Viernes, 23 de octubre de 2009
LA HIERBA DE SAN JUAN - EL LUGAR DEL ALQUIMÍSTA

El hipérico es una planta perenne de vistosas inflorescencias amarillas. En la Edad Media era corriente quemar esta hierba en las casas presumiblemente habitadas por el diablo, por la creencia de que el olor chamuscado del hipérico resultaba insoportable para Satanás, que así huía despavoridamente.
Es una planta que vegeta bien en toda la Península y que prefiere terrenos incultos, prados frescos, cursos de agua y senderos de montaña. Abunda en Europa, Asia y África.
El hipérico posee un aceite esencial, taninos e hidrocarburos. A esta planta se le atribuyen innumerables propiedades, pero sobre todo la de ser un buen cicatrizante, así como antiséptico, astringente y vulnerario; es también una planta ligeramente sedante y posee propiedades antidepresivas, aunque muy leves. Está indicada en el tratamiento de ansiedad, depresión, diarreas, asma, úlcera gastroduodenal y hemorroides. Sin embargo, posee una sustancia, la hipericina, que consumida en grandes dosis puede producir fenómenos de fotosensibilización, con eritema solar, quemaduras e incluso ulceraciones, por lo que no se recomienda abusar de preparados a base de hipérico (si bien este efecto no deseado está siendo estudiado en profundidad ya que podría ser útil en cierto tipo de enfermedades de la piel, como el vitíligo). En cualquier caso, su empleo debe estar sujeto a control médico.
.- Ungüento. A un litro de aceite de oliva se añaden 200 g de cada una de las siguientes plantas: hipérico, caléndula, llantén menor y milhojas; se cuece a fuego lento durante 3-5 horas, se deja enfriar, se filtra y se guarda en un frasco hermético fuera de la luz, pues si no podría enranciarse. Se aplica directamente sobre la zona contusionada, con un suave masaje.
.- Infusión. En un litro de agua se hierven 30 g de sumidades floridas; se templa el líquido, se filtra, endulza, y se bebe a tacitas a lo largo del día.
.- Extracto fluido. A razón de 35-45 gotas del extracto, 3 veces al día. También existe en el mercado el extracto seco.
.- Aceite de hipérico. Muy útil para llagas, úlceras y quemaduras. Se prepara con 125 g de sumidades floridas, 250 g de aceite de oliva y 125 de vino, a ser posible blanco. Se macera todo durante 3-5 días, pasados los cuales se calienta la mezcla al baño María durante 3 horas; se filtra el líquido y se empapan compresas en este aceite para aplicarlas localmente.


La planta florece de mayo en adelante; se recolectan las sumidades floridas en plena floración y con tiempo soleado, lo que normalmente suele coincidir con el final de junio. Una vez recogidas las sumidades y la parte alta del tallo, se ponen a secar a la sombra, bien aireadas.

Tradicionalmente, se han recomendado los extractos de  Hypericum perforatum  L. (hierba de San Juan) para una amplia gama de afecciones médicas. El uso moderno más común que se da a la hierba de San Juan tiene que ver con el tratamiento de la depresión. Numerosos estudios reportan que la hierba de San Juan fue más efectiva que el placebo e igualmente efectiva que los drogas antidepresivas tricíclicas para el tratamiento de depresión mayor en grado leve a moderado, en el corto plazo (1-3 meses). No es claro si la hierba de San Juan es tan efectiva como los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI) tales como sertralina (Zoloft®Gui?o.
Recientemente se desató una controversia ya que dos pruebas clínicas de alta calidad no mostraron ningún beneficio de la hierba de San Juan en el tratamiento de la depresión mayor. Sin embargo, esta información no puede considerarse como evidencia concluyente debido a problemas con el diseño de estos estudios. En conclusión la evidencia científica apoya la efectividad de la hierba de San Juan para el tratamiento de la depresión mayor en grados leve a moderado. La evidencia para el tratamiento de la depresión mayor grave aún permanece incierta.
La hierba de San Juan puede causar muchas interacciones graves con drogas de venta bajo prescripción, hierbas o suplementos. Por lo tanto, las personas que estén usando cualquier medicamento deben consultar con un proveedor de la salud o farmaceuta antes de empezar algún tratamiento.

La hierba de San Juan ha sido estudiada con profundidad en Europa durante las últimas dos décadas, y más recientemente en Estados Unidos. Estudios de corto plazo (1-3 meses) indican que es más efectiva que un placebo (píldora de azúcar), e igualmente efectiva que los antidepresivos tricíclicos (TCA) en el tratamiento de la depresión mayor en grado leve a moderado. Las comparaciones contra los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (SSRI), tales como fluoxetina (Prozac®Gui?o o sertralina (Zoloft®Gui?o, son más limitadas. Sin embargo otra información indica que la hierba de San Juan puede ser tan efectiva como los SSRI, con menos efectos secundarios. Las dudas que se tienen sobre su uso seguro se extienden también a la mayoría de las terapias complementarias convencionales.
En conclusión, no existe evidencia suficiente para recomendar la hierba de San Juan como tratamiento primario de los trastornos de ansiedad.

Un estudio preliminar de la crema hiperico en el tratamiento tópico de la dermatitis atópica en grado leve a moderado reporta resultados positivos. Se necesitan más estudios antes de que se pueda dar una recomendación firme.

Estudios preliminares muestran que la hierba de San Juan puede ayudar con el dolor neuropático (nervios). Se necesitan más investigaciones para confirmar estos resultados.
Hay pocos casos reportados de los posibles efectos de la hierba de San Juan para el tratamiento de pacientes con trastorno obsesivo compulsivo. Actualmente, no existe suficiente evidencia científica para recomendar la hierba de San Juan para el tratamiento de esta afección.
Se han observado en laboratorio los efectos antivirales de la hierba de San Juan pero no se encontraron en un estudio en seres humanos. Existen reportes múltiples de efectos adversos significativos e interacciones con drogas usadas para el tratamiento de VIH/ SIDA, dentro de las que se incluyen los inhibidores de la proteasa (PI) y los inhibidores no nucleósidos de transcriptasa inversa (NNRTI), que indican que los pacientes que están bajo tratamiento para VIH /SIDA deben evitar el uso de esta hierba. Por lo tanto, hay evidencia que desaconseja el uso de la hierba de San Juan en el tratamiento de pacientes con VIH/ SIDA.

Fdo. Cristobal Aguilar.

Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti