Mi?rcoles, 23 de septiembre de 2009
APARICIONES DE LA VIRGEN DE MEDJUGORJE

Aproximadamente hacia las seis de la tarde del día 24 de junio de 1981, en la zona de la colina conocida como Podbrdo, las jóvenes Ivanka Ivankovic, de 15 años de edad, y Mirjana Dragicevic, de 16, vieron una figura en la colina. Era una mujer joven, extraordinariamente bella, con un niño en brazos, y rayos de luz la rodeaban. Al principio se asustaron y corrieron a casa de algunos familiares suyos donde estaban pasando las vacaciones de verano. Más tarde regresaron con otros adolescentes, dos de los cuales sólo vieron a la Virgen esa única vez, y nuevamente vieron a la bellísima mujer: La Gospa. El día siguiente, 25 de junio, por la tarde, volvieron a la colina y esta vez las acompañaron Vicka Ivankovic, la mayor de todos, con 17 años, Ivan Dragicevic y Marija Pavlovic, ambos de 16 años, y Jacov Colo, el pequeño de 10 años, quienes, junto a las dos jóvenes ya mencionadas, desde ese momento formarían el grupo definitivo de videntes que serían los testigos de las apariciones. Ese segundo día, un destello de luz les indicó la presencia sobrenatural, y vieron en lo alto de la colina a la Virgen, que les sonreía y les hacía gestos con las manos para que subieran hasta donde estaba Ella. Se detuvieron unos instantes, pero luego una fuerza extraña los empujó hacia arriba, y como si tuvieran alas, llegaron rápidamente ante la aparición. Al instante, cayeron en éxtasis, mirando a la Virgen, la cual estaba rodeada de una luz intensísima y purísima. Tenía un vestido color gris, pero de un gris desconocido en la tierra; su velo era blanco y en la cabeza tenía una corona de doce estrellas. Los videntes le preguntaron: "¿Por qué has venido?" Ella les contestó: "Porque aquí he encontrado mucha fe".

Nuevamente, al día siguiente, 26 de junio, sintieron la urgencia de acudir a la colina. Una luz destelló tres veces en lo alto de la misma, la cual fue percibida también por personas de aldeas vecinas, como Bijakovici, Miletina y Citluk, quienes acudieron al sitio movidos por la extraña luz. Algunas mujeres les aconsejaron a los niños llevar agua bendita con ellos para rociar la aparición y así asegurarse de que no fuera el demonio. En el momento de la aparición Vicka cogió el agua bendita y la echó hacia la visión, diciendo: "Si eres nuestra Madre bendita, por favor quédate, y si no, aléjate de nosotros". La Virgen sonrió al oír esto y se quedó con ellos. Entonces Mirjana le preguntó su nombre, y ella le contestó: "Soy la bienaventurada Virgen María". La Virgen rezó con ellos y les pidió que recitaran 7 padrenuestros, 7 avemarías y 7 gloriapatris, antigua tradición croata, haciendo que añadieran un Credo a esta oración, y luego les habló. Ivanka le preguntó por su madre, que hacía dos meses que había fallecido, y Mirjana le pidió una señal para demostrarles a las otras personas que no estaban locos ni eran mentirosos, como algunos los acusaban. La Virgen le dijo a Ivanka: "Tu madre está dichosa junto a mí". Cuando le preguntaron si volverían a verla al día siguiente, les contestó asintiendo con la cabeza. La Virgen les dijo finalmente: "Vayan en la paz de Dios, mis ángeles". Luego, mientras descendía de la montaña, la vidente Marija es misteriosamente empujada a un lado del camino por una fuerza invisible. Ella vuelve a ver a la Virgen, quien se le aparece llorando y cargando una cruz de madera. "¡Paz, Paz, Paz! ¡Reconcíliense! ¡Sólo Paz! Hagan la paz con Dios y entre ustedes mismos. Para eso, es necesario creer, orar, ayunar y confesarse." Es el primer mensaje de la Virgen, en el cual hace ver que la verdadera paz está ligada a la cruz. Desde ese momento la vidente Marija es escogida como instrumento para dar a conocer los mensajes que la Santísima Virgen enviará al mundo desde allí.

El día 27 de junio la policía comienza a interrogar a los jóvenes, quienes también son sometidos a pruebas psiquiátricas, pero son declarados normales, sanos de mente y de cuerpo, por parte del médico. Sin embargo, la policía no los dejará tranquilos y comenzará para ellos un tiempo difícil en el cual se verán confrontados por la incredulidad y el rechazo de las autoridades, quienes muy pronto prohibieron el acceso a la colina. Las apariciones entonces ocurrían en sitios diversos, y es así como meses después comenzaron definitivamente a tener lugar en la Iglesia parroquial, único lugar de culto autorizado en un régimen marxista.

La Virgen, desde el inicio, quiso que se le conociera como Reina de la Paz y así lo expresó el 6 de agosto de 1981: "Yo soy la Reina de la Paz." La Virgen ha dicho que ésta es su última aparición en la tierra. El 2 de mayo de 1982 dijo: "He venido a llamar al mundo a la conversión por última vez. Después, ya no apareceré más en la tierra". Debemos recordar que estas apariciones comenzaron al mes siguiente del intento de asesinato del Santo Padre Juan Pablo II, por el turco Mehmet Ali Agca.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 16 de mayo de 2010 | 19:39
virgen santa madre de jesus madre nuestra
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti