Martes, 15 de septiembre de 2009
CONGREGACIÓN DEL ORATORIO DE SAN FELIPE NERI

Congregación del Oratorio de San Felipe Neri (Congregatio Oratorii Sancti Philippi Nerii)

Congregación de sacerdotes seculares y de seglares iniciada por San Felipe Neri (1515-1595) cerca de la iglesia de Santa María en Vallicella (Roma) y erigida en 1575 por la bula "Copiosus in misericordia Deus" de Gregorio XIII.

Su carácterística más original es la libertad: sacerdotes y seglaresoratorianos no están atados por ningún voto o promesa que impliquecompromiso. Cada oratorio es imitación del modelo fundado por SanFelipe Neri, y del todo autónomo de los demás.

La vida admirable que observaba este varón en medio de Roma hizo que los florentinos lo presentasen en el año 1564para el curato de la Iglesia de San Juan y en ella, se formó unacomunidad de presbíteros y de laicos a quienes el santo dio estatutosde admirable prudencia. De aquí tuvo principio la Congregación delOratorio destinada a la instrucción de la juventud y a procurar portodos los medios la salvación de las almas. No quiso el santo que losque entrase en la Congregación quedasen ligados por ningún voto, sinocon los solos vínculos de la mutua caridad. Tampoco quiso que las casasde varias ciudades se uniesen para formar un solo cuerpo sino que todasse gobernasen separadamente con total independencia unas de otras. Sinembargo, en todas se observaba un mismo espíritu y celo en lasprácticas espirituales.

Vio el santo dilatar su congregación de la que fue general porvarios pueblos de la cristiandad y aun después de su muerte acaecida enel año 1595 a los ochenta de edad, se extendió mucho más en especial por Italia y España. Uno de sus primeros y más distinguidos discípulos fue el célebre cardenal César Baronio y en nuestros tiempos adquirió gran fama el sabio y padre Gratry. El Oratorio fue introducido en Francia por el cardenal Pierre de Berulle.

Esta Congregación fue aprobada por Gregorio XIII y Pablo V confirmó las constituciones en 1612.

Hoy existen 77 Comunidades, que constituyen la Confederación deCongregaciones de Oratorianos, y aunque son autónomas comparten lazosespirituales y las Constituciones "Christifidelium quorumlibet" aprobadas por el Papa Pablo V el 24 de febrero de 1612.

Están presentes en 17 Naciones: 53 Congregaciones en Europa, 23 en Norteamérica, Centroamérica y América del Sur y 1 en África con un total de 470 miembros, a los cuales hay que sumar 80 principiantes y un número de aspirantes cercanos a los 100.

La Congregación está organizada por áreas lingüísticas: existen 19Congregaciones de lengua italiana, 25 de lengua española, 11 de lenguainglesa, 11 de lengua alemana, 7 de lengua Polaca, 1 de lenguaholandesa, 1 de lengua francesa, 1 de lengua portuguesa y 1 de lenguaafricana.

Con este nombre se conocen a las comunidades italianas, españolas, inglesas entre otras, que se rigen por la regla de San Felipe Neri.

La reforma del siglo XVI, a pesar de la aparente amenaza que significó para la vida de la Iglesia, evocó una maravillosa muestra de su fecundidad Divina. Dicho siglo vio nacer a la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola; los Teatinos por San Cayetano; los Bernabitas, por San Antonio Mª Zacarías; los Hermanos Hospitalarios por San Juan de Dios y el Oratorio de San Felipe. La fundación de este último se llevó a cabo en San Girolamo, en Roma, donde sus discípulos se reunían para la instrucción espiritual. Gradualmente, estas conferencias tomaron forma definitiva y San Felipe, ahora convertido en sacerdote, construyó un oratorio sobre el pasaje de San Girolamo, donde se realizaban; se cree que por eso se le dio ese nombre a la congregación. En 1564 se hizo cargo de la iglesia de los Florentinos, donde sus discípulos sacerdotes celebraban la Misa y predicaban cuatro sermones diarios, intercalados con himnos y devociones populares. El trabajo de once años en San Juan demostró que la nueva congregación necesitaba una iglesia propia y vivir bajo una regla definida. Obtuvieron del Papa la iglesia de Santa María in Vallicella, la reconstruyeron y ahora es conocida como la Chiesa Nuova, en donde la congregación fue erigida por Gregorio XII el 15 de julio de 1575. La nueva comunidad debía ser una congregación de sacerdotes seculares viviendo bajo obediencia, pero sin ningún voto que los atara. Tan especial era San Felipe en este punto que aún si la mayoría deseara atarse por votos, la mayoría que no lo deseara poseería la comunidad. "Habeant possideant," fueron las palabras de San Felipe. Otra característica del instituto fue el hecho de que cada casa era independiente y cuando se le dijo que mientras que una casa tenía apenas unos cuantos miembros, y otra un exceso, ambas se beneficiarían de una transferencia de individuos de la comunidad más numerosa, él contestó, "dejemos que cada casa viva su propia vitalidad, o perezca por su propia decrepitud." El motivo probablemente era excluir la posibilidad de que cualquier comunidad permaneciera en estado de decadencia.

La regla, una recopilación de la forma de gobernar de San Felipe, no fue escrita sino hasta diecisiete años después de su muerte, y fue finalmente aprobada por Pablo V en 1612. El prepósito, superior de cada casa, es elegido por tres años por mayoría de los padres deceniales, i.e. aquéllos que han estado diez años en la congregación; para ayudarle en el gobierno de la congregación se eligen cuatro diputados. Las congregaciones se unen en la Confederación de Congregaciones, donde gobierna el procurador general, asistido por diputados permanentes, por Italia, España, Suiza y Austria, Polonia, Inglaterra y Canadá, Estados Unidos y otro por América Latina. Todos los asuntos de importancia grave son decididos por la congregación en pleno, votando solo los padres deceniales. La admisión a la congregación también se realiza por elección y el candidato debe ser "natus ad institutum," tener entre 18 y 40 años de edad y tener los suficientes ingresos como para mantenerse. El noviciado dura tres años y es probablemente así de largo para probar firmemente la vocación a un instituto sin votos. Concluyendo los tres años, si el novicio es aprobado, se convierte en un padre trienal y miembro de la congregación, pero no tiene voto electivo sino hasta que cumple sus diez años. La expulsión se realiza por una mayoría de dos tercios de los votantes. A ningún miembro se le permite aceptar cualquier dignidad eclesiástica. Se establecieron también regulaciones para el vestir, modo de vida en la comunidad y para el refectorio. El instituto tiene tres objetivos: oración, predicación y los sacramentos. "Oración" incluye un cuidado especial en la realización de los oficios litúrgicos, estando los padres presentes en coro en las fiestas principales, así como acudir a las devociones populares diarias. Los "Sacramentos" implican su frecuente recepción, la cual había caído en desuso en tiempos de la fundación del Oratorio. Para este propósito, uno de los padres debe haber siempre en el confesionario y todos estar presentes para confesar en vísperas de fiestas. La forma de dirección como fue enseñada por San Felipe es ser amable, más que severo, y las faltas muy graves deben ser tratadas indirectamente. "Una vez que un poco de amor logra entrar en sus corazones," dice San Felipe, "el resto vendrá solo."

"Predicación" incluye, como se ha dicho en cuatro sermones diarios. Savonarola ya había comparado la ineptitud de los predicadores de su época para levantar a las almas muertas con sus fogosos argumentos y sus períodos retóricos, con los impotentes esfuerzos de los tañedores de flauta que tocaban para revivir a la hija de Jairo; y Bembo en la época de San Felipe reiteraba este reproche. "¡Qué oigo en los sermones!" decía, sino al doctor Subtilis enfrentado con el Doctor Angélico y a Aristóteles como un tercero para decidir la disputa." Los sermones en el oratorio estaban libres de estos defectos. Eran discursos simples y familiares; el primero una exposición de algunos puntos de la lectura espiritual que había precedido, y por lo tanto impromptu; el siguiente sería sobre un texto de la Sagrada Escritura; el tercero sobre historia eclesiástica y el cuarto sobre vidas de los santos. Cada sermón duraba media hora, al cabo de la cual sonaba una campana y el predicador se callaba de inmediato. La música, si bien popular, era de alto nivel. Palestrina, un penitente del santo, compuso muchos de los laudes que se cantaban. Su excelencia excitó la admiración de los extranjeros. John Evelyn en su diario, el 18 de noviembre de 1644, habla de sí mismo como embelesado con el sermón de un niño y los servicios musicales del Oratorio de Roma. Animuccia, maestro de coro en San Pedro, asistía constantemente para guiar el canto. En cercana conexión con el Oratorio está la Hermandad del Pequeño Oratorio, una confraternidad de clérigos y laicos, primero formados por los discípulos de San Felipe, quienes los juntaban en su cuarto para oración mental y Misa los domingos, visitaban en turno un hospital diario y se disciplinaban en los ejercicios de la pasión los viernes. Hacían juntos la visita de las siete casas, especialmente en tiempo de carnaval y su devoción y actitud de recogimiento convirtieron a muchos.

Los "ejercicios," como eran llamados los servicios en el Oratorio, encontraron amarga oposición. Los predicadores fueron acusados de predicar una doctrina extravagante y cuestionable, las procesiones fueron prohibidas y al propio San Felipe se le prohibió predicar. Él obedeció de inmediato y prohibió que se hiciera cualquier gestión en su favor. Al fin Pablo IV, tras consciente investigación, lo mandó buscar y le permitió que siguiera desempeñando su buena labor. Baronius dice de estos ejercicios que parecían recordar la simplicidad de los tiempos Apostólicos; Bacci testifica la santidad de muchos bajo la cura de San Felipe. Entre los miembros más reconocidos se encontraban Baronius, autos de los "Anales Eclesiásticos," y del "Martirologio"; para prepararlo a dicha labor, San Felipe lo obligó a predicar sobre la historia de la Iglesia durante treinta años en el Oratorio; Bonzio Tommaso, autor de muchos trabajos eruditos; B. Giovenale Ancina, prepósito del oratorio en Nápoles y posteriormente obispo de Saluzzo, amigo cercano de San Francisco de Sales; B. Antonio Gras del Oratorio de Fermo; B. Sebastián Valfré, el "apóstol de Turín," fundador de dicho Oratorio. La biblioteca del Oratorio en Santa María in Vallicella es famosa por la cantidad y calidad de su contenido, entre los cuales se encuentra el bien conocido Codex Vallicensis. Hacia 1800 el Oratorio se continuo expandiendo por Italia, España, Portugal, Polonia y otros países europeos; en Brasil, India y Ceilán, el fundador fue el famoso misionero Giuseppe de Vaz.

En Francia, bajo Napoleón I el Oratorio fue deshonrado y suprimido, pero la congregación se recuperó y, después de una segunda supresión en 1869, revivió.

Actualmente se encuentra difundida en varios países del mundo.

La Congregación del Oratorio es una Sociedad Clerical de Derecho Pontificio (Can. 589), de clérigos y laicos que, conforme a sus constituciones, llevan una vida común, sin votos, solo unida por el vínculo de la mutua caridad. Es una Sociedad de Vida Apostólica (Can. 73, § 1), con personalidad jurídica (Can. 114; 741, § 1) y casa sui iuris (Can. 613, § 2) (cfr. Nº 15 de las Constituciones de la Confederación del Oratorio de San Felipe Neri).

Las Congregaciones del Oratorio, unidas entre sí por el vínculo de la caridad, se unen en Confederación internacional la cual fue establecida por la autoridad Apostólica para que las Congregaciones puedan ayudarse unas a otras eficazmente, preservando fielmente su autonomía original. (cfr. Nos. 1 y 2 de los Estatutos Generales para la Confederación del Oratorio de San Felipe Neri)

Fdo. Cristobal Aguilar.

Con este nombre se conocen a las comunidades italianas, españolas, inglesas entre otras, que se rigen por la regla de San Felipe Neri.

La reforma del siglo XVI, a pesar de la aparente amenaza que significó para la vida de la Iglesia, evocó una maravillosa muestra de su fecundidad Divina. Dicho siglo vio nacer a la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola; los Teatinos por San Cayetano; los Bernabitas, por San Antonio Mª Zacarías; los Hermanos Hospitalarios por San Juan de Dios y el Oratorio de San Felipe. La fundación de este último se llevó a cabo en San Girolamo, en Roma, donde sus discípulos se reunían para la instrucción espiritual. Gradualmente, estas conferencias tomaron forma definitiva y San Felipe, ahora convertido en sacerdote, construyó un oratorio sobre el pasaje de San Girolamo, donde se realizaban; se cree que por eso se le dio ese nombre a la congregación. En 1564 se hizo cargo de la iglesia de los Florentinos, donde sus discípulos sacerdotes celebraban la Misa y predicaban cuatro sermones diarios, intercalados con himnos y devociones populares. El trabajo de once años en San Juan demostró que la nueva congregación necesitaba una iglesia propia y vivir bajo una regla definida. Obtuvieron del Papa la iglesia de Santa María in Vallicella, la reconstruyeron y ahora es conocida como la Chiesa Nuova, en donde la congregación fue erigida por Gregorio XII el 15 de julio de 1575. La nueva comunidad debía ser una congregación de sacerdotes seculares viviendo bajo obediencia, pero sin ningún voto que los atara. Tan especial era San Felipe en este punto que aún si la mayoría deseara atarse por votos, la mayoría que no lo deseara poseería la comunidad. "Habeant possideant," fueron las palabras de San Felipe. Otra característica del instituto fue el hecho de que cada casa era independiente y cuando se le dijo que mientras que una casa tenía apenas unos cuantos miembros, y otra un exceso, ambas se beneficiarían de una transferencia de individuos de la comunidad más numerosa, él contestó, "dejemos que cada casa viva su propia vitalidad, o perezca por su propia decrepitud." El motivo probablemente era excluir la posibilidad de que cualquier comunidad permaneciera en estado de decadencia.

La regla, una recopilación de la forma de gobernar de San Felipe, no fue escrita sino hasta diecisiete años después de su muerte, y fue finalmente aprobada por Pablo V en 1612. El prepósito, superior de cada casa, es elegido por tres años por mayoría de los padres deceniales, i.e. aquéllos que han estado diez años en la congregación; para ayudarle en el gobierno de la congregación se eligen cuatro diputados. Las congregaciones se unen en la Confederación de Congregaciones, donde gobierna el procurador general, asistido por diputados permanentes, por Italia, España, Suiza y Austria, Polonia, Inglaterra y Canadá, Estados Unidos y otro por América Latina. Todos los asuntos de importancia grave son decididos por la congregación en pleno, votando solo los padres deceniales. La admisión a la congregación también se realiza por elección y el candidato debe ser "natus ad institutum," tener entre 18 y 40 años de edad y tener los suficientes ingresos como para mantenerse. El noviciado dura tres años y es probablemente así de largo para probar firmemente la vocación a un instituto sin votos. Concluyendo los tres años, si el novicio es aprobado, se convierte en un padre trienal y miembro de la congregación, pero no tiene voto electivo sino hasta que cumple sus diez años. La expulsión se realiza por una mayoría de dos tercios de los votantes. A ningún miembro se le permite aceptar cualquier dignidad eclesiástica. Se establecieron también regulaciones para el vestir, modo de vida en la comunidad y para el refectorio. El instituto tiene tres objetivos: oración, predicación y los sacramentos. "Oración" incluye un cuidado especial en la realización de los oficios litúrgicos, estando los padres presentes en coro en las fiestas principales, así como acudir a las devociones populares diarias. Los "Sacramentos" implican su frecuente recepción, la cual había caído en desuso en tiempos de la fundación del Oratorio. Para este propósito, uno de los padres debe haber siempre en el confesionario y todos estar presentes para confesar en vísperas de fiestas. La forma de dirección como fue enseñada por San Felipe es ser amable, más que severo, y las faltas muy graves deben ser tratadas indirectamente. "Una vez que un poco de amor logra entrar en sus corazones," dice San Felipe, "el resto vendrá solo."

"Predicación" incluye, como se ha dicho en cuatro sermones diarios. Savonarola ya había comparado la ineptitud de los predicadores de su época para levantar a las almas muertas con sus fogosos argumentos y sus períodos retóricos, con los impotentes esfuerzos de los tañedores de flauta que tocaban para revivir a la hija de Jairo; y Bembo en la época de San Felipe reiteraba este reproche. "¡Qué oigo en los sermones!" decía, sino al doctor Subtilis enfrentado con el Doctor Angélico y a Aristóteles como un tercero para decidir la disputa." Los sermones en el oratorio estaban libres de estos defectos. Eran discursos simples y familiares; el primero una exposición de algunos puntos de la lectura espiritual que había precedido, y por lo tanto impromptu; el siguiente sería sobre un texto de la Sagrada Escritura; el tercero sobre historia eclesiástica y el cuarto sobre vidas de los santos. Cada sermón duraba media hora, al cabo de la cual sonaba una campana y el predicador se callaba de inmediato. La música, si bien popular, era de alto nivel. Palestrina, un penitente del santo, compuso muchos de los laudes que se cantaban. Su excelencia excitó la admiración de los extranjeros. John Evelyn en su diario, el 18 de noviembre de 1644, habla de sí mismo como embelesado con el sermón de un niño y los servicios musicales del Oratorio de Roma. Animuccia, maestro de coro en San Pedro, asistía constantemente para guiar el canto. En cercana conexión con el Oratorio está la Hermandad del Pequeño Oratorio, una confraternidad de clérigos y laicos, primero formados por los discípulos de San Felipe, quienes los juntaban en su cuarto para oración mental y Misa los domingos, visitaban en turno un hospital diario y se disciplinaban en los ejercicios de la pasión los viernes. Hacían juntos la visita de las siete casas, especialmente en tiempo de carnaval y su devoción y actitud de recogimiento convirtieron a muchos.

Los "ejercicios," como eran llamados los servicios en el Oratorio, encontraron amarga oposición. Los predicadores fueron acusados de predicar una doctrina extravagante y cuestionable, las procesiones fueron prohibidas y al propio San Felipe se le prohibió predicar. Él obedeció de inmediato y prohibió que se hiciera cualquier gestión en su favor. Al fin Pablo IV, tras consciente investigación, lo mandó buscar y le permitió que siguiera desempeñando su buena labor. Baronius dice de estos ejercicios que parecían recordar la simplicidad de los tiempos Apostólicos; Bacci testifica la santidad de muchos bajo la cura de San Felipe. Entre los miembros más reconocidos se encontraban Baronius, autos de los "Anales Eclesiásticos," y del "Martirologio"; para prepararlo a dicha labor, San Felipe lo obligó a predicar sobre la historia de la Iglesia durante treinta años en el Oratorio; Bonzio Tommaso, autor de muchos trabajos eruditos; B. Giovenale Ancina, prepósito del oratorio en Nápoles y posteriormente obispo de Saluzzo, amigo cercano de San Francisco de Sales; B. Antonio Gras del Oratorio de Fermo; B. Sebastián Valfré, el "apóstol de Turín," fundador de dicho Oratorio. La biblioteca del Oratorio en Santa María in Vallicella es famosa por la cantidad y calidad de su contenido, entre los cuales se encuentra el bien conocido Codex Vallicensis. Hacia 1800 el Oratorio se continuo expandiendo por Italia, España, Portugal, Polonia y otros países europeos; en Brasil, India y Ceilán, el fundador fue el famoso misionero Giuseppe de Vaz.

En Francia, bajo Napoleón I el Oratorio fue deshonrado y suprimido, pero la congregación se recuperó y, después de una segunda supresión en 1869, revivió.

Actualmente se encuentra difundida en varios países del mundo.

La Congregación del Oratorio es una Sociedad Clerical de Derecho Pontificio (Can. 589), de clérigos y laicos que, conforme a sus constituciones, llevan una vida común, sin votos, solo unida por el vínculo de la mutua caridad. Es una Sociedad de Vida Apostólica (Can. 73, § 1), con personalidad jurídica (Can. 114; 741, § 1) y casa sui iuris (Can. 613, § 2) (cfr. Nº 15 de las Constituciones de la Confederación del Oratorio de San Felipe Neri).

Las Congregaciones del Oratorio, unidas entre sí por el vínculo de la caridad, se unen en Confederación internacional la cual fue establecida por la autoridad Apostólica para que las Congregaciones puedan ayudarse unas a otras eficazmente, preservando fielmente su autonomía original. (cfr. Nos. 1 y 2 de los Estatutos Generales para la Confederación del Oratorio de San Felipe Neri)


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti