S?bado, 24 de octubre de 2009
MELISSA O TORONGIL - EL LUGAR DEL ALQUÍMISTA

La melisa o toronjil es una planta vivaz y aromática que puede llegar a alcanzar los 80 cm de altura. Al llegar la primavera echa brotes tiernos, renovándose todos los años. Los tallos son rectos, angulosos, vellosos, simples y recorridos por un surco poco profundo. Las hojas se disponen unas frente a otras, acopladas, grandes y con algunos pelillos en la superficie. Las flores nacen en la parte superior, junto con unas pequeñas ramas que salen en la parte alta del vástago; suelen brotar en grupos de tres, formando una rodajuela alrededor del tallo. Toda la planta tiene un agradable aroma que recuerda al limón y el sabor de las hojas y sumidades floridas no es desagradable al paladar, ya que predomina el aroma sobre el sabor.
En el toronjil encontramos un aceite esencial muy rico en aldehídos, terpenos y alcoholes. También contiene taninos, ácidos fenólicos y un principio amargo. Por último, en su composición aparecen mucílagos y flavonoides.
El toronjil es un gran tónico, estimulante y antiespasmódico. Se utiliza para reanimar a las personas desmayadas y para calmar los nervios, el corazón y todos aquellos órganos sobreestimulados. También es un excelente digestivo, carminativo, antiséptico y cicatrizante.
La melisa es una de las plantas que entran a formar parte de la composición del "agua del Carmen", llamada así porque la fabrican los frailes carmelitas. La receta del agua del Carmen viene preparándose desde hace más de 400 años y es el antiespasmódico más popular, comercializado hoy en día y muy usado popularmente para combatir cualquier estado de ansiedad o agitación: indigestiones, síncopes, crisis nerviosas, etc.

.- Infusión. Se prepara la infusión a partir de una cucharada de postre por taza, tomando no más de 3 tazas al día.
.- Extracto fluido. De 30 a 60 gotas, 3 veces al día.
.- Agua de melisa. La conocida agua del Carmen -comercializada con el mismo nombre- se toma diluida, generalmente en un vaso de tila, porque es muy fuerte. También se pueden añadir unas gotas o un terrón de azúcar.
.- Jugo de la planta fresca. Se aplica directamente sobre la piel para paliar los síntomas de picaduras de insectos.
.- Infusión de uso externo. En forma de baños calientes, como relajante.
En el mercado farmacéutico se puede encontrar la melisa en comprimidos, planta troceada, extracto vegetal, tintura, etc., así como formando parte de muchas presentaciones compuestas.

Florece en primavera y verano, desde mayo en adelante. Tiene una ventaja sobre otras especies y es que, allá donde se siembre, es suficiente para que la planta no se pierda de un año para otro. Por ello no es difícil verla en huertas, ribazos, torrentes, etc., a menudo como restos de cultivos precedentes. De la recolección interesan las hojas y las sumidades floridas. Se recolecta cuando está a punto de florecer y se deseca con rapidez. Las personas que viven en el campo pueden cultivar el toronjil con facilidad, incluso en macetas. Las primeras matas pueden plantarse de esqueje, dividiendo la cepa en porciones.

El toronjil, melisa, citronela u hoja de limón (Melissa officinalis) es una hierba perenne de la familia de las lamiáceas, nativa del sur de Europa y de la región mediterránea. Apreciada por su fuerte aroma a limón, se la utiliza en infusión como tranquilizante natural, y su aceite esencial se aprovecha en perfumería.

M. officinalis es una hierba perenne, hemicriptófita, con los tallos herbáceos rastreros, ligeramente lignificados en la base, de sección cuadrangular y hasta casi 1 m de altura, ligeramente pilosos. Las ramas son erectas y anuales. Presenta hojas opuestas, claramente pecioladas, de hasta 9 x 7 cm, con el limbo ovado y el margen dentado, de color verde intenso, con la superficie pilosa.

En verano florece, dando lugar a flores pentámeras, pedunculadas, dispuestas en verticilastros, con el cáliz de hasta 1,2 cm, bilabiado, tubular, y la corola blanquecina, también en tubo abierto con dos labios cortos. Los estambres son cuatro, didínamos, fusionados con la corola. El ovario es súpero. Son ricas en néctar, atrayendo polinizadores himenópteros, a lo que deben su nombre (melissa significa "abeja melífera" en griego). El fruto es una legumbre tetraseminada.

La melisa es originaria de la cuenca del Mar Mediterráneo. Difundida por el cultivo, se ha naturalizado en toda la Europa templada. Crece de forma silvestre en prados húmedos, claros de bosque, a la vera de los ríos o en setos y campos cultivados, sobre suelos ricos en materia orgánica.

Requiere suelos arenosos, bien drenados, y no es exigente en materia de sol. Salvo en climas cálidos, pierde el ramaje en invierno, volviendo a brotar a comienzos de primavera.

Está muy rica.

Las partes herbáceas poseen un intenso aroma a limón cuando se las machaca, debido a su contenido en terpenos, citronella, citronelol, citral y geraniol. Se utilizan en aromaterapia.

Se le atribuyen propiedades antispasmódicas; se emplea en la reanimación de desmayados y como calmante natural. Se consume sobre todo en infusión ligera.

Taquicardias o palpitaciones. En las palpitaciones de origen nervioso la melisa tiene la propiedad de tranquilizar el músculo cardiaco y reestablecer el ritmo normal del corazon.

Tambien se utiliza como repelente de mosquitos, sin afectarle a niños ni bebes.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti