Domingo, 04 de octubre de 2009
MARTÍN DEL 1417 AL 1431

Martín V (Genazzano, c. 1368 – Roma, 20 de febrero de 1431) fue el Papa nº 206 de la Iglesia católica, entre 1417 y 1431.

De nombre Oddone Colonna, era hijo de Agapito Colonna y Caterina Conti lo que le convertía en miembro de una de las familias aristocráticas romanas más antiguas y con mayor influencia de su época.

Estudio en la universidad de Perugia tras lo cual entró en la curia romana donde en 1402 fue nombrado cardenal diácono de San Jorge por Bonifacio IX y, en será uno de los cardenales que huya de Lucca, donde los había recluido el Papa Gregorio XII, para organizar el Concilio de Pisa en que tomará parte en la elección de Alejandro V y de Juan XXIII como medio para reconciliar a las Iglesias de Avignon y Roma y acabar así con el Cisma de Occidente.

Elegido Papa, el 11 de noviembre de 1417, durante el Concilio de Constanza, en un cónclave que depuso a los antipapas Juan XXIII y Benedicto XIII. Aceptó también la renuncia de Gregorio XII

La elección del nuevo Papa, que adoptó el nombre de Martín V en honor a Martín de Tours cuya festividad se celebraba el día de su elección, supuso el fin del Cisma de Occidente.

Tras su elección, Martín V sancionó varios decretos del concilio sobre la necesaria reforma de la Iglesia, pero se negó en cambio a reconocer la doctrina conciliarista que había surgido en el sínodo y que suponía reconocer la preeminencia de las reuniones conciliares sobre la figura papal. Lo que sí sancionó fue la celebración periódica de concilios, estableciendo un plazo de cinco años entre uno y otro, lo que suponía que el siguiente debería abrirse en 1422. Efectivamente en 1422 se convocó el Concilio de Siena, que abrió sus sesiones en 1423 en la ciudad de Pavía, pero que tuvo que trasladarse al poco tiempo a Siena por la peste que se declaró. En este Concilio el papa pudo contar con la colaboración de algunas naciones que, intencionadamente o no, buscando sus propios beneficios o la colaboración con el papado, consiguieron impedir que se desarrollase un programa reformista. El Concilio cerró sus puertas en marzo de 1424 sin grandes avances. El siguiente Concilio fue convocado por él mismo en 1431 en Basilea (según se había establecido en Siena), pero inició sus sesiones cuando ya había fallecido.

Tras su elección, Martín V no regresa inmediatamente a Roma, residiendo temporalmente en Mantua y en Florencia. Hasta septiembre de 1420 no regresará a la Ciudad Eterna, encontrándose una ciudad arruinada y decaída por el periodo de abandono que supuso la perdida de la sede pontificia, por lo que se dedicó a su levantamiento y restauración, tarea a la que dedicó gran parte de sus energías.

Tras terminar con el Cisma de Occidente, quiso terminar con el Cisma de Oriente, para lo cual nombró una legación, dirigida por el cardenal español Pedro de Fonseca, a Constantinopla para tratar con el emperador sobre la posible unión de la Iglesia Griega con la Iglesia Católica; tras la muerte del cardenal por accidente continuó sus esfuerzos en la convocatoria del Concilio de Basilea. También se le debe la firma de los primeros concordatos con las naciones europeas. En 1422 promulgó unas nuevas constituciones para la Universidad de Salamanca, en sustitución de las de Benedicto XIII

Falleció el 20 de febrero de 1431.

Las profecías de San Malaquías se refieren a este papa como Corona veli aurei (La corona del velo de oro), cita que hace referencia a que en el escudo de armas de su familia, los Colonna. figura una corona, y al que fue cardenal diácono de San Jorge del Velo de Oro.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti