Mi?rcoles, 02 de septiembre de 2009
CONGREGACIÓN DE LA MISIÓN DE SAN VICENTE DE PAÚL

La Congregación de la Misión (Congregatio Missionis C.M.), es una orden religiosa católica, fundada por San Vicente de Paul en 1625, para la evangelización de los pobres y la formación del clero. A sus miembros se les conoce popularmente como paules, vicencianos, vicentinos o lazaristas (debido este último sobrenombre a que en 1632, la casa matriz se trasladó al Priorato de Saint-Lazare, en París). Fundada en Francia, en el Siglo XVII, por la vocación apostólica de San Vicente de Paúl y cinco sacerdotes franceses más. Se convirtió en orden por una Bula Papal de 1626. En la actualidad está compuesta por Sacerdotes y Hermanos. En enero de 2008 la Congregación tenía 3.346 miembros incorporados: 2 Cardenales, 30 Obispos, 3.042 Sacerdotes, 62 Diáconos, 161 Hermanos y 43 Estudiantes con votos y 596 miembros admitidos y 685 aspirantes.

Los Padres Paúles constituyen una Sociedad de Vida Apostólica fundada por San Vicente de Paúl en 1625 en Francia. Se establecieron en España en 1704.

Su nombre originario es Congregación de la Misión. La provincia canónica de Salamanca inició su andadura en 1969. Procede de la división de la antigua provincia de Madrid.

Su casa provincial está en Santa Marta de Tormes, Salamanca. Y ejerce su acción evangelizadora en Galicia (Coruña, Marín, Orense, Los Milagros), Asturias (Gijón), León (Villaobispo), Santa Marta de Tormes (Salamanca), Extremadura (Badajoz), la parte occidental de Andalucía: Córdoba, Sevilla, Cádiz y Ayamonte (Huelva), Londres y Nacala (Mozambique).

Se divide en 4 Viceprovincias: Mozambique, Nigeria, Costa Rica y San Cirilo y Metodio (Ucrania), y en 47 Provincias, en los cinco continentes.
África: Madagascar, San Justino de Jacobis (Eritrea), Etiopía, y Congo.
América: América Central (que comprende a Guatemala, El Salvador, Nicaragua, y PanamáGui?o, Argentina (que comprende a Paraguay, Uruguay, y Argentina), Brasil (con tres provincias, Río de Janeiro, Curitiba y Fortaleza), Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, Estados Unidos (con cinco provincias, Dallas, Filadelfia, Los Angeles, New England, y San Luis), México, Perú, Puerto Rico, y Venezuela.
Asia: China, Filipinas, India (Norte y Sur), Indonesia, y Oriente (que comprende Líbano, Egipto, Israel, y Siria).
Europa: Alemania, Austria, Eslovaquia, Eslovenia, España (con cuatro provincias, Barcelona, Madrid, Salamanca y Zaragoza), Francia (con dos provincias, París y Tolosa), Holanda, Hungría, Irlanda, Italia (con tres provincias, Nápoles, Roma y Turín), Polonia, y Portugal.
Oceanía: Australia.

El instituto dirige las siguientes universidades:

Universidad Adamson (Filipinas)
Universidad DePaul (Estados Unidos de América)
Universidad de Niágara (Estados Unidos de América)
Universidad St. John's (Estados Unidos de América)

SAN VICENTE DE PAÚL Y LAS MÁXIMAS EVANGÉLICAS


1. En el seguimiento de Cristo. ¿Cómo vivir la perfección, que es el objetivo fundamental del discípulo de Cristo? San Vicente habla de la imitación de Cristo; nosotros, hoy, hablamos del seguimiento de Cristo. Pero en el fondo no cambia mucho, porque para san Vicente la imitación va más allá de un aspecto exterior, una simple y pura repetición del modelo que es Cristo. Lo que dice, en efecto,  es que para ser con Cristo y como Cristo se necesita “ser en Cristo”: vivir la reciprocidad entre Cristo y nosotros y entrar en la familiaridad de Cristo para ser, desde Él, conducidos a la familiaridad del Padre. Vicente quiere que sus discípulos construyan, como enseña Jesús, la propia vida sobre roca (Mt 7,25), que sigan el mensaje de Cristo y no la lógica del mundo.

2. Qué son las máximas del evangélicas. Vicente las ha puesto como itinerario espiritual en el capítulo segundo de las Reglas Comunes y las ha hecho objeto de explicación en diversas conferencias a los misioneros. En la conferencia del día 14 de febrero de 1659 intenta explicar qué es, según él, una máxima:  se trata de un principio que no necesita explicación, también de una conclusión que deriva de un principio, o también una sentencia y un dicho importante que mira la práctica de cualquier virtud o a la huida de cualquier vicio. El Santo tiene presentes todas estas acepciones. Afirma a continuación que se encuentran todas en el Nuevo Testamento, de modo particular en el sermón de la montaña (Mt 5-7). Distingue las máximas que son de precepto o mandamientos absolutos, que deben ser practicados por todos, y otros que son aconsejados, y son los tradicionales consejos evangélicos. Y también que es posible que algunos consejos pueden llegar a ser obligatorios cuando se hace voto de observarlos explícitamente.

3. Cuáles son las máximas evangélicas. Para el Santo son muchas, y están todas presentes en el Evangelio. Queriendo concretar su pensamiento, indica algunas que están más en sintonía con el espíritu de la Misión. Se puede decir que son tres: amor a la pobreza, la mortificación de los placeres y la sumisión a la voluntad de Dios. Desde este punto de vista coinciden con los tres votos clásicos: pobreza, castidad y obediencia. Desde otro punto de vista san Vicente parte de las cinco virtudes propias de los misioneros: humildad, sencillez, mansedumbre, mortificación y celo por la salvación de las almas, que el santo recomienda de manera especial para la práctica, con el fin de desenvolverse mejor en el apostolado, además de ser necesarias para la realización del camino de perfección. Si acudimos al capítulo segundo de la regla de los Misioneros el elenco se hará más largo y más puntual.He aquí todas las máximas evangélicas según san Vicente:

- Buscar el Reino de Dios
- Conformidad con la voluntad de Dios
- Ser sencillos como las palomas y prudentes como las serpientes
- Ser mansos
- Ser humildes
- Practicar la mortificación
- Vivir la indiferencia
- Ejercitar la uniformidad
- Vivir la caridad fraterna
- Hacer buen uso de la calumnias

4. Las máximas del mundo. El Santo se preocupa de poner en guardia de cuanto propone el mundo y su lógica que no es otra cosa que buscar las satisfacciones de los deseos y de las expectativas humanas. Aunque no niega que pueden darse algunas máximas humanas buenas, hace notar que éstas están fundadas sobre la experiencia, porque hemos comprobado sus efectos, mientras que de las del Evangelio “conocemos su infalibilidad por su espíritu, que nos da su conocimiento y que nos hace ver cuáles son sus divinas consecuencias” ((SVP, XI, 421). San Vicente hace un elenco de estas máximas del mundo, que son:

- La prudencia humana
- El deseo de aparentar
- Pretender que todos se sometan a nuestro juicio
- La búsqueda de la propia satisfacción
- La insensibilidad por la gloria de Dios y las salvación de prójimo

5. Vivir hoy las máximas evangélicas. Haciendo referencia a nuestro contexto cultural y religioso, se trata ante todo de ser una alternativa a la lógica del mundo, que no ayuda a vivir la radicalidad exigente del Evangelio. Se han dado unos cambios que ponen en discusión nuestra misma identidad vicenciana porque tratan de poner en ejecución “nuevas formas de relación, de presencia y de inserción en el mundo”,  lo cual demanda “una posición crítica frente a los valores contemporáneos” (Documento final de la Asamblea General de 2004, n. 7). En positivo somos llamados a vivir de Cristo y a revestirnos de su espíritu, así como a practicar en serio el Evangelio, poniéndose en sintonía con lo que nos recuerda  también Pablo, cuando dice que los cristianos somos llamados a vivir la novedad de la cual Cristo es portador. Así comprendemos cómo “vivir las máximas evangélicas” y realizar la vocación a la santidad, según la modalidad del propio carisma espiritual, y según el servicio demandado a cada uno. Y esto es un compromiso que dura toda la vida. Siguiendo la estela de la enseñanza del Santo podemos hablar para nosotros de una vía regia para nuestra perfección, porque la observancia de las máximas evangélicas nos pone en la condición de imitar a Cristo, sea en su modo de pensar como en su modo de obrar. Teniendo el pensamiento de Cristo, nos permite juzgar los acontecimientos, las cosas y las personas, no según una lógica humana y de intereses particulares, sino siguiendo la búsqueda del bien común. “No basta con hacer el bien, hay que hacerlo bien, a ejemplo de nuestro Señor” (SVP, XI, 468).

BIOGRAFÍA DE SAN VICENTE DE PAÚL


Vicente de Paúl nació en una pequeña casa rural en las afueras de la aldea de Pouy (que, desde el siglo XIX, se llama Saint Vincent de Paul en honor de su muy ilustre hijo), a unos cinco kilómetros de la ciudad de Dax, en el departamento de Las Landas, situado al suroeste de Francia. . Era el tercero de seis hermanos. La modesta condición de la familia hizo que muy pronto el niño Vicente tuviera que contribuir con su trabajo de pastor de ovejas y de cerdos a la economía familiar. Pronto también dio muestras de una inteligencia despierta, lo que llevó a su padre a pensar que este hijo podía muy bien ‘hacer carrera’; expresamente, una carrera eclesiástica. Cursó estudios primarios y secundarios en Dax, y posteriormente filosofía y teología en Toulouse durante siete años. Hizo también algunos estudios en Zaragoza. Se ordenó muy joven, a los veinte años, con la intención de ser párroco de inmediato y así poder ayudar a su familia.

Una serie de peripecias no muy bien conocidas dio con él a los treinta años en París, donde encontró inicialmente algunas pequeñas ocupaciones sacerdotales hasta que por recomendación de un prestigioso amigo sacerdote, Pedro de Berulle, posteriormente cardenal, entró en 1613 en la importante casa de los señores de Gondi como preceptor de los niños y posteriormente director espiritual de la señora.

Los viajes por las tierras de los Gondi llevaron a Vicente a un conocimiento de primera mano de las lastimosas condiciones de vida materiales y espirituales de la población campesina, y también del clero parroquial que les atendía con serias deficiencias. Esta experiencia y su propia evolución espiritual, cuyos perfiles exactos nos son poco conocidos, le llevaron a un decisión irrevocable de dedicar su vida sacerdotal, no a la promoción social de su familia o a la suya propia, cual había sido el caso hasta entonces, sino a la evangelización y redención de la población campesina y a la formación de sus sacerdotes.

A partir de esa decisión la vida de Vicente mantiene hasta su muerte a los ochenta años, en 1660, una línea constante, nunca quebrada ni desviada por otras visiones ni otros intereses, de dedicación a la redención espiritual y material de los pobres.

Su visión, limitada en sus comienzos a la población campesina, se fue ensanchando progresivamente hasta incluir condenados a galeras, enfermos pobres, niños abandonados, soldados heridos, esclavos, ancianos desamparados, mendigos, refugiados de guerra, nativos paganos de Madagascar... Para ello movilizó a sacerdotes (Congregación de la Misión, Conferencias de los Martes, hombres y mujeres de la nobleza, de la burguesía y del pueblo llano (cofradías parroquiales de caridad y Damas de la Caridad), jóvenes campesinas (Hijas de la Caridad), a los que intentó contagiar con su propia visión del evangelio y su experiencia cristiana, basada en las palabras mismas de Jesucristo en el evangelio de san Lucas 4,18:

"El Señor me ha enviado a anunciar la Buena Noticia a los pobres, la liberación a los cautivos, la vista a los ciegos, la libertad a los oprimidos"

Murió en la paz del Señor antes de amanecer el 27 de septiembre de l660. Fue canonizado en 1737.

Fdo. Cristobal Aguilar.




Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti