Domingo, 27 de septiembre de 2009
LAS MANZANAS - GRAN ALIADO DEL CUERPO HUMANO

Que la manzana es rica en vitaminas, es un aspecto con el que ya estamos familiarizados, pero ahora se le suma una nueva cualidad: su función anti-cancerígena y por lo tanto su posible utilidad para la prevención de esta enfermedad que tanto nos preocupa.

Luego de estudiar los componentes y propiedades de la manzana, los investigadores llegaron a una importante conclusión: la manzana tiene una función inhibitoria del desarrollo del cáncer, gracias a la presencia, especialmente en la cáscara, de dos sustancias fitoquímicas que actúan conjuntamente (los flavonoides y los polifenoles). Los especialistas también descubrieron que la fruta posee grandes propiedades como antioxidante por su contenido en vitamina E.

Los resultados del experimento se dieron a conocer a través de la revista Nature, y uno de los responsables del proyecto, el profesor Rui Hai Liu, explicó como la combinación de estas sustancias le otorga a esta fruta la actividad contra el cáncer, y no la acción individual de las mismas.

En el laboratorio, se suelen realizar investigaciones sobre los vegetales para la identificación y el aislamiento de los fitoquímicos con propiedades anticancerígenas contenidos en ellos. Los científicos se interesan en aislar y definir los beneficios de componentes como la vitamina C, vitamina E y beta caroteno; entre otros.

La ingesta de comprimidos puede reemplazarse por la ingesta de frutas frescas

Los investigadores han encontrado que la mayoría de los efectos antioxidantes de las manzanas vienen dados por la acción de los fitoquímicos, mientras que la vitamina C sólo es responsable de una pequeña parte de dicha actividad. En diversos estudios al respecto se ha demostrado que la ingesta de 100 gr. de manzana fresca con piel proporciona al organismo la misma cantidad de antioxidantes que la ingesta de 3 pastillas de vitamina C de 500 miligramos cada una. Los antioxidantes son útiles para prevenir el daño de las células y tejidos ocasionado por la oxidación. Según explica el especialista Liu se pueden obtener suficientes antioxidantes de los alimentos (frutas y verduras) sin preocuparse por su toxicidad, y es mejor que tomar pastillas .

Su investigación también está dirigida a probar la importancia de los fitoquímicos para la salud humana, ya que algunos de ellos contienen conocidas propiedades anti-alergénicas, pero también existen otros fitoquímicos que poseen propiedades anti-cancerígenas, anti-inflamatorias, anti-virales y anti-proliferativas.

Los informes de laboratorio nos confirman sus beneficios

Un grupo de profesionales y científicos norteamericanos trató células de cáncer de colon con extracto de manzana y descubrió que éste, inhibía la proliferación de las células cancerígenas. Dividiendo la manzana en piel y pulpa, los resultados fueron que el extracto de piel de manzana inhibía en un 43 por ciento el cáncer y la pulpa en un 29 por ciento. En el caso de cáncer de hígado, el extracto de piel inhibía las células cancerígenas en un 57 por ciento y el extracto de pulpa en un 40 por ciento.

Estos resultados fueron recibidos con optimismo por la Sociedad Americana del Cáncer, aunque prefirieron tomar con cautela estas conclusiones. Consideran que es demasiado pronto para decir exactamente qué sustancias de las manzanas otorgan esta protección, afirmando que por el momento que “la mejor manera de disminuir el riesgo de cáncer es comer suficientes frutas frescas y verduras".

Su rico aroma, su impecable color y su sabor tan agradable fue desde siempre la preferida de los niños y los adultos que vieron en esta fruta todo el potencial energético del cual fue dotada por la naturaleza.

Antiguamente la manzana estaba situada en un lugar honorifico con respecto a muchos otros alimentos y era parte del alimento diario de la gente del campo que se alimentaba solamente con lo que la tierra le daba.

Esta fruta era conservada de maneras muy diversas para mantener su estado y su contenido alimenticio, pues en tiempos en que no existían freezers, ni refrigeradores, las gentes de aquellos tiempos no querían privarse de manzanas.

Para conservarlas, por ejemplo, se elegía un sitio seco, y de ventilacion discreta, colocando en el suelo una capa de 10 centimetros de espesor de paja de centeno y sobre ésta, una capa de manzanas con un espacio entre sí. Luego se espolvoreaba con yeso y encima se acomodaba nuevamente otra capa de paja de centeno a la que se le agregaba otra camada de frutas, espolvoréandose con yeso y nuevamente otra capa de paja de centeno. Asi se hacian unas 5 o 6 capas. De esta manera, las manzanas eran conservadas por mucho tiempo y se mantenían frescas y saludables aún.
Hoy en día, los métodos han cambiado y las cámaras frigoríficas reemplazaron aquellos métodos de probada eficacia en su momento, pero cabe destacar que las cámaras de frio que se utilizan en la actualidad, muchas veces provocan ciertos cambios en la fruta que no son recuperables.

Hoy al igual que ayer sabemos del alto valor nutritivo de las manzanas, aunque su consumo haya sido mas apreciado en la antigüedad.

Es conveniente saber que la manzana debe ser consumida en su totalidad para aprovechar sus poderes energéticos y vigorizantes, la cáscara y el corazón de la manzana contienen grandes propiedades benéficas para el organismo que hacen de la misma un alimento muy completo:

Las Propiedades de una Manzana

Potasio ...................................................35,40 %

Calcio......................................................26,10 %

Magnesio...................................................9,10 %

Sodio.......................................................26,10 %

Acido Fosfórico..........................................14,00 %

Acido Sulfúrico............................................6,09 %

Silicato......................................................4,32 %

 

El poder curativo de las manzanas es efectivo en problemas de nervios, tratornos del hígado, es antioxidante; ayudando a conservar la juventud, benéfica en enfermedades del bazo, en reumatismos, en mala digestión, insomnios, diarreas, limpia y purifica la sangre, reconstituyente cerebral, ideal para estudiantes y personas que tienen gran actividad mental. Restaura la vitalidad y la armonía interior.

Para llevar a cabo una cura con manzanas puede programarse una etapa de 10, 15, 20, 30 o 40 días en los cuales se deberá comer una manzana por la mañana otra por la tarde y otra por la noche. Durante el día deberá extraer su jugo y beber 7 cucharadas del mismo a distintas horas. Preferentemente extraer su jugo y beberlo en el momento ya que fermenta en pocos minutos. De esta manera se aprovechará mejor su absorcion y remineralizacion. Cada uno sabe cuando es el mejor momento de aprovechar las virtudes de la manzana. Consumirla de este modo no hará ningun daño y en poco tiempo se sentirá mucho mejor de salud, con más vigor general, el humor y estado anímico en general mucho mas fortalecido.

Fdo. Cristobal Aguilar.

 


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti