Viernes, 25 de septiembre de 2009
LAS MARCAS SOBRE LOS CULTIVOS

Los "círculos de los cultivos" (o "de las cosechas") son diseños que aparecenimpresos sobre cultivos por lo general de tipo gramíneo en el términode una noche. Los dibujos son definidos por la posición de las plantas,que en ese tipo de cultivo están distribuidas apretadamente. Lasplantas ubicadas dentro de la circunferencia quedan con los tallos muyprolijamente doblados y acostadas contra el piso. Las cabezas de los tallos apuntan todas en un mismo sentido, alineadas con la circunferencia del círculo, y suelen quedar con sus extremos apuntandoen el sentido de las agujas del reloj (aunque han aparecido formacionesen las que el sentido es inverso). Algunos estudios mostraron que eldoblez de los tallos se produjo en todas las plantas exactamente a lamisma altura. Estas figuras aparecen usualmente en campos sembrados concebada o trigo, aunque también fueron halladas en cultivos de maíz,avena, caña, pastos y árboles. También se las ha reportado en campos nevados. En otras palabras, en cualquier material orgánico suficientemente blando donde se pueda hacer una impresión distinguible.Muchos círculos son únicos y solitarios, pero existen formaciones demás de uno, a veces unidos entre sí. En los últimos diez años hanaparecido conjuntos con dibujos matemáticos extremadamente complejos,f ormados de centenares de círculos y otras formas geométricas.

Estos círculos aparecen durante la primavera y el verano, justo antes de que se cosechen los campos, en varias regiones del mundo. El país más nombrado como origen de la aparición de los círculos de los cultivos esInglaterra, particularmente la región de Wiltshire (justamente la zonadonde están los famosos monumentos megalíticos como Stonehenge). Semenciona reiteradamente a Salisbury y Amesbury, ubicados al sur deInglaterra, como escenario tanto de la aparición de estas extrañasmarcas como de una pujante industria turística basada en los círculos.Además de los originales en Inglaterra, hay reportes de Estados Unidosde América, Canadá, Europa, Sudamérica (incluyendo Argentina), Asia yAustralia. Hay hay muy pocos países en los que no se han encontradocírculos.

Aunque sereportan miles cada año y hay personas y organizaciones en todo elmundo que se están ocupando de registrar la aparición de estasformaciones en los cultivos, en un intento de aprender más sobre sumisteriosa naturaleza, es probable que una gran mayoría queden sindetectar o no sean reportados por los granjeros.

Los círculoscomenzaron a tener prensa y ser conocidos más o menos a partir de 1975,aunque el auge de las apariciones y la discusión pública se produce enlos 80 y 90. Ya adentrada la década de los 80 aumentaronprogresivamente su número. La prensa dio amplia difusión de los eventosy para 1989, dada la enorme cantidad registrada ese año, se produjo uninterés masivo en la gente que llegó a la misma Reina de Inglaterra,Isabel II, quien se ocupó personalmente de examinar la documentaciónobtenida, relativa a los hallazgos. Se dice que numerosos círculosaparecieron en los campos de la familia real y que el príncipe Carlos yla propia primer ministro Thatcher encargaron investigaciones.

La mayoría delos diseños más complejos han aparecido en los 90 en el Reino Unido(Inglaterra). Existe la idea de que en los campos de Inglaterra sedescubriría más fácil estas formaciones porque el territorio no es tanextenso y porque la mayoría de los investigadores del fenómeno sedirigen allí cada verano para llevar a cabo sus estudios personales.Hay regiones del planeta donde las apariciones registradas son extremadamente esporádicas, pero esto no es significativo, porque puedetratarse más de una falta de detección, incluso de falta de interés porinformarlas, que de verdadera inexistencia del fenómeno.

Aunque elfenómeno de los círculos de los cultivos parece actual, no faltanregistros en la antigüedad. La figura más antigua de la que se tiene noticia apareció en Inglaterra en 1647. Mostramos aquí un grabado en elque se muestra a un diablo con una hoz (o guadaña) cortando el cultivo.El dibujo representa la teoría (típica de la época) que se intentabautilizar como explicación en aquel momento.

La noticia fuepublicada el 22 de agosto de 1678 en Hartfordshire y cuenta la historiade un granjero que, luego de despedir a un segador que le pedía unprecio excesivo para levantar su cosecha, recibió una maldición verbalde este hombre, algo así como: "Bien, entonces que se lo corte elDiablo". A la mañana siguiente, tal como ocurre hoy en día, encontrócon horror una zona circular de sus cultivos con el aspecto que muestrael grabado. (La historia puede traducirse sin problemas del inglés queaparece en la hoja de noticias; el Diablo es un agregado acorde con laimaginación popular de la época, por supuesto.) Si bien el personaje del grabado está usando una guadaña y el título que le pusieron a lahistoria implica que las plantas fueron segadas, el dibujo parecemostrar con bastante claridad las espigas "acostadas" y muy prolijamente ordenadas, algo típico en los círculos que siguenapareciendo hoy en los cultivos.

Aparentemente no hay registro de sucesos posteriores hasta bien entrado el siglo 20.Pero más recientemente, y gracias a la proliferación de líneas aéreas yaviones privados para fumigaciones y otros usos en el campo, aprincipios de los '70 se empezaron a detectar círculos individuales enlos que las plantas aparecían aplastadas, como describí más arriba,tanto en dirección de las agujas del reloj como en la inversa. A partirde 1990 ocurrió una gran transformación, ya que los dibujos en lossembradíos comenzaron a mostrar, además de los círculos, pictogramascomplejos compuestos de líneas rectas, ángulos y anillos en espiral.

Hay varias teorías, generadas por científicos, investigadores, pensadores y personas de todo origen e intenciones que se han ido cubriendo ydescalificando entre sí, que intentan explicar cómo se formaron esasi mágenes. Algunas de estas teorías se sostienen tenuemente y otras,incluso, han quedado en el ridículo, pero el misterio continúa sin ser explicado del todo. Luego de la declaración a los medios de dos jubilados de Inglaterra Doug Bower y Dave Chorley, que confesaron ser autores de una cantidad de círculos, mucha gente, incluyendo losperiodistas, atribuyó estos dibujos a personas que los hacen por bromao como una forma de expresión. Incluso se confirmó que fue así envarios casos, ya que los investigadores lograron tomar vídeos concámaras de infrarrojo en la que se ve gente haciéndolos. De todosmodos, si bien muchos de estos dibujos deben haber sido hechos porestas dos personas y otras que las siguieron, se trataba de figurassimples, con entre uno y cinco círculos más o menos pequeños y no muydiseminados. Pero en Inglaterra y en todo el mundo han surgido figurascon diseños cuya complejidad y precisión parece hacer muy poco probableesta explicación. Basta con ver algunos de los dibujos, de granextensión y tremenda precisión geométrica en su trazado, que pareceni mposibles de realizar en las pocas horas de la noche (no hay queolvidar que esto ocurre en verano, cuando las noches son mucho más cortas) y a oscuras (no pueden usar luces porque serían detectados),furtivamente, sin hacer ruido, sin dejar marcas ni huellas, por pocaspersonas que no pueden utilizar más equipo que el que puedan cargan ensus manos (cualquier vehículo o equipo dejaría huellas muy fáciles dedetectar en esos apretados cultivos).

Obviamente, al aparecer teorías y declaraciones testimoniales que hablan de vórtices, distorsiones magnéticas que se pueden detectar con instrumentos, efectos en lasplantas que parecen ser producidos por radiaciones de microondas, lucesy ruidos (que también se han registrado), no tardaron en aparecer losque asocian los círculos con naves extraterrestres u OVNIs (es ciertoque la forma circular y la posición de las plantas apoya la idea de quealgo circular y giratorio se podría haber posado ahíGuiño. Los ovniólogos—que muchas veces toman actitudes y hacen declaraciones que no le hacenningún bien al trabajo de investigadores que sí buscan ofrecer algúnesclarecimiento, generando en realidad sensación de que tienen poca seriedad o alguna falla psicológica— por lo general consideran que loscírculos están en un mismo nivel de discusión que los "hombrecitos"(verdes o no) que pilotarían esas naves. Lo cierto que los círculost ienen una mayor entidad, ya que están ahíy uno puede verificar su existencia recorriendo los campos con unavión, o incluso con un automóvil, y no sólo esto, es posible pararsesobre ellos, medirlos y analizarlos.

Después de estudiar estos fenómenos durante los primeros años, algunas teorías o explicaciones destacaron sobre varias posibles.

  • La primera fue la de un posible origen meteorológico, el resultado producido por el giro de vientos que se mueven en forma circular. Obviamente, sólo podía explicar círculos solitarios pero no combinaciones geométricas de ellos y mucho menos formaciones con figuras rectilíneas y complejas.
  • En esta misma línea, Terence Meaden llegó a afirmar que la causa de los círculos podría ser un "vórtice de plasma", un fenómeno asociado, quizás, con algunos sucesos meteorológicos pocos conocidos, como las "bolas eléctricas" y otras manifestaciones de alta energía que si bien no se conocen muy bien tienen existencia real, se las ha registrado y están siendo estudiadas por los físicos. De todos modos, el vórtice de plasma propuesto por Meaden era algo desconocido entonces por la ciencia.
  • La segunda, un poco menos científica, sostenía que los círculos eran producidos por fuerzas naturales manipuladas por una inteligencia no humana.
  • Esto derivó más tarde en algo mucho más insustancial llamado "Hipótesis Gaia", que aduce que los círculos provienen de un llamado de atención del mismo planeta Tierra, que se comunica como entidad viva con los hombres que amenazan su integridad y existencia.

Por cierto que la teoría más aceptada al principio fue la de los pequeños tornados localizados y vientos giratorios. Para ese entonces sólo se tenía noticia de figuras circulares. La teoría cayó en desgracia cuando aparecieron otras formas, más complejas. En ese momento aparecieron los jubilados Bower y Chorley, que mostraron cómo trazaban círculos con una tabla y una soga, y una vez más la prensa dio por terminado el enigma. Como si los círculos pretendieran abocarse a la destrucción de las teorías aceptadas, casi de inmediato empezaron a aparecer formaciones geométricas perfectas, siguiendo complejas fórmulas matemáticas y otras figuras nada fáciles de representar, como estructuras cristalinas fractales (las que muestran los cristales de hielo), signos místicos, etc. Si la dificultad de representar en esas condiciones figuras tan difíciles no hubiese sido suficiente, de todos modos quedó claro que dos personas no podían ser artífices de las por lo menos trescientas formaciones por año que aparecieron en ocho países durante la década de los 90. Tampoco ha encontrado explicación la exquisita armonía y perfección de formas, el complejo entramado de símbolos y la manufactura prácticamente imposible con los recursos y el tiempo disponibles de semejantes dibujos (a veces prodigiosos, por cierto).

Aparecen a esta altura (principios de los 90) los informes de Omar Fowler, investigador inglés, que da origen a una nueva teoría, relacionada con las radiaciones de microondas. Luego de relevar círculos desde 1985, de recoger y analizar tallos de cereales en círculos separados entre sí por más de 200 kilómetros, se encontró con trazas de radiación de alta frecuencia en las plantas. Todos los tallos estaban doblados a la misma altura y presentaban pequeñas grietas o marcas de quemaduras en idénticas posiciones. Esto estaría señalando la presencia de una radiación de alta frecuencia, ya que las quemaduras se deberían a la acción de las microondas sobre el agua de los tejidos de la planta durante la formación del círculo. No se sabe qué fuerza invisible es capaz de semejante acción en un tiempo tan breve, ya que se supone que, de aceptarse que estas radiaciones de microondas son las causantes de que los tallos se doblen, el tiempo que tarda una radiación así en producir tal marca difícilmente puede superar los 20 segundos. La teoría de un haz de microondas sugiere un fenómeno controlado. O si no, un fenómeno natural absolutamente fuera de todo lo conocido.

Otra serie de eventos, con más o menos solidez científica, se han relacionado con la aparición de las marcas: bolas de plasma fotografiadas por científicos japoneses e ingleses en los lugares en los que posteriormente se han encontrado círculos (detectadas también por grupos de vigilia y seguimiento: según los testimonios, unas pequeñas y extrañas esferas blanquecinas de plasma corrían por la superficie mansamente); niebla que aparece frecuentemente poco después de una formación; "chirridos" y sonidos agudos grabados en los campos de los círculos.

Teorías menos consideradas unen los fenómenos naturales con cierta capacidad desconocida de manipulación de las energías de estos fenómenos, de modo que los dibujos sí serían producidos por éstos pero bajo el control de alguna mentalidad que los dirige. A partir de esta especulación se generan cantidad de ideas, como la de que la propia Tierra (el planeta, llamado Gea) se comunica para "quejarse" de los daños que le producimos los humanos, o al menos para expresarnos algo. Otra variación es que se trata de mensajes extraterrestres o que estas fuerzas naturales son influidas y manejadas por la mente de las personas, consciente o inconscientemente, dibujando lo que se imaginan o quizás ciertas estructuras mentales que ni las propias personas tienen consciencia que existen. Por cierto que para imaginar nunca se queda corto el ser humano.

Existe una entidad llamada Centre for Crop Circle Studies que intenta centralizar los estudios y los testimonios sobre el fenómeno. Está compuesta de un modo muy heterogéneo: conviven científicos y fanáticos de lo esotérico. Se puede acceder a la sociedad y a un grupo bastante grande de sitios en Internet a través de la página de web Crop Circle Connector.

Fdo. Cristobal Aguilar.

Después deestudiar estos fenómenos durante los primeros años, algunas teorías oexplicaciones destacaron sobre varias posibles.

  • La primera fue la de unposible origen meteorológico, el resultado producido por el giro devientos que se mueven en forma circular. Obviamente, sólo podíaexplicar círculos solitarios pero no combinaciones geométricas de ellosy mucho menos formaciones con figuras rectilíneas y complejas.
  • En esta misma línea, Terence Meaden llegó a afirmar que la causa delos círculos podría ser un "vórtice de plasma", un fenómeno asociado,quizás, con algunos sucesos meteorológicos pocos conocidos, como las"bolas eléctricas" y otras manifestaciones de alta energía que si bienno se conocen muy bien tienen existencia real, se las ha registrado yestán siendo estudiadas por los físicos. De todos modos, el vórtice deplasma propuesto por Meaden era algo desconocido entonces por laciencia.
  • La segunda, un poco menos científica, sostenía que los círculoseran producidos por fuerzas naturales manipuladas por una inteligenciano humana.
  • Esto derivó más tarde en algo mucho más insustancial llamado"Hipótesis Gaia", que aduce que los círculos provienen de un llamado deatención del mismo planeta Tierra, que se comunica como entidad vivacon los hombres que amenazan su integridad y existencia.

Por cierto quela teoría más aceptada al principio fue la de los pequeños tornadoslocalizados y vientos giratorios. Para ese entonces sólo se teníanoticia de figuras circulares. La teoría cayó en desgracia cuandoaparecieron otras formas, más complejas. En ese momento aparecieron losjubilados Bower y Chorley, que mostraron cómo trazaban círculos con unatabla y una soga, y una vez más la prensa dio por terminado el enigma.Como si los círculos pretendieran abocarse a la destrucción de lasteorías aceptadas, casi de inmediato empezaron a aparecer formacionesgeométricas perfectas, siguiendo complejas fórmulas matemáticas y otrasfiguras nada fáciles de representar, como estructuras cristalinasfractales (las que muestran los cristales de hielo), signos místicos,etc. Si la dificultad de representar en esas condiciones figuras tandifíciles no hubiese sido suficiente, de todos modos quedó claro quedos personas no podían ser artífices de las por lo menos trescientasformaciones por año que aparecieron en ocho países durante la década delos 90. Tampoco ha encontrado explicación la exquisita armonía yperfección de formas, el complejo entramado de símbolos y lamanufactura prácticamente imposible con los recursos y el tiempodisponibles de semejantes dibujos (a veces prodigiosos, por cierto).

Aparecen aesta altura (principios de los 90) los informes de Omar Fowler,investigador inglés, que da origen a una nueva teoría, relacionada conlas radiaciones de microondas. Luego de relevar círculos desde 1985, derecoger y analizar tallos de cereales en círculos separados entre sípor más de 200 kilómetros, se encontró con trazas de radiación de altafrecuencia en las plantas. Todos los tallos estaban doblados a la mismaaltura y presentaban pequeñas grietas o marcas de quemadurasen idénticas posiciones. Esto estaría señalando la presencia de unaradiación de alta frecuencia, ya que las quemaduras se deberían a laacción de las microondas sobre el agua de los tejidos de la plantadurante la formación del círculo. No se sabe qué fuerza invisible escapaz de semejante acción en un tiempo tan breve, ya que se supone que,de aceptarse que estas radiaciones de microondas son las causantes deque los tallos se doblen, el tiempo que tarda una radiación así enproducir tal marca difícilmente puede superar los 20 segundos. Lateoría de un haz de microondas sugiere un fenómeno controlado. O si no,un fenómeno natural absolutamente fuera de todo lo conocido.

Otra serie deeventos, con más o menos solidez científica, se han relacionado con laaparición de las marcas: bolas de plasma fotografiadas por científicosjaponeses e ingleses en los lugares en los que posteriormente se hanencontrado círculos (detectadas también por grupos de vigilia yseguimiento: según los testimonios, unas pequeñas y extrañas esferasblanquecinas de plasma corrían por la superficie mansamente); nieblaque aparece frecuentemente poco después de una formación; "chirridos" ysonidos agudos grabados en los campos de los círculos.

Teorías menosconsideradas unen los fenómenos naturales con cierta capacidaddesconocida de manipulación de las energías de estos fenómenos, de modoque los dibujos sí serían producidos por éstos pero bajo el control dealguna mentalidad que los dirige. A partir de esta especulación segeneran cantidad de ideas, como la de que la propia Tierra (el planeta,llamado Gea) se comunica para "quejarse" de los daños que le producimoslos humanos, o al menos para expresarnos algo. Otra variación es que setrata de mensajes extraterrestres o que estas fuerzas naturales soninfluidas y manejadas por la mente de las personas, consciente oinconscientemente, dibujando lo que se imaginan o quizás ciertasestructuras mentales que ni las propias personas tienen consciencia queexisten. Por cierto que para imaginar nunca se queda corto el serhumano.

Existe una entidad llamada Centre for Crop Circle Studiesque intenta centralizar los estudios y los testimonios sobre elfenómeno. Está compuesta de un modo muy heterogéneo: convivencientíficos y fanáticos de lo esotérico. Se puede acceder a la sociedady a un grupo bastante grande de sitios en Internet a través de lapágina de web Crop Circle Connector.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 13 de junio de 2011 | 16:06

necesito quemedigan porquecuando intercalan los cultivos se evita el empobrecimiento del suelo

 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti