S?bado, 31 de octubre de 2009
EL HISOPO - EL LUGAR DEL ALQUIMÍSTA

SINONIMIA: No se ha descrito.
FAMILIA: Labiadas
ORIGEN Y DISTRIBUCIÓN: Procede de las regiones mediterráneas. Nace y se extiende por las montañas de la cuenca mediterránea, Centro y sur de Europa y Asia occidental.
USOS TERAPÉUTICOS: Afecciones de garganta, bronquitis, asma, astringente, vulnerario, emenagogo, diaforético.
PARTE UTILIZADA: Flores (flos hyssopi), sumidades florales (herba hyssopi).

El hisopo es un pequeño arbusto de base leñosa, con tallos herbáceos de hasta 50 cm. de largo. Sus hojas lineales son opuestas sobre el tallo. En las axilas de las las hojas se forman verticilos impares de flores azules. Sus frutos son tetraquenios.

Esta especie es originaria de las regiones mediterráneas. Antiguamente era cultivada en los jardines y tenía gran predicación para todo tipo de males, especialmente para el tratamiento de los trastornos gástricos y pectorales.

Se recolectan las sumidades justo cuando comienza la floración, cortando las partes superiores y más tiernas de los tallos. Esta planta tiene la peculiaridad de regenerarse muy rápidamente, lo que permite recoger incluso hasta tres cosechas al año. Los tallos recolectados se ponen a secar a la sombra, o en secadero a una temperatura máxima de 35º C. Una vez desecados se almacenan y conservan en recipientes cerrados.

El hisopo se cultiva hoy en día sólo para las necesidades de la medicina. Contiene, entre otras sustancias, un aceite esencial muy complejo. Es béquico y expectorante; sirve para tratar las afecciones del aparato respiratorio: vías respiratorias superiores, tos, tosferina, afecciones bronquiales y asma. Se le reconocen propiedades emenagogas.

Desde antiguo se le han dado aplicaciones carminativas, como astringente, cicatrizante y vermífugo. Al igual que la salvia, el hisopo es diaforético, es decir, posee efectos  moderadores de la transpiración. Se utiliza en infusión o agua destilada. Su sabor acre y canforáceo, no es desagradable.

Precaución: El hisopo en grandes dosis es tóxico, sobre todo si se aplica en forma de aceite esencial; puede provocar calambres y ataques epilépticos. No se recomienda su uso en caso de irritabilidad.

Para realizar gargarismos en caso de anginas, afecciones del aparato respiratorio; inflamación de las vías urinarias, riñones y vesícula, así como en afecciones externas, se puede realizar una infusión añadiendo un puñadito de flores de hisopo a una taza de agua hirviendo. Dejar reposar y aplicar tibio en compresas sobre las heridas para ayudar a la cicatrización. En usos internos tomar tres tazas al día.

El hisopo es una planta muy resistente que se adapta a casi cualquier tipo de suelos y climas, hasta el punto de que es capaz de resistir temperaturas de hasta 10 grados bajo cero. Sin embargo, si la maceta en la que la cultivamos no es lo suficientemente grande, puede llegar a carecer de los nutrientes necesarios.

Se trata de una planta medicinal utilizada para tratar afecciones tan comunes como el asma, el catarro, la tos crónica y toda una serie de trastornos respiratorios comunes.

Como se apunta al principio, el hisopo es un arbusto que crece con extrema facilidad. Lo hace de forma espontánea en las regiones de clima suave o templado, aunque prefiere los sitios cálidos, pero es capaz de desarrollarse en casi todas partes.

Sus hojas son lanceadas y lineales, con sus bordes ligeramente doblados y muy pilosos. En las extremidades de sus tallos, o en las axilas de las hojas, se disponen los epicastros, con pequeñas flores de color violeta y con tonos que van del blanco al rojo, reunidas en espigas terminales e inclinadas hacia un mismo lado.

Esta planta, que también se cultiva en numerosos huertos para ser empleada como aromática, florece entre los meses de julio y septiembre, justo cuando ya han acabado de hacerlo la mayoría de los vegetales que se utilizan específicamente para aromatizar y dar un toque especial a los platos. Sus hojas frescas sirven como condimento a platos de carne, pescados o en la preparación de exquisitas salsas.

Aparte de sus efectos balsámicos también es un estimulante amargo, por lo que se utiliza para tratar los trastornos digestivos. Entre sus numerosas utilidades, otra de las más curiosas es que se trata de uno de los componentes de algunas aguas de colonia y perfumes y que es muy utilizado en la composición de jabones.

Los mejores resultados se obtienen al cultivar el hisopo, tanto en el interior en maceta como en el exterior, utilizando un suelo bien drenado y calcáreo. A la hora de comprar un ejemplar, observe que esté muy ramificado y no disponga de flores, indicadores de que la planta es joven. Procure que no presente en su interior ramas con enrizamientos o sin hojas y asegúrese de que su raíz tenga las puntas blancas y esté fresca e hidratada, lo que facilitará su enrizamiento.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti