Viernes, 02 de octubre de 2009
CLEMENTE VII DEL 1378 AL 1394 - ANTIPAPA

Roberto de Ginebra (1342 - 16 de septiembre de 1394) fue elegido al papado por los cardenales franceses que se oponían a Urbano VI, de esta manera convirtiéndose en el primer antipapa del Cisma Occidental, con el nombre de papa Clemente VII.

Era el hijo de Amadeo III, conde de Ginebra, de la Casa de Saboya, y nació en Ginebra. Fue ordenado obispo de Thérouanne en 1361, arzobispo de Cambray en 1368, y cardenal en 1371.

En 1377, mientras servía como legado papal, personalmente dirigió las tropas prestadas al papado por John Hawkswood para reducir la pequeña ciudad de Cesena en el territorio de Forlì, que había obtenido recientemente su independencia de los territorios pontificios; allí supervisó la masacre de 4000 civiles, una atrocidad por las reglas de guerra en el momento, lo que le ganó el título del carnicero de Cesena.

Desde 1305 hasta 1377 los papas residieron en Aviñón, Francia. En 1378, el a la sazón papa Gregorio XI, a instancias de Catalina de Siena, había decidido intentar el regreso del papado a Roma. Aunque pronosticó que el experimento sería un fracaso, poco después de su llegada murió. El derecho canónico indicaba que el nuevo papa debía ser electo en el lugar donde el antiguo papa había muerto, así que el nuevo papa sería elegido en Roma. Una muchedumbre romana se reunió y amenazó con violencia contra los cardenales si un italiano no salía elegido como Pontífice. Como cardenal, Roberto de Ginebra votó para elegir al arzobispo Bartolomeo Prignano de Bar (que no era cardenal) como papa Urbano VI el 8 de abril de 1378.

Urbano VI, por su lado, estuvo en desacuerdo con el colegio cardenalicio desde el inicio de su pontificado. Roberto y trece cardenales franceses formaron una coalición que buscaba reemplazar a Urbano al declarar que su elección fue inválida, ya que el cónclave había sido celebrado bajo la amenaza de violencia de parte de una muchedumbre, y por esto realizaron otra elección en la cual Roberto fue alzado al papado en Fondi el 20 de septiembre de 1378. Francia, Escocia, Castilla, Aragón, Navarra, Portugal, Dinamarca, algunos estados alemanes, Noruega, y los territorios de los Saboya lo reconocieron como papa, pero los italianos no, apoyando el papado opuesto de Urbano VI. Roberto consecuentemente fijó su sede en Aviñón, como Clemente VII, y cedió la mayor parte de los Estados Pontificios a Luis II de Anjou.

Con Roberto de Ginebra se inició el Gran Cisma de Occidente, la segunda de las grandes escisiones dentro de la Iglesia Católica, que duraría hasta 1417. La legitimidad del papado de Aviñón fue grande, aún entre teólogos y religiosos de renombre; Pierre d'Ailly, Philippe de Maizieres, Jean Gerson, Nicholas of Clemanges, san Vicente Ferrer, el beato Pedro de Luxemburgo y santa Colette de Corbie, entre otros, defendieron el derecho de Clemente. Con la reunificación del papado en Roma por el Concilio de Constanza, se fijó a posteriori que la línea de Aviñón se consideraría no canónica.

Fdo. Cristobal Aguilar.



Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti