Mi?rcoles, 02 de septiembre de 2009
ARMAS CONTRA EL DEMONIO

El arma que se usa para arrojar un espíritu malignode una persona influenciada o poseída por el demonio es únicamente elsanto nombre de Dios, ya sea el Padre, el Hijo o el Espíritu Santo Y laPreciosa Sangre de Cristo.

El arma en los casos deliberación es la oración que se le hace a Dios el Padre en el nombre deJesús y por el poder de su Preciosa Sangre, las peticiones deintercesión hechas por la Virgen María en respuesta a nuestrasoraciones, especialmente el santo rosario, y también las oracionesdirigidas a San Miguel el Arcángel, a los ángeles y a los santos. 

De acuerdo al canon 1172 del Código de la ley Canónica de la Iglesia, los fieles no pueden hacer exorcismos.

¿Cómo podemos entonces los fieles de la Iglesia hacer uso del Santo Nombre de Cristo sin desobedecer a la Iglesia? 
¿Cómo podemos tener recurso al Santo nombre de Cristo, cuando somos tan afectados por malos espíritus? 

La respuesta es “nuestra oración de liberación”.

El Apostolado del Trabajo de Dios presenta la solución a estasituación, y actuando en obediencia a la Iglesia presenta oraciones quehan producido resultados efectivos. 

No hagamos ningún exorcismo, es decir, no le demos ordenes al demonio,ni entremos en diálogo con el de ninguna manera, para no tener quepadecer las consecuencias, dejemos que el Santo Nombre de Cristoobtenga de Dios el Padre el poder para expulsar a Satanás de nuestromundo, invoquemos la preciosa sangre de Cristo para que nos cubra yproteja en todo momento, dejemos que nuestra fe florezca en alabanza ysúplica ante el único Dios que nos ha ofrecido su protección. 

Debido a las restricciones impuestas sobre los creyentes por laautoridad de la Iglesia para exorcizar, estamos restringidos a haceroraciones de liberación en las cuales podemos pedirle a Dios el Padreen el nombre de Jesús, por la intercesión de la Virgen Maria y de lossantos y por el poder de San Miguel el Arcángel. No por esto vamos aperder nuestra batalla, por el contrario vamos a dejar que el Señorluche por nosotros con la seguridad de la victoria, como cuando Moisésle dijo a los Israelitas antes de cruzar el Mar Rojo. 
Éxodo 14:14 El Señor peleará por vosotros.

El arma de nuestra liberación es nuestra propia fe, de la misma maneraque Cristo resistió el enemigo en el desierto, ahora nos encontramos enel desierto de la vida donde solo tenemos un arma poderosa que es elSanto Nombre de Jesús. A través de su santo nombre nos llenamos depoder ante el enemigo, no en forma directa sino buscando refugio en laprotección que Cristo nos da y de las promesas que nos ha hecho.

Mateo 7: 7’8
7 Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá.
8 Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

Mateo 18:19 –20 En verdad os digo que si dos aquí en la tierra se ponende acuerdo sobre cualquier petición, así será hecho por mi Padre en elCielo. Porque donde hay dos o mas reunidos en mi nombre, allí estoy yoentre ellos.

Juan 14:13-14
13Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 
14Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.

Fdo. Cristobal Aguilar.

Publicado por cristobalaguilar @ 19:45  | Los Exorcismos
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti