Domingo, 18 de octubre de 2009
EVANGELIO APÓCRIFO DE MARIA MAGDALENA- INTRODUCCIÓN AL MISMO

Ya explicamos en sendos artículos anteriores lo que son los evangelios apócrifos, por tanto no vamos a volver a repetirlo a fuerza de ser reiterativos. Por ello me voy a centrar en este como en tantos otros. Siempre mi idea es arrojar luz y de todas formas aunque la iglesia no los tenga como verdaderos, si que arrojan algo de luz a la vida de Jesús y de María. Son una fuente de conocimiento cristiano. Hay que notar que muchos de ellos por no decir casí todos, tienen la misma antigüedad que los llamados --canonicos-- que son los 4 aprobados por la Iglesia oficialmente. El autor del Blog.

María (o Marian ) llamada "la Magdalena" o de "Magdala" (ciudad situada por algunos estudiosos) a unos 25 Km. de Nazaret, al borde de lago Kinnér (llamado mar de Galilea), en la provincia de esta, fue contemporánea de Nuestro Señor Jesucristo. No seria nada extraño que tuviera conocimiento de Jesús, en el inicio de su magisterio (calculado por algunos en los 28 años). Se dice que tenia una situación económica solvente, y una cultura de cierto  alto nivel. Se desprende de los Evangelios Sinópticos (S. Mateo, S. Marcos y S. Lucas) y posteriormente el de San Juan, mencionan el nombre Maria Magdalena , como alguna de importancia dentro del grupo de los primeros seguidores de Jesús
María Magdalena es el equivalente femenino de Pedro en el círculo que seguía a Jesús Los dos se caracterizaban por su celo y su fervor; fervor que a veces era excesivo y tenía que ser reprendido. 
Magdala, la ciudad natal de María, estaba a tres millas de Capernaum. No es raro pues que oyera pronto de Jesús y se pusiera en contacto directo con Él.  María madre de Jesús era un personaje conocido en Magdala. En alguna tradición se la señala a Maria Magdalena, como "pecadora arrepentida por prostituta", y algún otro descalificativo, como de "la mujer adultera", etc. Todos estos son mitos que es muy posible que nazca de una rivalidad entre Pedro (Simón) y ella como dirigentes de los primitivos grupos. NO existe ningún dato valedero, que pueda empañar a esta santa mujer. Tampoco, ella tenía nada que ver con la mujer pecadora que "ungió los pies a Jesús" en Betania. Solo en Lucas 8:2 dice: "y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios,  8:3 Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes". En realidad, estos dichos de diretes, no dicen nada en sí sobre la moralidad de María Magdalena. En muchos casos teniendo en cuenta que Lucas, no solo no conoce a Jesús, se basa en "comentarios sobre algunas mujeres" y esto agregado a que el nombre "Maria o Marian" era muy común, no invalida en nada el papel de nuestra María de Magdalena. Es mas, esta aclaratoria ", de la que habían salido siete demonios", no hace al texto, aunque en él se habla de curaciones, etc.
Es también de no muy clara interpretación, las menciones de las "mujeres que servían a Jesús". Hoy en día, la palabra "servir" en una mujer, tiene connotaciones de tipo domestica. Preparar la comida, poner la mesa, lavar las vestimentas, y hacer la limpieza. Lo expresado esta muy lejos de la realidad de esa época. Todas las mujeres que se mencionan en el NT, son activas difusoras de la "Buena Nueva", y seguidoras incondicionales de Jesús. A ninguna de ellas se la conoce como "traidora"( Judas ), o "negadora"( Pedro).  La fidelidad de las mujeres, durante la vida de Jesús, después de su muerte, y a través de la historia del cristianismo es digno de destacar. Como contrapartida, de parte de los hombres de la iglesia, fue todo lo contrario, sumando a esto la descalificación de la mujer en la historia. Maria o Marian la Magdalena, es nombrada en "primer lugar" por todos los evangelistas. Si bien en la tradición, no existe el nombre de "Magdala" no existe, la tradición posterior la señala como "un sitio, páramo o pueblo". La palabra "magdalena" es un gentilicio, que señala a la Maria en cuestión como "nativa" de ese sitio. Aunque en arameo la palabra "magda", tiene el significado de lugar "alto", "torre", "quien ve con claridad", o sea como un "titulo de autoridad". Otra derivación es la de "quien es la principal en la casa". 
María Magdalena dedicó su fervor apasionado a servir a Jesús permaneció con las mujeres que seguían a Jesús y sus discípulos, que les servían según necesitaban y que cuidaban de ellos. Necesitaban dinero, alimento, vestido. El dinero lo proveían estas mujeres, según vemos en Lucas 8:3. 
Pero, este servicio material no era la única prueba de lealtad de María Magdalena a su Salvador. Cuando Jesús fue a Jerusalén para sufrir y ser crucificado, María Magdalena le acompañaba. En la cruz, todos los discípulos excepto Juan, habían huído en el momento de la crisis. Pero, María Magdalena permaneció y fue testigo de la muerte de Jesús (Marcos 15:40,41). Y después de los sucesos del Gólgota, participó en los preparativos de su entierro. Fue también una de las mujeres que se dirigió al sepulcro para derramar especias sobre la tumba. Y cuando hallaron que el cuerpo no estaba allí, fue María la que fue a Jerusalén y halló a Pedro y le comunicó la noticia que lo habían robado. 
Pero, esto no fue bastante. Regresó inmediatamente a la tumba, probablemente antes que los apóstoles llegaran allí. Sabemos que tuvo un encuentro con Jesús y que no le reconoció, pero fue sin duda la primera mujer que le vio. Fue necesario que Jesús la llamara por su nombre antes que sus ojos fueran abiertos. Entonces le reconoció y cayó de rodillas. Otra vez muestra su celo y trata de acercarse a Jesús, pero el Señor le ordena que no le toque. En su fervor, consumida por él, como en todo en su vida, Jesús tuvo que frenar a María. Cuan distinta, por ejemplo, de María de Nazaret, o de Salomé, o de Marta, la hermana de Lázaro.
María la de Magdala, es quien recoge el Santo Sudario, las vendas, y el pañuelo que servia de mortaja a Jesús, y los llevo al norte a la región de Siria, de donde después Santa Helena los recupera en los años 300 d.c. para llevarlos a Constantinopla.


EVANGELIO DE MARÍA MAGDALENA - FRAGMENTO GRIEGO


«... lo restante del camino, de la medida justa, del tiempo, del siglo, descanso en silencio». Dicho que hubo esto, María calló, como si el Salvador le hubiera hablado (solamente) hasta aquí. Entonces dice Andrés: «Hermanos, qué os parece de lo dicho? Porque yo, de mi parte, no creo que haya hablado esto el Salvador, pues parecía no estar de acuerdo con su pensamiento». Pedro dice: «¿Pero es que, preguntado el Señor por estas cuestiones, iba a hablar a una mujer ocultamente y en secreto para que todos (la) escucháramos? ¿Acaso iba a querer presentarla como más digna que nosotros?»

[Laguna]

...del Salvador?». Leví dice a Pedro: «Siempre tienes la cólera a tu lado, y ahora mismo discutes con la mujer enfrentándote con ella. Si el Salvador la ha juzgado digna, ¿quién eres tú para despreciarla? De todas maneras, Él, al verla, la ha amado din duda. Avergoncémonos más bien, y, revestidos del hombre perfecto, cumplamos aquello que nos fue mandado. Prediquemos el evangelio sin restringir ni legislar, (sino) como dijo el Salvador». Terminado que hubo Leví estas palabras, se marchó y se puso a predicar el evangelio según María.

 

EVANGELIO DE MARÍA MAGDALENA - BREVE RESUMEN DEL FRAGMENTO COPTO BEROLINENSE (NO ESTA COMPLETO)

PALABRAS DE JESÚS

La materia y el mundo

7 [...] entonces, ¿será destruida o no la materia? El Salvador dijo: «Todas las naturalezas, todas las producciones y todas las criaturas se hallan implicadas entre sí, y se disolverán otra vez en su propia raíz, pues la naturaleza de la materia se disuelve en lo que pertenece únicamente a su naturaleza. Quién tenga oídos para escuchar, que escuche.

La materia y el pecado

Pedro le dijo: «Puesto que nos lo has explicado todo, explícanos también esto: ¿cuál es el pecado del mundo?». El Salvador dijo: «No hay pecado, sin embargo vosotros cometéis pecado cuando practicáis las obras de la naturaleza del adulterio denominada «pecado». Por esto el bien vino entre vosotros, hacia lo que es propio de toda naturaleza, para restaurarla en su raíz».

Prosiguió todavía y dijo: «Por esto enfermáis y morís, puesto que 8 [practicáis lo que os extravía. Que quien pueda comprender] comprenda. [La materia engendró] una pasión carente de la semejanza, puesto que procedió de un acto contra natura. Entonces se produce un trastorno en todo el cuerpo. Por esto os dije: Estad en armonía (con la naturaleza), y si no estáis en armonía, sí que estáis en armonía ante las diversas semejanzas de la naturaleza. Quien tenga oídos para escuchar, que escuche».

Últimos preceptos

Después de decir todo esto, el Bienaventurado se despidió de todos ellos diciendo: «La paz sea con vosotros, que mi paz surja entre vosotros. Vigilad para que nadie os extravíe diciendo: «Helo aquí, belo aquí», pues el hijo del hombre está dentro de vosotros; seguidlo. Los que lo busquen lo hallarán. Id y proclamad el evangelio del reino. No 9 impongáis más preceptos que los que yo he establecido para vosotros, y no deis ninguna ley, como el legislador, para que no seáis atenazados por ella».

Dicho esto, partió.

Nota de Mario: Usted debe notar la calidad de interpretción de las palabras de Jesús, escritas o
dictadas al menos sin duda por  María Magdalena, y Leví.

INTERMEDIO

Ellos, sin embargo, estaban entristecidos y lloraban amargamente diciendo: «¿Cómo iremos hacia los gentiles y predicaremos el evangelio del reino del hijo del hombre? Si no han tenido con él ninguna consideración, ¿cómo la tendrán con nosotros?».

Entonces Mariam se levantó, los saludó a todos y dijo a sus hermanos: «No lloréis y no os entristezcáis; no vaciléis más, pues su gracia descenderá sobre todos vosotros y os protegerá. Antes bien, alabemos su grandeza, pues nos ha preparado y nos ha hecho hombres». Dicho esto, Mariam convirtió sus corazones al bien y comenzaron a comentar las palabras del [Salvador].

10 Pedro dijo: «Mariam, hermana, nosotros sabemos que el Salvador te apreciaba más que a las demás mujeres. Danos cuenta de las palabras del Salvador que recuerdes, que conoces y nosotros no, que nosotros no hemos escuchado». Mariam respondió diciendo: «Lo que está escondido para vosotros os lo anunciare». Entonces comenzó el siguiente relato:

PALABRAS DE MARÍA MAGDALENA

Visión de María

«Yo —dijo— vi al Señor en una visión y le dije: «Señor, hoy te he visto en una visión». Él respondió y me dijo: «Bienaventurada eres, pues no te has turbado al Verme, pues allí donde está el Intelecto, allí está el tesoro». Yo le dije: «Señor, ahora, el que ve la visión ¿la ve en alma o en espíritu?». El Salvador respondió y dijo: «No la ve ni en alma ni en espíritu, sino que es el Intelecto que se halla en medio de ellos el que ve la visión, y él es el que [...]».

[Laguna: faltan las páginas 11-14].

La ascensión del alma

15 [...] a él, y la Concupiscencia dijo: «No te he visto bajar y ahora te veo subir. ¿Por qué mientes, si me perteneces?». El alma respondió diciendo: «Yo te he visto, pero tú no me has visto ni me has reconocido. Por la vestimenta, que era tuya, y no me reconociste». Una vez dicho esto, (el alma) se apartó con gran alegría y seguidamente cayó en manos de la tercera potestad, la llamada Ignorancia. Esta interrogó al alma diciendo: «¿A dónde vas? En maldad estás atenazada; puesto que estás dominada, no juzgues». El alma dijo: «¿Por qué me juzgas tú a mí, si yo no te he juzgado? Yo he sido dominada, pero no he dominado. No he sido reconocida, pero be sabido que el universo está siendo disuelto, tanto en las cosas terrenales 16 como en las cosas celestiales».

Una vez el alma hubo sobrepasado la tercera potestad, continuó ascendiendo y divisó la cuarta potestad, la de siete formas. La primera forma es la tiniebla; la segunda, la concupiscencia; la tercera, la ignorancia; la cuarta, la envidia de muerte; la quinta, el reino de la carne; la sexta, la loca inteligencia de la carne; la séptima, la sabiduría irascible. Estas son las siete potestades de la ira, las cuales preguntan al alma: «¿De dónde vienes, homicida? ¿A dónde vas, dueña del espacio?». El alma respondió diciendo: «Lo que me ata ha sido matado y lo que me atenaza ha sido aniquilado, y mi concupiscencia se ha disipado y mi ignorancia ha perecido. A un mundo he sido precipitada 17 desde un mundo, y a una imagen desde una imagen celestial. La ligadura del olvido dura un instante. En adelante alcanzaré el reposo del tiempo (kairós), del tiempo (chrónos), (el reposo) de la eternidad, en silencio».

EPÍLOGO

María Magdalena reveladora de Jesús

Después de decir todo esto, Mariam permaneció en silencio, dado que el Salvador había hablado con ella hasta aquí. Entonces, Andrés habló y dijo a los hermanos: «Decid lo que os parece acerca de lo que ha dicho. Yo, por mi parte, no creo que el Salvador haya dicho estas cosas. Estas doctrinas son bien extrañas». Pedro respondió hablando de los mismos temas y les interrogó acerca del Salvador: «¿Ha hablado con una mujer sin que lo sepamos, y no manifiestamente, de modo que todos debamos volvernos y escucharla? ¿Es que la ha preferido a nosotros. 18 Entonces Mariam se echó a llorar y dijo a Pedro: «Pedro, hermano mío, ¿qué piensas? ¿Supones acaso que yo he reflexionado estas cosas por mí misma o que miento respecto al Salvador?

Nota de Mario: Pedro continúa con su desprecio hacia M.M. actitud tomada por muchos padres
de la iglesia hacia las mujeres. Este tema lo veremos mas adelante cuando hablemos sobre el
papel como "diaconisas" de las mujeres hasta los años 1000.

Entonces Leví habló y dijo a Pedro: «Pedro, siempre fuiste impulsivo. Ahora te veo ejercitándote contra una mujer como si fuera un adversario. Sin embargo, si el Salvador la hizo digna, ¿quién eres tú para rechazarla? Bien cierto es que el Salvador la conoce perfectamente; por esto la amó más que a nosotros. Más bien, pues, avergoncémonos y revistámonos del hombre perfecto, partamos tal como nos lo ordenó y prediquemos el evangelio, sin establecer otro precepto ni otra ley fuera de lo que dijo el Salvador».

Luego que 19 [Leví hubo dicho estas palabras], se pusieron en camino para anunciar y predicar.

El evangelio según Mariam.

 

Fdo. Cristobal Aguilar.

 



Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por leoshua17
Martes, 08 de diciembre de 2009 | 23:59
no entiendo por que tienen que explicar todo de una forma tan complicada.... por que no dicen de una vez por todas que camino y que sendero se debe seguir? no se si verdaderamente no tengo ojos para ver y oidos para oir!!!!
Publicado por Invitado
Martes, 31 de julio de 2012 | 0:09

Es obio que esto solo lo entiende el que está preparado para entenderlo, son evangelios NOSTICOS y por lo mismo gente que no tine la escuela la entendera,yo no tengo la escuela pero si alguien tiene información os agradeceré de antemano 

 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti