Jueves, 27 de agosto de 2009

SATÁN - SUS COMIENZOS

En la Biblia se explica el origen del Diablo como uno de los ángeles de Dios que se hizo malvado (Juan 8:44). Se infiere que es una criatura espiritual de la familia angélica de Yahvé Dios (Job 1Helloween. Según manuscritos antiguos el nombre real de él en el cielo es Lucifer y al llegar al infierno él se cambió el nombre a lucifer para estar en contra de Dios, a causa del deseo por la adoración que todas las criaturas inteligentes rendían al Creador Mateo 4:9. Según mitos no canónicos era el ángel que guardaba el trono del Dios Yahvé, pero por su orgullo de querer convertirse en otro dios fue arrojado del cielo junto a una tercera parte de los ángeles(Ap 12:3-4).

Según la Biblia:

El texto de Isaías (Is. 14:12-15) podría referirse a esta historia. Sin embargo el último versículo de este texto muestra que este relato se aplica a un hombre (proverbios contra el Rey de Babilonia, ver Isaías 14Arcoiris. Aunque el relato habla de su ambición por llegar más allá de las estrellas de Dios, en la Biblia se suele referir como estrellas a los reyes de Israel (y posteriormente de Jerusalén) del linaje de David descendiente de Jacob (Números 24:17). Otro texto nos habla sobre este tema, y se encuentra en Ezequiel 28:12-19, en donde se profesa una advertencia sobre el rey de Tiro; que describe muy bien el origen del Diablo o “Lucifer” (Lucero de la Mañana)… También nos habla que en un momento determinado de la historia, “para siempre dejará de ser”, dando a entender la victoria entre Dios y el Diablo; entre el Bien y el Mal, para siempre.

Sus nombres y representaciones

Los nombres más comunes o conocidos con que se nombra al diablo en la Biblia son: Satanás, Lucifer, Belcebú, Belial, Samael, Damian Jaldabaoth, «el dios de este siglo» y «el padre de la mentira».

El número del diablo, considerado la Marca de la Bestia, es el seis seis seis (666).

El diablo en el Judaísmo

En el Judaísmo no hay un concepto claro acerca de la personificación de este personaje a diferencia de religiones como el Cristianismo o el Islam. En hebreo, la palabra bíblica ha-satan significa el adversario o el obstáculo, o también “el perseguidor” (reconociendo que Dios es visto como el Juez Último).

En el Libro de Job (Iyov), ha-satan es un título, no un nombre propio, de un ángel gobernado por Dios; él es el jefe perseguidor de la corte divina. En el Judaísmo ha-satan no hace mal, le indica a Dios las malas inclinaciones y acciones de la humanidad. En esencia, ha-satan no tiene poder hasta que los humanos no hagan cosas malas. Después de que Dios señala la piedad de Job, ha-satan le pide autorización para probar la piedad de Job. El hombre justo es afligido con la pérdida de su familia, propiedades, y más tarde, de su salud, mas él sigue siendo fiel a Dios. Como conclusión de este libro Dios aparece como un torbellino, explicándoles a los presentes que la justicia divina es inescrutable. En el epílogo, las posesiones de Job son restauradas y el obtiene una segunda familia para “reemplazar” la primera que murió. En la Torá, Satanás o ha-satan es mencionado varias veces. Un momento importante se presenta en el incidente del becerro de oro. Satanás es el responsable por la inclinación al mal, o yetser harah, de todos los hombres. En la Torá, él es el responsable de que los Hebreos construyeran el ídolo (becerro de oro) mientras Moisés estaba arriba en el Monte Sinaí recibiendo la Torá de parte de Dios. En el Libro de las Crónicas, Satanás incita a David a hacer un censo ilegítimo. De hecho, los Libros de Isaías, Job, Eclesiastés, y Deuteronomio, tienen pasajes en los que Dios es mostrado como el creador del bien y del mal en este mundo.

 

En el libro de Macabeos 1, 36 (texto griego) encontramos la palabra diábolos con el significado de ‘adversario’, ‘enemigo’. También en algunas ocasiones incluye el sentido de ‘acusador’ o el de ‘calumniador’Job 1:8-12 . La palabra griega diábolos (”calumniar&rdquoGui?o es diaballein: dia-, a través + ballein, arrojar.

Los traductores del Antiguo Testamento al griego, en el siglo III, sustituyeron el hebreo Satán por el griego diábolos. Otras versiones plantean que la palabra diablo, devil, djofull, divell, con todas sus variantes, no tiene por qué haberse derivado de diábolos, aunque el uso de esta variante podría deberse a un juego de palabras similar al que convirtió al dios cananeo Ba’al Zebûl (literalmente “el señor príncipe&rdquoGui?o en Baal Zabut (”el señor de las moscas&rdquoGui?o, el actual demonio Belcebú.

Esta versión plantea que la palabra diablo se deriva del Proto-Indo-Europeo *deiwos, adjetivo que significa “celestial” o “resplandeciente”, una derivación Pre-Indoeuropea de la raíz *diw o “resplandecer”, relativa sobre todo al cielo diurno. Otra posibilidad más remota, es la raíz *diiv, o “jugar”.

La raíz *deiwos generó no sólo la palabra divel o teufel en lenguas de Europa del Norte, que son equivalentes al diablo de nuestro idioma; también derivan de ella el griego theos, el lituano dievas, el germano Tiwaz, el latín antiguo deivos y el latín moderno Deus. De esta misma raíz proviene la palabra dios. El diablo es reconocido por ser el enemigo de Dios, y la desesperación.


Fdo. Cristobal Aguilar.


Publicado por cristobalaguilar @ 19:32  | Los Demonios
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti