Mi?rcoles, 26 de agosto de 2009
EL AURA DEL HOMBRE

Si ya hemos dicho que el aura cambia continuamente de color en el hombre en función de su estado emocional y mental podremos comprender fácilmente que entre el recien nacido y el anciano, el aura sufre una serie de transformaciones. En el nacimiento el bebe tiene un aura fundamental propia, pero esta absorbida o impregnada por la de la madre, ya que la dependencia es total en los primeros meses de vida. 

Cuando comienza a crecer, se produce una separación de las auras pero incluso después de la separación ambas auras quedan impregnadas durante un mayor tiempo. Se conocen casos de niños huérfanos que mantienen el magnetismo materno incluso años después del fallecimiento de ella, y es que realmente el niño vive cubierto del aura materna hasta llegar a la edad de 7 años momento en el cual asume su propia independencia y se auto reconoce conscientemente como individuo. Es entonces cuando por decirlo de alguna manera "carga" su propia aura y se desprende de la de su madre de la misma forma que la serpiente cambia de camisa al llegar la primavera. 

En este periodo de despiertan los instintos sexuales. El aura en esta edad no es muy extensa y predomina el aspecto energético de salud , a excepción de algunos niños prodigio que ya han desarrollado su aura como hombre. La Adolescencia se presenta como un huracán y aparecen todas las fuerzas ocultas enterradas en el subconsciente que se agolpan a la puerta del alma para salir a la superficie, de golpe, atropellándose las unas a las otras en forma de deseos, pasiones, instintos ignorados, plenitudes morbosas y desconocidas, que tornan los colores del aura turbios y confusos. 

Todo el pasado se refleja en esos instantes en el alma del joven y creo que no hay un adolescente en el mundo que pueda tener una entrada a la juventud de forma serena y ordenada, porque todos tenemos acumuladas una gran cantidad de experiencias ocultas en el subconsciente procedentes de vidas anteriores y que al llegar la adolescencia explotan como un volcán.

Por consiguiente el aura es entonces desordenada, variante y de colores fuertes.

Esa es la razón por la cual la adolescencia es la etapa más difícil en la educación del ser humano, donde comienzan los problemas de comunicación generacionales, pero a su vez, esa es el motivo más importante para el cuidado y atención de nuestros adolescentes.

La siembra de actitudes de comportamiento, prioridades de vida y busquedas espirituales de esa etapa son las semillas del futuro ser humano. Una vez superado el "Rubicón" de la adolescencia, el aura del joven convertido en adulto, afirma sus colores y aspecto fundamental, según su trayectoria.

En esos momentos se produce lo que se llama: comprensión de auras. El ser toma conciencia de un caudal de energías propias para compartir pero aun no ha encontrado la vía correcta para el; por eso busca las almas gemelas para lograr su fin.

Entramos en la etapa de mayor belleza del ser humano rico en emociones, en expectativas, en sueños, en ideales.

El sentido de la amistad generosa , primer amor, la admiración hacia un maestro, los ideales altruistas. El aura fuertemente impregnada de materia energética se descarga sobre la de la persona amada o venerada y se establece entre ambas una mutua comprensión que hace que ellas se busquen continuamente y se atraigan como el imán al acero. Cuando hay tres de estas auras afines, se establece un vínculo de fuerzas que atrae otras auras, las encadena, originando movimientos sociales, ideológicos, culturales, etc. La frase bíblica: "El que ora unido, permanece unido" es la manifestación de este vínculo. Basándose en eso han surgido los grupos de meditación, las asociaciones, las Organizaciones, y las sectas...

Además de las auras que se comprenden existen las que se buscan por similitud. Suelen ser las del marido-mujer , padre-hijo o maestro-discípulo.

Las auras similares una vez que se han encontrado, al transcurrir el tiempo, al comprender las mismas cosas, al tener los mismos gustos artísticos y espirituales, se van pareciendo cada vez más. Esta transformación se acentúa más en los casos de similitud espiritual; al aprender el discípulo lo que le enseña su instructor, su aura se transforma y llega a parecerse notablemente a la de éste.

Francisco de Sales y Juana de Chantal , tenían sus auras tan iguales que Vicente de Paul las vio como dos círculos de fuego que se unían en uno solo. En la vejez el aura decrece notablemente; así como la noche vela con sus sombras todas las cosas, así la misión cumplida atenúa las energías, apaga los deseos, borra la memoria y el aura se tiñe de un azulado uniforme y manso, que es como un presagio del descanso futuro.

En el hombre que vive en estado primitivo, y que su único sistema de control es el de sus instintos ,el aura posee una escasa amplitud y poca variedad de colores . El color fundamental en el aura del hombre primitivo es rojo brillante , ya que su instinto está mezclado a una buena salud y abundante dosis de energía que le confiere su vida natural. Muy raras veces ese color rojo se enturbia, pues el hombre primitivo es poco colérico.

Lo que mas destacaría en este tipo de aura seria la del estado físico, llamada aura de salud.

Esta se diferencia del resto por su aspecto que trazaría un espacio radial de 7 CMS de ancho y del color del relámpago. Cuanto mas saludable es el ser, mas erizadas están las cerdas luminosas que emanan de su cuerpo, apareciendo rotas o decrepitas o débiles conforme se acerca la muerte. Estas radiaciones están formadas por una multitud de átomos astrales que se pone en contacto mediante el primer chacra con los átomos físicos del hombre y determinan el olor peculiar de cada uno.

El aura de la salud deja su huella allá por donde vaya su dueño, y es fácil de percibir al entra en una habitación si ha estado alguien anteriormente, sin necesidad de dejar olores.

Cuando hay una buena salud y se lleva una vida sana, se acumula una abundante reserva energética en el cuerpo que se puede percibir porque el aura desprende unos puntitos brillantes parecidos a los que vemos en el cielo cuando fijamos la vista en el.

Entonces esta aura energética puede trasmitir si así lo desea su energía a otra mas pobre.

Todas las curaciones hechas por los sanadores magnéticos, están relacionadas con la transmisión de energía del operador al paciente. El masaje, ahora aceptado por todos los círculos médicos, tiene por primordial función transmitir energías magnéticas. Pero de la misma forma que el aura fuerte puede voluntariamente alimentar al débil, por el contrario, se ejerce el vampirismo cuando un ser débil se coloca junto a uno de fuerte aura para absorber su energía.

Por eso no es buena la idea de dejar a los ancianos al cuidado de niños pequeños, en particular hacerlos dormir en la misma habitación, y bajo ningun concepto deberia permitirse el compartir cama. Todos conocemos la historia del rey bíblico del Rey David, que vivía del magnetismo que extraía de una moza virgen que dormía con él.

Pero no solo los seres ejercen vampirismos, o los animales. Hay asimismo, lugares que, por ser circunscriptos a un radio de lentísima vibración, son muy malos para la salud. Pero esto es ya un capítulo para Feng Shui o de Radiestesia, estudios que versan sobre los campos teluricos, y lineas de Hartmann tan perjudiciales para el ser humano.

Fdo. Cristobal Aguilar. 


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti