S?bado, 03 de octubre de 2009
LA GUARDÍA SUIZA DEL VATICANO

La Guardia Suiza es un cuerpo militar encargado de la seguridad de la Ciudad del Vaticano. Otro cuerpo de guardias de origen suizo se encargó también de la seguridad del palacio de Versalles (Francia) durante el reinado de Luis XVI.

En la actualidad, se trata del ejército profesional más pequeño del mundo (con alrededor de 110 soldados).

La Guardia Suiza fue fundada por el Papa Julio II en 1505, ante la necesidad de que existiera un cuerpo militar siempre disponible para proteger al Papa. Su historia ejemplar de lealtad guarda el honor y el orden en la Ciudad del Vaticano. Fue creada el 21 de enero de 1506, tres años después de que el Papa Julio II ocupara la silla de San Pedro y pidiera, a los nobles suizos, soldados para su protección, formando una compañía de 150 hombres. En ese momento, la elección lógica fueron los mercenarios suizos, debido a la reputación que se habían labrado en las Guerras de Borgoña. La fecha oficial de fundación es el 21 de enero de 1506.

Desde entonces, la Guardia Suiza ha protegido no sólo a Sumos Pontífices. Durante el reinado de Luis XIV se encargó de la seguridad del Palacio de Versalles, en Francia.

Diversos hechos de armas han inmortalizado la bravura de estos soldados, pero el más memorable ocurrió en 1527 cuando se enfrentaron a un millar de soldados alemanes y españoles durante el saqueo de Roma por parte de las tropas del emperador Carlos V.

Lucharon ante la Basílica de San Pedro y siguieron combatiendo mientras retrocedían hasta los escalones del altar mayor.

Sobrevivieron sólo 42 de los 150 guardias suizos; estos 42 soldados formaron un círculo alrededor del Papa Clemente VII y lograron que escapara por un callejón que conduce al Castillo de Sant'Angelo.

Rememorando este hecho, cada 6 de mayo, los nuevos alabarderos juran sus cargos ante el Papa y los ascendidos toman posesión.

LA GUARDIA SUIZA DE HOY EN DÍA

No se considera que la Guardia Suiza pertenezca a ninguna otra organización: su función exclusiva es la de ejército del Estado soberano de Ciudad del Vaticano. Está compuesta por unos cien soldados: el Comandante de la Guardia Suiza, con el rango de Coronel, el Vicecomandante de la Guardia Suiza y un capellán, Tenientes Coronel, 1 oficial con el grado de Comandante, 2 oficiales de rango Capitán, 23 mandos intermedios, 70 alabarderos y 2 tamborileros.

Se les entrena en procedimientos y manejo de armas modernas (como el fusil suizo SIG 550) y las pistolas SIG P225, aunque también se les enseña a manejar la espada y la alabarda. Reciben lecciones de autodefensa, así como instrucción básica en tácticas defensivas de guardaespaldas similares a las utilizadas en la protección de muchos jefes de Estado.

Los reclutas deben ser varones que cumplan los siguientes requisitos:

- Su estado civil es soltero.

- Mínimo los 174 cm de estatura.

- Edad actual entre 19 y 30 años de edad.

- Poseedores de un título profesional o grado de secundaria.

- Su fe es la católica.

- Poseedores de la ciudadanía suiza.

- Haber cumplido una instrucción básica con el Ejército Suizo y puedan obtener certificados de buena conducta.

La bandera porta en la parte inferior las armas de Julio II y en el superior las del Papa actual.

Actualmente cada guardia suizo trae oculto en su uniforme un pulverizador de gas lacrimógeno y a partir del grado de sargento, una pistola y dos modernas granadas.

Cada vez que el Santo Padre pasa frente a ellos, el llamado Ejército más pequeño del mundo le saluda de rodillas, en señal de profundo respeto y máximo honor.

El actual uniforme ha sido diseñado por el Comandante de la Guardia Jules Répond (1910-1921) a partir del modelo que se atribuye a Miguel Ángel hecho en 1505, por lo que es considerado una de las vestimentas militares más antiguas del mundo, siendo mucho más vistoso, alegre y brillante que el del siglo XIX: el yelmo, ornado con una pluma roja; los guantes blancos, la coraza, que aún tiene una reminiscencia medieval, y el casco, que es una copia del que llevaban los soldados españoles en el siglo XVI. El color rojo fue introducido por el Papa León X, en referencia al escudo de los Médicis.

Los guardias suizos no usan propiamente botas, aunque sí medias adherentes a las piernas, sujetas a la altura de la rodilla por una liga dorada. Este uniforme expresa la alegría de ser soldado, de combatir y de estar al servicio del Papa. Aunque también el color rojo simboliza la sangre derramada en defensa del Papado.

La Guardia Suiza tiene su cuartel frente al Palacio Apostólico Pontificio. Trabaja acompañada por el Servicio Vaticano de la Policía Italiana.

Fdo. Cristobal Aguilar

 

 


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti