Martes, 08 de septiembre de 2009
LA INQUISICIÓN EN ESPAÑA

La Inquisición española o Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición fue una institución fundada en 1478 por los Reyes Católicos para mantener la ortodoxia católica en sus reinos, que tiene precedentes en instituciones similares existentes en Europa desde el siglo XIII (véase el artículo Inquisición). La Inquisición española estaba bajo el control directo de la monarquía. No se abolió definitivamente hasta 1834, durante el reinado de Isabel II.

La Inquisición, como tribunal eclesiástico, sólo tenía competencia sobre cristianos bautizados. Durante la mayor parte de su historia, sin embargo, al no existir en España ni en sus territorios dependientes libertad de cultos, su jurisdicción se extendió a la práctica totalidad de los súbditos del rey de España.

 

 

LOS COMIENZOS DE LA INQUISICIÓN

El dominico sevillano Alonso de Hojeda convenció a la reina Isabel, durante su estancia en Sevilla entre 1477 y 1478,de la existencia de prácticas judaizantes entre los conversosandaluces. Un informe, remitido a solicitud de los soberanos por Pedro González de Mendoza, arzobispo de Sevilla, y por el dominico segoviano Tomás de Torquemada,corroboró este aserto. Para descubrir y acabar con los falsosconversos, los Reyes Católicos decidieron que se introdujera laInquisición en Castilla, y pidieron al Papa su consentimiento. El 1 de noviembre de 1478 el Papa Sixto IV promulgó la bula Exigit sinceras devotionis affectus,por la que quedaba constituida la Inquisición para la Corona deCastilla, y según la cual el nombramiento de los inquisidores eracompetencia exclusiva de los monarcas. Sin embargo, los primerosinquisidores, Miguel de Morillo y Juan de San Martín, no fueronnombrados hasta dos años después, el 27 de septiembre de 1480, en Medina del Campo.

En un principio, la actividad de la Inquisición se limitó a lasdiócesis de Sevilla y Córdoba, donde Alonso de Hojeda había detectadoel foco de conversos judaizantes. El primer auto de fe se celebró en Sevilla el 6 de febrero de 1481:fueron quemadas vivas seis personas. El sermón lo pronunció el mismoAlonso de Hojeda de cuyos desvelos había nacido la Inquisición. Desdeentonces, la presencia de la Inquisición en la Corona de Castilla seincrementó rápidamente; para 1492 existían tribunales en ocho ciudadescastellanas: Ávila, Córdoba, Jaén, Medina del Campo, Segovia, Sigüenza, Toledo y Valladolid.

Establecer la nueva Inquisición en los territorios de la Corona de Aragónresultó más problemático. En realidad, Fernando el Católico no recurrióa nuevos nombramientos, sino que resucitó la antigua Inquisiciónpontificia, pero sometiéndola a su control directo. La población deestos territorios se mostró reacia a las actuaciones de la Inquisición.Además, las diferencias de Fernando con Sixto IV hicieron que éstepromulgase una nueva bula en la que prohibía categóricamente que laInquisición se extendiese a Aragón. En esta bula, el Papa reprobaba sinambages la labor del tribunal inquisitorial, afirmando que

muchos verdaderos y fielescristianos, por culpa del testimonio de enemigos, rivales, esclavos yotras personas bajas y aun menos apropiadas, sin pruebas de ningunaclase, han sido encerradas en prisiones seculares, torturadas ycondenadas como herejes relapsos, privadas de sus bienes y propiedades,y entregadas al brazo secular para ser ejecutadas, con peligro de susalmas, dando un ejemplo pernicioso y causando escándalo a muchos.

LAS POSIBLES CAUSAS DE LA INTRODUCCIÓN DE LA INQUISICIÓN

No hay unanimidad acerca de los motivos por los que los ReyesCatólicos decidieron introducir en España la maquinaria inquisitorial.Los investigadores han planteado varias posibles razones:

  • El establecimiento de la unidad religiosa. Puesto que elobjetivo de los Reyes Católicos era la creación de una maquinariaestatal eficiente, una de sus prioridades era lograr la unidadreligiosa. Además, la Inquisición permitía a la monarquía interveniractivamente en asuntos religiosos, sin la intermediación del Papa.
  • Debilitar la oposición política local a los Reyes Católicos.Ciertamente, muchos de los que en la Corona de Aragón se resistieron ala implantación de la Inquisición lo hicieron invocando los fuerospropios.
  • Acabar con la poderosa minoría judeoconversa. En el reino deAragón fueron procesados miembros de familias influyentes, como SantaFe, Santángel, Caballería y Sánchez. Esto se contradice, sin embargo,con el hecho de que el propio Fernando continuase contando en suadministración con numerosos conversos.
  • Financiación económica. Puesto que una de las medidas que setomaba con los procesados era la confiscación de sus bienes, no puededescartarse esa posibilidad.

Sin embargo, las presiones del monarca aragonés hicieron que el Papa terminara suspendiendo la bula, e incluso que promulgara otra, el 17 de octubre de 1483, nombrando a Torquemada inquisidor general de Aragón, Valencia y Cataluña. Con ello, la Inquisición se convertía en la única institución con autoridad en todos los reinos de la monarquía hispánica, y en un útil mecanismo para servir en todos ellos a los intereses de la corona. No obstante, las ciudades de Aragón continuaron resistiéndose, e incluso hubo conatos de sublevación, como en Teruel en 1484–85. Sin embargo, el asesinato en Zaragoza del inquisidor Pedro Arbués, el 15 de septiembre de 1485, hizo que la opinión pública diese un vuelco en contra de los conversos y a favor de la Inquisición. En Aragón, los tribunales inquisitoriales se cebaron especialmente con miembros de la poderosa minoría conversa, acabando con su influencia en la administración aragonesa.

Entre los años 1480 y 1530 la Inquisición desarrolló un período de intensa actividad. Las fuentes discrepan en cuanto al número de procesos y de ejecuciones que tuvieron lugar en esos años. Henry Kamen arriesga una cifra aproximada, basada en la documentación de los actos de fe, de 2.000 personas ejecutadas. De ellos, la inmensa mayoría eran conversos de origen judío.

LA EXPULSIÓN DE LOS JUDÍOS


Aunque los judíos que continuaban practicando su religión no fueron objeto de persecución por parte del Santo Oficio, se recelaba de ellos porque se creía que incitaban a los conversos a judaizar: en el proceso del Santo Niño de La Guardia, en 1491, fueron condenados a la hoguera dos judíos y seis conversos por un supuesto crimen ritual de carácter blasfemo.

El 31 de marzo de 1492, apenas tres meses después de la conquista del reino nazarí de Granada, los Reyes Católicos promulgaron el Decreto de la Alhambra sobre expulsión de los judíos de todos sus reinos. Se daba a los súbditos judíos de plazo hasta el 31 de julio de ese mismo año para elegir entre aceptar el bautismo y abandonar definitivamente el país, aunque les permitía llevarse todas sus propiedades, siempre que no fueran en oro, plata o dinero. La razón dada para justificar esta medida en el preámbulo del edicto era la «recaída» de muchos conversos debido a la proximidad de judíos no conversos que los seducían y mantenían en ellos el conocimiento y la práctica del judaísmo.

Una delegación de judíos, encabezada por Isaac Abravanel, ofreció una alta compensación económica a los Reyes a cambio de la revocación del edicto. Según se cuenta, los Reyes rechazaron la oferta por presiones del inquisidor general, quien irrumpió en la sala y arrojó treinta monedas de plata sobre la mesa, preguntando cuál sería esta vez el precio por el que Jesús iba a ser vendido a los judíos. Al margen de la veracidad de esta anécdota, sí parece que la idea de la expulsión procedió del entorno de la Inquisición.

La cifra de los judíos que salieron de España no se conoce, ni siquiera con aproximación. Los historiadores de la época dan cifras elevadísimas (Juan de Mariana habla de 800.000 personas, e Isaac Abravanel de 300.000). Sin embargo, las estimaciones actuales reducen significativamente esta cifra (Henry Kamen estima que, de una población aproximada de 80.000 judíos, aproximadamente la mitad —unos 40.000— optaron por la emigración[7] ). Los judíos españoles emigraron principalmente a Portugal (de donde volverían a ser expulsados en 1497) y a Marruecos. Más adelante, los sefardíes, descendientes de los judíos de España, establecerían florecientes comunidades en muchas ciudades de Europa, como Amsterdam, y el Norte de África, y, sobre todo, en el Imperio Otomano.

Los que se quedaron engrosaron el grupo de conversos que eran el objetivo predilecto de la Inquisición. Dado que todo judío que quedaba en los reinos de España había sido bautizado, si continuaba practicando la religión judía, era susceptible de ser denunciado. Puesto que en el lapso de tres meses se produjeron numerosísimas conversiones —unas 40.000, si se acepta la cifra de Kamen— puede suponerse con lógica que gran parte de ellas no eran sinceras, sino que obedecían únicamente a la necesidad de evitar el decreto de expulsión.

El período de más intensa persecución de los judeoconversos duró hasta 1530; desde 1531 hasta 1560, sin embargo, el porcentaje de casos de judeoconversos en los procesos inquisitoriales bajó muy significativamente, hasta llegar a ser sólo el 3% del total. Hubo un rebrote de las persecuciones cuando se descubrió un grupo de judaizantes, en 1588, en Quintanar de la Orden, y en la última década del siglo XVI volvieron a aumentar las denuncias. A comienzos del siglo XVII comienzan a retornar a España algunos judeoconversos que se habían instalado en Portugal, huyendo de las persecuciones que la Inquisición portuguesa, fundada en 1532, estaba realizando en el país vecino. Esto se traduce en un rápido aumento de los procesos a judaizantes, de los que fueron víctimas varios prestigiosos financieros. En 1691, en varios autos de fe, fueron quemados en Mallorca 36 chuetas o judeoconversos mallorquines.

A lo largo del siglo XVIII se reduce significativamente el número de judeoconversos acusados por la Inquisición. El último proceso a un judaizante fue el de Manuel Santiago Vivar, que tuvo lugar en Córdoba en 1818. (Continuará...)

En breve si os gusto el artículo, mas sobre la inquisición española.

FDO. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti