Martes, 25 de agosto de 2009
LAS ESTATUAS TAMBIÉN LLORAN

Es verdaderamente increible, este hecho que ya lleva ocurriendo muchos años, es también bastante cierto que la mayoría son "fráudes" y que son, tras un estudio descubiertas. Sin embargo hay casos (pocos como siempre) que si parecen ser verdaderos o que por lo menos a día de hoy no tienen explicación científica. Entremos en este interesante tema.

La Virgen se apareció llorando en La Salette y como la Rosa Mística... pero ahora son "estatuas" que lloran lágrimas humanas que se pueden palpar y estudiar médicamente.

Siracusa, Sicilia, Italia, 1953:

En 1953 lloró un cuadro del Corazón Inmaculado de María en asa de Angelo y Antonia... lloró por varias horas, y las lágrimas encharcaban sus ojos, caían a las mejillas, y hasta el corazón... Examinadas médicamente ¡eran lágrimas humanas!... Antonia se sanó de una Toxicosis grave del embarazo que le daba ataques epilépticos, y Angelo, que era ateo se convirtió... la Virgen siguió llorando por 4 días, y tuvieron que poner el cuadro a la puerta, porque cientos de miles de personas querían verlo... hubo muchas curaciones, la Iglesia aprobó su autenticidad, y a la Basílica acuden ahora un millón de personas anualmente.

En Akita, Japón, 1973 (Isla Honshu):

Una copia de la estatua de Amsterdam, lloró lágrima humanas en 1973, y se repitió el hecho 101 veces hasta 1981. La Virgen le dijo a Sister Agnes que lloraba porque muchos se condenaban, y ha anunciado un castigo terrible... Sister Agnes se curó de su sordera, y cientos de peregrinos se han sanado. Aprobada por el Obispo local... la Virgen pide oración, sacrificios, Eucaristía, conversión...

En Naju, Korea, 1985: (250 Kms de Seul):

Aquí una estatua de la Virgen llora lágrimas de sangre, ¡humana!, en el hogar en el hogar de Julio y Julia... y llora por los errores que están invadiendo la Iglesia, por los contraceptivos, el aborto... y pide están y sacrificios por los sacerdotes, ¡mis hijos favoritos!, cuyos 3 pecados más importantes son, orgullo, avaricia y lujuria.

Ya reportamos que 80 imágenes de la Rosa Mística, han llorado, ¡y están llorando!, lágrimas y sangre... y en USA, el Padre James, de Lake Ridge, Virginia, cerquita de Washington, ha bendecido varias Estatuas de Medjugorje, que lloran.

La proliferación de estatuas milagrosas determinó que, en la década de 1950, el médico Piero Casolini realizara un estudio pormenorizado de los casos europeos más relevantes. El doctor concluyó que cada año se producían una media de dos fenómenos de lacrimación en cada país. En Italia y en España el número de estatuas que lloraban superaba con creces al de la media europea. A continuación se describen los casos más misteriosos de las últimas décadas.

El Santo Cristo de Limpias (Cantabria), agosto de 1914:
Ante el atónito sacerdote Antonio López, la estatua tamaño natural de Cristo crucificado cerró los ojos. Fue tal la impresión del buen hombre que se cayó de la escalera en la que se había encaramado para limpiar la imagen, perdiendo la conciencia durante varios minutos. Cuando recobró el conocimiento, el sacerdote fue a informar al sacristán de su parroquia. Ambos hombres guardaron celosamente su secreto hasta marzo de 1920, fecha en la que fue hecho público. El 30 de marzo de 1919, decenas de fieles pudieron observar cómo la imagen del Santo Cristo de la Agonía dirigía miradas en varias direcciones y sudaba copiosamente. El párroco Eduardo Miqueli pudo recoger el líquido de la estatua con un pañuelo. El 13 y el 20 de abril los fenómenos se repitieron, y a partir de mayo, ocurrieron casi diariamente. Cada día, centenares de fieles se hacinaban en la iglesia a la espera del milagro. En 1921, la afluencia de peregrinos a Limpias era tan grande que superó a la de Lourdes. En la sacristía de Limpias se acumulan miles de testimonios, muchos de ellos prestados bajo juramento, que aseguran que el Santo Cristo de la Agonía de Limpias no sólo abrió y cerró los ojos en varias ocasiones, sino que movió los labios y la cabeza, sangró de las heridas de la crucifixión, y, lo que es más importante, sanó enfermos. Años después, los fenómenos desaparecieron tan misteriosamente como habían aparecido. El Santuario del Santísimo Cristo de la Agonía sigue atrayendo a centenares de fieles.

La Virgen de La Paz, Civitavecchia (Italia), febrero de 1995:
El hogar de la familia Gregori estaba revuelto. La pequeña de la casa, Jessica, de cinco años de edad, juraba y perjuraba que la Virgen estaba llorando. En un pequeño altar situado en el patio trasero de su casa, los ojos de una estatua de la Virgen desprendían unos regueros de un líquido semejante a la sangre. La estatuilla, de 42 cm. de altura, procedía de Medgujorge (Bosnia), y había sido un regalo de un sacerdote español amigo de la familia. Fabio Gregori, padre de la niña, tras comprobar con sus propios ojos el fenómeno, fue a avisar al párroco de la iglesia, quien a su vez recurrió a su superior, el obispo de Civitavecchia Girolamo Grillote. Éste reaccionó con escepticismo, ya que la aparición de estatuas aparentemente milagrosas era noticia frecuente en Italia. Confiscó la imagen y se la llevó a su casa, decidido a descubrir el fraude. La mañana del 15 de marzo de 1995, el obispo oficiaba una misa privada en presencia de su hermana, su sobrino y dos monjas rumanas. Con los primeros párrafos de la “Salve Regina”, la estatua de la Virgen comenzó a llorar sangre. Esa sería la última vez que lo haría. Anteriormente, la imagen había llorado en otras trece ocasiones. Una centena de personas aseguraban haber sido testigos del milagro. Los análisis del líquido extraído de las mejillas de la estatua demostraron que se trataba de sangre humana. Las sospechas recayeron en Fabio, quien se negó a hacerse unos análisis de sangre. Su negativa le valió una denuncia de la Organización Italiana de Defensa de los Consumidores (Codacons) y del “Teléfono Antiplagio”. Fabio Gregori fue acusado ante los tribunales de delinquir, estafar y abusar de la credulidad popular. Su caso se archivó en el año 2001, al no encontrar la justicia italiana ningún indicio de su culpabilidad. El juez encargado del caso, Carmine Castaldo afirmó: “No hay truco y mucho menos intento de aprovecharse de la credulidad popular”. Años antes, en 1997, la comisión teológica encargada de estudiar la estatua de Civitavecchia concluyó que no había explicación natural para el fenómeno de la lacrimación. En la actualidad, la Virgen de la Paz se venera en la parroquia de San Agustín de Civitavecchia. Cada semana, tres mil personas acuden a ver a la “Madonnina” de Civitavecchia, como allí se la conoce.

Nuestra Señora de Todos los Pueblos, Akita (Japón), 1973:
La estatua de Nuestra Señora de Todos los Pueblos, del convento de Akita (Japón), habló en tres ocasiones, todas ellas en 1973, para dar a conocer al mundo tres mensajes. La receptora de dichos mensajes fue la monja Agnes Katsuko, quien poco después sanó una sordera irreversible. Al igual que en Fátima o en Garabandal, la Virgen avisó de un castigo inminente: “Si los hombres no se arrepienten y se mejoran a si mismos, el Padre infligirá un castigo terrible sobre toda la humanidad. Este será un castigo más grande que el diluvio, tal como nunca se ha visto antes. […]Los supervivientes se encontrarán tan desolados que envidiarán a los muertos […] Recen mucho las oraciones del Rosario. Sólo Yo puedo salvarles de las calamidades que se acercan. Aquellos que ponen su confianza en Mí serán salvados” (13 de octubre de 1973). Durante dos años, y en 101 ocasiones, la estatua de Akita lloró. La escultura también sangró de una herida en forma de cruz que había brotado en la palma de su mano derecha. Los análisis médicos realizados por la facultad de Medicina Legal de la Universidad de Akita, confirmaron que las lágrimas, la sangre y el sudor eran humanos.

Busto del Inmaculado Corazón de María, Siracusa, Sicilia (Italia), 1953:
Antonia Janusso tenía en la cabecera de su cama un busto de yeso del Inmaculado Corazón de María. Aquejada por una extraña enfermedad que le producía ceguera, sordera y mudez, la joven italiana pasaba muchas temporadas en cama. El 29 de agosto de 1953, el busto de la Virgen lloró por primera vez, y continuó haciéndolo hasta que Antonia sanó por completo. Los teólogos y médicos que estudiaron el fenómeno no encontraron ninguna explicación natural a lo sucedido.

En el campo de las estatuas milagrosas, los fraudes están a la orden del día. ¿Cómo se puede hacer llorar a una estatua? Carmen Porter revela en “Misterios de la Iglesia” (Edaf, 2004) los métodos más corrientes utilizados por los “artistas” del fraude. El más antiguo consiste en extender una fina capa de acetona por la talla o imagen, a la que después se expone al “poder” del amoníaco. Una de las técnicas más modernas adhiere lentes de contacto a la estatua y, tras aproximar a una fuente de calor… ¡Sorpresa! El “milagro” de las lágrimas se produce. Entre los fraudes “made in Spain” más sonados de las dos últimas décadas se encuentra el del busto de Cristo de Limpias de Denia (Alicante, España, 1985) y el de la Virgen de Mura (Barcelona, España, 1998).

Pese a los numerosos fraudes, existen casos de estatuas e imágenes sagradas que encierran auténticos misterios. Como dijo el crítico, novelista y poeta inglés Gilbert Keith Chesterton (1874-1936), “lo más increíble de los milagros es que ocurren”.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por tudragonsoy
Jueves, 01 de octubre de 2009 | 2:04
Soy testigo presencial de una manifestacion... Una imagen de mi propia casa ha llorado 3 veces sangre...
Soy de mexico...
[email protected]
[email protected]
para cualquier comentario
Publicado por Invitado
Viernes, 09 de octubre de 2009 | 16:26
no soy catolica, pero me parece que Dios su hijo Jesus y la madre de jesus de una o de otra manera estan tratando de decirle a la hunanidad que ya es hora de dejarnos de tanta maldad.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 04 de mayo de 2011 | 4:36

qUIERO SABER MAS A CERCA DE ESTO POR QUE ESTOY VIVIENDO UNA EXPERIENCIA SEMEJANTE EN CASA DE MI MADRE.

 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti