomas no indoeuropeos, como el japonés, por ser consideradas internacionales. Sin embargo, la gran mayoría del vocabulario del esperanto procede del latín, las lenguas romances (principalmente el italiano, el español y el francés), el alemán y el inglés.

El esperanto se escribe con una versión modificada del alfabeto latino, que incluye 6 letras con un diacrítico: ĉ, ĝ, ĥ, ĵ, ŝ y ŭ; es decir, c, g, h, j, s circunflejo, y u breve. El alfabeto no incluye las letras q, w, x e y, pero éstas letras pueden ser utilizadas en nombres extranjeros no asimilados.

El esperanto está destinado para servir como idioma auxiliar internacional, como segunda lengua de comunicación (después del idioma natal). La mayor parte de su vocabulario está formado por raíces de lenguas modernas de origen indoeuropeo y también del latín y el griego clásicos. La gramática del esperanto se basa en 16 reglas sin excepciones y su alfabeto es fonético (a cada sonido corresponde una sola letra y viceversa). Posee una estructura muy regular (las mismas terminaciones de palabras para las mismas partes del discurso, por ejemplo, -o para sustantivos y -a para adjetivos). Su carácter aglutinante permite construir de forma sistemática palabras combinando raíces, prefijos y sufijos. Esto implica que, a partir de un número relativamente pequeño de raíces, se pueden expresar todos los conceptos posibles, lo que acelera el aprendizaje debido al reducido vocabulario para memorizar. Los esperantistas consideran que, al evitar los complicados giros idiomáticos de las lenguas naturales, el esperanto resulta sencillo de aprender. Por lo demás, consideran que esta lengua funciona como cualquier otra.

Las características y las intenciones del esperanto provocaron una propagación relativamente elevada en sus comienzos, pero a finales de los años treinta sufrió una dura frenada, debido a las guerras y las represiones políticas. Es difícil decir cuántos hablantes de esperanto hay en la actualidad. La mayoría de las fuentes hacen referencia a dos millones de hablantes en todo el mundo. Esta cifra puede ser mayor si se considera que cada año hay cientos de nuevos títulos (tanto traducidos como originales) que se publican en esperanto, así como música e incluso películas. También hay un gran número de periódicos, revistas y emisoras de radio que transmiten en esperanto.

Muchos esperantistas viajan a convenciones para encontrarse con sus viejos amigos y hacer nuevas amistades, tener corresponsales en diferentes partes del mundo, y de vez en cuando están dispuestos a proveer alojamiento a esperantistas viajeros por algunos días.

Este idioma se ha hecho popular en Internet, en donde una búsqueda de la palabra "esperanto" arroja un resultado de más de 54 millones de páginas. Existen cientos de foros de discusión y miles de direcciones de correo electrónico de esperantófonos de 95 países. Así, también hay cientos de organizaciones especializadas o de temática general que usan este idioma como lengua de trabajo. Para más información se puede consultar Esperanto Panorama.

El esperanto es el más exitoso de todos los idiomas planificados hasta el día de hoy. A fines de 2003, la Universala Esperanto-Asocio (Asociación Universal de Esperanto) tenía 16.978 miembros en 111 países del mundo, y el Universala Kongreso (Congreso Universal de Esperanto) usualmente reúne de dos mil a cuatro mil esperantistas cada año.

El esperanto fue desarrollado a finales de la década de 1870 y a principios de la década de 1880 por el oftalmólogo polaco Dr. Ludovic Lazarus Zamenhof. Después de 10 años de trabajo, que Zamenhof los pasó traduciendo literatura al idioma, así como escribiendo prosa y versos originales, la primera gramática del esperanto fue publicada en Varsovia en julio de 1887. La cifra de hablantes creció rápidamente durante las décadas siguientes, en un principio en el Imperio ruso y Europa oriental, luego en Europa occidental, América, China y Japón. En los primeros años del movimiento, los esperantistas mantenían contacto por correspondencia, pero en 1905 el primer Congreso Universal de Esperanto se llevó a cabo en la ciudad francesa de Boulogne-sur-Mer. Desde entonces, los congresos mundiales se han organizado en los cinco continentes año tras año excepto durante las dos Guerras Mundiales.

El esperanto no tiene estatus oficial en ningún país, pero es parte de planes electivos del temario educativo en muchos países.

Hubo planes de establecer a principios del siglo XX el primer Estado esperantista en Moresnet, y en la efímera isla artificial-estado de Isla de las Rosas se usó el esperanto como idioma oficial en 1968. En China, durante la revolución Xinhai de 1911, hubo grupos que consideraron la idea de declarar el esperanto idioma oficial, pero más tarde esta medida se desechó por insostenible. La Asociación Universal de Esperanto tiene relaciones oficiales con las Naciones Unidas y la Unesco.

Una cantidad relativamente baja de escuelas enseña esperanto de manera oficial fuera de China, Hungría y Bulgaria. La mayoría de los esperantohablantes sigue aprendiendo el idioma de manera autodidacta o mediante cursos por correspondencia. Muchos cursos de esperanto, que inicialmente se impartían por correspondencia convencional, fueron adaptados al correo electrónico e impartidos por grupos de profesores voluntarios. Más recientemente, sitios web de enseñanza como lernu! se han vuelto populares. Varios pedagogos estiman que se puede aprender esperanto en un período de tiempo equivalente a una cuarta parte, hasta una veinteava parte del tiempo necesario para aprender otros idiomas. Algunos arguyen, no obstante, que esto se aplica sólo a hablantes nativos de idiomas occidentales.

Claude Piron, un psicólogo de la Universidad de Ginebra y traductor de chino-inglés-ruso-español-francés de Naciones Unidas, asegura que es más fácil pensar claramente en esperanto que en muchos idiomas nacionales (vea la Hipótesis de Sapir-Whorf para más detalles sobre esta teoría) porque «el esperanto se apoya exclusivamente en los reflejos innatos [y] se diferencia de los otros idiomas en el hecho de que siempre puedes confiar en la tendencia natural de generalizar patrones. [...] La misma ley neuropsicológica [— denominada por] Jean Piaget asimilación generalizadora — se aplica tanto en la formación de palabras como en la gramática.»

Varios experimentos demuestran que el estudio del esperanto previo al de otro idioma extranjero agiliza y hace más fácil el aprendizaje del otro idioma. Esto probablemente se debe a que el aprendizaje de idiomas extranjeros se hace menos difícil siendo ya bilingüe. Además el uso de un idioma auxiliar, gramaticalmente simple y culturalmente flexible, disminuye el choque que implica aprender un primer idioma extranjero. En un estudio, un grupo de escolares europeos que estudió esperanto por un año y luego francés por otros tres, mostró tener un dominio del francés significativamente mayor que otro grupo que estudió sólo francés por cuatro años. Se han obtenido resultados similares cuando el segundo idioma fue el japonés, o cuando el curso se redujo a dos años, de los cuales seis meses se emplearon en aprender esperanto.

Fdo. Cristobal Aguilar.


 


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti