Mi?rcoles, 23 de septiembre de 2009
PROPIEDADES DEL TE ROJO Y VERDE

La planta como tal (thea sinensis o también conocida como Camelia sinensis), se cultivaba desde la antigüedad en China y Japón, y actualmente también en Indochina, Ceilán y Java. La planta tiene forma de arbusto bajo para facilitar la recolección, que de ordinario se hace tres veces al año.
Las hojas y tallos recolectados se someten a un tratamiento variado dependiendo de la suerte o tipo de té: verde, rojo, negro. Es de suma importancia que se proceda a la elaboración de las hojas lo antes posible después de su recolección; es más, la tradición dice que no deben pasar más de 24 horas.

Para la obtención del té negro se dejan primero marchitar las hojas con lo que pierde el 25% de su peso y después se enrollan. Luego sigue la fermentación, gracias a la cual se produce el aroma de té. Ésta dura de dos a ocho horas. Luego se deseca. En el caso del té verde, las hojas se dejan marchitar, se enrollan y se desecan sin fermentar. En el caso del té rojo, las hojas sufren una segunda fermentación.


La importancia que se le atribuye al té verde en cuanto a sus propiedades medicinales frente al resto de tés, reside en su proceso de preparación. Para recolectar las hojas, éstas se someten a un proceso de secado rápido por acción del vapor (sistema japonés) o por calentamiento (sistema chino). Este proceso apenas altera la composición química, puesto que de esta manera las hojas del té verde son estabilizadas y se evita su oxidación enzimática, con lo que conservan su contenido en catecoles. Sin embargo, el té rojo sufre un doble proceso de fermentación con lo que se produce una oxidación y polimerización de los catecoles, formándose los compuestos responsables del color rojizo (frente al color verde oscuro de las hojas de té verde).

El té, lo mismo que el café, es una bebida popular debido a su contenido en cafeína y, por tanto su efecto estimulante sobre el sistema nervioso central. Aunque, una vez preparado el té en infusión tiene mucha menos cafeína que un volumen comparable de café. Además, el té contiene en su composición polifenoles, taninos y fluoruros.

Además de algunas características que son bastante evidentes, como su color y aroma, la composición de estas dos variedades también es diferente. Mientras el té verde posee menos cafeína que cualquier otro tipo de té, su composición en polifenoles (taninos, catecoles, etc), es bastante mayor que el resto.
Esto hace que el té verde posea mayores propiedades hipolipemiantes (reduce la incidencia de accidentes cardiovasculares), antiagregantes y antioxidantes que los otros tipos de té.
En cambio el té rojo pu-erh (variedad de té de la provincia china de yunnan), posee mayores cantidades de cafeína que el té verde. Esto hace que se aumente la lipolisis (y por lo tanto la movilización de las grasas) y el efecto diurético. Así se puede decir que las propiedades del té rojo son:
4 facilitar la pérdida de peso, porque aumenta la termogénesis.
4 disminuir la retención de líquidos, porque aumenta la diuresis.
4 regular los niveles de grasa en sangre, porque aumenta la lipolisis.

Fdo. Cristobal Aguilar.

Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti