Jueves, 01 de octubre de 2009
LAS INSIGNIAS PAPALES (I)

Muchas veces vemos al Papa en televisión o en algún programa con una seríe de --añadidos-- a la vestimenta típica de la Iglesia, y no sabemos muy bien si es solo para adornar o tienen algun -significado o símbolo--, a tal fin os expongo este artículo, para que todo cristiano de a pie, conozca cada uno de estos símbolos y sus significados. El autor del Blog.

EL ANILLO DEL PESCADOR


Es un anillo hecho de oro que representa a San Pedro pescando en su barca. El testimonio más antiguo de su existencia se remonta al siglo XIII. Es utilizado igualmente como sello para estampar las breves papales. Es fabricado para cada papa en lo personal, de hecho, es símbolo del pontificado individual, ya que el anillo es manufacturado al momento de que un individuo es electo papa y destruido al fallecer éste. La colocación del anillo en la ceremonia de inauguración del pontificado (antes coronación papal) y la anulación del anillo al morir el papa en turno son dignidades que corresponden al camarlengo.

El Anillo del Pescador o Pescatorio (en latín, Anulum Piscatoris) es un anillo usado por el Obispo de Roma quien, como sucesor del apóstol San Pedro, es la cabeza visible de la Iglesia Católica. Su nombre se debe al antiguo oficio de pescador del apóstol San Pedro, el primer Papa. Un anillo nuevo es hecho para cada Sumo Pontífice.

El Anillo del Pescador tiene la imagen de San Pedro pescando en un bote, bordeado por el nombre del Papa que ocupa la sede en ese momento en latín.

Durante el rito de Inauguración de Pontificado o entronización papal, se le coloca el anillo en el dedo al nuevo Papa.

A la muerte del Papa, una vez comprobado el óbito del pontífice, el camarlengo debe anular el anillo del pescador para evitar la falsificación de documentos. Esto lo hace retirando el anillo y golpeándolo con un martillo de plata y marfil de forma que la imagen se deforme. Ese material servirá para hacer el anillo del nuevo pontífice.

En una carta escrita por Clemente IV a su sobrino Pedro Grossi en 1265 se incluye la mención conocida más antigua del Anillo del Pescador, usado para sellar toda la correspondencia privada presionando el anillo sobre la cera roja. El anillo del pescador se usa entre otras cosas para sellar las bulas papales y una forma de mostrar respeto y obediencia al Papa es besando el anillo del pescador.

 

PALIO

Del latín pallium. Es una cinta de lana blanca, de cinco centímetros de ancho, que hasta el pontificado de Juan Pablo II llevana bordadas seis cruces negras y que se pone alrededor de hombres y espalda por el Papa y los arzobispos como símbolo de su autoridad metropolitana. Al principio de su pontificado, el papa Benedicto XVI modificó la forma del palio al estilo en que se usaba antes del siglo X, cruzado sobre el hombro y con cinco cruces rojas como símbolo de la pasión de Cristo. No obstante, a partir de junio de 2008, hizo nueva modificaciones, ahora tiene una forma circular cerrada, con dos extremos colgantes en pecho y espalda, volviendo a su forma anterior, pero permaneciendo las cruces rojas.

El palio (derivado del pallium o palla y con la manta) es un ornamento del Papa y de los metropolitanos en la Misa pontifical. Tiene la forma de una faja circular que carga sobre los hombros y de la cual penden ante el pecho y en la espalda dos tiras rectangulares, todo de lana blanca, destacándose de ella seis cruces de seda negra. Suele adornarse con tres clavos metálicos, que recuerdan los clavos de la Pasión.

Entre las variadas opiniones que se han mantenido sobre su origen parece la más razonable la que supone que se trata de una imitación del omophorion griego, ornamento que desde principios del siglo V llevaban los obispos de Oriente como emblema de su dignidad y oficio pastoral, simbolizando la oveja que va sobre los hombros del Buen Pastor. En Occidente, fue ornamento propio del Sumo Pontífice desde el siglo V y por concesiones particulares desde el VI, llegó a ser de uso ordinario para los arzobispos a partir del IX.

Al principio, el palio consistía en una pieza de vestidura que se replegaba a manera de banda, pero mucho después, a partir del siglo VI, tomó la forma de cinta, y desde el IX al X se le dio una forma casi idéntica a la actual, con las seis cruces negras a partir del siglo XV.

El palio se confecciona con lana de corderitos bendecidos por el Papa en la fiesta de Santa Inés (21 de enero) en una capilla del Palacio Apostólico. El emblema de Santa Inés es un cordero, por la similitud de su nombre (en latín Agnes) con la palabra cordero (en latín agnus). En esa ocasión le presentan al Papa dos corderos adornados uno con flores blancas (simbolizando la virginidad de Santa Inés) y el otro con flores rojas (simbolizando su martirio). Luego, los corderos son llevados a la Basílica de Santa Inés, en la Vía Nomentana de Roma, donde está enterrada la santa, y son criados por los padres trapenses de la Abadía de las Tres Fuentes. Los palios son confeccionados posterirmente por las monjas benedictinas de Santa Cecilia con la lana recién esquilada. Luego se los coloca en un cofre sobre la tumba de San Pedro en la Basílica Vaticana, y en la Misa de la fiesta de San Pedro y San Pablo (29 de junio) son bendecidos y entregados solemnemente por el Papa a los nuevos arzobispos nombrados durante el año. No obstante, cuando el Papa no puede hacer la entrega del palio por el mismo, le corresponde la entrega al Cardenal Protodiácono, él mismo que anuncia Urbi et Orbi (a la Ciudad y al Mundo) la elección de un nuevo Papa. El Papa Benedicto XVI ha decidido usar un palio muy similar a los que se usaban antes del siglo X, con cinco cruces rojas que recuerdan las cinco llagas de Cristo.

Además, y en la actualidad, se reconoce como palio, juntamente con lo expuesto, al dosel de forma rectangular de ricas telas, a menudo ostentosamente bordados, que se coloca sobre cuatro o más varales y es utilizado de la misma forma en actos religiosos para cubrir al sacerdote que porta el Santísimo Sacramento, a una Imagen venerada (usual en procesiones) o personalidades como el Santo Padre.

 

LA MITRA

La mitra es el tocado o prenda con que los obispos, arzobispos, cardenales y el Papa cubren su cabeza durante los oficios litúrgicos. Los abades y nuncios la usan pero con algunas variaciones respecto del tamaño y decoración de los Ordinarios en las diversas jurisdicciones eclesiásticas. Los que detentan tal privilegio se denominan Mitrado/a en referencia, justamente, porque están facultados para lucir la Mitra.

La mitra ha sido objeto de investigaciones acerca de su origen y forma original. Este sombrerete era utilizado por los sacerdotes persas (con sotanas blancas).

Hacia el siglo V se conocía en la Iglesia oriental un bonete semiovoide que llevaban los obispos en las funciones y es posible que en la occidental hubiese algún otro para abrigar la cabeza y sin carácter litúrgico. Pero estas prendas carecían de la uniformidad y significación que tiene la verdadera mitra episcopal según aparece en algunas miniaturas.

La primera representación figurada que se conoce de la mitra se halla en unos códices del siglo XI y el primer documento oficial que habla de ella es una bula del papa León IX, fechada en 1049. Sin embargo, las mitras más antiguas que se conservan son posteriores al siglo XIII.

Se deduce de algunos códices que la mitra debió empezar a utilizarse hacia mediados del siglo X pero sólo por privilegio o concesión pontificia que se iba repitiendo en casos particulares y hubo de transcurrir casi un par de siglos para que fuese común y ordinario dicho uso. La primera concesión que obtuvo algún abad para usar la mitra data del año 1000 d.C. y aunque fue una concesión puramente personal fue seguida de otras muchas que dieron por resultado el privilegio estable de poder usar dicha prenda en ciertos monasterios (abades mitrados).

El verbo mitrar significa obtener un obispado y mitral se aplica a lo que posee forma de mitra.

Mitra deriva del latín mitra: cinta o faja para la cabeza; especie de tocado asiático, turbante. En latín antiguo también significaba cable. Los latinos tomaron esta palabra del griego. Es de la misma familia que el persa antiguo Mithra (divinidad de la luz), significando en sentido implícito parte o partícipe de un tratado, y que el "avesta mithra" (tratado, contrato; idea de vínculo). En última instancia, proviene del indoeuropeo mitro (lo que liga), formado por mi/ mei (ligar, vincular, atar) y por el sufijo de instrumento -tro.

Las antiguas representaciones gráficas de mitras y los ejemplares auténticos que se conservan de esta prenda desde el siglo XIII nos dan a conocer las sucesivas evoluciones de la misma que se produjeron de la siguiente forma:

  • durante todo el siglo XI la mitra consistió en un birrete cónico adornado con una simple cinta o galón alrededor de la frente, llamado círculus, pendiendo por detrás los extremos de la misma, llamados ínfulas, que son un símbolo de poder, de la consagración a la divinidad y su dedicación a la interpretación del Antiguo y el Nuevo Testamentos. Ya desde tiempos anteriores (que se manifiesta en la expresión: tiene muchas ínfulas).
  • al comenzar el siglo XII se va redondeando la punta cónica y luego se hunde la mitra por la parte central formando a los lados sendas partes redondeadas que en muchos ejemplares terminan en punta y queda la mitra con puntas laterales, muy común en el siglo XII, llegando así hasta comienzos del siglo XIII. A partir del siglo XII, se adornan algunas mitras con bordados y pedrería según el estilo de cada época. También se ornamentan con bordados las cintas que penden por detrás de la mitra llamadas ínfulas, trascolos y fanones, que en la Edad Media llegaron a tener campanillas de oro suspendidas.
  • a finales de dicho siglo XII comienzan en algunos modelos a colocarse las puntas de la mitra por delante y por detrás, en vez de los lados y se adornan con un galón vertical o títulus, continuando como anteriormente tanto los círculus como las ínfulas.
  • tras seguir con la disposición anterior de mayor anchura que altura, en el siglo XIV adquiere mayor altura con el afilamiento de las puntas igualándose la altura y la anchura a finales del mismo.
  • la altura de la mitra sigue creciendo en los siglos siguientes hasta llegar a una altura casi el doble que la anchura en los siglos XVII y XVIII. En el siglo XVI se transforman las puntas angulares en arcos apuntados.

EL SOLIDEO

El solideo es un gorro a modo de casquete que usa el Papa, los obispos y algunos religiosos para cubrirse la cabeza. Sólo se lo quitan "ante Dios", es decir, ante el Santísimo Sacramento, o durante la Misa desde el Prefacio hasta después de la Comunión. Los obispos y cardenales se lo quitan en presencia del Papa como símbolo de respeto, como quien se quita el sombrero al saludar a otra persona.

EL CAMAURO

Un camauro (del latín Camelaucum, y éste del griego Kamelauchion, ‘gorro de pelo de camello&rsquoGui?o es un gorro tradicionalmente llevado por el Papa de la Iglesia Católica. El camauro es rojo con un ribete de armiño blanco y se lleva en lugar de la birreta durante el frío invierno romano. Está prohibido su uso durante las ceremonias litúrgicas, especialmente la Santa Misa, donde está prescrito el uso de solideo blanco y mitra. Para que nos hagamos una idea es muy parecido al gorro de --papa noel-- pero sin la bola y el caperuz.

El camauro cayó en desuso tras el pontificado de Juan XXIII pero fue recuperado en 2005 por Benedicto XVI.

LA TIARA PAPAL

La tiara es una mitra alta con tres coronas de origen bizantino y persa que representa el símbolo del papado. La tiara consiste en un birrete cónico o semiovoideo rodeado de tres coronas y del cual penden dos cintas como las ínfulas que encontramos en la mitra. Su nombre no nace como tal hasta el siglo XII.

Esta disposición data del siglo X pero antes se conocía un ornamento con el que el Papa cubría su cabeza, llamado cameláucum, del que se habla ya en el siglo VIII y que era una especie de yelmo blanco de lino utilizado al principio y no tenía carácter litúrgico. Hacia finales del siglo XIII la mencionada corona de la tiara (que consistía en un simple cerco) se presenta dentada o radiante para ser luego floroneada. Poco después, bajo el pontificado de Bonifacio VIII se le añade una segunda corona y hacia 1310 comienza a introducirse la tercera, la cual se halla permanentemente desde Benedicto XII hasta nuestros días, quedando así constituida la tiara con tres coronas.

Las tiaras papales fueron usadas por todos los papas desde Clemente V hasta Pablo VI quien fue coronado en 1963. Pablo VI abandonó el uso de la corona a partir del Concilio Vaticano II, dejándola simbólicamente en el altar de la Basílica de San Pedro, pero no abolió su uso, si bien todos sus sucesores hasta hoy han decidido no ser coronados. En 1981, los catolicos hungaros regalaran el Papa Juan Pablo II con una tiara para su uso privado.

En la actualidad la tiara sigue siendo símbolo del papado como se refleja en el escudo de armas de la Santa Sede y el Vaticano. Rompiendo con la tradición, el escudo de armas personal de Benedicto XVI no contiene la tiara tradicional entre sus ornamentos. Ésta fue remplazada por la mitra, si bien la mitra contiene tres niveles que recuerdan la tiara papal. Otra novedad ha sido la incorporación en el escudo del palio pontificio que nunca había aparecido antes en un escudo papal.

La tiara es una mitra de obispo de forma rígida que posee tres coronas, cada una posee un significado.

  • La corona superior representa la Gloria de ser elegido como Siervo de los Siervos de Dios.
  • La corona central representa el Poder dado por Cristo a Pedro de "Atar y Desatar" en la tierra y así será en los cielos.
  • La última es el Magisterio de ser el líder de la Iglesia Universal y de su poder sobre ella.

Fdo. Cristobal Aguilar.

 


 

 

 

 

 


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti