Viernes, 16 de octubre de 2009
¿QUE ES LA PARAPSICOLOGÍA?

La parapsicología (del griego: παρά para "junto a", +psicología) es una pseudociencia que se encarga de los supuestos fenómenos y comportamientos psicológicos (como la telepatía, las premoniciones, la levitación, etc.) de cuya naturaleza y efectos no ha dado hasta ahora cuenta la Psicología científica . Entre los fenómenos estudiados, se incluyen la percepción extrasensorial, telequinesia, y la vida después de la muerte, entre otros. Los parapsicólogos se refieren a estos acontecimientos como fenómenos Psi, un término más neutral y no sugestivo de las causas de los fenómenos o experiencias que estudian.

La investigación parapsicológica incluye una gran variedad de metodologías, como la investigación de laboratorio y trabajo de campo, que se lleva a cabo en varias universidades y laboratorios con fondos privados en todo el mundo. Este tipo de investigación suele aparecer en publicaciones especializadas, como el Journal of Parapsychology y el European Journal of Parapsychology, aunque artículos de investigación sobre temas parapsicológicos han aparecido en revistas como el Psychological Bulletin, Foundations of Physics, el Quini's vote y el British Journal of Psychology.

Los experimentos realizados por parapsicólogos han incluido el uso de generadores de números aleatorios para probar la evidencia de psicoquinesis, privación sensorial, tipo Ganzfeld. Experimentos para poner a prueba la percepción extrasensorial, e investigación y pruebas realizadas en virtud de contratos con el gobierno de Estados Unidos para investigar la posibilidad de visualización remota.

Los parapsicólogos han elaborado una serie de estudios meta-analíticos sobre la base de esta investigación, que combinan los datos de anteriores experimentos. Varios de estos análisis estadísticos se han presentado a la comunidad académica en general en las páginas de varias revistas científicas, que han generado discusión y debate.

En contraste, el consenso de la comunidad científica mundial es que la existencia de habilidades psíquicas no ha podido ser demostrada en absoluto. Los críticos argumentan que defectos metodológicos explican los aparentes éxitos experimentales. Actualmente, la parapsicología es comúnmente clasificada como pseudociencia que no ha podido presentar puebras concluyentes en más de un siglo de investigación.

En España, uno de los principales investigadores y divulgadores de la Parapsicología ha sido el psiquiatra y parapsicólogo Fernando Jiménez del Oso. También ha sido referencia en la materia el cántabro Germán de Argumosa.

Hasta la fecha, no ha sido aceptada por la mayoría de la comunidad científica, porque se afirma que el mero uso de metodología experimentales científicas no le otorga a una disciplina la condición de ciencia dentro de las ciencias naturales; actualmente dentro de las ciencias sociales, la psicología, exceptuando la psicología transpersonal, no se adhiere a los postulados de la parapsicología.

En términos rigurosos (descartado el gran porcentaje de fraude que se da en este ámbito), estudia la existencia de la percepción extrasensorial y la telepatía. También se pueden incluir en el campo de la parapsicología la idea de experiencias cercanas a la muerte y la telequinesis. Ninguno de estos supuestos fenómenos tiene aún una positiva explicación científica satisfactoria (exceptuando la explicación de que, algunos de estos fenómenos, si no todos, no existen), aunque existen teorías al respecto.

Los criterios sobre la validez objetiva de la parapsicología es un problema cuya apertura dista mucho de angostarse. Pablo Sortino considera que la parapsicología, aunque bajo otro nombre, es previa a los albores del Psicoanálisis, e incluso el sedimento fértil de dónde nacen las especulaciones de Sigmund Freud. El problema del inconsciente, ridiculizado por los positivistas que anhelaban una causalidad mensurable en los fenómenos psíquicos en el ámbito de la investigación fisiológica, era presa de inconsistencias insalvables. El Psicoanálisis le debe su triunfo a las ideas de Madame Blavatsky sobre la existencia de un mundo psíquico paralelo. Para Freud, el inconsciente no tiene asentamiento físico en el sistema nervioso; sin embargo, es personal. Para Fernando Martínez Santos esta es una incongruencia crasa. Si no es anatómicamente limitable, la concepción de un inconsciente individual es un problema vacío. El inconsciente es sólo uno de los aspectos en el que se expresa la existencia paralela del hombre, y al no hallar éste cerca en el límite biológico, puede ser la causa de fenómenos todavía mal estudiados, cómo la de producir eventos volitivos espaciotemporalmente únicos, cuyo estudio rebasa la teoría actual de la ciencia.

UNIVERSIDADES E INSTITUTOS DONDE SE ESTUDIA ESTA DISCIPLINA

Existen algunos programas de investigación, e incluso algunas cátedras, sobre parapsicología, como en la Universidad de Edimburgo, por ejemplo, y otros programas en otras universidades, como la Universidad Duke y la Universidad de Utrecht.

En 1953 en la Universidad de Utrecht (Holanda) se crea una cátedra de parapsicología. En 1960, en la Universidad de Leningrado (actual San Petersburgo) comienza a funcionar un instituto para el estudio de los efectos psíquicos. En los Estados Unidos, en la Universidad de Virginia, se funda una cátedra de parapsicología.

La Parapsychological Association ("Asociación Parapsicológica") (EE.UU.) es la asociación profesional de parapsicólogos de Estados Unidos y son quienes han representado históricamente a esta disciplina dentro de este país, habiendo publicado diversos trabajos al respecto. Probablemente, el mayor respaldo que ha recibido en su historia fue en 1969, cuando la prestigiosa American Association for the Advancement of Science (AAAS) la reconoce, y admite como miembro en sus filas a la Parapsychological Association. Este hecho es uno de los motivos que suelen aducir sus partidarios para otorgarle cierta seriedad como disciplina.

Actualmente no hay gran publicidad respecto a los estudios parapsicológicos como carrera universitaria. En la mayoría de los países el estudio de la parapsicología no forma parte de los estudios reglados por sus gobiernos respectivos. No obstante, esto no implica que el estudio de o ejercer como tal sea ilegal. Existen ciertas instituciones donde imparten cursos e incluso ofrecen diplomaturas, másteres y doctorados de parapsicología. En España, hoy en día (2008), se imparten dichas clases en La Sociedad Hispano-Americana de Psicología Aplicada y en la Facultad Libre de Altos Estudios Paracientíficos entre otros muchos.

El escepticismo científico se basa en que el uso del "método científico" es necesario, pero el mero uso de "metodologías experimentales" no es sinónimo de ello o su realización en un 100%, y además suficiente para otorgar estatus científico a una disciplina por su mero uso. Así, la investigación de la parapsicología no encaja dentro de los modelos teóricos estándar aceptados por las ciencias naturales o las utilizadas en psicología, dentro de las ciencias sociales. Se necesita además que la disciplina en cuestión a partir del verdadero y/o completo uso del método científico produzca alguna teoría (comprobable por el método científico) que pueda relacionarse con el cuerpo de conocimientos científicos actualmente aceptados, es decir, que pueda 'engranarse' con el resto de los conocimientos. Hasta la fecha, la parapsicología no ha producido ninguna teoría de este tipo. No obstante, algunos temas como la hipnosis años atrás considerado como tema paranormal, parapsicológico y anticientífico, hoy en día ya ha sido aceptado por la ciencia. La comunidad científica es escéptica, y sugiere que los defectos metodológicos proporcionarían la mejor explicación para los aparenten éxitos experimentales, en lugar de la anomalisticas explicaciones ofrecidas por muchos parapsicólogos. Por ello, algunos críticos han afirmado también que se cruza la línea de la parapsicología en las pseudociencias.

La parapsicología no es considerada como una disciplina seria por los psicólogos, al igual que también es desdeñada por otros miembros de la comunidad científica, quienes afirman que nunca una experiencia controlada bajo laboratorio ha producido una evidencia firme sobre la existencia de fenómenos paranormales que merezcan estudio.

En 1978, el catedrático de psiquiatría checo Stanislav Grof, radicado en EE.UU., funda la "Asociación Transpersonal Internacional" impulsando el estudio y la investigación de los estados modificados de la conciencia. Su aporte a la parapsicología ha sido básicamente el concebir la conciencia humana no sólo como un mero producto de nuestro cerebro, sino como algo que puede existir de un modo transmaterial, y que trascendería por tanto los límites del tiempo y del espacio. Los fenómenos paranormales, mediúmnicos y místicos tendrían por tanto cabida para estudio en este nuevo modelo de la psique humana que ha desafiado los postulados establecidos por la ciencia convencional.


Fdo. Cristobal Aguilar.

 


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti