Viernes, 18 de septiembre de 2009
LA VISUALIZACIÓN

NUEVA SECCIÓN EN EL BLOG. Espero que esta sección os guste, en ella veremos como podemos crear poderósas imágenes en nuestra mente que nos pueden ayudar a solucionar problemas. Tienen bastante poder sobre nuestra mente, sobre todo con el insconciente.Veamos.

Visualización es la generación de una imagen mental o una imagen real de algo abstracto o invisible. Hay varias formas de visualización:

  • La visualización científicase dedica a la transformación de datos científicos pero abstractos enimágenes. Ejemplos son el dibujo de diagramas para visualizar funcionesmatemáticas o gráficos 3D para visualizar el interior de un hombre.
  • La visualización creativaes una técnica psicológica para alcanzar una condición emocionaldeseada a través de imaginar una imagen concreta. Por ejemplo, algunosdeportistas se estimulan imaginando la ejecución perfecta de susmovimientos, y empleados estresados se relajan imaginando una escenatranquilizadora.
EJERCICIOS PREVIOS PARA LA VISUALIZACIÓN

Para realizar visualizaciones hay técnicas quenos pueden ayudar. Te explicamos el ejercicio previo a lasvisualizaciones que ayudará a relajarnos. Este ejercicio previo a lasvisualizaciones puede grabarse en una cinta y hacerlo antes de irnos adormir. 

Este ejercicio puede grabarse en una cinta y hacerlo antes de irnos a dormir, o después de la jornada laboral, para regenerar nuestro cuerpo y recuperar fuerzas.

Es importante notar que escuchar nuestra propia voz puede sorprendernos al principio, pero en realidad tiene un efecto calmante. Además, esto ayuda a cambiar nuestro diálogo interno: aprendemos a hablarnos de una forma más positiva, respetuosa y cariñosa, lo cual es muy importante para nuestra autoestima.

Una vez tengamos grabado el ejercicio, podemos tomarnos nuestro tiempo para hacer la relajación con el botón de pausa de la grabadora. Conviene también dejar una pequeña pausa entre frase y frase.

Comienza este ejercicio haciendo un ejercicio de relajación básico y, una vez estés en estado alfa, pon en marcha la cinta con este ejercicio.

  • Concentra tu atención en tu cuero cabelludo. Siente esta parte de tu cabeza y pon tu cuero cabelludo en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en tu frente. Siente el calor de la circulación. Relaja todas las tensiones y la presiones de esta parte de tu cabeza y pon tu frente en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en tus párpados. Libera todas las tensiones y las presiones de esta parte de tu cara y pon tus párpados en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en tu cuello y nuca. Primero en la piel. Luego en la parte interior. Relaja todas las tensiones y presiones de esta parte de tu cuerpo y pon tu cuello y tu nuca en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en tus hombros. Siente la ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo. Libera todas las tensiones y las presiones y pon tus hombros en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en tu espalda. Siente la ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo. Libera todas las tensiones y las presiones y pon tu espalda en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en la parte interior de tu pecho. Relaja los órganos. Relaja hasta las células mismas. Libera todas las tensiones y las presiones de esta parte de tu cuerpo y pon tu pecho en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en la parte interior de tu abdomen. Relaja todos los órganos. Relaja hasta las células mismas. Libera todas las tensiones y las presiones de esta parte de tu cuerpo y pon tu abdomen en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en tus muslos. Libera todas las tensiones y las presiones de esta parte de tu cuerpo y pon tus muslos en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en tus rodillas. Libera todas las tensiones y las presiones de esta parte de tu cuerpo y pon tus rodillas en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en tus pantorrillas. Libera todas las tensiones y las presiones de esta parte de tu cuerpo y pon tus pantorrillas en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Concentra tu atención en tus pies. Una vez relajes tus pies, entrarás en un estado de relajación más profunda. Libera todas las tensiones y las presiones de esta parte de tu cuerpo y pon tus pies en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.
  • Ahora estás en un estado de relajación más profundo y más saludable. Más profundo cada vez.
  • Ahora tus pies se sienten como si no fueran de tu cuerpo.
  • Tus pies, pantorrillas, rodillas y muslos se sienten como si no fueran parte de tu cuerpo.
  • Tus pies, pantorrillas, rodillas, muslos y abdomen se sienten como si no fueran parte de tu cuerpo.
  • Tus pies, pantorrillas, rodillas, muslos, abdomen y pecho se sienten como si no fueran parte de tu cuerpo.
  • Ahora estás en un nivel de relajación más profundo y más saludable. Explora esta sensación durante unos momentos.
  • Ahora sal de tu estado de relajación contando del 1 al 5:
    Uno... dos... tres... Al contar cinco, abrirás los ojos y te encontrarás bien despierto, muy a gusto, bien descansado y en perfecto estado de salud.
  • Cuatro... cinco. Ojos abiertos, bien despierto, muy a gusto y en perfecto estado de salud.
RELAJACIÓN CORPORAL
  • Para liberar las tensiones de los músculos, muchas personas visualizan o imaginan cómo sus músculos se van aflojando. Hay quienes incluso los imaginan como gelatina.
  • La clave de una buena relajación está en los párpados. Habrá, pues, que procurar relajarlos bien.
  • Cuando se relajan los pies, el ejercicio indica que debemos subir de nuevo. El objetivo de esto es estimular los dos tipos de nervios que tenemos: el sistema simpático y el parasimpático.
  • Dentro de ejercicio, podemos detenernos en aquella partes que nos interese trabajar más, y visualizar lo que necesitamos. Por ejemplo, si queremos fortalecer el sistema inmunológico, al concentrarnos en el cuello, podemos detenernos a la altura del timo y estimularlo.
  • Este ejercicio está basado en los ejercicios de relajación corporal del Método Silva de Control Mental.

Fdo. Cristobal Aguilar.

Publicado por cristobalaguilar @ 22:24  | Visualizaciones
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti